Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

Cocaína, corrupción y miseria: El rastro de Hezbolá en los gobiernos comunistas de Latinoamérica


Captura de pantalla

Durante más de una década, académicos y analistas han advertido que Venezuela, que pronto podría ser el próximo Estado fallido de América Latina, se está convirtiendo en un centro regional para el crimen transnacional.

El régimen autoritario del dictador Maduro, bajo la creciente presión del casi colapso de la industria petrolera de Venezuela, una crisis económica y las estrictas sanciones de Estados Unidos, ha recurrido cada vez más a las empresas ilícitas como medio para generar los ingresos que tanto necesita. Caracas no solo ha recurrido a Rusia y China como prestamistas de último recurso, sino que ha permitido que el fundamentalista chiíta Irán extienda su influencia a Venezuela. Esto incluye permitir que la organización proxy de Teherán, Hezbolá, establezca importantes operaciones ilícitas en el petroestado.

Los analistas de seguridad reconocen que Hezbolá, con el apoyo de Teherán, ha construido una red criminal bien engrasada y sofisticada en Venezuela, con tentáculos que se extienden hasta la vecina Colombia y otros países de la región. La presencia de esta organización no solo alimenta la inestabilidad regional y desafía la hegemonía de Estados Unidos, sino que aumenta el riesgo de nuevos conflictos y ataques terroristas.

Hezbolá, designada por Estados Unidos como organización terrorista, es un partido político y una organización militante chiíta libanesa respaldada por Irán que se ha convertido en un importante apoderado de Teherán en su lucha por el dominio de Oriente Medio. El grupo militante siguió a Irán en América Latina, construyendo eficaces redes de inteligencia y criminales en la inestable región. Hezbolá ha tratado activamente de cooptar y controlar a las comunidades chiítas locales en América Latina, incluyendo el reclutamiento de simpatizantes dentro de la diáspora musulmana chiíta en Argentina, Colombia y Venezuela.

En 1992, Hezbolá bombardeó la embajada israelí en Buenos Aires y, dos años después, en la misma ciudad, un centro comunitario judío, matando a un total de 114 personas. La organización política militante participa activamente en una serie de actividades ilícitas en toda América Latina, centrándose en el tráfico de cocaína, que es una fuente de ingresos cada vez más lucrativa.

La importancia del tráfico de cocaína para Hezbolá se pone de manifiesto cuando el grupo envió a un operativo de alto rango, Nasser Abbas Bahmad, a establecer (en español) una red de contrabando de cocaína en Paraguay en lo que se conoce como la zona de la triple frontera, donde Brasil y Argentina se encuentran con Paraguay. Aunque esa operación fue finalmente desmantelada por las autoridades paraguayas y estadounidenses a principios de 2021, Hezbolá sigue estando muy implicada en el tráfico de cocaína y en el blanqueo de dinero en América Latina.

El grupo terrorista designado por Estados Unidos obtiene la lucrativa droga ilegal de Colombia, que es el mayor productor mundial. Según el último informe de la ONU, la producción de cocaína de Colombia en 2020 se disparó hasta alcanzar la cifra récord de 1.222 toneladas métricas, un 7,5% más que las 1.137 toneladas métricas fabricadas un año antes. Aunque no se dispone de cifras claras, se calcula que Hezbolá genera al menos 300 millones de dólares de ingresos anuales gracias a su red de actividades ilícitas en América Latina, gran parte de los cuales proceden del tráfico de cocaína y del blanqueo de dinero.

Venezuela, en parte debido a su proximidad con Colombia, se ha convertido en un importante centro de operaciones para Hezbolá en América Latina, donde, junto con su patrocinador, Irán, se ha convertido en un apoyo clave del cada vez más asediado presidente Maduro. Esto ha ocurrido durante un período considerable que comenzó cuando Hugo Chávez llegó a la presidencia y lanzó su Revolución Bolivariana socialista.

El actual ministro de Petróleo de Maduro, Tareck El Aissami, de ascendencia libanesa iraquí, ocupa un lugar destacado en una serie de planes que ayudaron a Hezbolá a reforzar su presencia en Venezuela. Cuando El Aissami era ministro de Interior y Justicia de Venezuela, se alega que utilizó su autoridad para conceder pasaportes venezolanos a miembros de Hezbolá que llegaban a Venezuela desde Siria, Irak y Líbano.

