Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes noviembre 29, 2021

¿Un judio en la Presidencia de Francia?

Francia: ¿Puede Éric Zemmour ser el próximo presidente?

El periodista que baraja las cartas en la política francesa. Zemmour representa la Francia de antaño: la Francia de Napoleón, Notre Dame de Paris y el general Charles de Gaulle, una Francia que no quiere convertirse en República Islámica


Eric Zemmour Imagen: Facebook
«El peligro para Francia es convertirse en un segundo Líbano», dice Zemmour a menudo, refiriéndose a un país fragmentado entre comunidades sectarias que se odian y temen unas a otras.
  • Es el hombre que rompió el techo de cristal para insertar en la discusión de los medios temas como «inmigración» y «jihad», de los que nadie se había atrevido a hablar públicamente. Es un hombre que encarna el miedo a ver desaparecer la Francia tradicional, la de los campanarios de las iglesias y la «baguette», bajo los golpes de la jihad y la corrección política.
  • El meteórico ascenso de Zemmour ha tenido un segundo efecto: ha roto una degradante trampa electoral en la que está metido el pueblo francés … dividiendo la derecha para evitar que vuelva al poder.
  • Desde mediados de los años ochenta hasta ahora, los medios de comunicación y la izquierda, juntos, fabricaron una máquina de la vergüenza de fuerza industrial para estigmatizar como «racista» y «nazi» a cualquiera que se atreviera a alzar la voz sobre temas de inmigración …
  • La pelea de Zemmour apenas comienza. Sin embargo, una cosa es segura: Zemmour está restaurando un auténtico debate democrático sobre temas – seguridad, inmigración, Islam – que realmente importan a los franceses. Para muchos, Zemmour es la última oportunidad para que Francia no se convierta en una nación islámica o en un «Líbano en Europa».

*******************************

El Financial Times lo llama » el de extrema derecha «. Para el New York Times es el » experto de la derecha «. Para Die Zeit , es » el hombre que divide Francia » … Eric Zemmour, periodista y ensayista, no es (todavía) candidato oficial a la presidencia francesa, pero debido a su popularidad, Francia ya vive en época de elecciones.

Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en unos 200 días, pero no pasa una semana sin que una encuesta impulse a Éric Zemmour cada vez más alto en las proyecciones de votantes para 2022. Una encuesta de Harris Interactive publicada por la revista Challenges el 6 de octubre lo sitúa en el 17%, por delante de Marine Le Pen, la candidata del Partido Rally Nacional (con un 15%, habiendo caído 13 puntos desde el verano). Zemmour aún se mantiene por detrás del actual presidente Emmanuel Macron, proyectado en un 24%. ¿Pero por cuánto tiempo?

Visto desde el extranjero, un recuento de votos proyectado del 17% para Zemmour puede parecer bajo. Pero en Francia, la elección presidencial es una competencia de dos rondas. Las encuestas citadas aquí se refieren únicamente a la primera ronda, donde puede haber 25 candidatos en la contienda. En consecuencia, las intenciones de voto de la primera ronda están necesariamente fragmentadas . Si las elecciones se celebraran la semana que viene, los únicos dos candidatos en la segunda vuelta serían Macron y Zemmour.

«Nunca antes habíamos visto un ascenso tan meteórico en tan poco tiempo», insiste Jean-Daniel Lévy, subdirector de la empresa de encuestas Harris Interactive. «Estamos asistiendo al colapso del corazón mismo del electorado» de Marine Le Pen.

¿Quién es Eric Zemmour? Es el hombre que rompió el techo de cristal para insertar en la discusión de los medios temas como «inmigración» y «jihad», de los que nadie se había atrevido a hablar públicamente. Es un hombre que encarna el miedo a ver desaparecer la Francia tradicional, la de los campanarios de las iglesias y la «baguette», bajo los golpes de la jihad y la corrección política.

Un libro publicado por Zemmour el 16 de septiembre y titulado La France n’a pas dit son dernier mot ( Francia aún no ha dicho su última palabra ) trata sobre la identidad nacional; Se vendieron 100.000 copias la primera semana. Zemmour representa la Francia de antaño: la Francia de Napoleón, Notre Dame de Paris y el general Charles de Gaulle, una Francia que no quiere convertirse en República Islámica. «El peligro para Francia es convertirse en un segundo Líbano», dice Zemmour a menudo , refiriéndose a un país fragmentado entre comunidades sectarias que se odian y temen unas a otras.

Zemmour no es un político profesional. Comenzó como reportero político en el diario Le Figaro en la década de 1990, pero debido a que era brillante y tenía juicios radicales sobre los políticos franceses y comprendía profundamente la cultura política e histórica, comenzó a ser invitado por radio y televisión. Le Figaro le dio una columna regular, y en 2006 se convirtió en una auténtica estrella de televisión. Su participación durante cinco años en «On n’est pas couché» («No estamos dormidos»), un programa de entrevistas de los sábados por la noche, lo dio a conocer en toda Francia. En 2015, el presentador del programa, Laurent Ruquier, lamentó haberse asociado con Zemmour. «No pensamos que iba a aparecer un monstruo», dijo Ruquier .

¿Por qué Zemmour es «un monstruo»? Porque afirma que «los franceses de origen inmigrante están más controlados que otros porque la mayoría de los traficantes son negros y árabes … Eso es un hecho». Zemmour fue condenado en la Corte por decir eso, no porque fuera una mentira, sino porque tal afirmación es imposible de probar. La ley francesa se ha negado a utilizar las estadísticas étnicas existentes en Gran Bretaña o Estados Unidos.

