Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 22, 2021
donativo

Un desastre y una tragedia para Estados Unidos, judíos y gente decente en todas partes.

Aquellos que intentan defender los principios del derecho y el orden constitucional contra la izquierda se han visto gravemente socavados.


Partidarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Capitolio de Estados Unidos, donde algunos rompieron ventanas y entraron al edificio mientras protestaban por los resultados de las elecciones de noviembre, el 6 de enero de 2020. Fuente: Captura de pantalla de YouTube.

Si la libertad es indivisible, también lo son el estado de derecho, el orden constitucional y el respeto al proceso democrático.

Es por eso que los espantosos eventos que tuvieron lugar en Capitol Hill el miércoles son tan devastadores para un grupo en particular.

Por supuesto, toda persona que apoye esos principios ordenados, el núcleo de cualquier sociedad civilizada, habrá contemplado horrorizado cómo una turba violenta irrumpió en el Capitolio, obligando a los legisladores a arrojarse al suelo aterrorizados cuando se inició el proceso de certificación de un presidente.

Todo el que considere a Estados Unidos como el abanderado de los valores occidentales se habrá horrorizado ante el espectáculo del orden constitucional que se viola tan violentamente. Cualquiera que sea la provocación, por muy fuerte que sea la creencia  que el proceso electoral fue fraudulento, la única forma de resolverlo es por medios legales y democráticos. No hay ninguna causa que pueda justificar la violencia en una sociedad libre.

 

Pero las personas que quizás están más angustiadas por lo sucedido son las que se sienten más traicionadas por la persona que tiene la responsabilidad, no solo por el desorden en sí, sino también por haber socavado la cada vez más desesperada defensa del bien contra el mal.

Esa persona es el presidente Donald Trump. Y entre aquellos que están tan angustiados, las personas que ahora tienen más motivos para temer por el futuro son los judíos que lo apoyaron, hacia cuyos intereses como pueblo fue posiblemente el presidente más comprensivo que haya existido, pero cuya confianza ahora  ha sido tan desenfrenadamente desperdiciada.

Muchos de los partidarios judíos de Trump, como otros que votaron por él, desaprobaron su personalidad manifiesta y sus defectos temperamentales. Sin embargo, quienes lo respaldaron entendieron que podría decirse que él era el único baluarte significativo contra la enorme amenaza que representa la izquierda para los valores democráticos y sociales fundamentales de Occidente.

Estas personas vieron cómo se difamaba a Estados Unidos en escuelas y universidades como intrínsecamente racista. Vieron cómo su historia era reescrita por la propaganda que proyectaba falsamente que su nación surgía del mal y la opresión.

Vieron cómo los pensadores conservadores eran expulsados ​​de las plataformas universitarias o de los puestos académicos por tener opiniones que no se ajustaban al consenso de la izquierda.

Vieron cómo los demócratas respaldaban a los matones de Antifa y Black Lives Matter, incluso mientras quemaban y destrozaban ciudades estadounidenses. Observaron cómo los demócratas les daban a los inmigrantes ilegales condenados incluso por delitos mayores un “santuario” de la policía.

Vieron cómo la audiencia de confirmación del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh fue interrumpida por activistas de izquierda.

Vieron cómo Trump fue sometido durante la mayor parte de su mandato a un intento posiblemente ilegal y ciertamente subversivo por parte de una alianza de funcionarios de la administración y políticos demócratas para sacarlo de su cargo a través de una campaña de calumnias sin fundamento.

Sin embargo, en una inversión orwelliana de la realidad, los demócratas y sus portavoces de propaganda en los principales medios de comunicación acusaron al propio presidente de ser una amenaza para la constitución y el estado de derecho.

Ahora, no obstante, Trump les ha dado terriblemente la razón. Hasta esta semana, se había limitado a los medios constitucionales para presentar su acusación de que la elección había sido fraudulenta.

El miércoles, sin embargo, destruyó por completo su afirmación de defender el orden constitucional contra quienes lo amenazan. Instar a la gente a «recuperar el país», como lo hizo en su manifestación matutina para miles de partidarios ya heridos, fue un llamado abierto a la insurrección.

Su exhortación tardía a obedecer el imperio de la ley fue ridícula considerando que él había puesto en marcha estos hechos ilícitosE incluso después de que finalmente pidió a sus seguidores que se fueran a casa, en realidad justificó y disculpó la violencia.

Los resultados de su comportamiento son incalculables. Ha hecho que sea poco probable que cualquier republicano ahora tenga el estómago para someter la evidencia de fraude electoral a una investigación adecuada.

