Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 16, 2021

El autoodio transparenta carencias personales


A pesar de haber visto posturas antisemitas de muchos de los firmantes de una carta abierta, me siguen sorprendiendo cuando alzan su voz acusadora contra Israel; sin embargo, en cada línea muestran un total desconocimiento de la situación o una perversa voluntad para tergiversar la realidad de los acontecimientos, es decir, algún motivo personal de cada quien, lo que conocemos como autoodio.

Comenzando por el título: “Raíces judías contra el genocidio en Palestina”. Además de la exitosa propaganda, es imposible explicar aquello que se ha popularizado, pero que no va más allá de un eslogan, pues ante los hechos, no se sostiene. ¿Cómo pueden hablar de un genocidio palestino si demográficamente, la población palestina tanto en Gaza como en Judea y Samaria, lo que se conoce como Cisjordania, ha crecido de forma exponencial, ha cuadruplicado su número? Mejor aún, la expectativa de vida ha aumentado significativamente. En contra de lo que ustedes llaman sus raíces, consciente o inconscientemente, mienten.

En el primer párrafo, siguen dándole rienda suelta a una malévola campaña propagandística, reafirmando la farsa del genocidio. Echan mano a su judaísmo o a ser descendientes de judíos, pero y allí está el detalle, por ejemplo, Ernesto Villegas, promotor de esta nefasta empresa, con todo respeto: no se educó ni jamás vivió como judío, por lo tanto, desconoce lo que es ser judío, mucho menos responde a la memoria histórica del pueblo judío y por lo tanto tampoco tiene identidad judía, de manera que nada puede decir en representación de los judíos; o sea, esto no es más que un retorcido anuncio engañoso. Resulta desfachatado argumentar que “Israel ocupa tierras palestinas por medio de la limpieza étnica del territorio desde su fundación en 1948”, pues de esa manera están hablando en los mismos términos de Hamas, equivale a decir que se desmantele al Estado de Israel, porque “ocupa tierras palestinas”; pregunto: ¿Cuáles son las tierras palestinas? ¿Cuándo existió Palestina? ¿Qué límites tenía? ¿Y Jordania, qué país es? Les recuerdo que precisamente el día de su fundación en 1948, Israel enfrentó a cinco ejércitos árabes que vociferaban el lema de echar a los judíos al mar, de qué “limpieza étnica” se puede hablar. Ya que repiten en todo este aciago y calumnioso texto el lema del exterminio, limpieza étnica y genocidio, expliquen el milagro de la multiplicación de los palestinos, ¿cómo pueden crecer demográficamente?

Seguimos con la exigencia que el Consejo de Seguridad promueva negociaciones… Aquí sigo debatiéndome entre definir si tienen mala voluntad o simplemente hablan sin saber. Para negociar la paz se necesitan dos y Hamas que gobierna en Gaza con crueldad, no acepta ningún tipo de negociaciones con los judíos. Les recomiendo que, antes de opinar sobre este asunto, lean la carta fundacional de dicho movimiento terrorista yihadista, texto que explica que su única razón de existir es la destrucción del Estado de Israel para construir sobre sus ruinas un califato. Después, oigan los discursos de sus cabecillas (no puedo llamar líderes a esta sarta de asesinos); ellos no ocultan sus pretensiones y circulan por las redes. A estas alturas me extraña que no hayan pedido que se negocie con el Estado Islámico, Al Qaeda y la Hermandad Musulmana, pues estamos hablando del mismo tipo de corrientes.

Hablan del veto de EEUU en el Consejo de Seguridad como si se tratara de un pecado y les recuerdo que, la República Bolivariana de Venezuela que aparece como lugar de la creación de este libelo, se ha beneficiado del veto de Rusia y China para que no sean votadas una cantidad de resoluciones en su contra. Hacer uso de este argumento es hipócrita y cínico.

