Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 24, 2021

Irán y los talibanes


Estados Unidos invadió Afganistán en 2001 para derrocar al régimen talibán y al-Qaeda después de los ataques del 11 de septiembre. Irán se opuso a la presencia de Estados Unidos, ya que se esforzó (y continúa esforzándose) por imponer su hegemonía regional. A pesar de su disgusto por ser los talibanes sunitas, Teherán socavó constantemente los esfuerzos de Estados Unidos para estabilizar Afganistán colaborando con el grupo extremista.

Poco después de los ataques del 11 de septiembre en la patria estadounidense en 2001, Estados Unidos invadió Afganistán para derrocar al régimen talibán y al-Qaeda. La política de Estados Unidos era llevar a cabo una guerra a gran escala para neutralizar el yihadismo y el terrorismo islámico, no solo en Afganistán sino en todo el mundo. Este fue un nuevo paradigma en el orden de seguridad de Oriente Medio.

A medida que los talibanes en Afganistán aumentaron en términos de poder y visibilidad, se convirtió en una seria preocupación para la Fuerza Quds iraní (QF). Se enfrentó al desafío utilizando métodos militares no convencionales y dirigiendo actividades revolucionarias en suelo afgano desde Tayikistán y áreas controladas por la Alianza del Norte. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) reforzó sus fuerzas a lo largo de la frontera afgana, y el ex comandante del IRGC-QF, Qassem Soleimani, pasó la mayor parte de su tiempo en esa frontera.

La situación geopolítica de Irán jugó un papel crucial en la guerra contra el terrorismo de al-Qaeda inmediatamente después de 2001 en dos aspectos importantes: ayudando a eliminar a los talibanes y bloqueando las rutas de infiltración de las fuerzas de al-Qaeda. Al proporcionar información de inteligencia y seguridad a los estadounidenses, así como al apoyar a la Alianza del Norte, Irán jugó un papel vital en el derrocamiento de los talibanes.

Menos conocido es el hecho de que la CIA cooperó directamente con miembros del IRGC dentro de Afganistán para establecer contactos con los combatientes de la resistencia a quienes Estados Unidos posteriormente armó para derrocar a los talibanes. En algunos casos, los miembros del IRGC asistieron a reuniones con Estados Unidos en el norte de Afganistán.

En 2001, Teherán tenía enemigos en su flanco oriental. Una vez que las fuerzas estadounidenses, que ya estaban en Irak, entraron en áreas en las fronteras orientales de Irán, el régimen iraní se sintió rodeado por agentes militares y de inteligencia estadounidenses.

El IRGC-QF y el Ministerio de Inteligencia iraní (MOIS) compartían una preocupación fundamental por la presencia del ejército estadounidense en Afganistán. Irán quería asegurarse de que las tropas estadounidenses no pudieran operar contra él desde suelo afgano.

La gran estrategia del régimen para combatir la presencia militar estadounidense fue repetir la política que empleó en el Líbano en los años ochenta. Comenzó a alimentar crisis regionales, como el auge del yihadismo, y proporcionó armas y otro apoyo, incluido entrenamiento, a los talibanes y otros grupos terroristas en Afganistán. A los talibanes se les permitió establecer una oficina y otros centros en Irán. Al amparo de conferencias islámicas en Teherán o Mashhad, figuras clave de los talibanes visitaron Irán. Mientras estaban allí, se reunieron con comandantes de IRGC-QF y directores de MOIS en hoteles y residencias de MOIS.

El plan de Irán para Afganistán era complejo y sofisticado. Implicó una táctica de múltiples vías de ayudar o involucrar al gobierno central, defender a los grupos pro iraníes y suministrar armas a los grupos militantes anti-estadounidenses, incluidos los talibanes.

Irán apoyó a los talibanes por tres razones principales:

  • para mantener la presión sobre las fuerzas militares estadounidenses en las fronteras de Irán,
  • para obtener influencia contra las fuerzas estadounidenses y disuadir sus (u otros) esfuerzos para invadir o intimidar a Irán, y
  • para restaurar su influencia entre los grupos chiítas.

