Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

Martin Lutero. Antisemita.


Martín Lutero fue un sacerdote católico alemán, de la Orden de los Agustinos,  nació  el 10/11/1483 en la ciudad de Eisleben (Alemania), y falleció el 15/2/1546 en la ciudad de Turingia (Alemania). Fue un sacerdote que impactó de manera muy fuerte en el pensamiento cristiano, a punto tal que su postura teológica lo llevó a enfrentar a la Iglesia Católica por la venta de indulgencias que ésta realizaba  (según algunos historiadores para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro, que comenzó a construirse el 18/4/1506 por orden del Papa Julio II y finalizada el 18/11/1626),  la falta de piedad religiosa  y acciones de corrupción eclesiástica y  es por ello que Lutero establece sus pensamientos clavando sus 95 tesis  el 31/10/1517 en las puertas de la Iglesia del Castillo de Wittenberg (Alemania) dando origen a la “PROTESTA”  y establece con su posición ideológica la “Reforma  Protestante”. En las 95 tesis Lutero deja establecida la postura de su pensamiento que establece un cisma dentro del Cristianismo a punto tal que la Reforma Protestante iniciada por Lutero, fue el origen no solo de la Reforma Protestante Luterana, sino también del  Calvinismo,  el presbiterianismo  y el anabaptismo. La Iglesia Anglicana también se crea en el siglo XVI por el Rey de Inglaterra Enrique VIII y esta Iglesia Anglicana o de Inglaterra, también se separa de la Iglesia Católica Romana, pero por motivos diferentes a la prédica de Lutero.

El enfrentamiento de Lutero con la Iglesia Católica, provocó que el Papa León X  excomulgara a Lutero el 3/1/1521 . Además la Protesta o el Protestantismo de Lutero  o la Reforma de Lutero fue contestada por el movimiento “Contra Reforma”  de la Iglesia Católica. La excomunión de Lutero no se debió a su antisemitismo, sino al enfrentamiento político que exhibió contra la Iglesia Católica de Roma, a quien le negaba además la jurisdicción del Papa sobre toda la cristiandad.

La Iglesia Anglicana se creó porque el Rey Enrique VIII Inglaterra quería anular el matrimonio que tenía contraído con  su esposa Catalina de Aragón, para casarse con Ana Bolena, pero al no conseguir la anulación papal, Enrique VIII rompió  con la Iglesia Católica ,  creó la Iglesia Anglicana y se nombró  Jefe de dicha Iglesia Anglicana o de Inglaterra en el año 1531. El Obispo de Canterbury procedió a anular el matrimonio de Enrique VIII y el Papa Clemente VIII lo excomulgó. Como consecuencia de dicho matrimonio ,Ana Bolena pasó a ser Reina de Inglaterra.

Es cierto que el rey Enrique VIII de Inglaterra  en los primeros tiempos luchó contra la Reforma Protestante de Lutero, pero posteriormente y como consecuencia de la separación de la Iglesia Anglicana de la Iglesia Católica, Enrique VIII tuvo  posiciones más amigables con la prédica de Martín Lutero.

El 19/4/1529    6  príncipes alemanes y 14 ciudades  alemanas, emiten un documento llamado “Protesta de Espira”,  para protestar contra un edicto emitido por el rey alemán Carlos V, que anulaba la libertad  religiosa que tenían los príncipes alemanes y de esa manera reprimir la Reforma de Martín Lutero del año 1517. Este documento es uno de los más importantes para el Protestantismo y muchos dicen que en éste documento “Protesta de Espira” es donde hay que buscar el nombre oficial del movimiento reformista o protestantismo de Martín Lutero.

