Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 8, 2021

Lo siento profesores, pero el BDS y el doble rasero para Israel son antisemitismo

¿Dónde están sus voces por la libertad de expresión cuando sus estudiantes pro-Israel y sus oradores son gritados en nombre del racismo, el apartheid y el colonialismo?


La creciente aceptación de la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) por parte de decenas de naciones, incluida la Unión Europea, el Secretario General de la ONU, António Guterres y nuestro propio país, ha generado críticas  de Israel apopléjica. Esto se debe a que la IHRA afirma que muchas formas de antisionismo se elevan al umbral del antisemitismo. Esto ha llevado tanto a los antisionistas como a los críticos duros de Israel a encontrar formas de socavar la legitimidad de la IHRA. El intento más reciente es crear nuevas definiciones de antisemitismo que minimicen o eliminen cualquier asociación entre el antisemitismo y la deslegitimación de la existencia de Israel.

Recientemente, un grupo de 200 profesores universitarios ha tomado el manto contra la IHRA con su Declaración de Antisemitismo de Jerusalén (JDA). Afirma que oponerse al sionismo o al derecho de Israel a existir como estado judío no constituye necesariamente antisemitismo. Define el antisemitismo como discriminación, prejuicio o violencia contra judíos individuales o instituciones judías, pero elimina cualquier asociación entre antisionismo y antisemitismo.

Es como si estuvieran viviendo en una distorsión del tiempo, condenando el antisemitismo de antaño e ignorando la cepa más reciente y virulenta de antisemitismo que emana principalmente de la extrema izquierda. Ese virus ha mutado del prejuicio políticamente incorrecto contra la religión judía al nuevo antisemitismo, el odio a la nación judía. Como dijo uno de los signatarios, «El gobierno israelí y sus partidarios tienen un gran interés en difuminar la distinción entre la crítica a Israel y el antisemitismo para pintar cualquier crítica dura y sustantiva de las políticas de Israel hacia los palestinos  como antisemitas».

Según la definición de antisemitismo de la JDA, «odio a Israel» no es antisemitismo. Boicotear, demonizar y sancionar a Israel no es antisemitismo. Eso sí, esto no es solo BDS de productos de Cisjordania, sino boicotear a todo Israel porque no tiene derecho a existir, como alegan sus partidarios palestinos. Lo siento profesores, esto es antisemitismo en su forma más flagrante. Uno ni siquiera necesita la definición de IHRA para saberlo.

 

Los críticos duros de Israel están alarmados  que la definición de la IHRA esté ganando más legitimidad, agregando más gobiernos nacionales, universidades, organizaciones y gobiernos locales y estatales a la lista de partidarios. Y se preocupan por una buena razón. La IHRA apunta explícitamente a todas las formas de antisemitismo, desde el antiguo odio de la derecha hacia los judíos hasta el antisemitismo progresista de hoy. El antisemitismo de derecha obtiene toda la notoriedad porque a menudo se manifiesta como violencia local contra los judíos o sus propiedades. El antisemitismo de izquierda es omnipresente en los campus universitarios entre los académicos y los estudiantes pro palestinos, y tiene una consecuencia más significativa al defender políticas que amenazan la seguridad de todo un país. Y ser judío no significa que alguien que apoya políticas antijudías reprobables obtenga un pase.

Los firmantes de la JDA se retuercen afirmando que las acciones antiisraelíes no tienen mucho que ver con el antisemitismo. Sin embargo, muchos de ellos están comprometidos con los “derechos” palestinos y hacen caso omiso de la omnipresente defensa del odio y la violencia de la sociedad palestina, desde sus mezquitas hasta los medios de comunicación, las escuelas y el gobierno, que es descaradamente antisemita. La próxima vez que estos profesores vayan a Ramallah, deberían notar que la palabra «judío» e «israelí» son intercambiables. Los llamados palestinos por dos estados, uno binacional y el otro árabe, están bien con ellos, sabiendo que esto significaría la destrucción demográfica de Israel.

Muchos de estos profesores que afirman con razón amor por la libertad de expresión guardan silencio sobre el entorno actual del campus, donde los estudiantes pro-Israel son demonizados, intimidados y restringidos de sus derechos de la Primera Enmienda por partidarios palestinos. Proteger a los estudiantes que no están de acuerdo con su perspectiva solía ser un pilar de la libertad académica, pero demasiados profesores son activistas primero, no académicos. El silencio hace a uno cómplice de estigmatizar a los estudiantes sionistas y profesores pro-Israel. Ésta es la definición misma de antiliberalismo. ¿Dónde están sus voces por la libertad de expresión cuando sus estudiantes pro-Israel y sus oradores son gritados en nombre del racismo, el apartheid y el colonialismo? ¿No es eso antisemitismo?

Un firmante de la JDA afirmó que la IHRA había llegado a un «punto en el que los estudiantes palestinos se sienten amenazados en el campus». Esto es orwelliano. Una razón principal de la necesidad de la definición de antisemitismo de la IHRA fueron las amenazas y la intimidación a los estudiantes judíos en el campus por parte de los palestinos y sus partidarios. Una encuesta de 2015 de la Universidad de Brandeis de estudiantes judíos de universidades norteamericanas encontró que «casi tres cuartas partes de los encuestados informaron haber estado expuestos … durante el año pasado a al menos una declaración antisemita». Hay pocas pruebas de intimidación concertada contra los estudiantes palestinos. Aún así, ellos y sus partidarios progresistas son a menudo los perpetradores del antisemitismo contra los estudiantes judíos que son pro-Israel.

La verdadera integridad académica debería exigir que muchos de estos profesores se definan a sí mismos como pro-palestinos o anti-sionistas y no se escondan detrás del apodo pro-paz y pro-Israel. ¿Quiénes son algunos de los signatarios? Peter Beinart, profesor de la City University of New York y escritor del New York Times , escribió un artículo en julio de 2020 titulado «Ya no creo en un estado judío». En respuesta, el subdirector de la ADL dijo que «tales llamadas son en sí mismas antisemitas, o al menos, como en el caso del Sr. Beinart, le hacen el juego a los antisemitas».

Otro endosador de la definición de JDA es el anti-sionista Richard Falk. La representante del ex presidente Barack Obama en el Consejo de Derechos Humanos, Eileen Donahoe, calificó sus comentarios sobre Israel como «profundamente ofensivos» y los condenó en los «términos más enérgicos». Ella acusó a Falk de tener una «visión unilateral y politizada de la situación de Israel y los Territorios Palestinos». No es de extrañar que firmara una definición de antisemitismo que minimizaba la equiparación del antisionismo con el odio a los judíos.

Felicitaciones a los profesores que luchan contra el antisemitismo de derecha; todos deberíamos unirnos a ellos. Pero les da vergüenza afirmar que no es antisemitismo respaldar el movimiento BDS, negarle al pueblo judío el derecho a la autodeterminación, permitir que Israel sea juzgado con un doble rasero e intimidar a los estudiantes judíos en el campus porque lo son. pro-Israel.

El Dr. Eric R. Mandel es el director de MEPIN, la Red de Información Política de Oriente Medio. Regularmente informa a miembros del Senado, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y sus asesores de política exterior. Es columnista de «The Jerusalem Post» y colaborador de i24TV, «The Hill», JTA y «The Forward».

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

JNS.org

JNS

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.