Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves octubre 21, 2021

Apaciguamiento israelí y violencia palestina


Los misiles del sistema de defensa Iron Dome interceptan cohetes sobre los cielos de Tel Aviv el 11 de mayo de 2021 (Fuente de la imagen: captura de pantalla del video de las FDI).

Los movimientos conciliadores de Israel durante el Día de Jerusalén tardaron solo unas horas en desencadenar una avalancha de cohetes y misiles desde la Franja de Gaza y disturbios masivos de los árabes israelíes contra sus conciudadanos.

Rara vez los políticos tienen la oportunidad de probar las implicaciones de su política en un día.

En Israel, la tierra de los milagros, tal oportunidad ocurrió del 9 al 10 de mayo, cuando el gobierno israelí y su oficialidad más que dispuesta decidieron en el Día de Jerusalén seguir los pasos del primer ministro británico de la década de 1930, Neville Chamberlain: apaciguamiento total de un implacable enemigo.

Esto comenzó con la aquiescencia del poder judicial, uno que es famoso por no ceder a la presión externa, en la solicitud del Fiscal General de posponer la deliberación de un caso judicial civil sobre el desalojo de residentes árabes de alojamientos ocupados ilegalmente en el barrio de Sheikh Jarrah. en Jerusalén.

Entonces, la Policía israelí decidió cambiar el recorrido de la tradicional procesión festiva en la Ciudad Vieja para no herir las sensibilidades palestinas en el tenso ambiente que reinaba. No contento con la decisión, luego se cambió aboliendo la procesión por completo.

Durante el transcurso del día, también se decidió reaccionar pasivamente al lanzamiento de cohetes / misiles y globos incendiarios de Hamas destinados a consolidar su «protección» de la «Jerusalén árabe».

¿Pero funcionó este apaciguamiento?

A juzgar por los resultados, la política israelí funcionó como el infame discurso de Chamberlain de octubre de 1938 sobre «paz para nuestros tiempos», con la principal diferencia que se necesitaron once meses para poner a prueba la sagacidad de Chamberlain, mientras que la temeridad de los estadistas y funcionarios de Israel se produjo en cuestión de horas.

En lugar de sentirse impresionado por la rama de olivo israelí, Hamás intensificó sus demandas. «Lanzaremos cohetes contra Jerusalén si las fuerzas de ocupación no se retiran de la Puerta de Damasco», advirtió. Como Israel no se acobardó ante esa demanda en particular, algunos misiles cayeron en las colinas de Judea causando daños materiales leves y sin víctimas. Pero en cuestión de horas, el goteo se convirtió en una avalancha en ciudades y pueblos del sur de Israel, matando a dos personas y causando daños materiales.

Los alborotadores árabes en el Monte del Templo tampoco quedaron impresionados por los movimientos conciliadores israelíes, que continuaron con sus violentas “protestas” frente a la mezquita de al-Aqsa.

Mucho más preocupante fue la explosión de violencia entre los ciudadanos árabes de Israel, que recuerda ominosamente los disturbios masivos de esta comunidad tras el estallido de la guerra de terror de Arafat en septiembre de 2000 (eufemizada como la “Intifada al-Aqsa”). En la ciudad de Lod, por ejemplo, el alboroto árabe estaba tan extendido que algunas llamadas a la policía por parte de ciudadanos judíos asediados quedaron sin respuesta durante horas. Enfrentados a situaciones que amenazaban su vida, algunos residentes dispararon al aire contra las turbas árabes que se acercaban rápidamente y, en un caso, dispararon directamente contra los principales alborotadores, lo que resultó en el raro asesinato de un ciudadano judío.

Como dijo un participante en la defensa de su familia y su hogar: «Aspiramos y de hecho logramos una buena vecindad con nuestros vecinos árabes, pero Lod no puede convertirse en otro Kishinev», en alusión al notorio pogrom de 1903 en el que 49 judíos fueron masacrados. Las propiedades judías resultaron dañadas. Inmortalizado en un poema de Haim Nahman Bialik, el «poeta nacional» del movimiento sionista, el pogromo llevó a decenas de miles de judíos a huir de Rusia, pero también impulsó los primeros movimientos en la autodefensa judía organizada.

Esto proporciona una prueba más, si fuera necesaria, que a pesar de toda la fanfarria que recibe entre los políticamente correctos, el apaciguamiento de enemigos implacables e insensibles no funciona. La firmeza y la justicia lo hacen.

Los ciudadanos árabes de Israel y los residentes árabes de Jerusalén deben ser advertidos que, como estado gobernado por la ley y comprometido a garantizar el bienestar y la seguridad de sus ciudadanos, incluida la libertad de culto para todas las religiones, Israel no tolerará el socavamiento masivo del orden público y el imperio de ley. Esto significa, sobre todo, el arresto, el enjuiciamiento y el encarcelamiento de los culpables de violencia contra ciudadanos israelíes y la policía, y de quienes destruyeron, saquearon o dañaron propiedades públicas (y privadas) durante las últimas semanas y, lo más importante, dar a conocer estos arrestos para disuadir un caos similar en el futuro.

En cuanto a los enemigos externos de Israel: Hamas, la Jihad Islámica y Fatah, deben enfrentar todo el peso del poderío militar de Israel, y cuanto antes, mejor. La creencia de que cualquier cosa que no sea una derrota aplastante conducirá a su moderación es tan delirante como el apaciguamiento de Chamberlain a la Alemania nazi.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

 

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com  por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.