Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

¿Por qué fue un fracaso la respuesta judía a Durban?


Hace veinte años, una conferencia de la ONU contra el racismo fue secuestrada por un resurgimiento del engaño de que “el sionismo es racismo”. Puede trazar una línea recta desde allí hasta la forma en que la teoría crítica del racismo, legitima el antisemitismo en la actualidad.

Hace exactamente 20 años, las atroces actas de la Conferencia de Durban ilustraron cómo la comunidad internacional, y en particular las Naciones Unidas, habían legitimado el antisemitismo. Una conferencia cuyo propósito era oponerse al racismo fue esencialmente secuestrada por los palestinos y sus aliados, que estaban ansiosos por revivir la difamación desde entonces rechazada de las Naciones Unidas sobre el sionismo como racismo. En una comunidad internacional en la que se celebraba la diversidad y diversas expresiones de identidad nacional y autodeterminación, solo a los judíos se les decía que el movimiento dedicado a sus derechos y autodeterminación era ilegítimo.

El etiquetado de Israel como un estado de apartheid, un libelo indignante que ganó un nuevo impulso después de Durban y se convirtió en un tótem del éxito de la interseccionalidad, una ideología que se hizo más conocida por su voluntad de hacer una analogía con la guerra palestina para destruir el único estado judío en el planeta con la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos y contra el racismo en todas partes. La interseccionalidad y la teoría crítica de la raza, con la que está estrechamente relacionada, se vieron inicialmente como ideas de extrema izquierda con poco impacto en el mundo real. Pero desde la perspectiva de 2021, está claro que lo que se adoptó en Durban ha llevado directamente a la situación actual en la que estos conceptos tóxicos no solo han sido adoptados por las clases parlanchinas, los principales medios de comunicación e incluso los líderes del Partido Demócrata,

Desde entonces, ha habido tres conferencias oficiales de seguimiento organizadas por las Naciones Unidas con el mismo enfoque. El más reciente, programado para el 22 de septiembre en la ciudad de Nueva York, está siendo boicoteado por Estados Unidos y al menos una docena de otros países. Pero si bien eso es encomiable, como señaló Anne Bayefsky a principios de este año, la administración de Biden también se ha reincorporado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un apoyo clave de los engaños de Durban, y no ha hecho prácticamente nada para tratar de detener el reinicio de Durban incluso si no se atiende a sí mismo.

Este problema y sus diversas implicaciones se abordarán en una importante conferencia, “Luchar contra el racismo, no contra los judíos: el engaño de Durban de la ONU”, que merece una amplia participación on-line.

Pero con el paso de dos décadas, las preguntas que creo que merecen una respuesta son por qué la respuesta del mundo judío organizado a esta escandalosa calumnia ha sido tan débil. ¿Cómo es posible que la identificación de los judíos con el racismo y el apartheid se haya enfrentado con lo que son, en su mayor parte, protestas superficiales? ¿Cómo es que el mundo judío se ha enfrentado a la mentira del apartheid israelí que Durban ayudó a poner en el mapa ideológico con el tipo de complacencia y mínima respuesta activista que esencialmente le ha dado un paso? ¿Se trata simplemente de un fracaso de las relaciones públicas o indica una incapacidad más profunda para comprender el peligro que entraña permitir que estas ideas no se cuestionen o, peor aún, que se consideren argumentos razonables? E igualmente importante, ¿entienden los encargados de defender a los judíos del creciente antisemitismo las consecuencias de su fracaso?

Parte del problema proviene de una de las grandes fortalezas que también es una debilidad potencial para los grupos judíos y aquellos encargados de defender a Israel y el sionismo. El judaísmo contiene un equilibrio de universalismo y preocupaciones parroquiales; sin embargo, para gran parte de la comunidad judía, la primera ha adquirido una importancia mucho mayor.

Algo de eso se manifiesta en impulsos naturales y loables para demostrar solidaridad con los grupos minoritarios y la causa de los derechos civiles. Pero también ha llevado a la voluntad de hacer la vista gorda ante las tendencias que están asociadas con tales causas, pero que en realidad son tóxicas tanto para la plaza pública como para la seguridad judía.

Y es precisamente por su desconfianza en oponerse a cualquier cosa que de alguna manera estuviera relacionada, correcta o incorrectamente, con el antirracismo que la difamación del apartheid y los argumentos interseccionales que la sustentan se consideraron no tanto como un ataque frontal a la seguridad judía sino simplemente como una aplicación demasiado entusiasta de los buenos principios. Esta voluntad de no simplemente minimizar la justicia del sionismo y la injusticia de la guerra que se libra contra la autodeterminación judía es en sí misma lamentable.

