Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 8, 2021

La lucha contra el antisemitismo en España, parte de la guerra contra el odio y la discriminación en general

El desafío de Isaac Levy desde Barcelona


Isaac Levy, sefaradí, como dice, por todos los costados, encabeza desde hace tiempo la sección catalana de LICRA, la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo. Y hace poco se le encomendó la misión de liderar desde la CIB (Comunidad Israelita de Barcelona)  la estrategia de lucha frente al antisemitismo y la defensa de la memoria de la Shoá. Pedimos entrevistarle, sabiendo de los singulares desafíos con los que lidian los judíos españoles al respecto.

P: Isaac, el tema de  la lucha contra el antisemitismo no es nuevo. Y quisiera comenzar preguntándote si más allá de la importancia general de estos temas, por tu condición judía, también pasan por alguna experiencia personal, por vivencias que tú o tu familia hayan tenido.

R: Pues la verdad que a nivel personal y familiar sí que he tenido varias experiencias relacionadas con el antisemitismo. En primer lugar, recuerdo que cuando era pequeño, recibíamos muchas llamas telefónicas en casa con insultos del estilo: “Judíos, os vamos a matar” o “ Perros judíos “. Eran bromistas de muy mal gusto que habían conseguido nuestro número de teléfono en la guía telefónica donde ponía nuestro apellido Levy. Mis tíos y primos nos contaban que recibían las mismas llamadas con similares insultos.

También en la Universidad en Barcelona dónde estudié, en el panel de las listas con las notas de los exámenes, alguna vez dibujaron una cruz gamada junto a mi nombre.

Y con mi hijo mayor, tengo un par de experiencias .Cuando él tenía 6 o 7 años, nos fuimos con mi mujer y mis otros dos hijos de vacaciones a un pueblo recóndito de Galicia en el norte de España. Mi hijo mayor empezó a jugar en un parque con otro niño del pueblo. Mi hijo le comentó con orgullo que era judío (como su padre) y el niño del pueblo de también 6 ó 7 años le dijo a mi hijo que sus padres le habían dicho que los judíos habían matado a Dios. Mi hijo nos vino a mi y a su madre llorando desconsoladamente y preguntándonos por qué los judíos habíamos matado a Dios.

P: Qué horror…

R: También recuerdo cuando mi hijo mayor estaba en una clase de historia de su colegio en el último año del bachillerato (con 17 años) y el profesor dijo en clase textualmente que los judíos hacían a los palestinos lo mismo que los nazis hicieron a los judíos. Mi hijo mayor levantó la mano y dijo que eso no era cierto y el profesor le echó de clase. Evidentemente me quejé a la dirección del colegio por este lamentable hecho.

P: Muy fuerte experiencia… y qué bien tu hijo.

R: Así es. Lo que sí es cierto es que llamarme Isaac Levy siempre me ha marcado. Este nombre tan típicamente judío me ha llevado a explicar que soy de origen judío a mucha gente que además en toda su vida no habían conocido nunca a un judío. Además cuando era más joven, al ser de los pocos en la Comunidad Judía de Barcelona que hablaba catalán,  siempre me enviaban a programas de radio y televisión catalanes a defender la postura israelí en el tema del conflicto palestino israelí al no haber aquí en esa época ningún representante israelí y por mi estancia de 3 años en la Universidad Hebrea de Jerusalem desde los 18 a los 21 años.

P: ¿Cuál ha sido la historia de tu familia? Imagino que cada uno puede escribir un libro casi mágico sobre generaciones, vueltas, idas y venidas…¿Siempre ligada a Sefarad?

R: La verdad es que siempre digo que soy sefardí por los 4 costados. Parafraseando una película española muy famosa, tengo 8 apellidos sefardíes. De parte de mi madre, Benbeniste, que nació en Barcelona, soy de origen de Estambul y de Salónica de donde eran nativos mis abuelos maternos. Además curiosamente en el museo de la Diáspora de Tel Aviv, averigüé que el primer Benbeniste conocido era justamente catalán de Barcelona hace más de 800 años. Por parte de mi padre, Levy, que nació en Melilla (ciudad española situada en el Norte de Marruecos), soy de origen de Tetuán y Melilla  de donde eran nativos mis abuelos paternos.