Siento pena ajena ante tamaña arrogancia que se trasluce en esta oración: “Como descendientes de judíos, sentimos el deber de manifestarnos contra el avasallamiento y el riesgo de exterminio que el pueblo de Palestina sufre hoy en día. Lo hacemos conscientes de que el Estado de Israel comete estas atrocidades en nombre de los judíos del mundo”. Además de repetir por enésima vez lo que de ningún modo pueden probar, el asunto del exterminio, ahora demuestran una seria confusión digna de la psiquiatría, a lo cual les aclaramos que Israel no hace lo que ustedes creen que hace por ninguno de nosotros. El Estado de Israel, como todo país soberano, es responsable por la seguridad de sus ciudadanos. En este reciente enfrentamiento bélico con Hamas, las ciudades israelíes fueron atacadas por más de 4.400 cohetes y no hubo cientos de muertos israelíes porque Israel diseñó y desarrolló el antimisil “Cúpula de Hierro” que destruyó en el aire el 90% de los cohetes que llegaron a territorio israelí. Además, precisamente por el anhelo de las fuerzas de grupos radicales islámicos de destruir al Estado judío, el gobierno de Israel tuvo el apremio de aplicar una ley sobre la obligatoriedad de cuartos de seguridad en todos los edificios residenciales y en las calles de todas sus ciudades. De hecho, en los parques públicos, los juegos infantiles son al mismo tiempo estancias de seguridad. A ello, se suma la disciplina de los ciudadanos israelíes que, en tiempos de emergencia, cumplen con las normas de seguridad. La frase referida a que Israel “comete estas atrocidades en nombre de los judíos del mundo”, es tan absurda, patética y descabellada que se contrapone a la realidad: la ciudadanía israelí a la que se debe el gobierno de Israel, está compuesta por judíos, pero también por musulmanes, cristianos, drusos, etc. y, les informo que, de los 13 israelíes asesinados por las baterías de cohetes de Hamas, dos de ellos eran israelíes, árabes musulmanes: un señor de unos 50 años y su hija adolescente, de una aldea cercana a la ciudad de Lot, bastante más al norte de las ciudades al sur de Israel que son bombardeadas por Hamas muy seguido. Por cierto, dígannos qué país aceptaría los constantes bombardeos sobre sus ciudades; no creo que exista y de existir, ese gobierno es en extremo irresponsable.

Al igual que los términos vacíos de contenido: “genocidio”, “limpieza étnica”, “exterminio”, también se les da por utilizar sin ningún sentido, “dominación colonial”; a lo cual les pregunto ¿qué territorio ha conquistado Israel? ¿Ha salido de su zona y se ha ido hacia Irán o Arabia Saudita? ¿Ha ocupado territorios en Europa o América Latina? Ustedes, con un lenguaje que maximiza y manipula hablan de unos pocos kilómetros en Judea (de allí venimos los judíos) y Samaria, los cuales constituyen la zona “C” de los Acuerdos de Oslo, que contempla que pasan a ser territorio israelí; las zonas “A” y “B” son palestinas por acuerdo. Israel devolvió toda la península del Sinaí a Egipto a cambio de un acuerdo de paz; revisen los mapas y sólo esa península triplica el territorio israelí; adicionalmente, se abastecía de todo el petróleo para el uso interno israelí.

Por favor, revisen cifras, no hubo “cientos de palestinos asesinados” en esta última operación, claro que les agradezco que no pusieran miles como en anteriores combates. La realidad es que Israel pudo matar a unos 180 militares, con rango, armas y uniforme de Hamas. Hablan de niños palestinos muertos y por supuesto que eso nos duele, pero aclaremos que de los más de 4.400 cohetes que Hamas lanzó contra ciudades israelíes, un 20% no alcanzó territorio israelí y explotó en ciudades gazatíes, desde donde opera Hamas, asesinando a mujeres y niños palestinos, aunque se los achaquen a Israel.

Esto se ha hecho muy largo, busquen información seria acerca de los sucesos de la mezquita del Al Aqsa y, haciendo memoria, esa excusa ha sido usada en numerosas oportunidades, una de las más conocidas y que desató un brutal pogrom, fue en 1929, dirigido por el Mufti Aj Amin Al Husseini. Y ya que culpan a Israel, también busquen lo que es el pogrom del Tik Tok.

Ustedes tratan de adaptar el relato bíblico a los sucesos israelíes y ya que les gusta tanto les dejo una profecía leída en Isaías 51: “No temáis el oprobio del hombre, ni os desalentéis a causa de sus ultrajes”. Sabemos que este conflicto no es por tierras, de haber sido así ya se hubiera resuelto; es obvio que se trata de un asunto religioso. Por último, en todo este desacuerdo hay un aspecto en el que tienen razón: ustedes serían igualmente masacrados como todos los judíos, en la limpieza étnica desplegada por los nazis.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.