Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 19, 2021
donativo

¿Israel es culpable de la no vacunación palestina? El libelo de sangre de la vacuna


Los enemigos de Israel, nacionales y extranjeros, están comprometidos en una lucha generacional para deslegitimar el derecho a existir del estado judío.

Una mentira atroz ha estado circulando últimamente. Es una difamación gastada por el tiempo contra el pueblo judío con una apariencia moderna.

El antiguo libelo de sangre – “Los judíos son envenenadores”, utilizado para avivar la violencia antisemita a lo largo de los siglos, desde la Peste Negra hasta los pozos contaminados – ha reaparecido. Esta vez, es la afirmación de que Israel está negando las vacunas COVID-19 a sus ciudadanos no judíos y a los residentes de la Autoridad Palestina, que aún no es soberana. Esta mentira es la misma que sus predecesoras.

Sin embargo, los enemigos de Israel están difundiendo ampliamente la difamación sobre la vacuna, especialmente en los campus universitarios. El 2 de marzo, por ejemplo, el Comité de Solidaridad con Palestina celebró un seminario en la Universidad de Texas en Austin alegando “apartheid médico” no solo como parte de la respuesta de Israel al COVID-19, sino también en la capacidad de las mujeres palestinas embarazadas para acceder a los hospitales. presuntamente provocando muertes en las carreteras relacionadas con el parto.

También en marzo, Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) Chicago llevó a cabo una campaña de tres días llamada “Poner fin al apartheid médico”, alegando que Israel niega a los palestinos un tratamiento de salud adecuado, trazando paralelismos con las inequidades en la atención médica para los habitantes de Chicago que no son blancos. Asimismo, SJP de la Universidad de Maryland celebró una convocatoria abierta de Zoom para compartir la afirmación del “apartheid médico”.

Una afirmación engañosa impulsada por la difamación del apartheid médico es que Israel es responsable, pero no ha podido vacunar a todos los palestinos en Cisjordania y Gaza. Se han presentado afirmaciones similares en The New York Times y en MSNBC, así como por el senador de Vermont Bernie Sanders. El senador de Vermont calificó de “indignante” que Israel envíe vacunas a sus aliados antes de que la población palestina esté completamente vacunada. Un escritor de The Forward alegó que Israel está “clasificando a las personas por identidad étnica y asignando un recurso que salva vidas en consecuencia”, una calumnia de la que The Forward se retractó más tarde.

La amplificación mediática del libelo de sangre, como ocurrió generaciones antes en Europa del Este, ha sido una bendición para los radicales antiisraelíes. Este nuevo insulto médico-apartheid se ha convertido en un importante impulsor de los esfuerzos para socavar el apoyo al Estado de Israel en los Estados Unidos.

Incluso los observadores casuales sobre el terreno saben que los hechos son lo contrario. Es la propia Autoridad Palestina la que atesora los permisos médicos israelíes que controla para su élite mientras niega el mismo acceso a su población. La mala conducta de la Autoridad Palestina en materia de atención médica refleja sus conocidas fechorías económicas.

Para ser claros, Israel no discrimina de ninguna manera por origen étnico o religión en su campaña de vacunación COVID-19. Ha sido noticia por vacunar a un porcentaje mayor de su población que cualquier otro país del mundo; esto incluye tanto a judíos como a no judíos.

Si bien la tasa de participación tanto en la comunidad árabe-israelí como en algunas partes de la comunidad judía ortodoxa se ha quedado a la zaga de la de otras partes de la población debido a factores sociales intrínsecos, hasta marzo, las estadísticas de salud israelíes estimaron que, entre los israelíes de 50 años o más mayores, el 68% de los ciudadanos árabes del país habían sido vacunados al menos una vez, y los judíos haredim (ortodoxos) alrededor del 72%. Estos números se comparan con el 89% entre otros israelíes.

En virtud de los Acuerdos de Oslo que gobiernan, que constituyen el derecho internacional sobre el tema, la responsabilidad de la salud pública de la mayoría de la población palestina se transfirió hace décadas de Israel a la Autoridad Palestina. Sin embargo, incluso antes del estallido de la pandemia, los oponentes de Israel lo habían acusado de apartheid médico “por no proporcionar a los palestinos la misma calidad de atención médica que reciben los israelíes”. Ocurre justo lo contrario.

La Autoridad Palestina declaró en 2019 que no permitiría que los pacientes recibieran atención médica en Israel, negando el tratamiento a aproximadamente 20,000 palestinos anualmente, según el número otorgado con la autorización previa de Israel. La Autoridad Palestina tomó medidas contra sus propios ciudadanos en represalia por la adopción por parte de Israel de 138 millones de dólares en medidas financieras contra la política de “pago por muerte” de la Autoridad Palestina.

El periodista palestino Fathi Sabbah fue dolorosamente típico cuando se quejó públicamente de que los funcionarios de Ramallah le negaron un permiso a su hija, Rima, para el tratamiento de su rara enfermedad sanguínea. Sin embargo, Saeb Erekat, uno de los principales negociadores palestinos, fue trasladado de urgencia a un hospital de Jerusalén cuando se enfrentó a una crisis respiratoria de COVID-19. Otros funcionarios palestinos de élite han recibido una atención prioritaria similar.

