Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo junio 6, 2021

La Arena Palestina después de la Operación Guardián de los Muros: Lo que fue no es lo que será


La Operación Guardián de los Muros terminó después de 11 días de combates con un alto el fuego anunciado por Egipto y aceptado por Israel y Hamás. Como en el pasado, y a pesar de las considerables brechas en términos de pérdida de vidas y daños físicos a favor de Israel, Hamás ha logrado presentar una imagen de victoria. Esta vez, sin embargo, parece que este sentimiento se extiende mucho más allá de las fronteras de la Franja de Gaza e incluye a los palestinos en Cisjordania, dentro de Israel y en la diáspora palestina. Hamás se ha ganado la simpatía de muchos públicos en el Medio Oriente e incluso a nivel mundial. En consecuencia, el panorama que ha comenzado a emerger señala un cambio en el equilibrio de poder entre los líderes en la arena palestina y un público palestino que está dispuesto a apoyar la estrategia esbozada por Hamás en esta operación, es decir, vigilando que Israel no cruce líneas rojas alrededor del tema de la Mezquita de Al-Aqsa. Este puede ser el comienzo de un proceso que conducirá a la participación de Hamás en la toma de decisiones, lo que requerirá una revisión de los paradigmas, planes e ideas que han estado durante mucho tiempo en la agenda con referencia a la arena palestina y su liderazgo.

Unos meses después  que la administración Trump ingresara a la Casa Blanca en enero de 2017, y como lección de la Operación Margen Protector en 2014, de la que emergió a golpes y sin sentido de la victoria, Hamás adoptó una estrategia de reconciliación con los Estados Unidos cuyo propósito era el de integrarse en el proceso de toma de decisiones. En octubre de 2017, la organización incluso se ofreció a otorgar a la Autoridad Palestina un control civil total en la Franja de Gaza, una idea que siempre había rechazado. En una amplia entrevista con Al-Jazeera en mayo de 2018, Yahya Sinwar confirmó formalmente esta política, pero estos pasos no trajeron unidad ni acercamiento; por el contrario, la debilidad palestina aumentó. Paradójicamente, los duros golpes que la administración Trump propinó a los palestinos cuando el presidente intentó imponer un plan político que sabía que estos no podían aceptar; los acuerdos de normalización firmados con Israel y los estados árabes, tras la presión del presidente; y la amenaza de Israel de anexar Cisjordania hacia el final de su mandato son lo que impulsaron un acercamiento sin precedentes entre todas las facciones palestinas.

Después de largas discusiones, esto condujo a un acuerdo para celebrar elecciones. Hamás vio las elecciones al Consejo Legislativo Palestino como un elemento central en su estrategia de asociación, e incluso acordó celebrarlas por separado de las elecciones a otras instituciones, lo que dificulta que Abu Mazen mantenga su oposición a las elecciones. Abu Mazen emitió una orden presidencial que lanzó un proceso electoral lleno de esperanzas de cambio. Sin embargo, cuando el 30 de abril de 2021 Abu Mazen canceló las elecciones, Hamás volvió a su antigua estrategia de usar la fuerza. La organización aprovechó la fricción en Al-Aqsa y en el distrito de Sheikh Jarrah que fue incitada por varios elementos, incluido el Movimiento Islámico del Norte en Israel, como combustible para encender las llamas.

Después de la reciente ronda de combates, parece que en términos cognitivos, que son extremadamente importantes para Hamás y para cualquiera que vea en la perseverancia como estrategia de lucha, la organización obtuvo un gran éxito. En el diálogo que se desarrolló en la arena palestina y en la mayor parte del mundo árabe, Hamás fue anunciado, adulado y exaltado. Por el contrario, se burlaron de Abu Mazen por ser irrelevante y estaba a punto de desaparecer. De hecho, Hamás mostró a sus partidarios que era posible, a pesar de la asimetría militar, obligar a la otra parte a reconocer su relevancia. La organización también recibió el aliento de las críticas a Israel en la comunidad internacional por la destrucción y las bajas en la Franja de Gaza durante la operación, incluso de varios legisladores demócratas en el Congreso de los Estados Unidos, y de las numerosas manifestaciones antiisraelíes celebradas en gran escala en ciudades de EE.UU. y Europa. Para Hamás, estas son evidencia de una grieta cada vez mayor en el apoyo a Israel, que durante muchos años parecía incondicional. En las filas de la Unión Europea ha habido llamados a dialogar con Hamás a través de un tercero; Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ve un proceso político israelo-palestino como una condición para la reconstrucción de Gaza; y mientras el presidente Biden busca dialogar con los elementos moderados en la arena palestina, también anunció que Estados Unidos estaba comprometido con la reconstrucción de la Franja. Estos acontecimientos muestran el creciente estatus en la agenda internacional de la cuestión palestina, que durante la administración Trump fue descrita por algunos como “un hueso atascado en la garganta árabe”, en un contexto de creciente integración de Israel en el Medio Oriente y la integración de Ciudadanos israelíes palestinos en el espacio civil israelí.

Hamás también ha presentado la destrucción en la Franja causada por Israel como relativamente menor, en comparación con el enorme logro cognitivo. La población de Gaza, que en el conflicto anterior señaló con el dedo acusador a Hamás, no lo ha hecho esta vez. El espíritu de la victoria prevalece y en la actualidad anula las expresiones de crítica. El hecho  que el número de víctimas mortales sea relativamente pequeño también sirve a los líderes de Hamás, que lo afirman como prueba de su mejor desempeño militar. Por supuesto, no atribuyen esto a la precaución adoptada por Israel, aunque a menudo mencionan que los residentes de los edificios destruidos recibieron advertencias de evacuar antes de ser atacados.

