Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes mayo 4, 2021
donativo

Judíos en China. El Gueto de Shanghai, Kaifeng, Harbin y otras comunidades judías chinas.


Chai, el chino judio jasidico

HISTORIA Y ORÍGENES

La historia de los judíos en China es un tópico totalmente fascinante de investigar. En principio porque no existe demasiada documentación y además porque su comunidad es muy pequeña y los relatos no son demasiado abundantes. Igualmente me decido a escribir sobre este tema, atraído por lo misterioso de la historia y la fascinación que ejerce conocer al judaísmo en ese territorio desde los inicios de la historia.

El origen de los judíos en China no está totalmente claro, ni siquiera concordado por los historiadores, pero se supone que su primer origen podría ser desde el siglo II, después que los romanos conquistan el territorio de Israel y como consecuencia de la revolución de Bar Kochba y su caída, muchos judíos comienzan la dispersión, viajando hacia el Este, o sea hacia el Lejano Oriente donde se encuentra China, entre otros territorios. Otros historiadores refieren que quizás la primera presencia de judíos en China es muy anterior y se remonta desde antes de la era común (Dinastía Han) por el atractivo que ejercía la “Ruta de la Seda” creada en el siglo I antes de la era común, que era una red de rutas comerciales que se iniciaban en China y en cuyo recorrido se intercambiaban productos entre Oriente y Occidente. Se la denominó así por el atractivo que ejercía también el negocio de las sedas. Esta ruta tenía unos 5000 kilómetros de extensión, abarcaba territorios enormes pasando entre otros por Mongolia, Pakistán, Persia, Tayikistán, Uzbekistán, Antioquía en Turquía, Alejandría (Egipto), Kazán (Rusia) y Constantinopla (actualmente Estambul, Turquía) a las puertas de Europa, llegando hasta los reinos hispánicos en el siglo XV, en los confines de Europa y a Somalia y Etiopía en el África oriental.

Es interesante como la historia entrelaza la Ruta de la Seda con los caminos que transitaron los Judíos Radanitas, que eran comerciantes y que hacían intercambios comerciales desde el siglo VII con el Lejano Oriente. Pero no menos cierto es que desde el siglo I antes de la Era común existían judíos que después del exilio de Babilonia tenían relaciones comerciales con el Lejano Oriente, y quizás fueron estos mismos los precursores de la Ruta de la Seda.

El nombre de Judíos Radanitas proviene de una palabra farsí (persa) que se descompone en dos palabras: RA que quiere decir “camino o vía” y DAN que quiere decir ”el que sabe o el que conoce”. Por lo tanto, Radanita quiere decir los conocedores del camino. También existen otras explicaciones de lo que significa Radanitas, pero vemos sin lugar a dudas, que el camino que transitan los judíos en el Lejano Oriente y China, ya sea por motivos de exilio o comerciales, coloca a los judíos en China entre esos territorios. Es como consecuencia del paso de los judíos por China (entre otros territorios) que fundan comunidades judías en esos lugares. En el siglo XIX muchos judíos de diferentes partes del mundo comienzan a comerciar con Hong-Kong, colonia británica en aquella época , Shanghai y Harbin, donde también se encuentran judíos.

En el año 1953, después de cuatro años de la Revolución Comunista en China, los judíos son reconocidos oficialmente como una minoría.

DIFERENTES COMUNIDADES JUDÍAS CHINAS

La historia registra diferentes comunidades judías en China. Las más conocidas son las de  Shanghai, Kaifeng y Harbin. Pero  algunos registros históricos también mencionan comunidades judías en Hangzhou, Ningbo, Taizhou y Ningxia, de las cuales poco se puede saber por carecer de documentación suficiente.

También en el siglo XX, como consecuencia de la Revoluciónes Rusas, tanto la de 1905 como la Revolución Bolchevique en Rusia, en Octubre del año 1917, miles de judíos intelectuales y comerciantes se trasladaron a China, para huír de dichas revoluciones.  Básicamente se establecen en la zona de Manchuria, que está ubicada en el Noreste de China. Mas recientemente, aproximadamente en el año 1938, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial y como consecuencia de la noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht), aproximadamente 17.000 judíos alemanes y austríacos llegan a Shanghai para huír de las persecuciones nazis. De la Comunidad judía de Shanghai me referiré también en este ensayo.

1) COMUNIDAD JUDÍA DE KAIFENG.