Mi padre, Pepito Levy,  vivió casi 20 años en Caracas (Venezuela), ciudad donde nací y de la que me fui a Barcelona con sólo 4 añitos. Mi padre que vive y tiene 83 años, ha sido siempre un miembro muy activo en la Comunidad Israelita de Barcelona (CIB) y ha sido el último presidente de la CiB desde inicios del 2017 hasta Junio 2020. Ha sido presidente de Keren Hayesod de Barcelona muchos años y miembro de varios comités directivos de la CIB.

P: Qué bueno…hasta los 120 con salud.

R: Que así sea, muchas gracias. Mi madre, Jeanette Benbeniste (Z”L), nació y murió en Barcelona y sus abuelos murieron asesinados en Auschwitz.

P: Y justamente acabamos de conmemorar el 27 de enero, Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto. Como bien sabemos, la fecha fue instaurada por las Naciones Unidas años atrás. Fue una iniciativa importante de parte del organismo mundial, una señal muy distinta de lo que suele ser su actitud ante el Estado judío, por la forma injusta en que juzga a Israel. ¿Cómo ves desde España, concretamente desde Barcelona, la importancia de la dimensión internacional del recuerdo? O sea ¿Te parece que la comunidad internacional respeta esta fecha y hacer honor a su objetivo, o el pueblo judío sigue siendo el protagonista principal de la memoria?

R: Es verdad que la actitud de las Naciones Unidas con Israel no puede ser más sesgada e injusta contra Israel, el único estado judío del mundo. Y actualmente el gobierno español está compuesto por una coalición del partido socialista con el partido Podemos que es claramente antisionista. Y en Catalunya, sucede algo similar ya que la coalición independentista está formada por un partido que sí es pro israelí pero coaligado con otro claramente antisionista.

Desde Barcelona, evidentemente este homenaje que se hace cada año el 27 de Enero lo vemos positivo y tiene una dimensión bastante importante y adicional. Lo que si observamos es que las autoridades municipales en Barcelona comandadas por la alcaldesa Ada Colau, ex activista anti desahucios y muy a favor del movimiento BDS, muchas veces tiende a respetar mucho la memoria de los judíos muertos como las víctimas de la Inquisición o del Holocausto y muchas veces menosprecia a los judíos vivos. Pero yo tengo la firme esperanza que esto poco a poco va a ir revertiéndose.  En ello estamos. Hace poco felicité a la alcaldesa de Barcelona por su rápida acción denunciando ante la fiscalía de delitos de odio contra las pintadas antisemitas aparecidas en el centro de Barcelona (“Fucking Jews” o “Fuck Soros”), así como una manifestación ilegal de neonazis frente al ayuntamiento. Pero le recordé también que tuviera la misma diligencia que había tenido con esos fanáticos conspiranoicos de extrema derecha con los extremistas de extrema izquierda que el año pasado hicieron una pintada en la puerta de nuestra sinagoga (“Free Palestine”). La lucha contra el antisemitismo, le dije, se debe realizar contra todas las formas de antisemitismo. De igual forma, le dejé muy claro el firme compromiso de la comunidad judía y de la organización antirracista que presido de comprometernos al 100% con la lucha contra todo tipo de discriminaciones como la islamofobia, antigitanismo, racismo u homofobia. Nuestra unión y solidaridad con estas minorías perseguidas es total y absoluta.

P: ¿Qué te respondió? Fue importante tu planteamiento.

R: Me dijo que tengo razón, pero quizás haya sido una respuesta meramente política. No sé. No creo que dejen de apoyar al BDS por ejemplo. Habrá que seguir trabajando en este sentido por supuesto.

Isaac Levy junto a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y a Eli Benolol Viepresidente de la CIB, Comunidad Israelita de Barcelona

 

Los desafíos a enfrentar

P: Expliqué en la primera pregunta cuál es la misión que se te ha encargado. ¿Cómo se encara algo así? ¿Cuál es el desafío?

R: La junta directiva de la CIB,  ha comprendido que es hora ya que el colectivo judío no se agache nunca más ante agresiones verbales antisemitas ni acusaciones falsas y que desde la CIB que es de largo la comunidad judía más antigua (102 años de existencia) y representativa de la de Barcelona, lidere una estrategia común a todas las comunidades judías de la ciudad, como son Jabad Lubavitch, Atid (conservadora) y Bet Shalom (reformista) para luchar contra el antisemitismo y por la memoria de la Shoá. Y por ese motivo, por primera vez en España, una comunidad judía ha decidido profesionalizar esta área con mi incorporación. Y mi objetivo en esta estrategia está encaminado a 4  niveles de actuación, el educativo, el judicial, el político y el mediático. El desafío es tratar de contrarrestar los prejuicios y estereotipos sobre el pueblo judío y sobre todo ser mucho más visibles que hasta ahora porque la ignorancia es justo una de las causas del antisemitismo. Debemos abrirnos más a la sociedad como judíos y sentirnos orgullosos de serlo sin ningún tipo de miedo como tenían nuestros padres o abuelos.

