Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

La perfidia estadounidense contra los judíos nunca es algo bueno

Plantar un consulado en Jerusalén para ayudar a un enemigo es como plantar una estaca en el corazón del judaísmo.


Nurallas de jerusalen. Ministerio de Turismo

La Declaración Balfour se firmó el 2 de noviembre de 1917, en un momento en que Gran Bretaña y sus aliados estaban expulsando a los turcos y alemanes de Palestina, una región árida de un Imperio Otomano decaído y derrotado.

La Campaña Palestina cambió el rumbo de la Primera Guerra Mundial. Fue ganada por tropas aliadas, incluido un gran contingente de judíos palestinos. Ningún árabe luchó en el lado oeste del río Jordán, parte del cual es llamado, por activistas y políticos ignorantes, «Cisjordania».

Estados Unidos permaneció neutral hasta abril de 1917 y no entró en la lucha hasta el verano de 1918, momento en el que terminó la Campaña Palestina. Las potencias aliadas se reunieron en San Remo en 1920 para decidir el futuro del extinto Imperio Otomano. Estados Unidos participó solo como observador.

Los árabes fueron recompensados ​​con la independencia en Siria, Líbano y Mesopotamia (el actual Irak). Jordania se creó más tarde como recompensa por la participación árabe en la Campaña Palestina en la orilla este del río Jordán. Esta parte de Palestina fue entregada a la tribu hachemita, una minoría en Jordania. La mayoría de los jordanos son palestinos, al igual que la reina.

Este hecho ha sido convenientemente olvidado por aquellos que luchan física y verbalmente contra Israel. Aquellos con aversión a la historia han mantenido la paz durante décadas con una no solución de dos estados que exige que Israel renuncie a su antigua patria histórica y dividir a Jerusalén, su capital eterna.

Las Potencias Aliadas dieron a Gran Bretaña el mandato de Palestina basado en el principio de la Declaración Balfour, que se había convertido en política oficial británica: Exhortó a establecer Palestina como el hogar nacional del pueblo judío mientras se protegían los derechos civiles y religiosos de todos sus ciudadanos. lo que Israel ha hecho con diligencia.

Esto se reafirmó en la Conferencia de la Sociedad de Naciones de 1922 sobre el mandato de Palestina. (La Liga de Naciones fue la precursora de las Naciones Unidas).

El mundo celebró el regreso de los judíos a su antigua Biblia … y luego las cosas salieron mal.

Los oficiales británicos llegaron a Jerusalén para administrar la política británica, pero en cambio se volvieron contra la política de su propio gobierno al alentar a un líder árabe antisemita furioso a incitar el asesinato y la expulsión de judíos en Jerusalén, Hebrón y en toda la Palestina anterior al estado.

El notorio Haj Amin al-Husseini fue el artífice del terror antijudío que ha durado un siglo. Después de huir de Jerusalén, se unió a Adolph Hitler para planear la Solución Final del Problema Judío en el Medio Oriente.

Se convirtió en el mentor de Yasser Arafat, quien engañó al mundo en la ceremonia de la Casa Blanca en 1993 prometiendo entregar la «paz de los valientes». En cambio, les dio a los israelíes la paz de la tumba. Más de mil judíos israelíes fueron masacrados por la guerra terrorista de Arafat. Esto fue después de que se firmara un acuerdo de paz en Estados Unidos. Desde entonces, Estados Unidos ha apuntalado a una Autoridad Palestina corrupta con el dinero de los contribuyentes que la Autoridad Palestina gasta en promover y recompensar el terrorismo antijudío.

Bajo Trump, esta financiación se detuvo. La Administración Biden lo renovó, a pesar de dos leyes estadounidenses vigentes que prohíben financiar a los palestinos hasta que dejen de pagar recompensas a sus asesinos.

Según los Acuerdos de Oslo de la era Clinton, Cisjordania se dividiría en tres partes: A, B y C:

  • El Área A estará bajo pleno control palestino, administrativa y de seguridad.
  • El Área B estará bajo administración palestina, con seguridad conjunta palestina e israelí.
  • El Área C permanecerá bajo el control de seguridad y la administración israelí exclusiva hasta que se pueda alcanzar una paz permanente con los palestinos, lo cual es muy poco probable dada la historia pasada y actual de su liderazgo dividido.

Los palestinos pueden construir viviendas en las áreas A y B sin ningún permiso israelí o estadounidense. Israel solo puede construir en el Área C, de acuerdo con los Acuerdos de Oslo pero, cuando lo hacemos, la Administración de Estados Unidos se enoja.