Después de la guerra de Afganistán en 2001, Irán inicialmente jugó un papel clave ayudando a la comunidad internacional a reunir a diferentes facciones en Afganistán para discusiones diplomáticas y políticas que llevaron a la formación del gobierno afgano. Teherán ayudó a la comunidad internacional bloqueando las rutas de infiltración y tránsito de las fuerzas de al-Qaeda a través de su territorio. La participación activa de Irán en la crisis de Afganistán controló la situación de la población chií.

Durante el período 1996-2001, Irán vio al régimen talibán en Afganistán como un retador. Como organización fundamentalista sunita, los talibanes eran enemigos de la ideología chií de Irán y una amenaza para sus intereses. Pero Irán finalmente aceptó los riesgos y apoyó a los talibanes.

Además, Irán compitió con Pakistán por su apoyo al movimiento talibán en Afganistán durante la década de 1990. En ese momento, el régimen iraní apoyaba a las minorías musulmanas chiítas que estaban en conflicto con los talibanes porque temía la aparición de grupos de oposición militantes iraníes sunitas, como Jundullah, que habían atacado varios objetivos iraníes.

En la primavera de 2015, cuando Pakistán intentó presionar a los líderes talibanes para que negociaran con el gobierno afgano dentro del marco del Grupo de Coordinación Cuadrilátero (QCG), líderes talibanes clave viajaron a Irán en un esfuerzo por deshacerse de esa presión.

La profundidad de los lazos de Irán con los talibanes se hizo pública en 2016. El régimen probablemente exploró la cooperación con los talibanes no solo para expulsar a los estadounidenses sino también para frustrar a ISIS y desviar ingresos de la industria del tráfico de narcóticos de los talibanes. Irán ofreció a los líderes talibanes refugio seguro como refugiados, pero solo con la condición de que no hicieran la guerra desde territorio iraní.

El período posterior a los talibanes creó un panorama político complicado para Teherán, y los talibanes se convirtieron en la principal fuerza que lucha contra Estados Unidos. Los instintos anti-estadounidenses de Irán pronto lo llevaron a formar una coalición táctica con los talibanes. La principal motivación del régimen para trabajar con un enemigo declarado era su odio común hacia Estados Unidos.

Irán se esforzó constantemente por estropear todos los acuerdos de paz o seguridad entre Estados Unidos y Afganistán y los esfuerzos para estabilizar Afganistán. Teherán hizo todo lo posible por establecer un gobierno pro Irán en Afganistán y no quería una coalición con otros actores regionales, como Pakistán y Arabia Saudita.

El QCG estaba formado por EE.UU., China, Afganistán y Pakistán. Irán quería poner a Estados Unidos en un dilema de seguridad que requería su cooperación para atraer a los talibanes a las conversaciones de paz.

Muchos en Teherán sospechaban que Estados Unidos apoyaba o incluso creaba a los talibanes como una fuerza sunita radical como parte de un plan para rodear Irán. El régimen iraní vio a ISIS, Jundullah y otros grupos extremistas sunitas como parte de un esfuerzo patrocinado por Arabia Saudita para rodear Irán.

Irán sigue preocupado por el progreso de los afiliados de ISIS en Afganistán. Desde 2015, ISIS ha estado intentando establecerse en Afganistán para crear una provincia que se llamará “Khorasan Wilayat”.

La mayoría de los combatientes de ISIS en Afganistán parecen ser ex miembros de los talibanes paquistaníes. Otros grupos extremistas en Afganistán ocasionalmente han profesado lealtad a ISIS, e Irán se toma estas proclamaciones en serio. Por su parte, los talibanes afirman haber necesitado la ayuda de Al Qaeda para derrocar a Estados Unidos, pero pretenden no apoyar su agenda internacional.

Irán cambió el juego al cooperar con los talibanes para desalojar a Estados Unidos de Afganistán. El régimen ahora ve a los talibanes como un socio político, no como una amenaza. Entiende que no le queda más alternativa que colaborar.

Erfan Fard es analista antiterrorista e investigador de estudios de Oriente Medio con sede en Washington, DC. 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.