P: ¿Has alcanzado ya a proponer o a empezar a implementar iniciativas concretas en el marco de tu misión?

R: Pues en el poco tiempo que llevo en el cargo que es apenas un mes, he estado muy activo y las principales cuestiones que se han hecho han sido el normalizar las relaciones con el Ayuntamiento de Barcelona, con la alcaldesa Ada Colau y su equipo de gobierno.

Igualmente, he podido tener una reunión telemática con el ministro catalán de Educación con una propuesta global formativa que engloba la memoria de la Shoah, el informar sobre las formas existentes de antisemitismo y dar a conocer en mayor profundidad el pasado, presente y futuro del  judaísmo en Catalunya. El ministro acogió la idea con mucho entusiasmo y quedamos de convocar en breve otra reunión con académicos expertos para concretar la oferta formativa que será subvencionada por el gobierno catalán, que aquí tiene todas las competencias en Educación.

También he acelerado el proyecto de realizar una edición española especial del libro de Gabriel Ben Tasgal de las 300 preguntas ya que es un libro muy útil para que nuestros jóvenes puedan defenderse de ataques antisemitas en las universidades.

También tengo previsto reunirme con las demás comunidades judías de la ciudad, así como organizar conferencias de todo tipo dirigidas a no judíos. En fin, estoy lleno de ilusión y de motivación porque creo en lo que hago y además creo que es posible poder disminuir toda la carga de odio que existe sobre el pueblo judío aquí en Barcelona.

 

La situación en España

P: A los convencidos, a los amigos, no hace falta explicarles por qué se debe combatir el antisemitismo.  ¿Cuál es hoy el principal desafío en este tema en España? ¿El hecho que haya un gobierno del PSOE, con participación de Podemos, es un elemento clave en la situación actual?

R: Evidentemente, el hecho que actualmente exista un gobierno de coalición del PSOE y Podemos es clave para reforzar las alertas y los peligros del antisemitismo que muchas veces además se disfraza de antisionismo. Pero sería un grave error centrarse sólo en arremeter contra la izquierda o la extrema izquierda  como hacen otras entidades españoles de reconocido prestigio que luchan contra esta lacra de la judeofobia. Considero que es esencial combatir el antisemitismo desde una óptica totalmente apolítica para así poder tener mayor legitimidad. Cuando ha habido en España gobiernos de centro derecha también había ciertas actitudes antisemitas en su gestión y es igualmente importante según  mi opinión vigilar muy de cerca el auge de partidos políticos populistas de extrema derecha como Vox que aunque en algunas cosas se posicionan a favor de Israel, mantienen discursos racistas y xenófobos muy peligrosos que pueden llegar a convertirse en discursos de odio hacia los judíos. Se ha dado el caso de que políticos próximos a Vox han llegado a cuestionar y banalizar el Holocausto. Como comunidad judía o asociación antirracista, debemos siempre mantener una total neutralidad en esta lucha contra el antisemitismo y combatir todas las expresiones de odio tanto de la extrema izquierda como la extrema derecha. Y a veces el posicionamiento político de algunas asociaciones pro israelíes y pro judías españolas y catalanas que se han pronunciado abiertamente sobre sus preferencias políticas no nos han beneficiado en nada.

Dicho esto, la lucha se centra en combatir el BDS que tiene apoyos importantes en el gobierno español actual pero también en los movimientos neonazis de extrema derecha que no hay que desdeñar.

 

Contra el odio en general

P: Una persona muy conocida en Uruguay, el publicista Pipe Stein, dijo años atrás en una conferencia en un acto realizado en el Parlamento uruguayo en memoria de un correligionario nuestro asesinado por un antisemita convertido al Islam-algo sin precedentes en nuestro país-que el antisemitismo no es problema sólo de los judíos así como el racismo no es sólo de los afrodescendientes, como se suele decir hoy. Estos flagelos deberían ser vistos ante todo como problemas de las sociedades en las que se dan. ¿Qué opinión te merece esta apreciación?