Pero cuando se suma a la inclinación de muchos liberales de considerar el antisionismo como un punto de vista legítimo que merece ser escuchado a pesar de su naturaleza intrínsecamente perjudicial, eso ha continuado socavando la respuesta no solo al espíritu de Durban y la mentira del apartheid de Israel; ha ayudado materialmente al asalto a Israel en varios foros de la ONU, así como en espacios académicos y políticos donde el interseccionalidad ha encontrado un punto de apoyo.

Los grupos judíos liberales que dominan la vida judía estadounidense estaban al mismo tiempo demasiado ocupados persiguiendo agendas domésticas y señalando virtudes sus desacuerdos con las políticas de varios gobiernos israelíes para comprender que lo que estaba sucediendo bajo los auspicios de las Naciones Unidas no era solo un ejercicio sin sentido en la política del Tercer Mundo o la propaganda internacionalista. Más bien, era una idea que tenía el poder de deslegitimar no solo la existencia de Israel, sino los derechos de los judíos en todas partes, ya que aquellos conectados al estado judío finalmente se encontraron en la mira de movimientos decididos a tratar a todos los conectados con Israel como igualmente culpables. y culpable de opresión.

Las expresiones de apoyo a los derechos judíos y la oposición total al antisemitismo que habían adoptado los partidarios de los palestinos fueron consideradas por muchos grupos judíos bien intencionados como demasiado asertivos o parroquiales. Tales posiciones también fueron condenadas por no estar suficientemente preocupadas por la difícil situación de los palestinos, independientemente de la frecuencia con la que estos últimos habían rechazado las ofertas de Israel de un estado independiente y de paz.

Si bien las Naciones Unidas han perdido hace mucho tiempo el brillo que le dieron sus orígenes idealistas, gran parte del mundo judío organizado, al igual que varios establecimientos de política exterior en los países occidentales, considera el multilateralismo y la diplomacia como un fin en sí mismo, independientemente de si avanza o hace retroceder las causas de la libertad y la oposición al racismo genuino.

En este problema hay una tendencia, entre muchos grupos judíos, a ver el antisemitismo solo a través del prisma de sus memorias históricas y prismas partidistas contemporáneos. Esto lleva a grupos como la Liga Anti-Difamación a ver el odio a los judíos como un problema principalmente de la extrema derecha, mientras ignoran o minimizan la forma en que el antisemitismo siempre ha encontrado un hogar en la izquierda. Los esfuerzos de los palestinos y sus aliados islámicos y del Tercer Mundo por usar no solo el lenguaje de la izquierda para deslegitimar la existencia de Israel, sino las estructuras de las organizaciones internacionales para perseguir sus objetivos, están en gran parte fuera de las pantallas de radar de los grupos de defensa judíos.

Señalar esto no es negar que el antisemitismo también existe en la derecha y que puede representar un peligro genuino. Pero el enfoque casi exclusivo en la derecha, motivado en parte por las prioridades partidistas de algunos de los encargados de combatir el antisemitismo, llevó a un grado de complacencia sobre el espíritu de Durban, el antisemitismo de las Naciones Unidas y el interseccionalidad que hizo que se hiciera metástasis en la última década casi sin que los monitores de antisemitismo se dieran cuenta.

También es cierto que la diplomacia israelí ha abandonado en gran medida el campo en las organizaciones internacionales, tanto porque sus diplomáticos se centran en otros asuntos cruciales como porque el estado judío se ha acostumbrado a la influencia de unas Naciones Unidas que siguen estando en su contra.

Las consecuencias de este fracaso son evidentes en 2021. Aparte de unos pocos grupos que han asumido esta tarea, el mundo judío organizado no ha reconocido en gran medida que permitir que estas calumnias se arraiguen en el discurso internacional puede tener un impacto catastrófico en la seguridad judía. Esto es en parte una cuestión de subestimar la influencia de las agencias de la ONU. Pero la ideología interseccional se ha apoderado de la academia y, como la mayoría de las ideas tóxicas que comienzan en los campus universitarios, y luego migran al resto de la sociedad.

La deslegitimación del nacionalismo judío y del nacionalismo judío por sí sola ha creado una realidad en la que el antisemitismo ha recibido un permiso de intelectuales, activistas e influyentes de opinión en los medios de una forma que hubiera sido impensable hace dos décadas. Y en lugar de gritar “basta”, grupos liberales como la ADL y el Consejo Judío de Asuntos Públicos están alentando estas peligrosas nociones.

Es hora de que el mundo judío organizado comience a tratar este problema y sus conexiones con una variante cada vez más popular del antisemitismo de izquierda en los Estados Unidos con seriedad. El fracaso de los principales grupos judíos no es solo una desgracia; está creando un entorno peligroso en el que efectivamente han despejado el camino para aquellos que odian a Israel ya los judíos.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS – Jewish News Syndicate.

Traducido por Hatzad hasheni/Porisrael

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.