Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 24, 2021

Israel es líder mundial en producir lácteos sin usar vacas

BioMilk, ReMilk, Imagindairy y Fantastic Farms desarrollan leche real y proteínas en laboratorio sin dañar a los animales ni al medio ambiente


Leche. Foto: Pixabay

Apenas el 3 por ciento de los consumidores globales se identifican a sí mismos como veganos pero los productos alternativos basados en plantas representan cerca del 15 por ciento de las ventas de leche en todo el mundo.

¿Qué es lo que impulsa a este mercado en crecimiento? Los que conocer la industria coinciden en que el principal factor impulsor son los flexitarianos.

Estos son individuos que buscan reducir sin elimina el consumo de productos animales. Se preocupan por su salud pero también por el sufrimiento y el daño ambiental causado por la cría de animales.

En la actualidad, el flexitarianismo es el grupo demográfico dietético de más rápido crecimiento pero los flexitarianos no aman del todo la leche y el queso vegetal.

No es solo que el sabor difiere del de la leche de vaca sino que, por ejemplo, las leches vegetales no forman una espuma perfecta para el capuchino.

De ese modo, innovadores en tecnología de alimentos como Imagindairy, ReMilk, BioMilk y Fantastic Farms de Israel cultivan leche o fermentan proteínas lácteas a partir de células o genes bovinos.

Leche real sin vacas

En 2015 La compañía Perfect Day de California fue pionera en la producción de proteínas de la lecha poco antes del nacimiento de la incubadora alimentaria israelí The Kitchen Food-Tech Hub financiada por el gigante de alimentos Strauss.

Una de las primeras empresas de la cartera en acceder a The Kitchen fue la startup Aleph Farms de carne cultivada.
Según Jonathan Berger, director ejecutivo de The Kitchen, en ese momento los productos lácteos cultivados no parecían tecnológica ni económicamente viables. Y tampoco había un notorio de consumidores o inversores.

Unos años más tarde, todo cambió.

Jonathan Berger, director ejecutivo de The Kitchen. Foto de Tal Shachar

“Vimos que las capacidades del sector de la carne cultivada se movían hacia otras industrias Y notamos que Perfect Day era un modelo creíble para los inversores. Eso nos dio el valor de invertir nuestro dinero en algo tan poco convencional como la leche de verdad sin vacas”, le contó Berger a ISRAEL21c en Español.

En 2020, Berger y sus socias hallaron la tecnología adecuada y empezar a armar Imagindairy, una empresa que desarrollando proteínas de suero y caseína a través de la fermentación de precisión de la levadura.

“El uso de estas proteínas en productos como el queso o el yogur ofrecería todos los valores nutricionales importantes de la leche de vaca, el mismo sabor, aroma y textura, pero sin hacer sufrir a los animales ni dañar el medio ambiente”, indicó Tamir Tuller, cofundador de la compañía.

El equipo de Imagindairy. Foto cortesía de The Kitchen

El futuro de la leche

¿Por qué Strauss, cuya cartera de productos es principalmente lácteos a base de vacas, invierte en lácteos producidos a partir de levadura o vegetales?

“Ese enfoque la da a la empresa un acceso al futuro lácteo. La leche de vaca crece año tras año pero la no láctea está creciendo mucho más. En ese sentido, entendemos que hay que invertir en nuevas empresas alternativas y ofrecerles nuestro conocimiento de la industria láctea”, declaró la portavoz de Strauss, Gali Fried.

La compañía también fue un inversor de semillas en Fantastic Farms, diseña plantas para producir proteínas de la leche mientras opera en modo silencioso en la incubadora PentaLab.

Los hermanos cofundadores de Fantastic Farms, Aviel y Dan Even, tienen vasta experiencia en investigación en genética vegetal y biología animal. Estudiaron en la Universidad de Tel Aviv y el Instituto de Ciencias Weizmann.

“Nuestro enfoque permite una ampliación y producción de productos lácteos accesibles. El objetivo es mejorar el mundo al reducir el daño devastador de la cría de animales sin comprometer el sabor original de los productos”, le dijo Aviel Even a ISRAEL21c.