Recientemente, el gobierno israelí aprobó la construcción de 3.134 casas nuevas en Judea y Samaria, dentro del Área C. Seguimos escuchando que Judea y Samaria son  «tierras palestinas ocupadas». Nada es «tierra palestina ocupada» hasta que los árabes se sienten con Israel y acuerdan condiciones de paz, fronteras y cooperación.

Setecientos mil judíos viven en 30 pueblos y aldeas en el Área C. Tres mil hogares nuevos es una gota en el cubo de los requisitos de crecimiento natural. Sin embargo, el secretario de Estado Blinken le dijo al ministro de Defensa israelí, Benny Ganz, que la construcción de viviendas por parte de judíos en Judea y Samaria era » inaceptable «.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que la construcción de viviendas por parte de los judíos es » completamente inconsistente con la reducción de las tensiones y reduce las perspectivas de una solución de dos estados».

La discriminación entre la construcción árabe desenfrenada y la construcción judía modesta es flagrante y espantosa.

Lo que faltaba en el veneno parcial de Price era la ausencia de un reconocimiento oficial de que Israel había hecho un gesto histórico con Mahmoud Abbas al permitir que 4.000 árabes no israelíes construyeran más de 1.300 casas en el Área C controlada por Israel. castiga con la muerte a cualquier árabe que venda su tierra o construya una casa para un judío en el Área A o B.

La perfidia continúa.

Se espera que Israel esté de acuerdo en que la única forma en que tendrá paz es labrar pedazos de su tierra, incluida Jerusalén, nuestra capital eterna, y alimentar con ellos a la bestia hambrienta. Con este fin, Biden quiere que Israel divida su capital para que Estados Unidos pueda apoyar un consulado en Jerusalén para los palestinos. Esto recuerda la época en que Jordania invadió Israel, expulsó a los judíos de sus hogares en la Ciudad Vieja y Jerusalén Este y se los entregó a árabes no israelíes.

La liberación de Jerusalén de 1967 y de Judea y Samaria están entrelazadas. Ambos lugares son parte integral del corazón bíblico. Cualquier acuerdo con los árabes debe tener en cuenta esto y las ventajas topográficas de conservar el terreno elevado. Israel debe controlar tanto como una necesidad integral de seguridad, como también la legitimidad bíblica, en cualquier acuerdo con los palestinos.

Es desconcertante que la Administración Biden esté dispuesta a ejercer tanta tensión en las relaciones entre Estados Unidos e Israel por este tema menor de abrir un consulado en medio de la capital de Israel en Jerusalén Occidental para servir a los árabes no israelíes que declaran públicamente a Israel un estado enemigo que debe ser aniquilado. Cuando un funcionario israelí recomendó que el Departamento de Estado ubicara su oficina en Ramallah o en la ciudad de Gaza, el Departamento de Estado se ofendió mucho. Sin embargo, permaneció sordo a las afirmaciones de Israel de que no hay precedentes legales o históricos de que Estados Unidos use la capital de Israel para servir a una nación o entidad externa, y mucho menos a un enemigo.

Ambos lados de las facciones palestinas en guerra, respaldados por sus partidarios en el Congreso, están presionando a la actual Administración en este punto. Es obvio que hay una creciente oleada antiisraelí, incluso antisemita, en el Partido Demócrata, encabezada por una agrupación radical dentro del gobierno gobernante que dicta el pensamiento, el lenguaje y la política.

Algunos observadores dicen que el Departamento de Estado está adoptando una estrategia antiisraelí como apoyo al ala radical del partido. Este es precisamente el punto. Ellos son los que están tomando las decisiones, no Biden en la Casa Blanca ni Blinken en el Departamento de Estado.

Como hemos aprendido de nuestra historia, cuando una gran potencia se aleja de su apoyo original y afirmativo y atiende a aquellos que claman por sangre judía, suceden cosas malas. Plantar un consulado en Jerusalén para ayudar a un enemigo es como plantar una estaca en el corazón del judaísmo.

La perfidia contra los judíos nunca es algo bueno.

Barry Shaw es el Director de Diplomacia Pública Internacional en el Instituto de Estudios Estratégicos de Israel. Autor de ‘1917 De Palestina a la Tierra de Israel’.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.americanthinker.com/articles/2021/11/american_perfidy_against_jews_is_never_a_good_thing.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.