Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 5, 2021

Hamas pone a prueba a Israel—y a Biden

El aliado palestino de Irán vuelve a encender su conflicto con el estado judío.


Los yihadistas de Hamas el martes lanzaron contra estado judío, el ataque con cohetes más grande que se recuerde en un sólo día, con cientos de ellos volando hacia Jerusalén y Tel Aviv tanto como hacia los blancos civiles usuales en el sur de Israel. Israel contraatacó en 500 objetivos en Gaza, y esto tiene el potencial para convertirse en un conflicto más grande después de un período relativamente largo de calma en Medio Oriente.

Los ataques de Hamas llegan días después de los disturbios palestinos en Jerusalén, algunos provocados por largas disputas de propiedad en el barrio Sheik Jarrah. Los tribunales israelíes fallaron en favor de los propietarios judíos y contra los arrendatarios palestinos que reclaman derechos a la propiedad que se remontan a la ocupación de Jerusalén oriental por parte de Jordania después de la guerra árabe-israelí de 1948. La audiencia de la Corte Suprema del caso fue dilatada.

Mahmoud Abbas, quien dirige la región de la Margen Occidental palestina adyacente a Jerusalén, ha sido sostenido como un socio negociador moderado para Israel. Sin embargo su partido fomentó la violencia en Jerusalén, transmitiendo que “llamo a todos a aumentar el nivel de confrontación en los próximos días y horas en las tierras palestinas,” de acuerdo con Palestinian Media Watch.

Abbas, de 85 años de edad, quien ha encabezado la Autoridad Palestina desde el 2005 sin presentarse para la reelección, puede querer aumentar la temperatura para compensar la confianza en caída del público hacia su gobierno. Él está en competencia con Hamas y grupos aún más extremistas, a los que él excluyó del poder en la Margen Occidental el mes pasado al posponer una vez más las elecciones. Hamas, que promete la destrucción de Israel, superó los alborotos de Abbas volviendo a encender su confrontación militar.

Las políticas regionales están en funcionamiento también. Hamas es financiado y abastecido por Irán, cuyo Líder Supremo la semana pasada elogió “la sangre pura de los mártires de la Resistencia” en Palestina. El cortejo de la administración Biden a Irán en negociaciones nucleares renovadas se ha encontrado con la escalada huzí contra Arabia Saudita y ahora la escalada de Hamas contra Israel. El régimen puede pensar que cuanto más choquen sus satélites con los aliados de Estados Unidos, más ansioso estará el gobierno estadounidense por hacer concesiones.

La administración Biden tendrá también que resistir la presión de su flanco izquierdo para que distancie a EEUU de un aliado clave involucrado en legítima defensa. El Sen. Bernie Sanders tuiteó el martes que “estamos viendo cómo las acciones irresponsables de extremistas de derecha aliados del gobierno en Jerusalén pueden  escalar rápidamente en guerra devastadora.” Él debe pensar que Israel está disparando esos cohetes contra sus propios civiles.

La Casa Blanca ha dado a la izquierda demócrata prácticamente todo lo que podía esperar desde el Día de la Asunción, pero si hay una cuestión en la cual la administración todavía suena más como la vieja guardia, es en el conflicto israelo-palestino. No ha respaldado la interpretación distorsionada del conflicto por parte de la izquierda como una dicotomía de privilegio y victimismo, con Israel responsable por todo mal.

Esa posición quedará bajo presión si se acumulan las víctimas y aumentan las pasiones. Esperemos que  Biden esté preparado para afirmar que la principal alianza regional de Estados Unidos es más importante que los dictados de la ideología de justicia social.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Marcela Lubczanski

WSJ

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.