R: No puedo estar más de acuerdo con él y este mantra lo he repetido muchísimas veces. El racismo y el antisemitismo es una cuestión que atañe absolutamente a todos sin excepción. Es un problema universal que atenta con los derechos humanos fundamentales. Por eso la organización francesa LICRA (Liga Internacional Contra el Racismo y el Antisemitismo) que yo presido hace años aquí en Barcelona está compuesta por gente judía y por supuesto no judía también y de ideologías muy dispares. Es una organización que además de ser apolítica es eminentemente transversal y  lucha contra todo tipo de prejuicios y discriminaciones como la islamofobia, racismo, xenofobia, homofobia o antigitanismo.

Igualmente el proyecto que voy a impulsar desde la CIB se llama STOP HATE para incidir en que nos centramos en cualquier manifestación o discurso de odio, no sólo a los judíos. Este tema es fundamental.

Las herramientas para combatir el odio

P: Siempre pensé que lo mejor para combatir prejuicios es la educación. Su problema es que lleva tiempo, no tiene resultados inmediatos. También deben estar las herramientas que da la ley para castigar a quien promueve el odio, la discriminación sea religiosa o racial. ¿Qué se hace en España al respecto? En la herramienta educativa ¿se tocan estos temas? Y en la jurídica ¿hay una ley contra odio y discriminación?

R: Repito que este proyecto de combatir los prejuicios se libra en tres principales áreas, la educación, la justicia y los medios de comunicación.

La educación es más que importante y coincido que es la mejor vía para hacerlo. Recientemente, el año pasado, realicé un máster en Prevención contra la Radicalización en la Universidad de Barcelona y estudié cómo implementar políticas educativas para contrarrestar todo tipo de prejuicios. Es cierto que lleva su tiempo pero observo que por parte de las autoridades hay cada vez más consciencia de promover e incentivar la multiculturalidad y se está trabajando bastante en numerosas áreas que combaten los prejuicios. Por el hecho que la comunidad judía es tan reducida, faltan todavía políticas educativas específicas para combatir el antisemitismo junto a otros prejuicios pero poco a poco  veo que hay una clara determinación política por parte de los gobernantes españoles y catalanes en ese sentido. A mi modo de ver lo que hay que hacer es ofrecer una oferta educativa global que contenga la memoria del Holocausto, las distintas formas de antisemitismo y el judaísmo catalán y español del pasado, presente y futuro. Ya he comentado en una respuesta anterior que ya hemos empezado a hablar de este tema con las máximas autoridades educativas de Cataluña.

Dentro del ámbito jurídico, de forma lenta y pausada, también ha habido  avances en las leyes contra las discriminaciones y contra el discurso del odio. Justamente tenemos la gran suerte en Barcelona de tener a Miguel Ángel Aguilar, un fiscal especial de delitos de odio que es sumamente activo y además un gran luchador contra los delitos de odio específicamente antisemitas y eso es digno de mención.

 

Antisemitismo y antisionismo en España

P: Isaac, tú has escrito un trabajo de Master en la Universidad de Barcelona titulado “El antisionismo: Un discurso de odio del antisemitismo contemporáneo”.  Me pareció apasionante leer este dato, ya que imagino que no muchos estudiantes españoles abordan el tema desde una perspectiva como esta. ¿Qué reacciones tuviste?

 

R: Efectivamente, este trabajo fue mi trabajo de fin del máster de Prevención Contra la Radicalización. Estoy realmente muy orgulloso de haber podido sacarme este máster y haber realizado esta investigación académica sobre todo a mi edad. Era el abuelo del Máster, hacía mucho tiempo que no estudiaba y para mi representó un reto y un desafío muy grande. Siempre he sido más bien una persona más de acción pero he querido dejar una impronta en la universidad sobre este tema del antisemitismo que no se toca mucho y menos aún del antisionismo como forma de antisemitismo contemporáneo. Muchísima gente sostiene que no es antisemita y que es sólo antisionista o antiisraelí pero yo demuestro académicamente que esto es falso. Y hay que resaltar que criticar al gobierno de Israel no es ser antisionista. Ser antisionista y por tanto antisemita es no dar legitimidad a la existencia del único estado judío del mundo o catalogar a Israel de país apartheid o incluso compararlo con el nazismo  .

