Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes noviembre 29, 2021

A un año de la desaparición del rabino Steinzaltz, un gigante del espíritu y la acción

Se cumple un año del fallecimiento del rabino Adin Even Israel Steinsaltz. La revista "Time" lo calificó como un genio que aflora una vez entre millones; otros lo consideran único en su generación.


El rabino Adín Steinsaltz, de cuyo fallecimiento se cumple un año.
(Gentileza)
Su historia es casi de película. Su padre judío comunista israelí lo envió a estudiar en un colegio de la rama estatal religiosa en Israel, con el propósito de que sea laico pero no un ignorante en lo relativo a la tradición judía.Sin embargo, a una edad muy joven optó por la opción religiosa aunque totalmente insertado en el mundo de hoy.
Intelectualmente fue un hombre brillante. Antes de cumplir 20 años dirigió una revista que fue cálidamente elogiada por Samuel Hugo Bergman –primer rector de la Universidad de Jerusalem– y una vez cumplidos los 20 años comenzó a impartir lecciones de judaísmo.A los 23 años ya dirigía un colegio en Israel.
Su quehacer creativo fue impresionante. Escribió más de 400 libros, de los cuales se vendieron casi 5 millones de ejemplares. Fue igualmente autor de 2 novelas de espionaje, dos libros de ciencia ficción, tres obras de teatro y decenas de poesías.Sus obras se tradujeron a 13 idiomas: inglés, francés, español, portugués, italiano, holandés, sueco, alemán, persa, chino, ruso, taiwanés y polaco.
El propósito que lo animaba fue claro e inequívoco. Ante la crececiente desjudaización e ignorancia de las fuentes judías, ante la dificultad de entender toitalmente textos de miles años, procuró transmitir la tradición judía mediante una semántica accesible, clara, acompañada de enjundiosas exégesis e interpretaciones y que a la vez respondan a las inquietudes del hombre en el mundo moderno.
Su obra monumental fue una novedosa presentación del Talmud de Babilonia, en una tarea que abarcó 2.711 páginas, obra que comenzó en el año 1965 y culminó en el año 2010, o sea que insumió 45 años.
El Talmud conforma la colección de tratados de la tradición oral judía. Obra de sabiduría por excelencia, sus enseñananzas pasaron intactas de maestros a alumnos, de generación en generación por más de 3.000 años. Abarca prácticamente la totalidad de los espacios del quehacer humano y en los que igualmente afloran las diferentes posturas y aproximaciones de los sabios judíos.
Su obra monumental fue una novedosa presentación del Talmud de Babilonia, en una tarea que abarcó 2.711 páginas, obra que comenzó en el año 1965 y culminó en el año 2010, o sea que insumió 45 años.
En la historia judía surgieron el Talmud Jerosolomitano, de menor peso y gravitación en la tradición, y el Talmud Babilónico en tanto pieza fundamental de la tradición judía, ya que recoge la gran mayoría de su tradición oral, el más estudiado, habida cuenta que de él se desprenden normas fundamentales del judaísmo.
La edición del Talmud Babilónico por parte del rabino Steinsaltz configuró una genuina revolución. Ante todo, se imprimió con una tipografía más grande y cómoda para la lectura que las ediciones comunes, puntualizadas para facilitar su mejor comprensión (recuérdese que se trata de textos elaborados en idioma hebreo y arameo), acompañada de ilustraciones pertinentes y de nuevas exégesis que se incorporaron a las ya existentes, de tal suerte que una página del Talmud en la edición tradicional equivale a cuatro páginas en el Talmud elaborado por el rabino Steinsaltz.
Este impresionante emprendimiento, editado originalmente en hebreo, ya fue totalmente traducido al inglés y ya ha comenzado a traducirse al francés . Confiemos que otro tanto suceda con su versión española.
Pauta de su trascendencia e impacto lo aporta el testimonio del excelente escritor israelí Jaim Beer. Educado en la corriente estatal religiosa de Israel, confesó que durante sus estudios en la educación secundaria, el Talmud era una genuina amenaza, imposible de entender y acceder, un texto confuso e impenetrable.

Steinsaltz Papa Francisco

El rabino Adin Steinsaltz con el Papa Francisco.
(AFP)
El cuadro y la frustración se agravaron cuando intentó sin éxito ayudar a sus dos hijos en la lectura y estudio del Talmud y cumplir su deber de padre. Estoy aludiendo a una persona inteligente, culta y educada en los espacios de la Ortodoxia Judía Moderna de Israel.
La aparición del Talmud Babilónico del rabino Steinzalz le permitió a Jaim Beer acceder plenamente al Talmud luego de largos años de frustación, entender todo tópico sin mayor problema y cumplir finalmente su deber de padre.
El Talmud es un texto fundamental en la tradición judía, imposible entender plenamente la Biblia Hebrea sin este compendio; hay quienes sostienen que es el texto principal de la tradición judía.
Este emprendimiento configura un aporte por demás relevante a la sociedad israelí.Según tengo entendido, en el pasado la educación laica en Israel ignoró o minimizó la enseñanza del Talmud, partiendo de la premisa sionista de la negación de la Diáspora. Estimo que en este espacio se deslizó un error fundamental. Un tópico es la negación diáspórica en tanto opción para normalizar al pueblo judío y asegurar su existencia, pero algo completamente distinto es la creación judía diaspórica de casi dos mil años. Paradojalmente desde filas del sionismo laico se ignoró, a título de ejemplo, la rica literatura en idioma ydish que es en esencia básicamente secular si se analiza la creación de sus más conspicuos representantes.
El Talmud es un texto fundamental en la tradición judía, imposible entender plenamente la Biblia Hebrea sin este compendio; hay quienes sostienen que es el texto principal de la tradición judía.
Por su jerarquía intelectual, humana y trascendencia de su obra, el prestigio del rabino Steinsaltz trascendió fronteras e identidades. Por ello no es de extrañar que en Israel se haya hecho acreedor al Premio de las Ciencias Judaicas (1998), a la Condecoración de la Presidencia de Israel (2012) y a la calidad de ciudadano ilustre por la Municipalidad de Jerusalem (2017). Paralelamente, recibió el título de Doctor Honoris Causa por parte del Instituto Científico Weizmann (Israel), la Universidad de Bar Ilán (Israel), la Universidad Ben Gurión (Israel), la Universidad de Florida (USA), la Universidad de Brandeis (USA) y la Yeshiva University (USA).
El escritor israelí Jaim Beer, mencionado anteriormente, señaló que –al igual que en la historia judía se invoca la generación de Maimónides– de igual modo cuando en el futuro se aluda a nuestra época se hablará » de los días del rabino Steinsaltz».
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.