Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 18, 2021
donativo

¡Digno de leerse!

Israel: de Startup Nation a VacciNation

El impulso crítico de Israel fue su oferta de compartir los datos clínicos del lanzamiento de la vacuna. Se nos garantizó un suministro y el mundo pudo presenciar el ensayo médico más grande de la historia.


Israel ha evolucionado de Startup Nation a VacciNation, liderando el mundo con un lanzamiento de vacunas de coronavirus turbocargadas que ha administrado más inyecciones per cápita que cualquier otro país del mundo.

La velocidad del programa de vacunación está directamente relacionada con el surgimiento de Israel como una superpotencia de alta tecnología. Israel tiene uno de los sistemas de salud mejor organizados y más eficientes del mundo, perfeccionado a través de nuestra triste experiencia de emergencias nacionales, respaldado por instituciones de investigación y capacitación médicas de primera clase.
Pero el impulso crítico de Israel fue su oferta de compartir los datos clínicos del lanzamiento de la vacuna. Se nos garantizó un suministro y el mundo pudo presenciar el ensayo médico más grande de la historia. Pudimos hacer esto porque el sistema de salud de Israel se ha organizado durante décadas para simplificar la recopilación central de información clínica en tiempo real de todos sus ciudadanos, creando uno de los conjuntos de datos médicos más profundos, ricos y valiosos del mundo.
No alt text provided for this image
El sistema, que registra el historial médico completo y permanente de cada ciudadano desde la cuna hasta la tumba, se diseñó originalmente para brindar una excelente atención al paciente. En 2018, el gobierno israelí decidió que este banco de datos único, nueve millones de registros de personas de todas las edades y múltiples etnias, podría anonimizarse y publicarse para investigación. Mediante el uso de macrodatos e inteligencia artificial, Israel se convirtió de la noche a la mañana en un centro mundial para el desarrollo de la medicina digital personalizada, capacitando algoritmos de aprendizaje automático en el enorme conjunto de datos de Israel.
Cuando se produjo la pandemia, los funcionarios se dieron cuenta que Israel estaba en una posición única para simplemente agregar la vacunación y sus resultados a los campos de pacientes en el banco de datos, proporcionando al mundo una instantánea instantánea de los efectos de la vacuna en una población grande y variada. respaldado por un historial médico completo de cada destinatario.

Con más de 5 millones de pinchazos entregados, incluido el 83 % de los mayores de 60 años, y alrededor de 200,000 personas que se agregan a la lista cada día, los primeros resultados parecen confirmar que la inoculacion está funcionando, con un promedio de 92 % de eficacia y menos del 0.3 %. que informan efectos secundarios: los primeros resultados de campo fuera de los ensayos clínicos de Pfizer. Sobre la base de sus ricos registros de pacientes, Israel continuará rastreando las respuestas a la vacuna, produciendo datos en tiempo real sobre la eficacia a largo plazo de la vacuna y los efectos del virus en sí.

 

Con suerte, la experiencia israelí ayudará a los científicos a desarrollar vacunas y otros tratamientos aún más efectivos para combatir el Covid-19. Los israelíes son conejillos de indias poco probables, pero no conozco a nadie aquí que no esté encantado  que podamos proporcionar al mundo este experimento en vivo tan necesario para el beneficio de todos.

 

Pero aun cuando la experiencia y los datos de Israel ayudan al resto del mundo a superar el virus, no hemos escapado de los estragos de esta cruel pandemia.

 

El éxito del lanzamiento de la vacuna y los alentadores resultados de eficacia van acompañados de una nueva y espantosa ola de muertes e infecciones. No todos nuestros ciudadanos se adhieren a un estricto distanciamiento social, el uso de máscaras y otras estrategias para salvar vidas. Casi 5.000 israelíes han muerto a causa del coronavirus, 1.400 de ellos solo en enero, superando el número de muertos israelíes en cualquiera de los conflictos del país desde la Guerra de Independencia en 1948.

 

Israel se encuentra ahora en su tercer bloqueo nacional y nuestros dos aeropuertos internacionales están cerrados. Entre 50 y 100 personas mueren cada día, la tasa más alta desde el inicio de la crisis hace un año.

 

Es imposible predecir cómo terminará la pandemia. Las mutaciones y variantes que surgen de Gran Bretaña y Sudáfrica sugieren que el coronavirus podría tardar más de lo que esperamos en ser erradicado, estando un paso por delante de nuestra mejor ciencia y quizás requiriendo la administración de nuevas vacunas cada año aproximadamente.

