Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes octubre 26, 2021

Blinken se equivoca en la demografía de Israel

No existe una bomba de tiempo demográfica árabe; sin embargo, hay un viento de cola demográfico judío sin precedentes.


El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, sigue aconsejando a Israel que se retire de las crestas montañosas de Judea y Samaria (Cisjordania), para que no pierda su mayoría judía.

El secretario Blinken está equivocado, confiando en cifras de la Autoridad Palestina altamente infladas y erróneas, ignorando la dramática occidentalización de la demografía árabe y pasando por alto el viento de cola demográfico judío sin precedentes en Israel, como lo documentan los siguientes datos.

Se refuerza la demografía judía

• El número de nacimientos de judíos israelíes en 2020 (134.866) fue un 68 % más alto que en 1995 (80.400), mientras que el número de nacimientos de árabes israelíes en 2020 fue un 16 % más alto (42.435) que en 1995 (36.500), según lo informado por March Boletín mensual 2021 de la Oficina Central de Estadísticas de Israel

• En 2020, los nacimientos judíos representaron el 76 % del total de nacimientos, en comparación con el 69 % en 1995.

• La tasa de fertilidad (número de nacimientos por mujer) de las mujeres judías laicas israelíes ha tendido al alza durante los últimos 25 años, mientras que las mujeres haredíot han experimentado un ligero descenso.

• Las mujeres judías israelíes, que son superadas solo por las mujeres de Islandia en unirse al mercado laboral, son únicas en experimentar una tasa de fertilidad en aumento a pesar de la urbanización expandida, el aumento de la educación, un nivel de vida más alto, la creciente integración en el mercado laboral y un aumento en edad del matrimonio, mientras que estos fenómenos han reducido la tasa de fecundidad en todos los demás países.

• En 1969, la tasa de fertilidad árabe de Israel era seis nacimientos más alta que la tasa judía. En 2015, ambas tasas de fertilidad fueron de 3,13 nacimientos por mujer, lo que refleja la dramática occidentalización de la población árabe de Israel, provocada por la mejora del estatus social de la mujer, el aumento de la edad para contraer matrimonio, la mayor participación de la mujer en el mercado laboral y la reducción del tiempo reproductivo. En  2019 , la tasa de fertilidad judía fue de 3.09 (y 3.27 con un padre judío nacido en Israel), mientras que la tasa de fertilidad árabe se redujo a 2.98.

• El crecimiento único en la tasa de fertilidad judía de Israel se atribuye al optimismo, el patriotismo, el apego a las raíces judías, la solidaridad comunitaria, una mentalidad de frontera y un número decreciente de abortos.

• En 2020 , hubo 42,442 muertes de judíos israelíes, en comparación con 31,575 en 1996, un aumento del 34 %, lo que refleja una sociedad cada vez más joven. En 2020, hubo 6.261 muertes de árabes, en comparación con 3.089 en 1996, un aumento del 103%, lo que refleja una sociedad que envejece.

La esperanza de vida de los árabes israelíes (78 para los hombres y 82 para las mujeres) es similar a la esperanza de vida en los Estados Unidos y más alta que en cualquier país árabe / musulmán.

• En 2020, el número de muertes de judíos israelíes fue del 31 % de los nacimientos judíos, en comparación con el 40 % en 1995, un síntoma de una sociedad cada vez más joven. En 2020, el número de muertes de árabes israelíes fue el 15% de los nacimientos árabes, en comparación con el 8 %en 1995, un síntoma de una sociedad que envejece.

• Desde 1995, la tendencia demográfica ha ampliado el segmento más joven de la población judía de Israel, lo que proporciona una base sólida para una mayoría judía ampliada en la próxima generación.

• La tendencia demográfica judía positiva se ve reforzada por la inmigración neta de Israel, que consiste en una aliá (inmigración judía) anual reforzada por la disminución de la emigración israelí: de 14.200 de emigración neta en 1990 a 6.000 a 7.000 de emigración neta en los últimos años, que incluye la emigración de Árabes israelíes.

• Además, al menos 500.000 olim (inmigrantes judíos) podrían llegar potencialmente en los próximos cinco a diez años, considerando el tamaño de las comunidades judías en Francia, Gran Bretaña, la ex URSS, Alemania, Argentina, Estados Unidos, Canadá y Australia.

