Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 18, 2021
donativo

La verdadera naturaleza de la tolerancia

Strauss. "la intolerancia apareció como un valor igual en dignidad a la tolerancia" es exactamente la tendencia que estamos observando en la comunidad judía estadounidense.


Como observamos durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020, la presunción  que la tolerancia y el pluralismo connotan apertura y aceptación es falsa. Los judíos estadounidenses en particular se han visto obligados una vez más a elegir entre su tolerancia “pluralista” y su identidad judía.

 

Leo Strauss escribe en su libro «Derecho natural e historia» que hay una inevitable tensión entre el respeto por la diversidad o la individualidad y el reconocimiento del derecho natural. Cuando los liberales se impacientaron con los límites absolutos a la diversidad o la individualidad que impone incluso la versión más liberal del derecho natural, tuvieron que elegir entre el derecho natural y el cultivo desinhibido de la individualidad. Eligieron lo último. Una vez que se dio este paso, la tolerancia apareció como un valor o ideal entre muchos, y no intrínsecamente superior a su opuesto. En otras palabras, la intolerancia apareció como un valor igual en dignidad a la tolerancia.

 

Pero, como señala Strauss, es prácticamente imposible dejarlo en igualdad de todas las preferencias o elecciones. Si el rango desigual de opciones no puede atribuirse al rango desigual de sus objetivos, debe atribuirse al rango desigual de los actos de elección; y esto significa finalmente que la elección genuina, a diferencia de la elección espuria o despreciable, no es más que una decisión resuelta o mortalmente seria. Sin embargo, tal decisión es más parecida a la intolerancia que a la tolerancia. El relativismo liberal tiene sus raíces en la tradición del derecho natural de la tolerancia o en la noción de que todo el mundo tiene un derecho natural a la búsqueda de la felicidad tal como la entiende; pero en sí mismo es un seminario de intolerancia.

 

Las observaciones de Strauss son extremadamente reveladoras con respecto a la política estadounidense contemporánea, donde la izquierda llama a la intolerancia precisamente en nombre de la tolerancia. Estamos escuchando voces que son antiamericanas en nombre de Estados Unidos, voces que piden el fin tanto de la Pax Americana  como del Experimento Americano.

 

Históricamente, la política estadounidense se ha inclinado durante mucho tiempo hacia el centro, pero la política de identidad, la reacción exagerada a Donald Trump y el ascenso de los socialistas estadounidenses pueden haber provocado un cortocircuito en ese impulso correctivo. Para muchos demócratas, el nacionalismo y, de hecho, la propia idea de nación son cada vez más un anatema. La idea de un pueblo con soberanía desafía el mundo fluido y sin fronteras que desean ver. La antipatía hacia la religión tradicional se expresa de manera similar.

 

Este panorama ha revelado prejuicios entre los judíos estadounidenses contra otros judíos y ha provocado movimientos que contradicen directamente el interés personal comunitario más amplio. Como vimos durante las elecciones de 2020, muchos judíos estadounidenses expresivos apoyaron a Joe Biden y al Partido Demócrata a pesar del profeso socialismo de muchos de los candidatos del partido, su antipatía hacia Israel y los efectos empoderadores sobre el antisemitismo de izquierda. Se prefería a Biden simplemente porque no era el presidente Donald Trump.

 

Individuos como Peter Beinart han estado insultando y «delatando» a cualquiera que esté a la derecha de sus puntos de vista. Esto incluye a casi toda la sociedad israelí, que Beinart cree que es «cada vez más racista»; y la comunidad judía estadounidense, que, en su opinión, groseramente «habita en un capullo insular» sin compasión por los palestinos. En junio de 2017, grupos como Jewish Voice for Peace (JVP) lanzaron la campaña » Deadly Exchange «, que tiene como objetivo «poner fin a los programas de intercambio policial entre Estados Unidos e Israel». JVP afirma que las organizaciones y programas judíos estadounidenses son los culpables de la violencia policial contra las minorías en Estados Unidos.

 

En términos generales, los judíos estadounidenses han visto durante mucho tiempo su diversidad política y religiosa como una fuente tanto de fortaleza como de debilidad. Ahora es una fuente de intolerancia con respecto al tipo de judío que debe ser aceptado y exhibido. En consecuencia, la comunidad judía está llena de ignorancia y apatía con respecto a Israel y está sujeta a la presión de clase para ser vista como «despierta».