También figura de forma destacada en las investigaciones sobre blanqueo de capitales y tráfico de cocaína llevadas a cabo por las autoridades estadounidenses. El Departamento de Estado estadounidense alega que El Aissami ha supervisado y financiado grandes envíos de cocaína desde Venezuela, lo que, junto con otras actividades ilícitas, le ha llevado a ser acusado de varios delitos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Otros altos cargos venezolanos, incluido el presidente Maduro, también están acusados de una serie de delitos que incluyen el narcoterrorismo, la corrupción y el tráfico de drogas.

En las últimas dos décadas, Venezuela se ha convertido en un importante centro de transporte transnacional de cocaína. El desmoronamiento del Estado venezolano, el colapso de las instituciones gubernamentales y la enorme crisis económica y humanitaria en la que está sumido el país han permitido que la delincuencia y la corrupción florezcan prácticamente sin control. La gran porosidad de la frontera colombo-venezolana facilita el flujo de personas, armas, drogas y otros bienes ilícitos entre ambos países.

Las autoridades estadounidenses estiman que hasta el 20% de todo el clorhidrato de cocaína que se produce en Colombia se envía a Venezuela, donde luego se trafica hacia Estados Unidos y Europa Occidental. El tráfico de drogas y el apoyo que los regímenes de Chávez y Maduro proporcionaron a las guerrillas izquierdistas colombianas han permitido que grupos armados ilegales no estatales prosperen en Venezuela. Aunque las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se desmovilizaron en 2017, varios grupos disidentes han establecido bastiones en las regiones fronterizas de Venezuela.

El último grupo guerrillero izquierdista organizado de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ha ampliado agresivamente sus operaciones en Venezuela y se cree que ahora tiene presencia en al menos 13 de los 23 estados de Venezuela y en algunas comunidades incluso actúa como un gobierno de facto. Esto solo facilita el contrabando, la extorsión y la extracción ilegal de oro en el país. Todo esto ha creado una importante oportunidad para que Hezbolá aumente sus lucrativas operaciones ilícitas en el estado casi fallido.

Hezbolá, respaldado por Teherán, es un apoyo clave para el régimen autoritario de Maduro. El grupo militante es un representante regional ideal para participar en actividades ilegales como el tráfico de cocaína y el terrorismo. Hezbolá también está cooptando y reclutando activamente a la gran diáspora libanesa y chiíta en Venezuela y Colombia.

Hezbolá es una voz influyente entre los diversos clanes familiares que dominan las comunidades siria y libanesa de Venezuela y Colombia, que se han convertido en importantes actores políticos y empresariales en ambos países. Muchos de esos clanes están firmemente arraigados en el régimen de Maduro y en la economía ilícita de Venezuela, en rápida expansión, y algunos de ellos son actores integrales en el tráfico de cocaína y otras actividades delictivas. Muchos de ellos también tienen una influencia considerable en la vecina Colombia, que es la principal fuente de cocaína de Hezbolá. Esta creación de relaciones y el reclutamiento no solo refuerzan la influencia política de Hezbolá y Teherán, sino también los ingresos de la organización política militante, que se destinan a aumentar su influencia en el Líbano y a realizar operaciones en Oriente Medio.

Hezbolá es una poderosa arma indirecta que Teherán puede esgrimir para desafiar la hegemonía de Estados Unidos en América Latina, al permitir a Irán participar en actos criminales y terroristas sin que se le vincule directamente con dichas actividades. Las redes criminales transnacionales de la organización militante le permiten beneficiarse de las actividades ilícitas y blanquear las ganancias, generando una fuente crucial de ingresos.

El creciente poder e influencia de Hezbolá en la región lo convierten en un importante aliado para el fallido gobierno de Venezuela. Esto da a Teherán, que es un partidario crucial de Maduro, una mayor influencia dentro de la OPEP como comprador clave de crudo venezolano. Además de magnificar la inseguridad regional y desafiar la supremacía geopolítica de Washington en su propio patio trasero, la creciente influencia de Hezbolá amplifica el riesgo de nuevos ataques terroristas en América Latina.

Todo esto subraya por qué Washington debe reevaluar su uso de las sanciones contra Venezuela, especialmente después de considerar su fracaso a la hora de iniciar un cambio de régimen, al tiempo que crea un entorno propicio para permitir el florecimiento de organizaciones terroristas y criminales transnacionales.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.