La situación ha continuado hasta bien entrada la crisis del COVID-19, y los funcionarios palestinos reiteraron en diciembre de 2020 que no se habían acercado a Israel en busca de ayuda para obtener vacunas y que planeaban comprarlas de forma independiente con la ayuda de la comunidad internacional.

“No somos un departamento del Ministerio de Defensa israelí. Tenemos nuestro propio gobierno y Ministerio de Salud”, anunció un funcionario de la Autoridad Palestina a The Jerusalem Post, “y están haciendo enormes esfuerzos para obtener la vacuna”. Los palestinos han buscado varias fuentes extranjeras, especialmente Rusia, para las escasas vacunas. A pesar de las prohibiciones sobre la extensión de la salud, Israel ha logrado contribuir con un número modesto de vacunas a la Autoridad Palestina.

Imperdonablemente peor, en mayo de 2020, antes de que el Emirato Árabe Unido estableciera relaciones formales con Israel, la Autoridad Palestina rechazó suministros de COVID-19 por valor de 14 millones de dólares donados por Dubai con la facilitación de la ONU, explicando con arrogancia que el avión de Etihad que transportaba los suministros no debería haber aterrizado en Aeropuerto Internacional Ben-Gurion, el más cercano a Ramallah.

En un momento en que el mundo estaba revuelto, la Autoridad Palestina rechazó los suministros médicos urgentes destinados a detener la propagación entre su gente, porque no le gustaba el aeropuerto al que se entregaban los suministros. Un funcionario de la Autoridad Palestina dijo a los periodistas que “los palestinos se niegan a ser un puente [para los países árabes] que buscan tener lazos normalizados con Israel”.

En términos de apartheid, la Autoridad Palestina insiste en que cuando logre la soberanía, no se permitirá que un solo judío viva en su territorio, e incluso ahora castiga a los árabes con la muerte por vender tierras a judíos. De gran importancia en Gaza es la causa subyacente de la falta de infraestructura médica.

¿Pero por qué? Hamás, patrocinado por Irán, que gobierna la Franja de Gaza, desvía la ayuda extranjera para construir túneles y otra infraestructura terrorista. Se estima que el costo de los túneles terroristas pagaría 35 hospitales para dar servicio al pequeño enclave, convirtiéndolo en un refugio médico.

Israel quiere que se vacune a toda su población. Además de su población árabe, Israel se ha comprometido voluntariamente a vacunar a todos los residentes del este de Jerusalén, incluidos los que se encuentran más allá de la barrera de seguridad. Los palestinos en las cárceles israelíes, incluidos los terroristas, han recibido vacunas.

Ya en febrero, Israel anunció que inocularía a más de 120.000 trabajadores palestinos empleados en Israel o Cisjordania. Para el 18 de marzo, más de 105.000 trabajadores palestinos habían sido vacunados. Evidentemente, Israel quiere vacunar urgentemente a todas las personas que pueda, de cualquier procedencia. Los éxitos de COVID-19 del Estado judío no podrían haber sido posibles sin vacunar agresivamente al 20 por ciento de su población que es árabe y a las decenas de miles de palestinos que eligen trabajar a diario en Israel.

En particular, la mayoría de las vacunas entregadas a los palestinos hasta ahora, incluso a través del programa internacional COVAX de intercambio de vacunas, han viajado a través del Aeropuerto Internacional Ben-Gurion, a pesar de la negativa anterior autolesiva de la Autoridad Palestina. Estos medicamentos se han enviado a Cisjordania a través de la logística israelí.

Dados los prodigiosos esfuerzos de Israel por inocular a toda su población, tanto judía como árabe, así como a aquellos palestinos de cuya salud pública Israel es responsable bajo las obligaciones internacionales relevantes, ¿por qué la narrativa venenosa de discriminación ha aparecido en los titulares de todo el mundo? No hace falta ser un detective médico para notar un patrón.

Los enemigos de Israel, nacionales y extranjeros, están comprometidos en una lucha generacional para deslegitimar el derecho a existir del estado judío. Ninguna buena acción es demasiado buena para volver a convertir a Israel en un arma, ya sea en casos de desastre, oportunidades económicas para las minorías o asistencia médica.

Al presentar a Israel como un opresor, sus enemigos esperan solicitar el apoyo de todos los que apoyan a los desamparados. No se equivoquen, estos son los mismos enemigos astutos que están intentando reclutar a jóvenes aprovechando los movimientos para el cambio en los Estados Unidos y presentando a Israel como un jugador malvado. Pero la verdad es lo contrario.

Al vacunar a fondo a su población, Israel lidera al mundo en el camino de la recuperación de la pandemia mortal. Pero la verdad sólida importa poco cuando los enemigos de Israel están listos para propagar mentiras medievales actualizadas en los campus universitarios.

Edwin Black es el galardonado autor de bestsellers del New York Times de ” IBM y el Holocausto”, “Funding Hate” y el periodista que en su libro “Financing the Flames” documentó los salarios de los terroristas ahora conocidos como “pay to slay”. Para obtener más información, visite:  www.edwinblack.com

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.