Zemmour parece impactante porque afirma que Francia dejó de ser Francia el día en que permitió a los padres de origen extranjero dar nombres africanos o musulmanes a sus hijos (Mohammed es el nombre más frecuente en los suburbios parisinos). Zemmour dice que le gustaría restaurar una ley del siglo XIX que obligaba a todos los ciudadanos franceses a «dar nombres franceses» a sus hijos. Zemmour también exige que Francia deje de estar sujeta a la autoridad de los jueces del Tribunal Europeo de Justicia y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Son ellos, dice Zemmour, quienes impiden la deportación de delincuentes extranjeros.

También es intransigente en cuestiones sociales: contra la reproducción asistida («Quiero que los niños tengan un padre y una madre»), la propaganda transgénero en las escuelas, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la militancia LGBT en la escuelaZemmour no es anti-homosexual, solo está diciendo que los «lobbies LGBT» y las «minorías» están en guerra con Francia al igual que los islamistas están en guerra con todos los países occidentales.

Zemmour es popular no porque haga comentarios provocativos sobre la inmigración o los derechos LGBT. Es popular porque trae a los medios preocupaciones que antes solo se expresaban en la familia o entre amigos. La popularidad de Zemmour está creciendo en las encuestas hoy porque ahora está exportando el debate de la esfera de los medios a la esfera política.

¿Tiene Zemmour alguna posibilidad de convertirse en presidente? Zemmour ni siquiera es un candidato oficial para las elecciones presidenciales. También es el hombre que dijo que «decepcionaría a mucha gente si no corría».

Por muchas razones, sí, Zemmour tiene la oportunidad de ser el próximo presidente. Primero, porque Macron ha demostrado que un individuo que no pertenece a ningún partido político puede ganar. Por tanto, la irregularidad es reproducible.

Además, la Constitución de la Quinta República en Francia está enteramente construida para organizar un encuentro de personalidad excepcional con el pueblo francés. Este sistema fue diseñado para el general de Gaulle y votado directamente por el pueblo francés. Desde ese punto de vista, el encuentro entre Zemmour y los franceses ya es una realidad. Cuando Zemmour organizó la promoción de su último libro, miles de personas se apresuraron a estrechar su mano.

También hay otras razones que explican la excepcional popularidad de Zemmour. Primero, la población francesa hoy en día está segmentada en diferentes «públicos» o centros de interés. En Francia, en el ámbito político, la principal característica de todos estos «públicos» es un sentimiento de «angustia» y «rabia » contra las élites que promovieron la inmigración masiva sin consultar a la población autóctona. El Barómetro de la confianza, una encuesta que publica todos los años en Francia Cevipof, el centro de investigación del Instituto de Estudios Políticos de París, es un buen indicador de la «lasitud, el mal humor, la desconfianza» que la mayoría de la población francesa aparentemente siente hacia la clase política. 

Salir de la trampa electoral actual

El meteórico ascenso de Zemmour ha tenido un segundo efecto: ha roto una degradante trampa electoral en la que está atrapado el pueblo francés. Esta trampa electoral fue ideada a mediados de la década de 1980 por el presidente socialista francés François Mitterrand: dividir la derecha para evitar su regreso al poder. Mitterrand promovió en la radio y la televisión estatales un partido microscópico de extrema derecha, el Frente Nacional, el primero que se atrevió a hablar en contra de la inmigración.

Desde mediados de los 80 hasta ahora, los medios de comunicación y la izquierda fabricaron juntos una máquina de vergüenza de fuerza industrial para estigmatizar como «racista» y «nazi» a cualquiera que se atreviera a alzar la voz sobre temas de inmigración.

Esta política de vergüenza fue tan fuerte que recientemente incluso Marine Le Pen, líder del Rally Nacional (como ahora se llama al Frente Nacional), trató de escapar del estigma de ser llamado «nazi» diciendo cosas positivas sobre la inmigración musulmana y no excluyendo el uso de la inmigración para cubrir una supuesta escasez de mano de obra.

Con Zemmour, sin embargo, los medios antirracistas ahora están trabajando en el vacío. Cuanto más tratan los medios de estigmatizar a Zemmour como un «nazi», mayor es su popularidad entre los votantes.

Además, los líderes del partido de derecha Les Républicains, que no se atrevieron a pronunciar la palabra «inmigración», ahora proponen «acabar con la laxitud migratoria» y detener la «inmigración descontrolada». Incluso Macron ha reconocido en privado que Zemmour «tenía razón» sobre la inmigración.

La pelea de Zemmour apenas comienza. Sin embargo, una cosa es segura: Zemmour está restaurando un auténtico debate democrático sobre temas – seguridad, Islam, inmigración – que realmente importan a los franceses. Para muchos, Zemmour es la última oportunidad para que Francia no se convierta en una nación islámica o en un «Líbano en Europa«.

Yves Mamou, autor y periodista, afincado en Francia, trabajó durante dos décadas como periodista de Le Monde .

 

****Sus padres se instalan en la metrópolis francesa tras la guerra de independencia de ArgeliaÉric Justin Léon Zemmour es hijo de franceses judios de Argelia, nacido en 1958 en la ciudad de Montreuil colindante con París. Se considera francés de origen bereber. En 1982, conoció a Mylène Chichportich con quien se casó y ha tenido tres hijos.

Traducido para Porisrael.org  y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.