Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado noviembre 27, 2021

Aprendiendo lecciones de la conferencia antisemita de Durban


En 2001, Durban fue sede de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia patrocinada por la ONU, pero a pesar de su nombre, se convirtió en una reunión para el antisemitismo.

“Si el 11 de septiembre fue la Kristallnacht del terror”, escribió el distinguido profesor canadiense Irwin Cotler, “entonces Durban fue el Mein Kampf”.

A finales de agosto y principios de septiembre de 2001, miles de personas se reunieron en Durban, Sudáfrica, para la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia patrocinada por la ONU. El nombre de la conferencia era prometedor, pero los resultados, al igual que los ataques terroristas contra Estados Unidos sólo tres días después, el 11 de septiembre, se han prolongado durante los últimos 20 años.

En el marco de dos décadas desde la conferencia de Durban, NGO Monitor, con sede en Jerusalén, un instituto de investigación independiente que publica análisis sobre organizaciones no gubernamentales (ONG), sus patrocinadores y otras partes interesadas en el contexto del conflicto árabe-israelí, organizó un evento en línea el miércoles 23 de junio. El evento, “20 años de secuestro de los derechos humanos: el impacto duradero de Durban”, reunió a expertos “que discutieron la influencia duradera de la conferencia original de Durban y la campaña de las ONG para deslegitimar a Israel”.

Entre los participantes del evento se encontraban el fundador y presidente de NGO Monitor y profesor emérito de la Universidad de Bar-Ilan, Gerald M. Steinberg; Prof. Cotler, ex miembro del parlamento de Canadá, ministro de justicia y fiscal general; La asesora legal de NGO Monitor Anne Herzberg; El embajador Ron Prosor; y Aviva Raz-Shechter, ex representante permanente de Israel ante las Naciones Unidas en Ginebra.

Hace veinte años, 1.500 ONG se reunieron en el Foro de ONG de la conferencia en Durban. Durante el proceso, las ONG lanzaron una estrategia para aislar a Israel mediante boicots, ataques legales y acusaciones de apartheid. Al inaugurar el evento en línea que conmemora la conferencia, Steinberg dijo: “Durban se convirtió en el símbolo más potente de odio organizado contra Israel como el estado-nación del pueblo judío”.

En una entrevista con The Jerusalem Post, Steinberg recordó los eventos de la conferencia y el impacto duradero que ha tenido en los 20 años transcurridos desde entonces. Señaló que versiones más pequeñas de la conferencia de Durban, con un sesgo antiisraelí similar, se habían llevado a cabo en otros lugares en el pasado, pero la conferencia de Durban fue mucho más grande y significativa, con la asistencia de más de 5,000 personas y 1,500 organizaciones no gubernamentales grandes de renombre internacional como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y FIDH, una organización francesa de derechos humanos, marcaron la pauta en Durban con su personal altamente organizado y profesional que envió una corriente de propaganda antiisraelí durante toda la conferencia.

Human Rights Watch, dijo Steinberg, se destacó como la organización más activa e impidió que los oradores identificados con el sionismo y con Israel hablaran.

Las actividades fuera de la conferencia, explicó Steinberg, como la organización de marchas antiisraelíes, fueron organizadas por ONG sudafricanas vinculadas a la OLP y otras organizaciones palestinas. Asimismo, la distribución de materiales antisemitas, incluidas copias de los notorios Protocolos de los Ancianos de Sión, camisetas adornadas con una esvástica y una estrella de David, y carteles que proclamaban “Si solo Hitler hubiera ganado”, fue organizada por las mismas ONG.

“El Foro de ONG’s”, señaló Steinberg, “adoptó una declaración final sin espacio para la disidencia. El plan de acción”, explicó, especificaba “el completo aislamiento internacional de Israel como un estado de apartheid”. Steinberg señaló que estas ONG han continuado sus esfuerzos antiisraelíes durante los últimos 20 años.

“Podemos verlo en las actividades de Human Rights Watch”, dijo, refiriéndose a un informe reciente elaborado por el grupo que sostiene que las políticas de Israel hacia la población palestina en Cisjordania, la Franja de Gaza e Israel cumplen con las definiciones de apartheid y persecución, utilizando la palabra “apartheid” 200 veces en su informe. Agregó que la conferencia de ONG de Durban estableció el marco del movimiento BDS, que promueve boicots, desinversiones y sanciones económicas contra Israel.