La occidentalización de los árabes israelíes

• Medio millón de residentes en el extranjero , que han estado fuera durante más de un año, están incluidos en el censo de población palestino, en violación de las reglas aceptadas internacionalmente, que estipulan solo un recuento de facto. Fueron 325.000 en el primer censo palestino de 1997, según lo documentado por el Jefe de la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, y aumentó a 400.000 en 2004, según lo documentado por la Comisión Electoral Palestina.

• 350.000 árabes del este de Jerusalén que poseen tarjetas de identificación israelíes se cuentan dos veces. Están incluidos en el censo israelí y también en el censo palestino.

• Más de 100.000 árabes de Gaza y (en su mayoría) de Judea y Samaria que se casaron con árabes israelíes y recibieron tarjetas de identificación israelíes también se cuentan tanto por Israel como por la Autoridad Palestina.

• 350.000 emigrantes árabes de Judea y Samaria están excluidos del censo de población de la Autoridad Palestina. El censo ignora la emigración neta anual de árabes, en su mayoría jóvenes, de Judea y Samaria (15.000 al año en los últimos años). La emigración neta ha sido una característica sistémica de la zona al menos desde la ocupación jordana en 1950. Por ejemplo, 26.357 en 2019, 7.778 en 2018, 15.173 en 2017, 15.502 en 2016, 16.393 en 2015 y 24.244 en 2014, según lo documentado por Israel Autoridad de Inmigración y Población, que documenta todas las salidas y entradas a través de los pasajes internacionales terrestres, aéreos y marítimos de Israel.

• El Banco Mundial documentó una inflación artificial del 32 % de los nacimientos palestinos (página 8, punto 6) en una auditoría de 2006. Mientras que la Autoridad Palestina reclamó un aumento del 8 % en el número de nacimientos, el Banco Mundial detectó una disminución del 24 %.

• El World Factbook de la CIA documenta un descenso dramático en la tasa de fertilidad de nueve nacimientos por mujer en la década de 1960 a 3,02 nacimientos en 2021, que generalmente se hace eco de las cifras oficiales palestinas. Refleja la occidentalización de los árabes en Judea y Samaria, que se ha acelerado por la urbanización generalizada (de una población rural del 70 % en 1967 a una población urbana del 77 por ciento en 2021), así como por el aumento de la edad para contraer matrimonio de las mujeres ( de los 15 años a 22), el uso sustancial de anticonceptivos (70 % de las mujeres) y la reducción del período reproductivo (de 16-55 a 23-45).

• La edad promedio de los árabes de Judea y Samaria es de 22 años, en comparación con los 18 años en 2005.

• La occidentalización de las tasas de fecundidad ha caracterizado a todos los países musulmanes excepto a la región subsahariana: Jordania (que es muy similar a los árabes de Judea y Samaria), 3 nacimientos por mujer; Irán, 1,93; Arabia Saudita, 1,95; Marruecos, 2,29; Irak, 3,32; Egipto, 3,23; Yemen, 3,1; Emiratos Árabes Unidos, 1,65, etc.

• El número de muertes árabes en Judea y Samaria ha sido sistemáticamente subestimado (por razones políticas y financieras), como lo documentan varios estudios desde el Mandato Británico. Por ejemplo, un censo de población palestino reciente incluyó a árabes nacidos en 1845.

• Los datos antes mencionados documentan a 1,5 millones de árabes en Judea y Samaria, una vez que todas las cifras infladas se han deducido del número oficial palestino (3 millones).

La línea de fondo

En 1897, había una minoría judía del 9 % en el área combinada de Israel, Judea y Samaria antes de 1967. En 1947, se había expandido a una minoría del 39 %. En 2021, hay una mayoría judía del 68 % (7,3 millones de judíos, 2 millones de árabes israelíes y 1,5 millones de árabes en Judea y Samaria), que se benefician de un fuerte viento demográfico de nacimientos y migraciones.

El secretario de Estado Blinken debería obtener mucha satisfacción de la documentación antes mencionada, que demuestra la viabilidad demográfica de Israel, el principal multiplicador de fuerzas de  Estados Unidos en el Medio Oriente y más allá.

En contraste con la sabiduría convencional, no existe una bomba de tiempo demográfica árabe. Sin embargo, existe un viento de cola demográfico judío sin precedentes.

Yoram Ettinger es un ex embajador y director de Second Thought: A US-Israel Initiative.

Este artículo fue publicado por primera vez por  The Ettinger Report .

Traducido para Porisrael.org y Hatzad Hasheni por Dori Lustron

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.