Y dado que los republicanos han perdido el control del Senado en la segunda vuelta de Georgia de esta semana, por lo que, a falta de pruebas de más acusaciones de fraude electoral, el comportamiento de Trump debe asumir la culpa, un Partido Demócrata cada vez más extremista ya no estará limitado por controles del Congreso.

Toda la gente decente debería alarmarse ahora. Los judíos tienen una causa particular para serlo. Porque el partido que ahora tiene un poder ilimitado representa una amenaza para la seguridad tanto de Israel como de los judíos estadounidenses.

No es que la mayoría de los judíos estadounidenses lo vean de esa manera. Sin embargo, son parte de una tragedia que se avecina y en la que las eliminatorias de Georgia proporcionaron un cameo.

Uno de los elegidos para el Senado, el reverendo Raphael Warnock, tiene un historial de apoyo a posiciones irracionales y llenas de odio sobre Israel. El otro nuevo senador, Jon Ossoff, pertenece a la sección mayoritaria de la comunidad judía que apoya al Partido Demócrata a pesar de su creciente tolerancia a tales posiciones.

Es preocupante, por ejemplo, que los demócratas hayan elegido a Warnock como su candidato.

En 2019, firmó una carta de líderes religiosos que se refería a «la fuerte militarización de Cisjordania, que recuerda la ocupación militar de Namibia por el apartheid de Sudáfrica».

En un sermón de 2018, dijo después de una visita a Israel: «Vimos al gobierno de Israel derribar a hermanas y hermanos palestinos desarmados como aves de presa». Haciendo caso omiso de la violencia palestina, se refirió a los jóvenes palestinos «que luchan por sus propias vidas, luchan por el agua y luchan por su dignidad humana» contra Israel.

Estas son mentiras repetitivas de la izquierda que incitan al odio asesino contra Israel y los judíos en todo el mundo. Posteriormente, Warnock redobló sus comentarios al afirmar que estaba «hablando del tema de los activistas y los derechos humanos y la capacidad de las personas para ser escuchadas».

Además, ha apoyado al pastor extremista Jeremiah Wright, quien dijo infamemente «Maldita sea Estados Unidos», culpó a «esos judíos» por no poder estar en contacto con su excongregante, el ex presidente Barack Obama, y ​​afirmó que «la limpieza étnica está pasando en Gaza «.

Sin embargo, en 2008, Warnock dijo: «Celebramos al reverendo Wright de la misma manera que celebramos la tradición de decir la verdad de la iglesia negra, que cuando los predicadores dicen la verdad, muy a menudo hace que la gente se sienta incómoda».

Dado todo esto, sus posteriores protestas de que ama a Estados Unidos, apoya a Israel y cree en su seguridad parecieron oportunistas y falsas.

Sin embargo, trágicamente, como tan a menudo en la historia judía, hay judíos que están ayudando activamente en este ataque contra la verdad, la justicia y la decencia. Los judíos estadounidenses liberales han apoyado a Warnock con el Consejo Democrático Judío de América haciendo circular una petición que afirma que fue víctima de «afirmaciones y ataques infundados».

Estos judíos han continuado apoyando a los demócratas independientemente de la hostilidad de Obama hacia Israel o su empoderamiento de Irán. Continúan apoyándolas a pesar de su aceptación del venenoso que odia a los judíos, el líder de la Nación del Islam Louis Farrakhan, y «El Escuadrón» de congresistas demócratas que son dadas a declaraciones anti-israelíes o anti-judías.

Y ahora, con los demócratas sin restricciones, todos nos veremos obligados a ver cómo se entierra la presunta conspiración criminal para destruir a un presidente mientras se invita al movimiento Black Lives Matter anti-blanco, anti-Occidente y anti-judío a establecer la agenda social, a medida que los árabes palestinos son nuevamente empoderados e incentivados para reanudar su campaña para exterminar a Israel y mientras Estados Unidos permite que dos de las amenazas más letales para el mundo libre, Irán y China, lo pisoteen.

El caso moral contra los demócratas había sido sólido y abrumador. Pero ahora, dado que Trump ha traicionado el estado de derecho y el orden constitucional, quienes intentan defender estos principios contra la izquierda se han visto gravemente socavados.

Qué desastre. Qué tragedia, para Estados Unidos, para Occidente y para la gente decente en todas partes.

*****Melanie Phillips, periodista, locutora y autora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente es columnista de «The Times of London», su memoria personal y política, «Guardian Angel», ha sido publicada por Bombardier, que también publicó su primera novela, «The Legacy».

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

JNS.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.