Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

Presidente Biden, garantice la decencia hacia Israel al volver a comprometerse con las instituciones


El presidente Joe Biden se considera un campeón de la decencia. Está igualmente comprometido con volver a interactuar con las instituciones internacionales. Asegurar la decencia hacia Israel en los foros de las Naciones Unidas sería una buena manera de demostrar ambos.

El presidente Joe Biden se enorgullece de ser una persona decente. Su advertencia a los recién nombrados en su administración de que despedirá “en el acto” a cualquier funcionario, por mayor que sea, por comportamiento irrespetuoso hacia sus colegas o sus jóvenes, le valió elogios justificables.

Recibiendo aún más atención son las repetidas declaraciones de Biden que deshará el legado del ex presidente Donald Trump y volverá a comprometerse con las instituciones internacionales. En este punto, la palabra de Biden parece ser su vínculo: el presidente recién instalado anunció que Estados Unidos se unirá a la Organización Mundial de la Salud, que Estados Unidos bajo Trump abandonó con el argumento  que se había inclinado ante Beijing al retrasar la advertencia al mundo de la brote de la pandemia COVID-19, que se originó en China.

Con suerte, la nueva administración unirá estos dos fundamentos, la decencia y un compromiso renovado con las instituciones internacionales, para contrarrestar la gran indecencia (si no discriminación absoluta) que muchas instituciones internacionales y los estados miembros que operan dentro de ellas muestran hacia el Estado de Israel.

La implementación de una política integrada que aúne estos elementos puede comenzar en la ONU, piedra angular de la arquitectura institucional internacional sustentada por las sucesivas administraciones estadounidenses.

No hay nada decente en el hecho  que más del 60% de las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que condenan el comportamiento de los estados están dirigidas hacia Israel. Hay demasiadas violaciones graves de los derechos humanos para contarlas en Darfur, la República Centroafricana, Irán, Corea del Norte, Rusia, China y casi en todas partes en la mayoría de los estados que no son democracias liberales. A menudo, los autores de las resoluciones que condenan a Israel son algunos de los peores infractores de los derechos humanos del mundo.

Pero la Asamblea General es solo la punta del iceberg de la indecencia dentro de la ONU.

Un informe reciente publicado por un organismo de la ONU supuestamente «profesional», la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), deja en claro cuánto trabajo tendrá que hacer el personal del presidente Biden para garantizar tanto la decencia como el compromiso con las instituciones internacionales cuando se trata de a Israel.

La búsqueda de la decencia comienza con el título del informe en sí, que, junto con un resumen ejecutivo, fue ampliamente difundido en los medios de comunicación: «Costos económicos de la ocupación israelí para el pueblo palestino: la Franja de Gaza bajo cierre y restricciones».

Por supuesto, se puede señalar la falsedad de la afirmación que Israel ocupa la Franja de Gaza, ya que Israel puso fin a su control sobre la población de Gaza en el verano de 1994 y se retiró completamente de la Franja en 2005. La afirmación tampoco concuerda con la jactancia de Hamas. que liberó a Gaza como el primer paso en la «liberación de toda Palestina» (es decir, la destrucción de Israel). El único israelí que ha violado «el cierre», una persona con un largo historial de enfermedad mental, entró en Gaza en 2014 y ha estado encarcelado allí desde entonces. Uno también podría preguntarse cómo, si Israel ocupa Gaza (un área del tamaño de Manhattan), no pudo evitar el lanzamiento desde Gaza de más de 14.000 misiles en centros de población israelíes desde la retirada total de 2005.

Más interesante es el uso del término «cierre» en el título y dentro del informe. En cambio, el resumen ejecutivo utiliza el término más siniestro «bloqueo» y lo repite tres veces. Esto es curioso, como afirman explícitamente los economistas que redactaron el informe en una nota a pie de página del propio informe que “desaconsejamos el uso de la palabra ‘bloqueo’”. Y tenían buenas razones para esta cautela. Miles de camiones ingresan regularmente a Gaza desde Israel, importando más de 400 artículos. Ésta no es la descripción de un «bloqueo».

El sentido de la decencia es a menudo relativo. Los mismos economistas que fueron lo suficientemente justos como para admitir lo inapropiado de calificar de «bloqueo» las medidas israelíes que restringen las importaciones que utiliza Hamas para lanzar terror con misiles contra Israel también afirman que «el desempeño de la economía regional de Gaza siempre ha estado muy por debajo potencial debido a la ocupación y las medidas restrictivas que la acompañan ”, es decir, incluso antes del llamado cierre de Gaza tras la toma de posesión de Hamas.

Sin embargo, revelan lo ridículo que es el argumento de la «ocupación» para explicar la situación económica de Gaza al señalar en otra parte del informe que, si bien el PIB de Gaza creció un mero 0,20% anual entre 2007 y 2018, la economía de Cisjordania creció un enorme 6.2 % anual durante el mismo período, a pesar de estar bajo lo que denominan «ocupación». Si la «ocupación» es la culpable del desempeño económico de Gaza, ¿Cómo es que la Cisjordania «ocupada» tuvo una tasa de crecimiento mejorada sólo por China durante ese período?

El personal del presidente Biden sin duda determinará la verdadera explicación de las cifras: la cooperación de la Autoridad Palestina con Israel sobre su preocupación de seguridad mutua de Hamas y el terrorismo de la Jihad Islámica. La cooperación en seguridad permitió a Israel aumentar el número de palestinos empleados en el mercado israelí, donde ganaban al menos el doble que los trabajadores de la propia Autoridad Palestina. Este fenómeno, junto con la masiva ayuda internacional, fue responsable del boom económico que disfrutó Cisjordania.

Israel estaba tan ansioso por mejorar el bienestar económico de los palestinos que hizo la vista gorda ante los elevados salarios que la Autoridad Palestina pagaba a los terroristas en las cárceles israelíes, que superaron los salarios promedio en al menos un margen de dos a uno y que fomentan más terrorismo. .

Hamas tomó la ruta opuesta, convirtiendo la mantequilla en misiles. De hecho, el cierre de Gaza fue iniciado por Hamas, no por Israel. Mucho antes de tomar el control de Gaza, Hamas y la Jihad Islámica atacaron los cruces fronterizos israelíes con el propósito expreso de cerrarlos y obligar a los habitantes de Gaza a comprar productos traídos a Egipto a través de los túneles subterráneos de Hamas. Los impuestos de Hamás sobre esos productos generaron los ingresos que financiaron la fabricación de misiles y la construcción de túneles ofensivos en Israel.

La decencia, el juego limpio y el pensamiento juicioso son virtudes importantes en cualquier entorno. El presidente Biden podría contribuir a un mundo mejor utilizando su influencia para grabarlos en el funcionamiento de las instituciones internacionales. Asegurar estas virtudes en los foros de la ONU con respecto a Israel es un buen lugar para comenzar como cualquier otro.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.