Steinberg también señaló que la conferencia de Durban se dedicó formalmente en parte a la victoria sobre el régimen del apartheid en Sudáfrica. En ese sentido, explicó, las ONG utilizaron conscientemente los mismos mecanismos utilizados en Sudáfrica, como los boicots, contra Israel.

“De ahí es de donde proviene el BDS”, dijo Steinberg. Agregó que los marcos legales internacionales utilizados contra Sudáfrica durante el período del apartheid también se usaron contra Israel, otra táctica que continúa hasta el día de hoy, con acusaciones contra Israel por presuntos crímenes de guerra que se presentan ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Steinberg explicó que el plan de acción de las ONG de Durban se está implementando todos los días. “Las venenosas ‘semanas del apartheid en Israel’ con las mismas ONG y sus lemas antiisraelíes son eventos anuales en los campus universitarios, que incitan a los ataques contra estudiantes e instituciones judíos. Bajo las banderas de interseccionalidad y solidaridad, y agregando el término ‘supremacía judía’, los ataques antisemitas están en los niveles más altos desde el fin del Holocausto”, dijo. Además, la intensidad de estos ataques ha aumentado y se ha generalizado con la llegada de las redes sociales.

El tono antisemita y antiisraelí de la conferencia de Durban se planeó cuidadosamente, señaló Steinberg, y las personas que prestaron atención a los detalles estaban al tanto de lo que se avecinaba. Además, el mismo hecho de que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, el organizador anfitrión, celebró su conferencia preparatoria en Teherán en julio de 2001, donde se planificaron muchos de los detalles de la conferencia de Durban, dejó en claro que la conferencia sería fundamentalmente anti-Israel y un evento antisemita.

Explicó que, hasta ese momento, las ONG tenían una reputación muy positiva y se suponía que eran políticamente neutrales. Los acontecimientos de Durban demostraron lo contrario. “Como académico”, dijo el profesor Steinberg, “me di cuenta de que no había una investigación centrada en el papel de las ONG. Nadie los estaba evaluando”.

NGO Monitor, bajo la dirección de Steinberg, nació y comenzó a preparar informes centrados en las actividades de las ONG antiisraelíes. Lo que inicialmente comenzó como un pequeño proyecto se convirtió en un instituto de investigación único y ampliamente respetado. NGO Monitor publica investigaciones basadas en hechos y análisis independientes sobre organizaciones y sus patrocinadores con el fin de promover la transparencia y la rendición de cuentas de las ONG de derechos humanos.

Durante los últimos 20 años, la investigación de NGO Monitor ha llevado a recortes de al menos $ 72 millones en fondos para ONG que promueven el BDS y el antisemitismo o que tienen vínculos con grupos terroristas. También ha habido un cambio significativo en el enfoque de los gobiernos europeos y de otros gobiernos hacia la financiación de las ONG, ya que han introducido procedimientos de investigación y directrices de financiación, en contraste con la adopción automática de estas organizaciones, conocida como el “efecto halo” de las ONG.

Es importante comprender no solo lo que están haciendo las ONG antiisraelíes, sino también lo que las motiva. Steinberg sugiere que la respuesta está en su fuerte ideología política, que defiende una perspectiva anti-occidental y poscolonialista.

“Israel, en su opinión, es una extensión moderna del colonialismo occidental de los siglos XVIII y XIX. No se trata solo de la cuestión de los “territorios ocupados”. La comunidad de ONG apunta a Israel per se como un implante occidental en el Medio Oriente. Los palestinos no son culpables de violaciones de derechos humanos porque son víctimas por definición. Eso está integrado en el credo de las ONG”, explicó.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU está planeando una conferencia en septiembre de 2021 para “celebrar” el aniversario de Durban. Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido y Hungría han anunciado que boicotearán el evento. Sin embargo, numerosas ONG antiisraelíes y antisemitas ya están haciendo campaña para revivir la agenda de Durban en la conferencia planeada. En esta y muchas otras áreas, el trabajo de NGO Monitor continúa en el futuro previsible.

Sin embargo, puede haber margen para un poco de optimismo. Hablando en el evento en línea de NGO Monitor, el Embajador Prosor, exrepresentante permanente de Israel ante las Naciones Unidas y director del Instituto de Diplomacia Abba Eban, observó: “Vemos más y más países que están comenzando a moverse y vemos a Israel en la región como parte de la solución y no solo parte del problema. Hay mucho respeto por lo que hace Israel, y tenemos que llamar más la atención del mundo sobre eso”.

 

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.