El registro mas antiguo de la presencia de judíos en Kaifeng (ciudad en la provincia de Henan, en la República Popular China) se remonta probablemente a la Dinastía Song , que fue una dinastía gobernante que controló la China histórica y el sur de China desde la mitad del siglo X hasta el último cuarto del siglo XIII. Hay referencias de judíos que estaban en esa zona en el siglo X. También hay judíos que vienen desde Babilonia y Persia atraídos por la “Ruta de la Seda” y se instalan en Kaifeng, con la aprobación del emperador chino Tang. Los judíos construyen en el año 1163 una Sinagoga en Kaifeng, y eso se supo tras haberse encontrado 3 tablas con inscripciones. La primera tabla del año 1489 “conmemorando la construcción de dicha Sinagoga” que tenía el nombre de Qingzhen Si.

En esas inscripciones precisamente se relata “la presencia de judíos que llegaron a esta zona desde India entre el siglo II antes de la era común y el siglo II después de la era común, cuando reinaba la dinastía china Han” . Una publicación de AMIA , del 19/1/2012, refiere que “en esas inscripciones están registrados los nombres de 70 judíos con apellidos chinos” ,entre otras cosas.

La segunda tabla datada en el año 1512 se encuentra en la sinagoga Xuanzhang Daojing Si, con detalles de las prácticas religiosas.

La tercera tabla, de 1663, brinda homenaje a la reconstrucción de la sinagoga Qingzhen Si “

Las inscripciones encontradas demuestran que muy probablemente los judíos utilizaban nombres chinos y eran respetados por los chinos y podían seguir sus prácticas. Sin precisar su número, quizás podían existir cerca de 6.000 judíos en esta zona según lo menciona la publicación del 4/2/2018 de Enlace Judío de México. Muy probablemente seguían rituales del Kashrut, porque estos judíos eran conocidos por sus vecinos con el nombre de TIAOJIAOJIN, que quiere decir “la religión que quita el tendón”, lo que confirma la práctica judía de comer alimentos kasher y que tambien tenían los judíos de Kaifeng. Además seguían los rituales de leer la Torá. En las inscripciones del año 1489 hay referencias de que el Emperador Chino Hsiua Tsung recibió regalos de los judíos y el Emperador Chino les dio parcelas para que los judíos se establezcan en esa zona y construyeran una casa de oración.

La sinagoga de la comunidad existió por casi 7 siglos hasta 1854, cuando la ciudad de Kaifeng sufrió una inundación del río Huang He (el río Amarillo) y nunca fue reconstruida.

No tenían vínculos con comunidades judías del exterior y a pesar de que existen algunos registros que fueron siempre vistos como extranjeros y algunas veces discriminados ante la indiferencia de las autoridades, no existieron matanzas ni persecuciones como sufrieron comunidades judías en otras partes del mundo a través de la historia. Es a partir del siglo XVII que comienza la asimilación y la pérdida de la identidad y valores judíos. Los judíos tenían una gran cultura y fueron aceptados para altos cargos del gobierno.

Un  párrafo aparte merece la llamada “Revolución de los Boxer” que comenzó el 20 de Junio de  1900 y que tenían una actitud xenófoba contra todos los extranjeros, incluyendo a los judíos, cristianos y musulmanes. Eran muy nacionalistas, xenófobos y violentos contra todo lo que no fuera la cultura China en todos sus aspectos, ya sea políticos, religiosos, tradiciones, etc. Fueron también llamados los “puños de justicia”. Los extranjeros que estaban en China sufrieron ataques por parte de los “bóxer”.

Los “Bóxer” protestaban por la intervención política y económica de los países occidentales en China. En ese año los “bóxer” asaltan la embajada de Alemania en Pekín, (hoy Beijing) y matan de un disparo al embajador alemán, Clemens August von Ketteler. Las potencias extranjeras enviaron sus tropas organizadas en la llamada Alianza de las Ocho Naciones y existe un período de extrema violencia que termina con la ocupación de China por esas 8 naciones (Alemania, Austria-Hungría, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia) y luego de la derrota de los “Boxer” se firma un tratado humillante para China el 7 de Setiembre de 1901, llamado “Protocolo Boxer”.

Se calcula que en la actualidad pueden haber aproximadamente 1.000 chinos en Kaifeng que son descendientes de esa comunidad judía, pero apenas son 100 los judíos practicantes. Muchos judíos de esa comunidad de Kaifeng emigraron a Israel.