Hasta que haya otro movimiento en la arena con una influencia comparable a Guardian de los Muros, estos desarrollos proyectarán a Hamás como un elemento que ya no puede ser ignorado, particularmente cuando ahora se lo percibe internamente como más legítimo que la Autoridad Palestina liderada por Fatah. Aunque Abu Mazen fue quien puso a Jerusalén en los titulares cuando afirmó, en respuesta a la negativa de Israel a permitir que las elecciones se llevarán a cabo en Jerusalén, que no habría elecciones sin sus residentes palestinos, ahora anticipa que los residentes de la ciudad lo harán. Las críticas a Abu Mazen desde Jerusalén del Este resuenan en toda Cisjordania, con llamamientos para expulsarlo a él y a sus asociados, acusados ​​de traición. Los líderes de Hamás han añadido aceite al fuego al presentar sus logros como el comienzo de un proceso “renovado” de liberación.

Los aparatos de seguridad palestinos siguen siendo leales a Abu Mazen y han logrado contener la zona y evitar una propagación incontrolada de protestas. Sin embargo, es dudoso que puedan continuar haciéndolo durante mucho tiempo si no hay indicios de reformas políticas o de un proceso que devuelva la cuestión palestina al centro del escenario con una definición actualizada del equilibrio de fuerzas internas. Ahora que el estatus de Abu Mazen ha decaído y las acusaciones de corrupción son objeto de un debate público ruidoso, es cada vez más difícil que los aparatos de seguridad funcionen. La Autoridad Palestina todavía puede contar con los cimientos que se construyeron durante los primeros siete años del gobierno de Abu Mazen, cuando Salam Fayyad era primer ministro, y que hasta ahora se mantienen estables. Estos son activos que Hamás no tiene y no tendrá en el futuro previsible a menos que la organización cambie su enfoque político. Un activo, por ejemplo, es la extensa red internacional de la Autoridad Palestina bajo Abu Mazen, que los convierte en la única dirección para todos los asuntos en el contexto palestino y aporta las finanzas necesarias para administrar la vida diaria en el espacio palestino. El segundo es la relación entre la Autoridad Palestina e Israel, según la definición de los Acuerdos de Oslo, con una estrecha coordinación de seguridad durante más de 16 años que ha contribuido enormemente a la estabilidad y creado empleo y seguridad económica. El tercero es el contacto económico entre la Autoridad Palestina e Israel, que emplea a muchos palestinos, proporciona un mercado para los bienes palestinos y es la principal fuente de necesidades en el comercio, la economía y la atención médica. Otro factor que mantiene la estabilidad y trabaja a favor de la Autoridad Palestina es la dificultad de Hamás y otros grupos políticos del Islam en el mundo árabe para ganarse la confianza de las élites burguesas, educadas y seculares, para quienes el nacionalismo más que la religión es la base de su identidad y que ejercen influencia en la toma de decisiones. Estas élites trabajan para deslegitimar los movimientos islámicos que buscan ganar poder, como Hamás.

¿Esta combinación de factores servirá para mantener la estabilidad de la Autoridad Palestina, o la erosión en el estado de la Autoridad Palestina y Fatah, estimulada aún más por el apoyo que actualmente disfruta Hamás, eventualmente afectará la actividad de los aparatos de seguridad palestinos? Parece que sin reformas reales y un cambio en el liderazgo de la Autoridad Palestina, Fatah, la Autoridad Palestina y el movimiento nacional palestino en su conjunto tendrán dificultades para conservar su posición como únicos representantes y líderes de los asuntos palestinos. Hoy, sin embargo, el problema parece centrarse en el propio Abu Mazen y no en la organización que dirige. Las reformas necesarias exigen el fin de su presidencia, pero es muy dudoso que renuncie.

En estas circunstancias, Israel debe reevaluar su política con la Autoridad Palestina y Abu Mazen, y decidir si está preparado para aceptar a Hamás como una alternativa y, de no ser así, cómo se puede prevenir el continuo aumento de la organización. Aparentemente, existe la necesidad de un amplio movimiento regional/interárabe e internacional para apoyar las reformas y la rehabilitación de la Autoridad Palestina y Fatah. El regreso de Salam Fayyad como primer ministro, conocido como un líder que combate la corrupción, aliviaría algunas de las críticas a Abu Mazen. La política de Israel de separar la Franja de Gaza de Cisjordania también requiere un nuevo examen, particularmente en vista de la conexión que Hamás ha creado con Cisjordania. ¿Es esta conexión inevitable? Y si es así, ¿Qué se puede hacer para evitar que se convierta en una carga para Israel?

En el plazo inmediato, la medida más deseable sería una reunión entre los líderes israelíes y de la Autoridad Palestina, para reactivar los lazos y mejorar la vida diaria en la arena palestina. Una declaración conjunta sobre la validez de la idea de los dos estados y el reconocimiento de la otra parte como socio para las conversaciones sería un paso en la dirección correcta. Entonces, ambas partes tendrán que ocuparse de los problemas urgentes para evitar fricciones y estallidos violentos. Las medidas que ayudarían a reducir la tensión, particularmente en Jerusalén, incluyen posponer el desalojo de las familias palestinas en Sheikh Jarrah, llegar a un entendimiento sobre el Monte del Templo y alentar un diálogo entre los líderes de las tres religiones que tienen presencia en la parte oriental de la ciudad.

Traducido por  Hatzadhasheni.com -Porisrael.org
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.