Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 24, 2021

Desde el Muro Occidental hasta los callejones de la Ciudad Vieja, israelíes curiosos reciben con calidez a los visitantes de Bahréin

Activistas y funcionarios del nuevo socio del Golfo, atendidos por una ONG que buscan profundizar los lazos creados por los Acuerdos de Abraham, se deleitan con una cálida recepción y hacen caso omiso de la hostilidad de los residentes palestinos


El activista bahreiní Mohammed Al Shaer posa para una foto con israelíes en el Muro Occidental, 6 de octubre de 2021 (Sharaka)

El funcionario de educación de Bahréin, Mohammed Saleh, habla con un padre y un hijo haredí en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

El activista bahreiní Mohammed Al Shaer escucha a un músico callejero en el barrio judío de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Bahreiníes hablan con colegialas haredi en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

El activista bahreiní Mohamed Al Shaer habla con alumnas haredíes en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Estudiantes haredi posan con el funcionario de educación bahreiní Mohammed Saleh en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Un hombre acercó una silla de plástico a sólo unos metros del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén el miércoles y se sentó en el sol del mediodía. Al igual que los cientos de judíos que lo rodeaban, cerró los ojos y comenzó a orar.

Pero a diferencia de los hombres judíos ultra ortodoxos a ambos lados de él, vestidos con trajes negros y camisas blancas, el hombre estaba ataviado con una túnica blanca inmaculada que caía hasta las sandalias y una keffiyeh roja y blanca alrededor de la cabeza y los hombros.

Mohammed Saleh, un funcionario del Ministerio de Educación de Bahréin, se puso de pie, hizo una reverencia y volvió a sentarse mientras realizaba su liturgia musulmana. Algunos de los hombres que lo rodeaban ignoraron por completo la imagen poco común, centrándose en su propia oración. Otros, en su mayoría haredis más jóvenes, miraban con una mezcla de curiosidad y desconcierto, y los que poseían teléfonos inteligentes los sacaban para tomar fotografías.

Una procesión de bar mitzvah yemenita pasó alrededor de Saleh mientras un niño llevaba un rollo de la Torá al arca frente a donde estaba orando. Un soldado ortodoxo que todavía estaba en entrenamiento básico rondaba nerviosamente cerca, preguntando tentativamente quién era Saleh en un intento de averiguar si se esperaba que un soldado hiciera algo en esta situación.

Saleh no fue el único musulmán bahreiní en el Muro Occidental ese día. Otros ocho hombres de negocios, activistas y funcionarios de Bahréin posaron para fotografías y colocaron notas entre las piedras del muro, tanto en el lado de hombres como de mujeres de la plaza del lugar sagrado.

Formaban parte de la primera delegación de Bahréin en volar a Israel en la nueva ruta directa de Gulf Air de Manama a Tel Aviv.

El funcionario de educación de Bahréin, Mohammed Saleh, reza en el Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

La visita fue organizada por Sharaka, o «asociación» en árabe, una ONG fundada por emprendedores sociales israelíes, bahreiníes y emiratíes a raíz de los Acuerdos de Abraham de 2020.

El viaje de doce días, que comenzó el domingo, incluyó un recorrido por el memorial del Holocausto de Yad Vashem, reuniones con empresarios y estudiantes israelíes, discusiones con funcionarios del gobierno y recorridos por lugares religiosos e históricos de Israel.

Por mucho que los participantes de Bahréin aprendieran sobre el judaísmo e Israel en su paseo por la Ciudad Vieja de Jerusalén, parecía que los israelíes que los rodeaban estaban pasando por sus propias experiencias profundas.

«¿Podemos tomar fotografías?» Judíos, tanto jóvenes como mayores, preguntaban tentativamente, antes de abrazar a los visitantes bahreiníes que asumían constantemente que eran de Dubái. Los israelíes también intentaron dar la bienvenida a los invitados en árabe con niveles de éxito muy variables.