2)COMUNIDAD JUDÍA DE HARBIN

Si bien los orígenes de los judíos en China fueron comentados al principio de este ensayo, los judíos que establecieron la comunidad judía de Harbín provinieron mayoritariamente después de Octubre de 1917 como consecuencia de la Revolución Bolchevique en Rusia y para huír de esos territorios y evitar la expropiación de sus bienes. En Rusia se había construido el tren “transiberiano”, cuyo primer tramo concluyó en el año 1904 y ello hacía que esa zona estuviera desarrollando un progreso económico. Muchos judíos que llegaban a Harbín eran comerciantes pequeños. Ello daba un beneficio doble, que era el de huír de la Revolución Rusa y que se trasladaran a zonas que estaban desarrollándose económicamente por la gran influencia del tren “Transiberiano”. El ferrocarril Transiberiano es una red ferroviaria de carga y pasaje que conecta la Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente ruso hasta el océano Pacífico, además de Mongolia, China y Corea del Norte y forma parte de lo que se denomina la “Nueva Ruta de la Seda”. Para ser más precisos este trayecto del tren “Transiberiano” en esa parte se llama “Trans Manchuriano”.

Al norte de Harbin se encontraba Birobidzhán, donde había un proyecto de Stalin para congregar a los judíos de la URSS en el territorio siberiano, y es por eso que algunos judíos llamaban a Birobidzhán “Jerusalén del Este”.  En la ciudad de Harbin vivieron cerca de 20.000 judíos, y se dice que fue la comunidad judía más grande o una de las más grandes del Lejano Oriente. Esta comunidad judía estuvo activa hasta el año 1963 aproximadamente y es la capital de la provincia china de Heilongjiang y se la conoce como la “Manchuria”. Los judíos vivieron en armonía tanto con los chinos como con los rusos que se encontraban en esa ciudad. Actualmente, prácticamente no hay judíos pero está todavía intacta la Sinagoga y algunos otros edificios que formaban parte de la Comunidad Judía de Harbin. También existieron periódicos en idish. Es interesante resaltar que en esta ciudad vivieron personalidades judías como Joseph Trumpeldor que luego de la guerra Ruso-Japonesa (1905)  y de ser liberado por los japoneses, vivió muchos años en esta ciudad y luego emigró a Israel. También vivieron en esta ciudad los padres de Ehud Olmert, ex Primer Ministro de Israel. En la ciudad de Harbín también está perfectamente cuidado el cementerio judío nuevo, que está separado por una reja del cementerio chino. Este cementerio cuenta también con un cementerio para rusos y otro cementerio para rusos comunistas. El cementerio judío antiguo fue construido en el año 1903 cerca del centro de la ciudad y en el año 1958 trasladan el cementerio antiguo al cementerio nuevo. En el año 1992 con el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Israel y China, comienzan a restaurarse los edificios de la comunidad judía. El 25 de Junio de 2004  Ehud Olmert (ex Primer Ministro de Israel), visita este cementerio porque uno de sus abuelos estaba enterrado allí. Luego de la Creación del Estado de Israel en el año 1948 y de la Revolución Comunista en China en el año 1949, los judíos emigraron casi en su totalidad y mayoritariamente hacia Israel. Otros se fueron también a otros países como Estados Unidos de Norteamérica. Los oficios religiosos judíos se realizaban primeramente en las casas particulares, pero es en el año 1909 que se inaugura la Sinagoga de Harbín. Esta Sinagoga se perdió en un incendio y se reconstruyó en el año 1931. Los registros exponen que hasta el año 1950 funcionaron en esta ciudad cuatro Sinagogas. Actualmente solo dos Sinagogas están en pié. La más grande es la Antigua Sinagoga de Harbin (The Old Synagogue) que incluso cuenta con una sala de conciertos y está mantenida en perfecto estado. Incluso en el primer piso de la Sinagoga se encuentra una foto de la mundialmente conocida pianista argentina Martha Argerich.

Existe también actualmente en pie la segunda Sinagoga llamada Sinagoga Moderna, que fue construída en el año 1921 y funciona allí un Museo Judío y un Museo de Arquitectura. En el segundo piso de esta Sinagoga se encuentra una Menorá gigante y una escultura que recuerda los pogroms que sufrieron los judíos en Rusia. El Museo posee actualmente una galería de judíos famosos del mundo, entre los cuales se encuentran por ejemplo Franz Kafka, Golda Meir, David Ben Gurión, Scholem Aleijem, Milton Friedman, Itzjak Rabin, Karl Marx, Martin Buber, Baruj Spinoza, Sigmund Freud, León Trotsky, Theodor Herzl, Albert Einstein, Steven Spielberg, etc. El Museo Judío de Arquitectura (Heritage Architecture) era el antiguo Hospital Judío, como está señalado en la placa de entrada. En el primer piso se encuentra un bar lujosísimamente decorado donde funcionaba en ese piso el antiguo Hospital Oftalmológico Judío.

3)COMUNIDAD JUDÍA DE SHANGHAI. GUETO DE SHANGHAI.

