Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

La retirada de EE.UU. de Afganistán ayudó a Irán en su visión apocalíptica del Medio Oriente

La salida prematura de Estados Unidos de Afganistán solo sirve para fortalecer la visión de Teherán para la región, así como a su plan para provocar la destrucción total de Israel y el sometimiento de Arabia Saudita.


La innoble retirada del ejército estadounidense de Afganistán, una retirada ordenada antes de que los civiles estadounidenses vulnerables y los activos militares fueran evacuados de manera segura, solo sirvió para beneficiar la visión apocalíptica de Irán para el Medio Oriente, a pesar de los esfuerzos de la administración Biden por enmarcar la decisión de manera diferente.
Independientemente de lo que diga Washington sobre Afganistán, los estadounidenses deben reconocer que esta retirada nunca se trató de números. Se trataba de un cambio progresivo de opinión, y augura una posible desconexión de los amigos y aliados leales de Estados Unidos y una determinación erosionada de defender a las minorías en peligro de las amenazas del olvido.

Un soldado estadounidense en el aeropuerto de Kabul.

Un soldado estadounidense en el aeropuerto de Kabul.
(AP)
Antes de llegar a los posibles perdedores, queremos ser claros como el cristal. Si la administración Biden continúa este curso, solo habrá un gran ganador: el megalómano líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, cuyo odio innato por los Estados Unidos solo es igualado por su odio genocida por Israel y Arabia Saudita.
Solo una nación en el mundo ha sido blanco de más misiles terroristas que el Reino de Arabia Saudita: el Estado de Israel. En el caso de Israel, el tratamiento es cortesía de Hamás, la Jihad Islámica y Hezbollah. En el caso de Arabia Saudita, proviene de los hutíes en Yemen.
Cualquiera que sea la fuente de las trayectorias mortales, los misiles lanzados hacia Arabia Saudita e Israel son prácticamente idénticos. Eso es porque provienen de la misma fuente: Irán
También tienen el mismo propósito: matar a personas inocentes para desestabilizar el Medio Oriente con el fin de promover un culto apocalíptico de la muerte iraní dirigido por Khamenei.

Alí Jamenei, líder espiritual de Irán.

Khamenei, líder espiritual de Irán.
(AFP)
La visión de Khamenei, independientemente de lo que profesen sus numerosos títeres suaves y apologistas, implica la destrucción total del Estado de Israel y la subyugación total del Reino de Arabia Saudita.
La visión de Khamenei no ha cambiado a pesar del cambio de administraciones presidenciales en Estados Unidos.
Ahora, la presidencia de Biden está tratando de seguir un camino desastroso que empoderará a Khamenei para perseguir su visión.
De hecho, el enviado en Irán del presidente Joe Biden, Robert Malley, baraja la posibilidad de una retirada casi total de Medio Oriente por parte de Estados Unidos, justificada por el agotamiento tras numerosas guerras y conflictos inconclusos. Pero esta medida significaría otorgarle a Irán el premio final.
El gobierno de Biden anunció el 27 de julio su intención de retirarse también de Irak (otro sueño de Teherán). Y a pesar de la conflictiva salida de Afganistán, sea cual sea el costo humano o de reputación, el plan continua en pie. ¿Podría el contingente estadounidense en Siria estar muy atrás?

Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos.
(AP)
Parece una nueva versión de una vieja idea que a menudo planteaba el ex ministro de Relaciones Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif. Este funcionario abogó una y otra vez por un «nuevo marco de seguridad» en el Medio Oriente que, como requisito previo, implicaba la expulsión de los estadounidenses.
Con una fuerte dosis de descaro persa, en 2018, Zarif elogió con seriedad las virtudes de la «integridad territorial» y pidió «no interferencia en los asuntos internos de los demás» y «respeto por las fronteras nacionales».
Todo lo que había que hacer era comenzar con «medidas de fomento de la confianza». Y las medidas de fomento de la confianza imaginadas por Zarif se parecen mucho a lo que estamos viendo hoy en el Medio Oriente cuando Estados Unidos se desconecta mientras Irán acoge a un régimen cuyo nuevo gobierno es el más extremo desde el inicio de la revolución del ayatolá Ruhollah Khomeini.

Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán.

Mohammad Javad Zarif, ex ministro de Relaciones Exteriores de Irán.
(AFP)
Nadie parece darse cuenta o preocuparse por el radical liderazgo iraní. Sin embargo, un sector sí lo advirtió: el pueblo iraní. Es por eso que el verano de Irán estuvo marcado por más protestas y represiones brutales por parte de los guardias revolucionarios del régimen. Mientras que el resto del Golfo planea un siglo XXI más brillante, el pueblo iraní está atascado en un régimen alimentado por los odios del siglo XII.
En lugar de gastar tanta energía tratando de cambiar la trayectoria del gobierno iraní, es hora de que la administración Biden lea la región y amplifique las voces de quienes están en la línea del fuego de Teherán, comenzando con el pueblo iraní y continuando con aquellos cuyas ciudades enfrentan el fuego de cohetes y la amenaza de chantaje nuclear de Irán.
En lugar de presionar a sus aliados árabes para que normalicen sus relaciones con Irán, la administración Biden debería basarse en los éxitos de paz a través de la fuerza de los Acuerdos de Abraham. Esa actitud es la que apoyó el pueblo estadounidense y es también la que nuestros aliados en el Medio Oriente necesitan desesperadamente.
Las naciones del Golfo, junto con Egipto, Israel y otras naciones cercanas a Irán, no pueden darse el lujo de esperar los resultados de las elecciones de mitad de período en Estados Unidos de 2022, y mucho menos las elecciones presidenciales de 2024.

Ceremonia de los Acuerdos de Abraham. Se cumplió un año de la firma.

Ceremonia de los Acuerdos de Abraham. Se cumplió un año de la firma.
(Reuters)
En su lugar, tendrán que forjar su propio camino colectivo para defenderse de más demandas de «fomento de la confianza» de Teherán. Y si Washington no está dispuesto a hacerlo, entonces puede que sea hora de que los países árabes simplemente avancen en la dirección correcta sin los estadounidenses.
Tampoco deberían preocuparse demasiado porque Washington no podrá resistirse a atribuirse el mérito de sus éxitos durante las elecciones de mitad de período en 2022 y las elecciones presidenciales de 2024
Mientras tanto, corresponde a los ciudadanos estadounidenses, demócratas y republicanos, exigir acciones a sus representantes electos en el Congreso. Deben declarar con una clara voz bipartidista: no habrá acuerdos con Irán que pongan en peligro a nuestros aliados. Es hora de mostrar a los encuestadores y expertos al menos que el pueblo estadounidense está prestando atención y se preocupa por el destino del Medio Oriente.
Si hay un acuerdo real y alcanzable con Irán que realmente reduzca el terrorismo, la violencia y las amenazas nucleares, comparta esos detalles con el pueblo estadounidense. Pero desde donde estamos sentados, todo lo que vemos son diplomáticos estadounidenses prometiendo a Teherán todo lo que han exigido y más por el privilegio de un papel inútil y el privilegio de que le mientan en serie.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.