 

En un sentido cultural amplio, la idea judía de tolerancia (o falta de ella) ha sido sesgada en su interpretación. Los judíos se sentían «seguros» cuando eran tolerados por los cristianos y musulmanes gobernantes, y veían esa tolerancia como un signo de aceptación. De hecho, solo fueron semi-tolerados y no necesariamente considerados iguales. Excepcionalmente, Estados Unidos ha brindado a los judíos la aceptación y la igualdad que desean. Los judíos ahora están tomando decisiones sobre qué tipo de judíos deberían hablar en nombre de la comunidad, decisiones que se basan en la persuasión política. Es cierto que ningún grupo es completamente monolítico en su política, pero los judíos estadounidenses están dispuestos a dejar a un lado su sistema de creencias teológicas en nombre de una percepción de pluralismo que genera intolerancia.

 

Curiosamente, incluso individuos como Herbert Marcuse, que fue celebrado en los medios como el «padre de la nueva izquierda», identificaron lo que él llamó «tolerancia represiva», que es la práctica de discriminar la tolerancia en una dirección inversa, como un medio de cambiar el equilibrio entre la derecha y la izquierda al restringir la libertad de la derecha, contrarrestando así la desigualdad generalizada de la libertad (oportunidad desigual de acceso a los medios de persuasión democrática) y fortaleciendo el oprimido contra el oprimido. La tolerancia se vería restringida con respecto a los movimientos de carácter demostrablemente agresivo o destructivo (destructivo de las perspectivas de paz, justicia y libertad para todos). Esta discriminación también se aplicaría a los movimientos que se oponen a la extensión de la legislación social a los pobres, débiles y discapacitados. Frente a las virulentas denuncias de que tal política acabaría con el sagrado principio liberalista de igualdad para “el otro lado. Sostengo que hay cuestiones en las que no existe un “otro lado” en ningún sentido más que formalista, o donde “el otro lado” es demostrablemente “regresivo” e impide una posible mejora de la condición humana. Tolerar la propaganda de la inhumanidad vicia los objetivos no solo del liberalismo sino de toda filosofía política progresista.

 

A lo largo de la campaña presidencial de Estados Unidos y en las semanas posteriores a las elecciones, el presidente electo Joe Biden continuó repitiendo que será un presidente para todos los estadounidenses y no solo para sus electores. Los demócratas y los judíos de izquierda están respirando aliviados por su elección, pero todavía estamos lejos del centro.

 

El ícono de extrema izquierda Noam Chomsky ha llamado a Biden “un recipiente vacío. No creo que tenga principios firmes. Se enfrenta al DNC [Comité Nacional Demócrata], que dirige el partido y es básicamente el ala de Wall Street. Y si intenta algo progresista, la Corte Suprema está ahí para bloquearlo. Trump  y McConnell son responsables de dotar de personal a todo el poder judicial, de abajo hacia arriba, con jueces de extrema derecha que pueden bloquear casi cualquier cosa progresista que surja ”.

 

El nacionalismo cívico de Estados Unidos rara vez es defendido o articulado, incluso por sus defensores, contra un rechazo tan selectivo y cínico de la idea misma de la nación, como lo expresó la coorganizadora de la Marcha de Mujeres, Tamika Mallory, en su respuesta a la pregunta de si los judíos son “nativos” en su tierra y si Israel «tiene derecho a existir». “Simplemente no siento que todos tengan derecho a existir a disposición de otro grupo”, dijo. Dejando a un lado el malapropismo, mientras que «ningún ser humano es ilegal», los judíos deben ser apátridas. Una declaración reveladora sobre cuán tolerados son realmente los judíos.

 

El punto de Strauss  que «la intolerancia apareció como un valor igual en dignidad a la tolerancia» es exactamente la tendencia que estamos observando en la comunidad judía estadounidense. Algunas opiniones se perciben de alguna manera como iguales a los valores judíos, y otras son marginadas en nombre de la así llamada tolerancia.

 

 

***Asaf Romirowsky es director ejecutivo de Scholars for Peace in the Middle East (SPME), investigador senior no residente del Centro BESA y miembro del Foro de Oriente Medio

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/true-tolerance/

 
Comentarios

La complejidad que entraña el «alma judia» a la hora de ser analizáda o acotada a paramétros convencionales, encuentra en los judios estadounidenses su máxima expresion, su punto de interrogacion mas álgido, lo cual «explíca» en parte su desafecto a la idea misma de un Estado judio, conformado como tal , un énte homogéneo, cuya representatividad descartan y en algunos casos rechazan sin mas …
anteponer su ciudadaniá norteamericana, a cualquier principio «etnico-religioso» o connotacion de tipo cultural, se evidencia en ellos de forma notória, hasta poner en entredicho a efectos prácticos, su apégo identitário …
Israel lo sabe, y es consciente tambien que su «caladero» de adhesiones lo hallará en aquel pais, entre las filas evangélicas, tal como reconoció entonces su primer ministro Netanyahu, tras un viaje a los EE UU …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.