Existen registros de que desde el siglo XIX existía una pequeña comunidad judía en Shanghai. Posiblemente por la asimilación de los judíos de la ciudad de Kaifeng, emerge una comunidad de judíos en Shanghai que establecen redes comerciales en dicha zona. Muchos de estos judíos eran de origen sefaradí, mas precisamente de Bagdad. Posiblemente el auge comercial de Shanghai obedece entre otras cosas a la apertura de los puertos chinos, luego de las dos guerras del opio del siglo XIX que enfrentaron al Imperio Chino y al Imperio Inglés. También hay una segunda oleada de judíos mas empobrecidos que comienzan a establecerse en Shanghai a partir del año 1905 como consecuencia de las Revoluciones de 1905 y de 1917 en Rusia y de los pogroms que estaban sufriendo. Se calcula que en el año 1930 la población judía de Shanghai era aproximadamente de 5.000 personas, población que alcanza aproximadamente 23.000 judíos como consecuencia de la persecuciones que sufrieron los judíos en Alemania a partir de 1933  (asunción de Hitler como Canciller de Alemania) , de la Noche de los Cristales Rotos en 1938 (Kristallnacht) y de la Segunda Guerra Mundial y que provoca que aproximadamente 17.000 provenientes de  Alemania y Austria se refugien en esa ciudad. Es importante saber que China acogió con mucha generosidad a los inmigrantes en esa ciudad y acogió a inmigrantes que en otros países no fueron autorizados a ingresar. También había judíos que vinieron de Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Polonia y Lituania.

La comunidad judía organiza un “Comité para la Asistencia de Refugiados Judíos Europeos en Shanghai” en el año 1938 y recibe ayuda económica del Comité para la Distribuión Conjunta de New York (Joint Distribution Committee). A fines del año 1939 la mayoría de los judíos de Shanghai necesitaban que se los ayude para comprar alimentos o pagar alquileres de las viviendas. El Comité organiza cinco refugios acondicionados con cuchetas duras y estrechas llamados “Heime” en alemán (Hogares). Se establecen comedores de beneficencia donde iban los judíos a comer. Como resultado de la guera Sino-Japonesa (China y japon), Japon invade a China y esto provoca que fueran reubicados por la “Proclamación Concerniente a la Restricción de Residencia y Negocios de los Refugiados Apátridas por los japoneses” y así se constituye el Gueto de Shanghai, que era un lugar de una milla cuadrada para los Refugiados Apátridas (entre ellos los judíos), en el distrito de Hongoku, uno de los lugares mas pobres y atestados de la Ciudad. El Gueto de Shanghai no fue amurallado. Si bien los refugiados después de la terminación de la Segunda Guerra Mundial abandonaron esa ciudad y se esparcieron por diferentes países del mundo se sentían orgullosos de ser “Sanghaiers” o sea de Shanghai, por la generosidad y buena acogida que tuvieron en dicha Ciudad y nunca olvidaron la ayuda que recibieron del pueblo Chino.

Quedan importantes testimonios culturales de la presencia de la comunidad judía en Shanghai como ser:

-Museo de los Refugiados Judíos de Shanghai. Construído dentro de la Sinagoga en 1927

-Parque Huoshan. Construído en 1917 y lugar de Reunión de los judíos. Los padres de Itzhak Rabin están enterrados aquí.

-Antiguo Club Judío. Establecido en 1911

-Hotel Villa Moller. Construido por el magnate naviero judío sueco Eric Moller en 1936

-Hotel Peace. Construído por el magnate judío Sir Victor Sassoon. Construído en 1929

-Palacio Municipal de los Niños. Construido entre 1918 y 1931 por la familia judía Kadoorie, de Bagdad.

CONCLUSIONES FINALES

Se demuestra una vez más que los judíos a través de toda la historia de la humanidad estuvieron en todos los territorios del mundo, imprimiendo en ellos su cultura y sus valores. El pueblo judío fue perseguido, discriminado, asesinado y vejado de muchísimas maneras. A pesar de que fueron destruidos sus cuerpos, sus obras, sus valores y su cultura siguen alumbrando a toda la humanidad.

Actualmente en China no viven más que un par de miles de judíos, pero el recuerdo del paso del pueblo judío a través de la historia en ese lugar tiene un aroma muy especial. Es el aroma del esfuerzo, de la valentía, de la superación y sobre todo ese aroma destila una melodía de amor a la vida. Somos ese rastro imborrable de la historia que dejaron nuestros antepasados  y que sigue alumbrando con esa fuerza maravillosa la eternidad de la vida.

DR. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-Escritor-Analista Internacional

Fuente: Porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.