Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 26, 2021

La fuga de los terroristas de la prisión de Gilboa: un llamado de atención para la sociedad israelí

Acontecimientos recientes, incluida la fuga de seis terroristas de la prisión de Gilboa y la muerte del sargento. Barel Hadaria Shmueli, que recibió un disparo a quemarropa de un terrorista palestino, representa una llamada de atención para los israelíes que se han acostumbrado demasiado a la búsqueda de la tranquilidad del día a día como una opción estratégica. Ya sea que los israelíes lo reconozcan o no, están en estado de guerra con sus enemigos.


La fuga de seis terroristas de la prisión de Gilboa en Israel causó histeria en todo el país, al igual que la muerte a tiros del oficial de la policía fronteriza, el sargento. Barel Hadaria Shmueli a manos de un pistolero palestino durante los violentos disturbios en la valla de Gaza. De manera típica, los incidentes se describieron como «errores», con la implicación que los acompaña de que si todos los a cargo hubieran realizado sus deberes correctamente y de acuerdo con los estándares y procedimientos profesionales requeridos, estos «errores» no habrían ocurrido.

Los individuos probablemente fueron negligentes y deberían ser llevados ante la justicia, pero aquí radica el problema fundamental con este tipo de enfoque de incidentes como estos: ignora las dimensiones caóticas de la guerra. Por supuesto, hay espacio para la investigación y lecciones que aprender. Esto es así en todos los sistemas, incluso en los más sofisticados y actualizados: se debe tener cuidado para evitar la negligencia y, en los casos en que no se evite, se deben tomar medidas contra los culpables. Pero en un evento complejo como la guerra, un fenómeno que es fundamentalmente diferente de, digamos, la gestión de la línea de producción, incluso el sistema más profesional y eficiente tiene sus puntos ciegos y puede salirse de control, y esto puede ocurrir incluso bajo un liderazgo responsable y experimentado. .

Las expectativas de la sociedad judío-israelí han cambiado a lo largo de los años frente a sus ansiedades y aspiraciones. El público nunca ha dejado de desear victorias claras al estilo de la Guerra de los Seis Días, pero a lo largo de los años, se ha vuelto cada vez más reacio a hacer sacrificios para lograr tales éxitos. La sociedad israelí debe reconocer la brecha entre lo que espera de su ejército y sus sistemas de seguridad y lo que está dispuesta a contribuir para que esas expectativas sean alcanzables.

Los israelíes de hoy prefieren disfrutar de sus placeres como si estuvieran en Escandinavia e ignorar el enfrentamiento continuo de Israel con enemigos decididos comprometidos con la destrucción de Israel. Esos enemigos, a diferencia de los israelíes, entienden que están en guerra y demuestran un grado considerable de perseverancia.

El problema de cómo lidiar con los enemigos de Israel comienza en la conciencia interna. Es totalmente diferente de la cuestión de la disuasión, que se examina obsesivamente como si la solución al problema general residiera en la adopción de más acciones para establecer la disuasión disipada.

Este enfoque está desactualizado. La percepción de la disuasión como un componente esencial de la ecuación de seguridad nacional pertenece a las guerras del siglo pasado. En cambio, los israelíes deben mirar hacia adentro y reconocer la tensión entre la herencia de su país como sociedad pionera y su enfoque occidental para la construcción de una sociedad civil liberal dedicada a la ilusión de estabilidad.

Durante las últimas décadas, la sociedad israelí ha reducido sus sueños a nada más que mantener la tranquilidad del día a día. Incluso los líderes del sistema de defensa de Israel se han rendido al deseo generalizado de simplemente evitar la fricción. Han olvidado que sin una fricción constante y sin un esfuerzo por la fricción, Israel y las FDI no pueden evitar degenerar operativamente y perder su propia razón de ser.

 

Esta es una versión editada de un artículo publicado en Israel Today el 10 de septiembre de 2021.

El General de División (res.) Gershon Hacohen es investigador senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.