Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves octubre 21, 2021

El instinto ilegítimo de deslegitimar a Israel


Hamás está jugando un juego peligroso. La organización terrorista está disparando ilegal e indiscriminadamente cohetes proporcionados por Irán contra centros civiles israelíes. Espera provocar a Israel para que reaccione como lo ha hecho antes: con una acción militar a corto plazo y fulminante de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que deslegitime a Israel mientras fortalece perversamente a Hamás.

La amenaza que emana de Gaza en el sur de Israel ha parecido, hasta la fecha, mucho más manejable que el enorme y altamente sofisticado arsenal de misiles de Hezbolá en su frontera norte. Puede que esto ya no sea así. Los ataques que Israel ha soportado esta última semana son diferentes en intensidad y sofisticación a los anteriores, lo que indica que el arsenal de Hamás es más peligroso que nunca.

Estos acontecimientos pueden llevar a Israel a desechar el libro de jugadas habitual y optar por eliminar la capacidad de Hamás para perpetuar esta amenaza. Y aunque una campaña militar más amplia para lograr este objetivo estratégico desencadenaría casi con toda seguridad una amplia condena internacional, Israel estaría en su derecho, según el derecho internacional, basándose en esta amenaza siempre presente.

La eficacia del sistema de defensa Cúpula de Hierro ha protegido a los civiles israelíes y ha permitido a Israel el espacio estratégico para evitar una ofensiva terrestre mucho más destructiva en Gaza para eliminar la amenaza de Hamás. Sin embargo, la capacidad de la Cúpula de Hierro no es ilimitada, e Israel no puede permitirse el lujo de enfrentarse a una amenaza de misiles de igual magnitud tanto en su frontera sur como en la norte. ¿En qué momento las FDI dirán a los líderes israelíes que destruir la capacidad de Hamás en su origen es la única opción viable para asegurar y defender la nación?

Todo esto nos lleva a cuestiones críticas de derecho internacional: ¿Qué derecho tiene Israel a responder a esta amenaza y qué medidas están justificadas como respuesta? La respuesta es clara: Israel tiene el mismo derecho que toda nación soberana a defenderse de ataques ilegales. Los esfuerzos de Hamás por explotar el explosivo malestar civil en Israel desatando esta andanada de cohetes -presentándose como defensor de los oprimidos y lanzando cohetes contra civiles israelíes como una supuesa muestra de solidaridad en un esfuerzo por ganar la simpatía palestina e internacional- es un acto flagrante de agresión ilegal.

Sin duda, la respuesta israelí debe cumplir con el derecho internacional, y debe incluir la obligación de utilizar sólo medidas proporcionales para defenderse. Pero el derecho internacional no restringe a Israel a una mera respuesta de respuesta por respuesta, sino que es la naturaleza de la amenaza la que dicta qué acciones de autodefensa son necesarias y proporcionales en cualquier escenario. Esto significa que Israel puede estar ya justificado en la determinación de que ha llegado el momento de una campaña militar mucho más amplia para destruir la capacidad de Hamás para futuros ataques.

Los efectos destructivos de los combates, especialmente en zonas urbanas como Gaza, son difíciles de observar sin sentir una profunda compasión por los civiles inocentes atrapados en la refriega. Hamás lo sabe. Hamás también sabe que la atención de los medios de comunicación a esa destrucción no sólo es lógica, sino que es la información más evocadora relacionada con todo el conflicto. El público, al digerir las imágenes de familias muertas y edificios derrumbados en Gaza, concluye instintivamente que Israel actuó sin tener en cuenta la seguridad de los civiles o, lo que es peor, que atacó intencionadamente a los no cmbatientes.

Crear esta percepción pública internacional de Israel como el agresor injustificado e ilegal es el objetivo estratégico de Hamás. Hamás incrusta deliberadamente objetivos militares en los hogares, escuelas, hospitales e incluso en los edificios altos utilizados por los periodistas, porque las víctimas civiles son el arma más valiosa de su arsenal estratégico, un arma empleada para perpetuar la imagen distorsionada de Israel como un Goliat opresivo y brutal. Para Hamás, el combate es el esfuerzo de apoyo a su campaña de información; mientras salga airoso, gana.

Lo que Hamás está explotando es una confusión profundamente arraigada entre la causa y la responsabilidad que permite la difusión de narrativas legales distorsionadas. Los ataques israelíes pueden causar daños y destrucción, pero la responsabilidad del trágico impacto sobre los civiles de Gaza pertenece exclusivamente a Hamás. Esto se debe a que la organización terrorista explota de forma generalizada e ilegal la presencia de civiles para proteger sus objetivos y complicar las decisiones de ataque de las FDI. Y Hamás sabe que, sea cual sea la decisión de ataque que tomen las FDI, gana: Si las FDI actúan con moderación, Hamás obtiene un beneficio táctico, pero si las FDI lanzan el ataque, Hamás obtiene un beneficio de información estratégica al explotar el impacto civil colateral del ataque.

La explotación por parte de Hamás de la incomprensión generalizada del derecho internacional socava la legitimidad del derecho para todas las naciones, no sólo para Israel. Cuando el infractor de la ley se enfrenta a una condena estratégica por cumplirla, mientras que el infractor obtiene recompensas, la eficacia de la ley se ve mermada. Y la ironía es palpable: una de las partes del conflicto -las Fuerzas de Defensa de Israel- trata de mitigar el riesgo para los civiles de Gaza y sus bienes lo mejor posible dadas las circunstancias; la otra parte del conflicto, Hamás, no sólo ataca deliberadamente a los civiles israelíes, sino que expone intencionadamente a sus propios civiles a las consecuencias mortales de las hostilidades que ella misma provoca. En realidad, es Hamás -y sólo Hamás- quien ataca ilegalmente a los civiles. Pero siempre se condena a Israel.

Así que Hamás debería tener cuidado con lo que pide. En algún momento, Israel puede decidir aguantar las críticas internacionales basadas en falsas narraciones fácticas y jurídicas y defenderse como lo harían la mayoría de las naciones respetuosas de la ley: destruyendo la capacidad de Hamás de amenazar a Israel en el futuro. Si eso ocurre, será Hamás la responsable de cualquier sufrimiento trágico que resulte.

Geoffrey S. Corn es el profesor distinguido de derecho de la seguridad nacional Gary A. Kuiper en el South Texas College of Law de Houston, miembro distinguido del Centro Gemunder del Instituto Judío para la Seguridad Nacional de América (JINSA) y teniente coronel retirado del ejército estadounidense. Rachel E. VanLandingham es profesora de Derecho en la Southwestern Law School de Los Ángeles, experta del Gemunder Center y teniente coronel retirado del Ejército del Aire.

NewsWeek
Traducido por Noticias de Israel
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.