Mientras Saleh se acercaba para observar a un niño de bar mitzvah leyendo la Torá mientras su madre y sus hermanas miraban desde el otro lado de la partición que dividía las secciones de hombres y mujeres, la familia le hizo señas para que se uniera a la procesión que bailaba en círculo alrededor del chico. Antes de que Saleh se fuera, bañó al joven con caramelos después de notar que los miembros de la familia lo hacían y posó para una foto con el adolescente sonriente.

El funcionario de educación de Bahrein, Mohammed Saleh, baila con un niño en un bar mitzvah y su familia en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Un grupo de colegialas ultra ortodoxas miró con aprensión mientras el grupo de Bahréin regresaba por la plaza de la Kotel, preguntándose si los hombres y mujeres impecablemente vestidos eran árabes y si sus maestros se molestarían si se tomaran fotos con extraños.

Dondequiera que caminaran en la Ciudad Vieja, los bahreiníes eran el centro de atención. Experimentaron el Israel acogedor, curioso y encantadoramente intrusivo que sorprende gratamente a tantos visitantes primerizos.

Un grupo de Birthright (Derecho por Nacimiento) los encontró junto a la sinagoga Hurva, lo que emocionó visiblemente a los jóvenes judíos estadounidenses que también visitaban Israel por primera vez.

“Es asombroso aquí; hay tantos tipos diferentes de personas y diferentes tipos de cultura solo juntándose en un solo lugar”, comentó Rebecca Nadler de Florida.

Bahreiníes se toman una foto con un grupo de Judíos Estadounidenses por Derechos de Nacimiento en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Pero no todos los habitantes de Jerusalén se alegraron de ver a los árabes cosmopolitas del Golfo de los socios regionales más recientes de Israel contemplando los lugares de interés de la ciudad junto con los anfitriones judíos.

En muchos lugares que visitó el grupo – incluido el mercado Mahane Yehuda, el paseo marítimo Armon Hanatziv y la Ciudad Vieja – hubo jóvenes palestinos que los llamaban traidores, criticaban la música nacionalista o incluso maldecían a sus familias.

Los palestinos ven en gran medida la decisión del año pasado de Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos de normalizar las relaciones con Israel como una traición al principio de larga data de que los estados árabes deben esperar el establecimiento de un estado palestino antes de establecer lazos con Israel.

Pero los bahreiníes no se inmutaron por los epítetos y optaron por ignorarlos tanto como fuera posible. Dijeron que los ataques verbales eran completamente esperados y bastante leves en comparación con algo de lo que han experimentado en las redes sociales y de los palestinos que viven en Bahréin.

«Mucha gente tiene traumas aquí, tal vez», dijo Khawla Al Shaer, que trabaja en una compañía farmacéutica en Bahréin. «Y eso les impide ver qué es lo mejor para ellos».

«En el fondo no creo que tengan malas intenciones», dijo.

Una startup de paz

Sharaka, que se ve a sí misma como una «startup de paz», se fundó con el objetivo de traducir los Acuerdos de Abraham en una paz cálida entre las personas, algo que faltaba en las relaciones de décadas de Israel con Egipto y Jordania, las dos primeras naciones árabes en hacer paz con Israel.

“Estamos convencidos de que mucha, mucha gente en la región, especialmente la generación más joven, es pragmática, de mente abierta y quiere un futuro y un presente positivos”, dijo Dan Feferman, Director de Comunicaciones y Asuntos Globales de Sharaka.

Educadores y activistas bahreiníes contemplan la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

La ONG también trajo una delegación el pasado mes de diciembre compuesta por bahreiníes y emiratíes.

“Queremos que estos valientes pioneros que están siendo criticados por algunos en casa conozcan a Israel y a los israelíes con sus propios ojos”, dijo Feferman, “y que les presenten organizaciones y personas específicas, especialmente del sector privado y la sociedad civil, con el fin de crear relaciones y colaboraciones».

«También están haciendo un trabajo importante representando positivamente a los árabes del Golfo aquí en Israel, una población que los israelíes nunca llegaron a conocer realmente hasta hace poco», explicó.

