Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

La organización pro-iraní Hizbala, factor clave en el riesgo de guerra civil en Líbano

Fotos y videos: Twitter y Telegram Abu Ali Express


Líbano dejó hace ya años de ser “la Suiza de Medio Oriente” de la que todos hablaban como símbolo de apertura, liberalismo y tranquilidad. La organización Hizbala, nacida dentro de la comunidad musulmana chiita del país pero identificada plenamente con la agenda foránea de la República Islámica de Irán y puesta de hecho a su disposición, cambió totalmente la realidad en el otrora llamado “país de los cedros”. Líbano está preso de Hizbala, quien como brazo de Irán, ha largado tentáculos en todos los sectores de la vida del país , constituyendo además la fuerza armada más poderosa de Líbano, mucho más por cierto que el ejército oficial del país.

 

Los eventos de los últimos días alcanzaron un punto de especial gravedad en lo que se refiere a las diferencias entre el campo pro-Hizbala y sus opositores dentro de Líbano. Estas no son de hoy pero han ido en aumento. La seria crisis económica por la que pasa Líbano ha empujado a mucha gente que siente que ya no tiene que perder, a osar oponerse abiertamente. De fondo, está la mentalidad más democrática y abierta de parte de la ciudadanía libanesa, comparada por cierto con la que pretende imponer Hizbala , brazo de Irán en territorio libanés.

 

El nuevo capítulo fue desatado este jueves 14 de octubre, cuando defensores de Hizbala y del partido chiita Amal marcharon hacia el Juzgado central de Beirut para exigir la destitución  del juez Tarek Bittar que fue designado por las autoridades para investigar la gigantesca explosión registrada en agosto del 2020 en el puerto de Beirut que cobró la vida de centenares de personas y dejó a muchos miles sin techo. Hizbala considera que Bittar no le conviene porque entiende que está por publicar un informe que responsabiliza a Hizbala por la explosión, provocada al parecer por el material altamente inflamable que la organización habría almacenado allí sin los resguardos debidos, para usar para sus fines militares.

El Juez Bittar

 

Hizbala publicó llamados a manifestar frente al juzgado, contra el juez. Uno de sus lemas: “No se repetirá lo que ocurrió en el 2005”. Con eso se refería claramente al hecho que se acusó a Hizbala por el asesinato del Primer Ministro Rafiq el-Hariri.

 

La tensión fue en aumento y estalló en forma sorpresiva –o no tanto- cuando en medio de la marcha de Hizbala y Amal, comenzaron disparos desde puntos inicialmente no identificados, hacia la multitud que se aproximaba al juzgado. El ataque terminó con 6 muertos, la mayoría al parecer de Amal, pero también de Hizbala , entre ellos una mujer.

 

Hizbala y Amal acusaron categóricamente al partido de las Fuerzas Libanesas (cristianas) encabezado por Samir Jaja, que rechazó las acusaciones y exhortó a las autoridades “a investigar”. Jaja está a favor de la continuación del trabajo del juez Bittar.

 

Casi de más está decir que Hizbala lo acusa de atacar a “manifestantes no violentos”.

Las escenas en el terreno de hombres de Hizbala armados hasta los dientes y hasta disparando RPG en las calles de Beirut, muestran lo contrario.

Los tiroteos se prolongaron durante horas.

 

Civiles huyeron del lugar de los enfrentamientos.

 

En escuelas de la zona los niños trataron de hallar escondite y luego se los intentó desalojar.

 

 

 

El ejército de Líbano intentó intervenir.

Como no podía ser de otra manera, Hizbala involucra a Israel en el tema, acusando a Jaja de ser ”sionista”.

 

El periódico pro-Hizbala Al Akhbar lo disfrazó en su portada .

 

 

La oposición a Hizbala publicó otra caricatura en su propio diario, con la figura de Hassan Nasrallah, el jefe de Hizbala, como la sombra del puerto de Beirut.

 

Y el discurso público de los últimos días no vaticina mejores noticias sino un agravamiento de la tensión interna, de una forma que se teme pueda conducir a un estallido de gran envergadura.

