Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

La lucha contra el racismo no puede ser secuestrada por antisemitas


Manifestacion en Durban Screenshot

Ninguno de los 27 estados miembros de la Unión Europea debe complacer con su presencia a la Conferencia de Revisión de Durban. Hacerlo, le otorga mayor legitimidad a los que odian a Israel.

Hace veinte años, representantes de todo el mundo se reunieron bajo el paraguas de la más prestigiosa y legítima de todas las organizaciones para abordar uno de los problemas más perniciosos que afectan al mundo. Lamentablemente, se convirtió en un desastre absoluto, porque una conferencia vital que se suponía que debía abordar el racismo fue en sí misma secuestrada por el odio y la intolerancia.

En 2001, las Naciones Unidas celebraron la Conferencia Mundial sobre Racismo, Discriminación, Xenofobia e Intolerancia, en Durban, Sudáfrica. En esa cumbre, la principal cumbre internacional sobre antirracismo, ningún judío estaba a salvo, y ningún judío ha estado a salvo de los efectos de Durban durante los últimos 20 años.

El pueblo judío sabe lo que es el racismo, la discriminación, la xenofobia y la intolerancia. En la memoria viva, fuimos testigos de su mayor manifestación física en el asesinato sistemático de seis millones de nuestros pueblos. Como víctimas del racismo, entonces y ahora, los judíos agradecen cualquier iniciativa que ayude a extraer las lecciones más amplias posibles para el futuro.

Sin embargo, lo que recibimos en Durban fue un festival de racismo selectivo. Un “circo de calumnias” en palabras del sobreviviente del Holocausto y ganador del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel.

Una conferencia patrocinada por las Naciones Unidas y celebrada bajo su bandera se convirtió para cada judío que asistió y cada judío que la leyó u oyó hablar de ella en la peor manifestación internacional de antisemitismo en el período de posguerra.

Los jefes de estado que persiguen a las minorías religiosas y étnicas en su país vinieron a Durban para relativizar y minimizar el Holocausto y denunciar al único estado judío por genocidio y apartheid. Se formuló un programa que convertiría estos crímenes, que habían sufrido los judíos, en herramientas de propaganda para demonizar y deshumanizar a la colectividad judía en su patria indígena y ancestral.

En un foro paralelo de ONG, patrocinado por la ONU en la misma ciudad, Los Protocolos de los Ancianos de Sión, un texto antisemita fabricado que pretende describir un plan judío para la dominación global, se distribuyó junto con imágenes utilizadas en propaganda antisemita y nazi, incluida la de judíos con bolsas de dinero y manos llenas de sangre. Los manifestantes, aparentemente todos antirracistas, convergieron en las instituciones de la comunidad judía y gritaron a los jóvenes activistas judíos.

La ONU podría haber tratado de remediar ese mal uso perverso de la lucha antirracista admitiendo su error, disculpándose por sacar deliberadamente a las víctimas de la lucha contra el racismo y convocando una nueva conferencia bajo un nuevo formato y en una nueva ubicación para abordar de manera integral el antisemitismo, el racismo y todas las formas de intolerancia.

En cambio, optó por duplicar sus esfuerzos. En abril de 2009, la ONU celebró una conferencia de seguimiento con un nuevo comité de planificación, esta vez presidido por un representante del régimen terrorista libio del coronel Ghaddafi. Naturalmente, pronunció su discurso de apertura en la subsecuente Revisión de Durban II al entonces más notorio negacionista del Holocausto del mundo, el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. El odio a los judíos desde un podio de la ONU se legitimó aún más, el único estado judío fue atacado por sí solo y los judíos fueron aún más marginados. Y en 2011, cuando se “triplicó” con un nuevo evento de celebración, “antirracismo” para conmemorar el décimo aniversario del primer festival del odio.

Este miércoles se llevará a cabo una IV Conferencia de Revisión de Durban, que marca el 20 aniversario del evento original y busca adoptar una declaración política que pida la implementación plena y efectiva del documento original, el mismo adoptado en un ambiente de racismo. antisemitismo, negación del Holocausto e intentos de rechazar el derecho de Israel a existir.

Todas las partes del movimiento contra el racismo merecen mucho mejor que ser manipuladas por la asociación con la cumbre de Durban IV. El tema de la conferencia de este año será “Reparación, justicia racial e igualdad para los afrodescendientes”. Este tema vital es demasiado importante para que quede marcado de manera indeleble por su asociación con un evento manchado por el racismo mismo. Es demasiado importante para ser secuestrado por aquellos con una agenda intolerante.

No se equivoque: Durban IV, como todos los demás Durbans anteriores, no existe en el vacío. Desde hace 20 años, sus ondas se han extendido por todo el mundo para legitimar a todos los llamados activistas antirracistas que buscan encubrir su odio personal contra los judíos. Durban no solo tiene antisemitismo con recubrimiento brillante. Ha pintado el mismo antirracismo con los peores matices posibles.

Esta conferencia en su forma actual no es una conferencia contra el racismo y nadie comprometido con la lucha contra el racismo debería asistir.

Hasta ahora, 19 estados han decidido boicotear Durban IV. Trece son Estados miembros de la UE: Austria, Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Países Bajos, Eslovaquia y Eslovenia, así como Australia, Canadá, Israel, Nueva Zelanda, EE.UU. y Reino Unido.

Todos estos países han expresado su preocupación de que la conferencia sea nuevamente secuestrada y utilizada indebidamente para promover el odio a los judíos y atacar a Israel, y son plenamente conscientes de que el oscuro legado de Durban nunca podrá ser una base sólida o un resultado instructivo en la lucha contra racismo.

Otros han argumentado que precisamente por esta historia, es fundamental que las democracias sigan participando en estos foros. Pero Durban, sus participantes y sus resoluciones nunca pueden ser antirracistas si excluyen a los judíos y las experiencias judías de racismo. Durban es la manifestación de una jerarquía de opresión, con judíos pisoteados en la parte inferior de ella.

La lucha contra el racismo, la discriminación, la xenofobia y la intolerancia merece algo mejor que esto. Ninguno de los 27 estados miembros de la Unión Europea debe complacer a la Conferencia de Revisión de Durban con su presencia, otorgando mayor legitimidad a los que odian.

Traducido por Hatzad Hasheni/ Porisrael

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.