Israel y Bahréin firmaron un acuerdo de normalización en septiembre de 2020 en el césped de la Casa Blanca, parte de un deshielo en las relaciones regionales que también vio a los Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Sudán acordar establecer vínculos con Israel. La semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, inauguró la embajada de Israel en Manama el mismo día que despegó el primer vuelo directo hacia el aeropuerto Ben Gurion.

Antes de llegar a Israel, dijo Shaer, sus amigos temían por su seguridad. “Estaban tensos por las cosas que ven en los medios”, explicó.

Shaer, una enérgica y tatuada bahreiní que boxea en su tiempo libre, dijo que le sorprendió la calidez de la bienvenida que recibió.

“Sentimos mucha atención, amor y hospitalidad”, dijo.

“Hay gente muy hermosa, encantadora y amigable”, dijo Nayla al Meer, estudiante de doctorado y funcionaria del Ministerio de Juventud y Deportes. «Este es el viaje de mi vida».

Meer dijo que su familia la apoyó plenamente en el viaje.

Fatema Al Harbi, que trabaja para el Ministerio de Educación y se desempeña como vicepresidenta de Sharaka en Bahréin, también es una deportista y emprendedora consumada. Al crecer, había aprendido solo «todas las cosas malas» de Israel, pero quería descubrir cómo era realmente el país por sí misma.

«No quería oír hablar de eso», dijo. “No quería verlo a través de los medios. Quería experimentarlo por mí misma y verlo con mis ojos para conocer la verdad, conocer la realidad».

“Los veo viviendo en paz”, continuó. “Vi a muchos árabes israelíes y árabes; les encanta vivir aquí».

La funcionaria de educación bahreiní Fatema Al Harbi en la Ciudad Vieja de Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Lazar Berman, Times of Israel)

Asma Alatwi, una joven de 28 años que estudió hebreo en El Cairo y fundó la Academia Shemot, el primer instituto para el estudio del hebreo en Bahréin, dijo que vino a aprender más sobre la vida y la cultura israelíes, tanto árabes como judías, y para encontrarse con los amigos que ha hecho a través de las redes sociales desde que se firmaron los Acuerdos de Abraham.

“Si tengo la oportunidad, me gustaría discutir y expandir la cooperación entre los centros de la Academia Shemot con las ulpan aquí en Israel”, dijo, refiriéndose a las escuelas que enseñan hebreo a nuevos inmigrantes y otros recién llegados.

Se abre una puerta

El grupo se sintió especialmente conmovido por el Museo del Holocausto Yad Vashem.

Los bahreiníes no aprenden sobre eso en la escuela, explicó Shaer. «Aprendimos sobre el bombardeo de Hiroshima, por ejemplo, aprendimos sobre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial y así sucesivamente, pero el tema del Holocausto es algo sobre lo que debemos estudiar y aprender más».

Un visitante bahreiní en el memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, 6 de octubre de 2021 (Sharaka)

“Estar en ese museo y ver todas esas fotografías y todos esos documentos fue increíble de una manera horrible”, dijo Shaer. «No sabía cuánto afectaba al pueblo judío».

Dijo que el museo «abrió una puerta en su mente» que tiene la intención de explorar más a fondo.

Le habían enseñado brevemente sobre el Holocausto en la escuela, dijo Harbi, «pero no sobre las personas que murieron, que eran judíos, que fue intencional».

Ella cree que Bahréin enseñará adecuadamente sobre el Holocausto en las escuelas en los próximos años.

“Escuché muchas historias sobre el Holocausto, pero realmente no supe la verdad hasta que visité el museo del Holocausto”, dijo Meer. «Nunca, nunca olvidaré lo que vi».

Una de las lecciones clave que los miembros del grupo dijeron que tomaron del museo del Holocausto – y en gran medida de la cruda amargura de los palestinos que encontraron – es el enfoque productivo que los israelíes han adoptado hacia los traumas del pasado.

“Vivir en el pasado nunca nos hará prosperar”, dijo Shaer. «Aferrarnos a los rencores de nuestros antepasados ​​en realidad nos destruirá».

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil

 

https://www.timesofisrael.com/from-western-wall-to-old-city-alleys-curious-israelis-embrace-bahraini-visitors/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.