Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

Afganistán y sus implicaciones para Israel y los palestinos


Talibanes en Afganistán tras la victoria, imagen a través de peopledispatchorg

Los vítores palestinos por la «victoria de los muyahidines afganos sobre los cruzados estadounidenses» crean la impresión  que, en su opinión, los talibanes son un modelo digno a seguir para eliminar la «ocupación sionista». Sin embargo, un Líbano que se desmorona, una Franja de Gaza plagada de pobreza y desempleo y el propio Afganistán, ahora bajo el dominio de los talibanes, no indican el éxito del modelo islámico. Lo que los palestinos necesitan no es un nuevo modelo de «lucha armada», sino una reconciliación con la existencia de Israel mientras luchan por un acuerdo de paz sostenible que garantice la seguridad, la prosperidad y el respeto de los derechos mutuos.

En mayo de 2000, tras la presión masiva de las organizaciones de izquierda y después de no lograr un acuerdo con Siria y Hezbolá, el primer ministro Ehud Barak ordenó la retirada apresurada de las FDI del sur del Líbano. El aliado local de Israel, el ejército del sur de Líbano, cuyo establecimiento y mantenimiento había costado millones de dólares, se derrumbó y no pudo resistir contra Hezbollah. Dieciocho años de presencia militar israelí terminaron en una retirada asustada y confusa.

Estos eventos influyeron mucho en el jefe de la OLP y la Autoridad Palestina, Yasser Arafat (así como en las otras organizaciones terroristas palestinas), quien lo vio como una confirmación de la opinión de la mukwama (resistencia) de que solo una determinada «lucha armada» (es decir, terrorismo) podría conducir a logros contra Israel. Barak no tenía ninguna posibilidad de llegar a un acuerdo con Arafat, y la Conferencia de Camp David de julio de 2000, mediada por el presidente Clinton, terminó en un desastre. Dos meses después, estalló una guerra de terror de cuatro años (eufemizada como la “Intifada de al-Aqsa”). Las lecciones del vuelo al Líbano fueron perfectamente claras para las organizaciones terroristas palestinas.

Los acontecimientos de las últimas semanas en Afganistán se parecen mucho a la salida de Israel del Líbano. El régimen islamista extremista de apoyo al terrorismo de los talibanes, que nutrió y protegió a al-Qaeda y Osama bin Laden en el momento de los ataques del 11 de septiembre y no ha cambiado su posición desde entonces, ha recuperado el control de Afganistán, con ISIS marcando la retirada de Estados Unidos. en una serie de sangrientos ataques terroristas.

Según Ismail Haniyeh, jefe de la oficina política de Hamas, una vez que Israel haya evacuado completamente Cisjordania, Hamas se hará cargo y establecerá un Estado Islámico Palestino allí. En su opinión, las localidades israelíes en Cisjordania son el principal obstáculo para el establecimiento de tal estado, ya que podrían conducir a la anexión de Israel de la región o gran parte de ella. Esto otorgaría a Israel fronteras permanentes, aislaría la Franja de Gaza de Cisjordania y dividiría al pueblo palestino.

Si Israel quiere sobrevivir, debe reconocer las aspiraciones de Hamas y fortalecer sus pueblos y aldeas de Cisjordania. Son el factor principal que puede evitar una eventual retirada humillante como la de Líbano y Afganistán.

Los vítores palestinos por la » victoria de los muyahidines afganos sobre los cruzados estadounidenses» sugieren que, en su opinión, el modelo talibán es el que deben emular si quieren eliminar finalmente la «ocupación sionista» después de décadas de «lucha armada». Sin embargo, el estado en ruinas del Líbano, la pobreza y el desempleo que asolan la Franja de Gaza y el retroceso instantáneo de los talibanes de las reformas occidentalizadoras en Afganistán no indican que el modelo islámico sea un éxito. Lo que los palestinos necesitan no es un nuevo modelo de «lucha armada», sino una reconciliación con la existencia de Israel mientras luchan por un acuerdo de paz sostenible que garantice la seguridad, la prosperidad y el respeto de los derechos mutuos.

 

El Coronel (res.) Dr. Shaul Bartal es investigador asociado  en  el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni .com por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.