Video: https://twitter.com/i/status/1449463124050972674

En las redes libanesas, cuentas identificadas con Hizbala amenazan a Samir Jaja y Sami Al-Jumayel de “Al Kataeb”, las falanges cristianas libanesas,  asegurando que “si se toma la decisión, ustedes comenzarán a escapar”.

https://twitter.com/i/status/1449460626066186247

Los seguidores de Hizbala gritan el clamor de los chiitas “¡ Shía! ¡Shía!”, dejando en claro que todo vuelve a ser lo que de fondo siempre fue en Líbano: una división absolutamente sectorial.

Dos citas significativas  fueron reveladas por el canal de Telegram @Abu Ali Express.

Una es del hermano de uno de los muertos en la explosión en el puerto de Beirut, de la que se sospecha que Hizbala fue responsable, lo cual se estima que el juez Bitar-al que Hizbala quiere quitar del camino- está por determinar.

“Lo que ocurrió hoy fue por la elevación del alma de cada una de las víctimas. Por mi hermano Joe, mi amado Ralf y por el alma de los otros 8 hermanos. Con la ayuda de Dios, completaremos con sangre, con la pluma y la bala. Sacrificaremos todo lo que tenemos . Descansen en paz. No escatimaremos por ustedes”.

Abu Ali Express completa las palabras implícitas y explica el sentido total:

“Lo que ocurrió hoy fue por la elevación del alma de cada una de las víctimas. Por mi hermano Joe, mi amado Ralf y por el alma de los otros 8 hermanos. Con la ayuda de Dios, completaremos (la venganza) con sangre, con la pluma y la bala. Sacrificaremos todo lo que tenemos (para terminar el trabajo). Descansen en paz. No escatimaremos (esfuerzos para vengarnos) por ustedes”.

Y la otra cita es de un parlamentario del partido de las Fuerzas Libanesas.

“Los enfrentamientos que estallaron no fueron entre un partido y otro. Y no entre una comunidad y otra . No entre una región y otra. Es un enfrentamiento entre Hizbala  y los libaneses libres, de todas las comunidades, los que aún quedaron en el país, con el objetivo de preservar lo que aún existe de las instituciones del Estado que aún están fuera del control de Hizbala, para hacer respetar la justicia”.

En el análisis de Abu Ali Express, un gran conocedor de la situación en los países de la región, “está claro que no pocos sectores del dividido pueblo libanés, están felices por los muertos de Hizbala y Amal, y sienten que al fin hay una fuerza dentro de Líbano  que logró enfrentarse militarmente a Hizbala, la fuerza militar más poderosa de Líbano, y hacerle desangrar, derrotarlo en su propio juego”.

 

Abu Ali agrega: “Es cierto que no es que haya aquí una derrota definitiva frente a Hizbala ni nada que se aproxime siquiera a ello y también es cierto que no hay hoy ninguna fuerza militar en Líbano que pueda lidiar con Hizbala. Pero muchos hoy en Líbano tienen una sensación agradable : ´no le permitiremos a Hizbala hacer lo que desee con nosotros, queremos que se haga justicia en todo lo relacionado a la explosión en el puerto de Beirut, y no permitiremos a Hizbala intervenir en el proceso jurídico, haremos que el juez Bitar pueda concretar su misión´”.

 

En la contienda interna, hay quienes se fortalecen por la situación

 

Tal cual explica Abu Ali, las acusaciones de Hizbala a Samir Jaja lo fortalecen y lo hacen aparecer a los ojos de los opositores a Hizbala “como un líder libanés valiente que no les teme”, precisamente por todos los ataques que sufre.

 

El gran temor de fondo es que la situación actual lleve a Líbano a una nueva guerra civil. Y la gran pregunta es si acaso se puede sacar a Hizbala y a Irán sin ello. Un escenario sumamente preocupante.

 

Sami Jemayel del partido cristiano “Al Kataeb”, las Falanges, dijo que “las escenas de este jueves son exactamente lo que condujo al estallido de la guerra civil en Líbano”.

Semanariohebreojai

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.