Martín Lutero deseaba y predicaba tratando   que los judíos acepten la conversión al cristianismo ya que consideraba que la fe verdadera era el cristianismo y que había un nuevo compromiso de D-os con la humanidad y que se expresaba con la resurrección de Jesucristo. En consecuencia, los judíos debían abandonar su fe y abrazar el cristianismo. En los primeros tiempos Lutero trató con su prédica de convencer a los judíos, pero como ellos no aceptaron esa prédica y siguieron manteniéndose fieles a su propia fe y sus creencias, el intento de convencer por la prédica se transformó en un odio contra el pueblo judío que está a la altura del nazismo del siglo XX en Alemania, a punto tal que las leyes raciales de Nüremberg  dictadas en Alemania en el año 1935, tienen una misma base  que la prédica de Lutero.

Lutero publica en el año 1543 dos libros, uno de ellos es “SOBRE LOS JUDIOS Y SUS MENTIRAS” y el otro “SOBRE EL NOMBRE INCOGNOSCIBLE Y LAS GENERACIONES DE CRISTO”  y en el año 1546 que es el año de su muerte (según deja constancia Fernando R.  Rettschlag  el 18/12/2017 en un artículo denominado “El antisemitismo de Lutero”),pronuncia un sermón denominado “ULTIMA ADVERTENCIA”, en el que ….  “exhorta a los propietarios de las tierras a que expulsen de ellas a los judíos que no se conviertan al cristianismo como si fueran perros rabiosos”…

En el libro “SOBRE EL NOMBRE INCOGNOSCIBLE Y LAS GENERACIONES DE CRISTO”, mencionado anteriormente  “acusa a los judíos de ser cómplices del diablo”. También es cierto que existía antisemitismo en Alemania muy anterior a Martín Lutero, a punto tal que en el año 1305 se esculpió en la fachada de la Iglesia Stadkirche (donde  él también predicó posteriormente ) una estatua de una cerda judía que alimenta de sus pezones a judíos y un rabino mirando debajo del rabo de la cerda . Esa estatua contiene una inscripción que dice “Anforas del Rabino de Dios, basura presumiblemente bastardos  de Dios Todopoderoso”. En el año 1543 Lutero comenta en su libro “Vom Schem Amphoras”  sobre esta escultura   “ Aqui en nuestra iglesia en Wittenberg, hay una escultura en piedra  de una cerda, con jóvenes cerdos y judíos mamando bajo ella. Por detrás se encuentra un rabino que levantando la pata derecha de la cerda, y sosteniendo el rabo en alto, mira intensamente bajo el rabo y dentro del Talmud, como si estuviera leyendo algo extraordinario, de donde indudablemente extraen su Anfora de Dios”. En el año 1988 el escultor Wieland Schmiedel esculpe una placa conmemorativa con la inscripción “»El verdadero nombre de Dios, el calumniado Shem Ha Mphoras el que Judíos mucho antes del cristianismo considerado como casi indeciblemente santo, este nombre murió con seis millones de Judios, bajo el signo de la Cruz.». Evidentemente esto es insuficiente como disculpa, y además D-OS no murió en el Holocausto. Creo que es imprescindible después de tantos años de antisemitismo y barbarie quitar y remover esa placa infamante contra los judíos de la cerda alimentándolos. A tal efecto, hay una petición para remover esa escultura por el “Wittenberg Judensau Campaign”

La destrucción de la población judía en Alemania en el siglo XX por el nazismo estuvo fuertemente influenciada también (pero no únicamente) por el impacto de la prédica de Lutero. A punto tal que el nazi Julius Streicher  (1885/1946) director del periódico nazi “DER STÚRMER”  que fuera enjuiciado y posteriormente ahorcado por crímenes de lesa humanidad como consecuencia de los juicios de Nüremberg  después de la Segunda Guerra Mundial,  alegó en su defensa en ese juicio que “él sólo se limitó a cumplir lo escrito  por Lutero”. Las prédicas de Lutero influyeron enormemente en la expulsión y persecución de los judíos de varias ciudades como Sajonia, Turingia y muchas ciudades del Sacro Imperio Romano Germánico a partir del año 1543 cuando se publican sus libros y también la prohibición a los judíos para que profesen su religión, el comercio , las finanzas y la expulsión y confiscación de sus propiedades.

