Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes octubre 26, 2021

EMOR 5781


B’H

Levítico 21:1-24:23

La sección Emor (“Diles”) comienza con las leyes especiales de los Kohanim (“sacerdotes”), del Cohen Gadol (“Sumo Sacerdote”), y del servicio en el Templo: un Cohen no puede volverse ritualmente impuro a través de entrar en contacto con un cadáver, excepto en el caso de la muerte de un familiar cercano. Un Cohen no puede casarse con una mujer divorciada ni con una mujer con un pasado promiscuo; el Cohen Gadol puede casarse solamente con una mujer virgen. Un Cohen con una deformidad física no puede servir en el Santo Templo; tampoco un animal deforme puede ser ofrendado.

Cuando nacen un ternero, un cabrito o un carnero, deben ser dejados con su madre por siete días; queda prohibido degollar a un animal y sus crías en el mismo día.

La segunda parte de Emor da una lista de las festividades anuales del calendario judío. La ofrenda de Pesaj el 14 de Nisán; la festividad de siete días de Pesaj comenzando el 15 de Nisán; la ofrenda de cebada llamada Omer en el segundo día de Pesaj y el comienzo de la Cuenta del Omer por los próximos 49 días, culminando en la festividad de Shavuot en el quincuagésimo día; un “recuerdo del sonido del shofar” el 1 de Tishrei; un solemne día de ayuno el 10 de Tishrei; y la festividad de Sucot – durante la cual uno debe vivir en una cabaña por siete días y tomar las “Cuatro Especies” – comenzando el 15 de Tishrei.

Emor concluye con el incidente de un hombre ejecutado por blasfemar, las penas por asesinato y por injuriar al prójimo o destruir su propiedad (compensaciones monetarias).

 

SACRIFICIOS SIN DEFECTOS

La Parashá estipula que los animales para los sacrificios debían ser perfectos, sin ningún defecto.

Ahora que no tenemos el Templo y, por consiguiente no hay sacrificios, el servicio en el Santuario es reemplazado por la plegaria. ¿Cómo cumplimos a través de la plegaria la condición de “perfecto y sin defectos”? Tratando que la plegaria no sea solamente un conjunto de palabras pronunciadas en un orden establecido, sino que brote del corazón, que tenga no sólo forma, sino un contenido pleno de fe, amor, y temor al Todopoderoso.

 

LAG BAOMER

Lag BaOmer, el día 33 de la Cuenta del Omer (este año el viernes 30 de abril), es un día festivo en el calendario judío, celebrado con excursiones (en las cuáles tradicionalmente los niños juegan con arcos y flechas), hogueras etc. Muchos visitan la tumba  (en Meron, al norte de Israel) del gran Rabí  Shimon bar Iojai, el sabio y místico, cuyo Yortzait (aniversario del fallecimiento) es en este día.

Rabí Shimon bar Iojai, que vivió en el  siglo II de la era común, fue el primero en enseñar públicamente la dimensión mística de la Tora conocida como la “Cábala,” y es el autor del libro más importante de la Cábala, el Zohar. En el día de su fallecimiento, Rabí Shimon ordenó a sus discípulos que recordaran esa fecha como “el día de mi alegría”. Jasidut explica que el último día de la vida terrenal de una persona santa marca el punto en el cual “todos sus hechos, sus enseñanzas y labor” alcanzan la perfección y el cenit de su impacto sobre nuestras vidas. Cada Lag BaOmer celebramos la vida de Rabí Shimon y la revelación de la parte esotérica de la Tora.

Lag BaOmer también conmemora otro acontecimiento feliz. El Talmud relata que en las semanas entre Pesaj y Shavuot una plaga se propagó entre los discípulos del gran sabio Rabí Akiva “porque no actuaban respetuosamente uno hacia el otro «; estas semanas por lo tanto se observan como período de luto, en el que varias actividades alegres están prohibidas por la ley y la costumbre. En Lag BaOmer la plaga cesó. Así que este día también posee el concepto de Ahavat Israel, amor y respeto al prójimo.

 

Enfocándonos hacia adentro

Para poder conquistar el afuera, primero, tenemos que buscar hacia adentro.

Por Mijoel Gourarie (www.es.chabad.org)

El 33º día de la cuenta del Omer es un día muy especial en el calendario judío. Se lo denomina “Lag BaOmer”, y es el día que señala el fallecimiento del gran místico y sabio talmúdico, Rabí Shimon Bar Iojai. Este rabino y cabalista del siglo II pidió que su fallecimiento y posterior ceremonia de recordación se conmemorara con gran alegría y celebración.

Una de las tantas tradiciones de Lag BaOmer es que los niños vayan de excursión y jueguen con arcos y flechas. Si nos fijamos bien, detrás de dicha costumbre se oculta una importantísima lección de vida.

Para usar en forma efectiva el arco y la flecha, el arquero debe, primero, acercar el arco hacia sí. Una vez que el arco está tirado hacia atrás lo más posible, se puede liberar la flecha con gran fuerza y con suerte esta dará en el blanco con rapidez y precisión.

Esta lección es muy simple y aun así muy efectiva. A fin de poder conquistar y ejercer influencia en el mundo que nos rodea, primero, tenemos que movernos hacia adentro. Recién cuando miramos dentro de nuestra propia alma y tomamos conciencia del increíble potencial que contiene, recién entonces somos capaces de influir en los demás.

Una vez dijo el Rebe de Kotzk: “Cuando yo era joven, pensaba que iba a cambiar el mundo. Primero, decidí que iba a centrarme en mi ciudad. Después, me concentré en mi familia. Pero ahora, he tomado la decisión de intentar un cambio, por lo menos, en mí mismo”. No creo que el Rebe de Kotzk haya querido decir que solamente iba a trabajar en sí mismo e ignorar a los demás. Al fin y al cabo, él lideró una gran comunidad y fue responsable de miles de seguidores. Lo que él estaba diciendo era que la única forma efectiva de cambiar a los demás es empezando por uno mismo.

Mejorar nuestro carácter y nuestra personalidad es algo que está bajo nuestro control. Podemos elegir progresar o quedarnos estancados, enojarnos o conservar la calma, dar o negarnos a dar. No podemos controlar a los demás, pero podemos influenciarlos cuando miramos dentro de nosotros mismos. Al cambiar nosotros, ellos también van a cambiar.

 

FACEBOOK: bit.ly/2NPF3YF

YOUTUBE: bit.ly/2OV485i

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.