 

Tampoco conocemos todavía los efectos a largo plazo del virus en sí. “Long Covid”, informado por muchos que sobrevivieron a la enfermedad inicial, puede estar emergiendo como una condición crónica cuyo impacto final sigue siendo un misterio. Tampoco estamos seguros de si las personas que fueron vacunadas con éxito no infectarán a otras.

 

Pero los israelíes no podíamos quedarnos quietos. Incluso sin conocer el resultado final de las vacunas, o sin esperar los años habituales para demostrar su eficacia y seguridad a largo plazo, tuvimos que embarcarnos en este viaje incluso cuando su destino final sigue sin estar claro. «No es su deber terminar el trabajo, pero tampoco tiene la libertad de descuidarlo», nos enseña el rabino Tarfon, un reverenciado sabio judío, en La ética de los padres.

 

Así es como comenzó el conjunto de datos de salud israelí. Años antes de que se desarrollaran los macrodatos y la inteligencia artificial, parecía una buena idea comenzar la tarea de recopilar registros de salud de los pacientes. No teníamos idea de que estábamos acumulando datos que serían más valiosos que el petróleo, lo que ayudaría a impulsar una industria de la salud digital multimillonaria y empresas como Zebra Medical, Diagnostic Robotics, MeMed y Sight Diagnostics.

 

Décadas más tarde, esa decisión visionaria ha ayudado a sentar las bases de un experimento de vacuna masivo que podría beneficiar a toda la población mundial.

 

Rompimiento de reglas

 

Incluso cuando Israel subió a la cima de la tabla de vacunación mundial, los rasgos israelíes de incumplimiento de las reglas y descaro estaban en plena exhibición. A partir del 21 de diciembre, todos los israelíes mayores de 60 años podrían recibir el  pinchazo. Conseguí el mío el primer día simplemente conectándome y haciendo una cita. Pero desde el primer día quedó claro que sobrarían dosis que no se podrían devolver a la temperatura bajo cero necesaria para almacenarlos. Surgieron WhatsApp y grupos de redes sociales, lo que provocó que cualquiera que quisiera presentarse en los centros de vacunación por la noche, sin una cita, agotara las dosis sobrantes. A diferencia de otros países, donde estos lotes sobrantes fueron descartados, el fuerte sentido de comunidad e improvisación de Israel generó una respuesta instantánea. Miles acudieron a los centros para rematar el remanente para que no se desperdiciaran.

Esta misma semana, el gobierno extendió el programa de vacunación a todos los mayores de 16 años.

Todavía no sabemos qué pasará en la primavera cuando hayamos terminado de vacunar a todos nuestros ciudadanos, pero nuestra experiencia nacional de tomar riesgos y actuar rápido para arreglar las cosas nos lleva a creer que estaremos mejor si lo hacemos y con más capacidad de ayudar a otros.

Al construir este país pequeño y aún en desarrollo, los israelíes a menudo han elegido la velocidad sobre la verificación. Enfrentados a múltiples peligros a lo largo de las décadas, preferimos mudarnos que quedarnos abandonados.

 

Sin duda cometeremos errores, pero como la mayoría de las empresas emergentes, nosotros y otros aprenderemos de esos errores, que serán tan importantes para construir la respuesta global a la próxima pandemia como nuestros éxitos.

 

Esta es la mentalidad emprendedora que creó la Startup Nation y ahora nos ha transformado en VacciNation. A veces, al elegir lo que parece ser la dirección correcta, debe estar preparado para hacer varias correcciones de curso y aprender a lo largo del camino. A veces no se puede planificar perfectamente. Solo tienes que moverte y aprender sobre la marcha.

 

A pesar de este gran comienzo, todavía no tenemos todas las respuestas. A medida que nos acercamos al punto medio de este proceso, todavía estamos descifrando el final. Los expertos en salud creen que debemos vacunar al menos al 80% de la población para lograr la inmunidad colectiva, pero hay focos de resistencia a la vacunación y no todos están apareciendo. Israel tiene una de las poblaciones más jóvenes de la OCDE. No está claro si podemos liberarnos del virus sin vacunar a los menores de 16 años, pero existen preocupaciones legítimas sobre los efectos desconocidos de la inoculación en los niños.

Como muchas startups, el camino a seguir no está del todo claro y aún no estamos seguros de nuestra salida, pero al elegir la acción sobre la inacción, esperamos estar en el camino correcto. Pase lo que pase, el mundo entero se beneficiará con nuestro viaje.

 

Jonathan Medved es CEO de OurCrowd

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.linkedin.com/pulse/israel-from-startup-nation-vaccination-jonathan-medved/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.