Quiero referirme específicamente a algunos comentarios y admoniciones escritas por Lutero y que expresan más que cabalmente su odio antisemita.  Estas citas y admoniciones también fueron  denunciadas por Fernando R. Quesada Rettschlag en un artículo del 18/12/2017:

“Los judíos son hijos del Diablo”

“Hay que impedir que los judíos destruyan a la sociedad cristiana y específicamente a la alemana”

“Hay que destruír sus casas”

“Son estos judíos seres muy desesperados, malos, venenosos y diabólicos hasta la médula, y en estos mil cuatrocientos años han sido nuestra desgracia, peste y desventura, y siguen siéndolo… “

“Son venenosas, duras, vengativas y pérfidas serpientes; asesinos e hijos del demonio que muerden y envenenan en secreto, no pudiéndolo hacer abiertamente.”

 

“Los judíos son un pueblo abyecto y despreciable, es decir, no un pueblo de Dios… Están manchados con las heces del diablo en las que se revuelcan como cerdos.”

 

“Yo les arrancaría la lengua de la garganta… Los judíos, en una palabra, no deben ser tolerados… No se les debe mostrar ninguna piedad ni misericordia.”

 

“Hay que destruir y desmantelar de la misma manera sus casas, porque en ellas hacen las mismas cosas que en sus sinagogas. Métaseles, pues, en un cobertizo o en un establo, como a los gitanos”.

 

“Hay que quitarles todos sus libros de oraciones y los textos talmúdicos en los que se enseñan tales idolatrías, mentiras, maldiciones y blasfemias”

 

“Hay que prohibir a sus rabinos, so pena de muerte, que sigan enseñando… Que se les prohíba bajo pena de muerte alabar a Dios, darle las gracias, rezar y enseñar públicamente entre nosotros y en nuestro país”

 

“No hay que concederles a los judíos el salvoconducto para los caminos, porque no tienen nada que hacer en el campo, visto que no son ni señores, ni funcionarios, ni mercaderes o semejantes. Deben quedarse en casa”

 

“Hay que prohibirles la usura, confiscarles todo lo que poseen en dinero y en joyas de plata y oro, y guardarlo”.

“La Cólera de D- OS contra ellos es tan grande que con la compasión sólo se consigue que sean más y más malvados y con la dureza un poco mejores”.

 

“Para resumirlo, estimados príncipes y nobles que tenéis judíos entre vuestras posesiones, si mi consejo no os es suficiente, buscad otro mejor para que vosotros y todos nosotros, seamos libres de esta insoportable carga diabólica”.

 

“¿Quién les impide a los judíos volver a Judea? Nadie. Les proveeremos todas las provisiones para el viaje, para vernos por fin libres de ese repulsivo gusano. Para nosotros, ellos son una grave carga, la calamidad de nuestra existencia. Son una peste enclavada en nuestras tierras”.

O sea, todo el mal que se les aplique a los judíos, según Lutero está justificado por la esencia maligna que tienen los judíos. Lutero era un odiador visceral de los judíos y un antisemita tremendo. La pregunta es ¿el Luteranismo es el protonazismo? Algunos historiadores creen que sí, pero otros creen que no, porque el antisemitismo estaba extendido por toda Europa. También es cierto que algunos defensores de Lutero, dicen que las prédicas antisemitas hay que ubicarlas primariamente en el Concilio Católico de Elvira (España) realizado en el año 306 D.C. (no hay precisión histórica de la fecha de celebración de este Concilio) y que Lutero no difería de ellas. Lo cierto es que las leyes de Nüremberg del año 1935 replican las admoniciones antisemitas del Concilio de Elvira del año 306   y también las de Lutero. A tal efecto, la escritora Laura Castillo de Gurfinkel en un artículo publicado el 16/4/2004 manifiesta lo siguiente:

