Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 8, 2021

BO 5781


B’H

Éxodo 10:1-13:16

 

Las últimas tres plagas son enviadas sobre Egipto: langostas devoran todas las cosechas y vegetales; una oscuridad tangible envuelve a la tierra; y todos los primogénitos de Egipto son eliminados la medianoche del 15 de Nisan.

Di-s ordena la primera mitzvá (precepto) a Israel: establecer un calendario basado en el ciclo lunar mensual. Los israelitas reciben también instrucciones acerca de la ofrenda de un “Sacrificio Pascual” a Di-s: un cordero o un cabrito que debía ser degollado y parte de su sangre debía ser salpicada sobre las jambas de las puertas de cada casa israelita, para que Di-s las saltee cuando venga a matar a los primogénitos egipcios. La carne asada de la ofrenda debía ser comida esa misma noche junto con matzá (pan ácimo) y hierbas amargas.

La muerte de los primogénitos finalmente rompe la resistencia del Faraón y literalmente echa a los Hijos de Israel de su tierra. Tan rápido parten, sin tiempo para que sus masas leuden, que las únicas provisiones que tienen son sin leudar. Antes de irse, piden de sus vecinos egipcios oro, plata y ropas, vaciando a Egipto de su fortuna.

Los Hijos de Israel reciben la orden de consagrar todos los primogénitos y observar el aniversario del Éxodo cada año a través de deshacerse de todo alimento leudado durante siete días, comiendo matzá, y contando la historia del Éxodo a sus hijos. También reciben el mandamiento de ponerse tefilín (filacterias) en el brazo y la cabeza, como un recordatorio del Éxodo y su compromiso para con Di-s.

 

UNO DE CADA CINCO

Dicen nuestros Sabios que sólo uno de cada cinco judíos salió de Egipto. ¿Qué ocurrió con los otros cuatro? Ellos murieron durante la plaga de las tinieblas y fueron sepultados en Egipto.

La pregunta es ¿por qué murieron? Porque no todos los Hijos de Israel eran esclavos en Egipto. Había muchos de ellos que estaban en muy buena posición, estaban integrados a la sociedad egipcia, habían copiado muchas de las costumbres del país y hasta poseían esclavos.

Mientras sus hermanos eran víctimas de la esclavitud física y anhelaban la libertad, ellos disfrutaban de libertad física, pero espiritualmente eran esclavos de Mitzraim (de sus meitzarim = estrecheces espirituales).

Muchas veces nos parece que somos hombres libres porque podemos movernos a voluntad, pero espiritualmente estamos sometidos a la peor de las esclavitudes, la pérdida de nuestra identidad y nuestra herencia, y terminamos sepultados en esa tierra de nuestra esclavitud espiritual.

Oscuridad paralizante

Todos los días anochece, y todas las mañanas sale el sol.

No nos sorprendemos por eso, ni nos llama la atención en absoluto.

Me imagino la sorpresa de los egipcios cuando esperaban el amanecer pero seguía oscuro, pasaban las horas y la oscuridad se hacía cada vez más intensa durante la octava plaga.

Durante tres días Egipto se sumió en “una oscuridad tangible y paralizante”.

Los ciclos de luz y oscuridad nos permiten acomodarnos, adaptarnos, descansar. La vida es naturalmente cíclica, tenemos temporadas de abundancia y temporadas de estrechez, días alegres y días tristes, momentos de dicha y momentos de dolor.

Podemos superar los momentos malos, por que sabemos que eventualmente se revertirán. El problema es cuando esperamos que llegue la luz y la oscuridad se profundiza, cuando creemos que tocamos fondo y un nuevo abismo se abre. Ahi empezamos a zozobrar, a paralizarnos, a perder el eje.

Los momentos pasajeros de llanto y angustia son necesarios para poder apreciar la luz, pero cuando dejamos que esta oscuridad nos atrape y creemos que es eterna, nos paralizamos, nuestra cabeza deja de funcionar racionalmente, nuestras emociones se desbocan, pensamos que nunca saldremos de la oscuridad.

Incluso en plaga solo fueron tres días oscuros, despues volvio la luz. Siempre se sale.

Nota: Si sientes angustia, ansiedad y depresión en forma crónica, es muy importante acudir a un profesional de la salud mental, ya que hoy en día se puede regular y vivir plenamente. (www.es.chabad.org)

 

 

FACEBOOK: bit.ly/2NPF3YF

YOUTUBE: bit.ly/2OV485i

 

 

 
Comentarios

Llamativo resulta para mi, no solo el numero de los hijos de Israel, que murieron sin poder entrar en la tierra prometida, como la presencia entre aquellos que si lo hicieron, de un contigente de esclavos egipcios que junto a ellos salieron del cautivério …
Recordemos que el própio Moises fue impedido de entrar , y tan solo pudo contemplar esa tierra que Israel tomaba en posesion como herencia perpétua, desde el monte nebó en donde finalmente murió …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.