P: Exacto. Y no por obvio que sea deja de ser importante recalcarlo.  En España hay grandes amigos de Israel y de la causa judía, por llamarle de alguna forma al acercamiento al judaísmo y el aprecio a sus valores. Y por otro lado, hay mucho antisemitismo. ¿Te animas a evaluar qué es lo preponderante?

R: Es una pregunta bastante difícil de contestar. Yo diría que hay una población española bastante más numerosa de lo que podemos creer que es muy filojudía o filosefardío incluso proisraelí. Bastante gente, cada vez más, se acerca a las comunidades judías mostrando mucho interés por el judaísmo y algunos de ellos manifiestan su intención de convertirse al judaísmo aduciendo sobre todo a que han descubierto que sus antepasados fueron judíos. Aquí en Cataluña, se da un caso paradigmático y es que muchos catalanes que defienden la independencia comparan el supuesto movimiento de liberación catalán con el sionismo. Evidentemente es cuestionable esta comparación pero es una realidad que muchos independentistas catalanes son muy pro israelíes y pro sionistas.

Pero igualmente yo creo que lo que más abunda en España es la población ignorante total de lo que es el judaísmo. La mayoría de la gente nunca ha conocido a un judío y tiene una muy vaga idea de lo que es el judaísmo. Lo más corriente es la gente que sin tener ni idea de nada, tiene los clásicos prejuicios antisemitas como que dominan a economía mundial, que son todos multimillonarios o que son muy tacaños y avaros. Luego están también muchos que sin saber asocian a Israel como un país asesino de niños palestinos y de un país profundamente colonialista que representa todo lo malo del capitalismo salvaje junto a Estados Unidos a quien también demonizan.

Es verdad que también existe gente que se alinea con Israel pero hay que tener cuidado con algunos de ellos ya que lo hacen por ser anti árabes o anti musulmanes e Israel es percibido como muro de contención de los valores occidentales. Yo pienso que lo más preponderante en España es la ignorancia. Y ya dicen que la ignorancia es muy atrevida.

P: ¿En qué medida afectó la inmgiración musulmana? Claro que ni se acerca a lo que se vive en Francia o Bélgica…por dar dos ejemplos….

R: Efectivamente la inmigración española es cada vez más importante y numerosa pero aún no llega a los niveles de Francia y Bélgica. Tenemos muchísima inmigración sobre todo de Marruecos y en líneas generales hasta podría decir que hay hasta una buena relación de los judíos con ellos. De hecho en el sur de España, en Málaga y en ciudades como Ceuta y Melilla la convivencia entre judíos y musulmanes es ejemplar. Es cierto que ha habido terribles atentados islamistas en Madrid y en Barcelona los últimos tiempos y hay que reseñar y reconocer la existencia de islamofobia en la sociedad española

P: ¿Cómo es hoy en día ser judío en España?

R: Por desgracia, aún existen judíos en España que ocultan su identidad judía por miedo al rechazo, sobre todo en la población adulta. La verdad es que como la Comunidad Judía en España es muy reducida, los judíos aquí pasan bastante desapercibidos. Insisto que el gran problema en España es la ignorancia. Lo que sí  es bastante difícil aquí es ser judío observante y en general ningún judío lleva kipá por la calle. De todas formas, hay esfuerzos por impulsar la interculturalidad. Ser judío en España no es muy diferente de ser judío en otras partes de Europa sólo que aquí el colectivo judío es prácticamente invisible y posiblemente hayan prejuicios antisemitas de índole religioso más acentuado que en otros países.  Hay que decir también que aquí el movimiento BDS es muy potente y dispone de muchos apoyos políticos en las altas esfera

P: Y ahí volvemos a lo de antisemitismo y antisionismo por supuesto. Isaac, es interesantísimo todo lo que cuentas y analizas. ¿Algo más que desees agregar?

R: Agregar sólo que esta tarea de luchar contra el antisemitismo es una cuestión que debe preocupar a toda la sociedad en general y debe servir para unir a todas las distintas sensibilidades judías de Barcelona en pos de un objetivo común. Los antisemitas por desgracia no hacen diferencia entre los judíos.

P: Muchas gracias Isaac. Te deseo muchísimo éxito en tu trabajo esclarecedor que requiere ir de frente, con conocimiento de causa y con profundas convicciones.

R: Gracias a ti.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.