“A propósito de este tema, es necesario recordar que desde el año 306 D. C. cuando se reunió el Concilio de Elvira, en el cual, entre otras decisiones, se prohibió el matrimonio entre cristianos y judíos, hasta el Vaticano I, que se realizó en Roma en 1870, es decir desde Constantino hasta el siglo XIX, los diferentes Concilios legislaron en contra de los judíos, lo cual se tradujo en un antijudaísmo que se concretó en persecuciones, expulsiones, pogromos, inquisición, cruzadas y, en el siglo XX, en el Holocausto que se concibió y se ejecutó en países europeos supuestamente cristianos. Esta situación comenzó a cambiar después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las principales Iglesias Cristianas iniciaron la reconsideración de su posición con respecto al judaísmo”.

Es importante señalar que en la declaración “Nostra Aetate”del Concilio Vaticano II del 28/10/1965 estando Pablo VI como Papa de la Iglesia Católica Romana manifiesta:

“Al investigar el misterio de la Iglesia, este Sagrado Concilio recuerda el vínculo con que el pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido con la estirpe de Abraham”, y que “Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres, consciente del patrimonio común con los judíos e impulsada no por razones políticas, sino por la religiosa caridad evangélica, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”.  Este pronunciamiento es de una importancia capital para el entendimiento y el establecimiento de lazos fraternos entre cristianos y judíos.

Se afirma que “Al investigar el misterio de la Iglesia, este Sagrado Concilio recuerda el vínculo con que el pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido con la estirpe de Abraham”, y que “Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres, consciente del patrimonio común con los judíos e impulsada no por razones políticas, sino por la religiosa caridad evangélica, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”.

 

En octubre de 1964, el Congreso de Obispos de la Iglesia Episcopal, realizado en San Luis (USA), en una declaración sobre el Deicidio y los Judíos, afirmaron que: “La acusación de deicidio contra los judíos es una trágica incomprensión de la significación interna de la crucifixión. Ciertamente, Jesús fue crucificado por algunos soldados romanos por la instigación de algunos judíos. Pero esto no puede ser interpretado como una imputación de delito corporativo a cada judío del tiempo de Jesús y mucho menos al pueblo judío de las generaciones posteriores”.

Fue tan grande la influencia de Martín Lutero , que incluso la Guerra de los 30 años (1618-1648), comenzó con un conflicto entre católicos y protestantes, o sea partidarios de la Reforma por un lado y la Contra Reforma por otro, si bien posteriormente en esta guerra se involucraron muchos países europeos dentro del Sacro Imperio Romano Germánico por motivos que no estaban vinculados con la religión.

No pretende el escritor en este artículo opinar sobre temas teológicos del protestantismo ni del catolicismo, sino simplemente exponer   (por más increíble que pueda parecer) a  personas que se dedicaron a estudiar temas relacionados con la espiritualidad y que llegaron a límites de tanta miserabilidad humana como Martín Lutero. No desconoce el autor de este escrito, la influencia enorme de Martin Lutero en el pensamiento cristiano, pero si D-os habita en la bondad de cada ser humano sin despreciar a ninguno de ellos ¿cómo un supuesto hombre de D-os como Lutero trató de aniquilar al pueblo judío con sus prédicas ?. La lógica no puede ser utilizada para responder. Solamente puede  decir  el autor del artículo, que cada ser humano se edifica con las decisiones que toma en su vida, ya sea en sus hechos y en sus dichos.  Quiero recordar una frase de Elie Wiesel (escritor y sobreviviente del holocausto) que escribió “el que odia, odia a todos ……y el que mata, mata más que a sus víctimas”. Quise escribir esta historia “LUTERO ANTISEMITA”, porque no soy uno de los “judíos silenciosos”.

 

  1. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-Escritor-Analista Internacional

Setiembre 13 , 2021

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.