Científicos de ReMilk trabajan en la fermentación de proteínas de la leche. Foto de Tal Zelicovitch

Tnuva y Tara -otros dos gigantes lácteos israelíes- y la compañía local de bebidas Tempo son inversores estratégicos en ReMilk junto con la empresa láctea alemana Hochland.

“Las proteínas terapéuticas son de alto valor y son producidas en pequeñas cantidades. El objetivo es producir grandes cantidades de proteínas lácteas a un costo lo suficientemente bajo como para competir con los productos lácteos reales”, explicó Jason Rosenberg, director de desarrollo comercial de ReMilk.

El ejecutivo indicó que ReMilk produjo con éxito las proteínas de la leche y los productos que las utilizan y que su siguiente paso es la ampliación .

El equipo de ReMilk en Rehovot. Foto: Tal Zelicovitch.

Además, Rosenberg señaló que ReMilk y sus competidores buscan el éxito mutuo. “La idea común es que el sector de la carne, los lácteos y los mariscos en Israel sean cultivados es un ecosistema extremadamente colaborativo. Compartimos conocimientos y nos ayudamos mutuamente a abordar problemas regulatorios y de sustentabilidad. Es algo emocionante”, añadió.

Leche cultivada de vaca y materna

La leche de vaca cultivada de la startup BioMilk de Israel apunta a una ampliación industrial para dentro de dos años: se trata de un producto único de leche vacuna aunque tiene en la mira la leche materna cultivada.

En vez de generar proteínas lácteas a través de la fermentación, BioMilk crea los componentes principales de la leche a partir del tejido glandular obtenido de mamíferos pero sin depender en absoluto de los animales.

La tecnología fue desarrollada por la profesor Nurit Argov-Argaman de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que la autorizó en 2020 para que la use BioMilk.

“En la naturaleza, la madre tiene células epiteliales en las glándulas mamarias que son las responsables de la secreción de componentes del líquido blanco que eventualmente sale para alimentar a su bebé. “Nosotros las aislamos y colocamos en un laboratorio que recrea el entorno al que están acostumbradas. Luego las alimentamos con un cóctel que les permite seguir creciendo y multiplicándose y que envía una señal que indica que tienen que comenzar a secretar y crear los componentes de la leche. Esa plataforma funcionará de la misma manera, al margen de la fuente de las células”, afirmó Nathaniel Benchemhoun, vicepresidente de desarrollo comercial de BioMilk.

Esta es la única empresa del mundo del sector de la leche cultivada que cotiza en bolsa.
Recientemente firmó una hoja de términos de inversión estratégica con Coca-Cola Israel, que donará hasta siete millones de dólares para que BioMilk continúe desarrollando sus productos en cooperación con CBC.
Más tarde, BioMilk transferirá la producción a Tara Dairy, propiedad de CBC, para un programa piloto comercial.

De izquierda a derecha, el director ejecutivo de la Bolsa de Valores de Tel Aviv, Ittai Ben Zeev, y la directora de la Unidad de Listing Companies Compliance, Anat Geron, con los cofundadores y el equipo ejecutivo de BioMilk en la OPI de la empresa, abril de 2021. Foto: Sivan Farag

En otro orden, Benchemhoun explicó que la mayoría de la leche se usa como ingrediente crudo para alimentos procesados ​​e incluso cosméticos y productos farmacéuticos. “El mercado de productos lácteos es enorme y tenemos muchos planes. El principal es licenciar nuestra tecnología para que las empresas lácteas en cualquier sitio puedan instalar plantas con nuestra tecnología y seguir haciendo lo que hacen. No buscamos reemplazar la industria láctea sino ayudarla a hacer la transición a una forma más sustentable de alimentar a una población que no para de crecer”, relató.

Además, el directivo de BioMilk explicó que se necesitan grandes cantidades de tierra para criar ganado lechero y casi 1.000 litros de agua para producir apenas uno de leche vacuno. “Nuestro proceso es mucho más sustentable, eficiente y respetuoso con el medio ambiente y los animales”, remarcó.

El proceso de la compañía se puede aplicar a todo tipo de mamíferos, incluso, a los humanos.
La leche materna cultivada podría salvar la vida de los recién nacidos prematuros como base para una fórmula infantil libre de lactosa, hormonas y antibióticos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.