Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 26, 2021

Restitución del Holocausto: para Polonia, “nada es demasiado”

La nueva legislación del Parlamento de Varsovia haría imposible que los reclamantes judíos o sus descendientes recuperen o sean compensados ​​por lo que les quitaron en Polonia


Pongamos todo sobre la mesa.

Antes del Holocausto, Polonia albergaba a más de tres millones de judíos y era una de las comunidades judías más grandes del mundo. Sin embargo, la mayoría de los judíos polacos fueron asesinados en guetos, campos de concentración y campos de exterminio administrados por Alemania en la Polonia ocupada, incluido Auschwitz-Birkenau, el más grande de los centros de exterminio nazis.

Durante el pasado fin de semana, el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki prometió que su país no pagará restitución a los sobrevivientes del Holocausto por los crímenes alemanes cometidos contra ellos en su territorio durante la Segunda Guerra Mundial.

Habló después de que la Cámara Baja del Parlamento de Polonia, el Sejm, aprobara un proyecto de ley que introduce un plazo de prescripción de 30 años para las reclamaciones de restitución de propiedad, lo que hace que ninguna de las reclamaciones de la era del Holocausto sean elegibles. “Solo puedo decir que mientras yo sea primer ministro Polonia no pagará por los crímenes alemanes. Ni un zloty, ni un euro, ni un dólar”, dijo Morawiecki.

Familia-judía-polaca holocausto

Las familias judías Schwartz y Sylberberd durante una cena de Purim en Polonia, 1939. Los nazis diseñaron y ejecutaron el Holocausto, pero muchos polacos no judíos, así como el gobierno comunista, se apropiaron de los bienes de los judíos. A diferencia de muchos países europeos, Polonia es reacia a cualquier tipo de reconocimiento de sus culpas
(Foto: Yad Vashem)

Si bien la mayoría de los países poscomunistas han tratado de corregir los errores históricos y abordar el problema del robo de propiedad judía de la era del Holocausto, Polonia se ha quedado atrás, afirmando que fueron los alemanes, no ellos, los únicos responsables de las atrocidades contra los judíos en el Holocausto.

De hecho, en 2017 Varsovia promulgó una ley que prohíbe acusar a Polonia o al pueblo polaco de ser responsables de la Segunda Guerra Mundial o el Holocausto. Muchos funcionarios israelíes condenaron la ley, incluido el presidente Reuven Rivlin, quien dijo que Polonia y los polacos “participaron en el exterminio” de los judíos en la Shoá.

La nueva legislación del Sejm hará imposible que los demandantes judíos o sus descendientes recuperen o sean compensados por lo que les quitaron en Polonia.

El canciller Yair Lapid criticó rápida y correctamente la ley, y su afrenta al Estado judío y a las familias de las víctimas que perecieron en suelo polaco. “Ninguna ley cambiará la historia”, dijo Lapid. “La ley polaca es inmoral y dañará gravemente las relaciones entre nuestros países. Israel será un bastión que protegerá la memoria del Holocausto y la dignidad de los sobrevivientes y sus propiedades. Polonia, en cuyo terreno millones de judíos fueron asesinados, sabe lo que debe hacer”, agregó.

El domingo, la brecha entre Israel y Polonia, que ha ido en aumento desde la legislación de 2017, se amplió cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalén convocó al embajador de Polonia, Mark Magierowski, para expresar su descontento por el proyecto de ley. “Este no es un diálogo histórico sobre la responsabilidad por el Holocausto; más bien, es un deber moral de Polonia hacia sus antiguos ciudadanos, cuyas propiedades fueron confiscadas durante el Holocausto y bajo el régimen comunista”, afirma Alon Bar, jefe del Departamento Estratégico-Político del Ministerio de Relaciones Exteriores.

A su vez, Varsovia convocó a Tal Ben-Ari Yaalon, encargado de negocios de Israel, para criticar lo que calificaron como “intervención en los asuntos internos de un Estado extranjero” por parte de Israel.

“Los polacos, como los judíos, fueron víctimas de terribles crímenes alemanes”, tuiteó el propulsor del proyecto de ley, el viceministro de Relaciones Exteriores Pawel Jablonski. “La ley aprobada en el Sejm protege a las víctimas de estos delitos y sus herederos contra el fraude y el abuso”.

Polonia puede justificar el proyecto de ley como quiera, pero su descarado intento de acumular otra injusticia sobre los millones de muertos en su suelo durante el Holocausto es nada menos que escandaloso

¿Es esto solo un asunto interno, o una negación flagrante de haber formado parte de uno de los eventos más oscuros de la historia?

Polonia puede justificar el proyecto de ley como quiera, pero su descarado intento de acumular otra injusticia sobre los millones de muertos en su suelo durante el Holocausto es nada menos que escandaloso. La respuesta de Israel no solo está justificada, sino que, como representante de los judíos del mundo, es imperativa. Y nada menos que Estados Unidos respalda la posición israelí. “La decisión del parlamento de Polonia fue un paso en la dirección equivocada. Instamos a Polonia a que no permita avanzar esa legislación”, escribió el viernes el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, en un tuit.

Como afirma el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder, las acciones de Polonia al aprobar el proyecto de ley son “una bofetada en la cara a lo que queda de los judíos polacos y los sobrevivientes de la brutalidad nazi”.

Esta legislación polaca debe detenerse, ya sea a través de la presión internacional o porque el liderazgo polaco se dé cuenta de que su aprobación agregará otra dimensión al inconmensurable sufrimiento padecido por los judíos durante el Holocausto.

 

Traducido para Nuevo Mundo Israelita de Caracas por  Sami Rozenbaum

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.