Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

La capacidad de Israel para atacar a Irán es vital por razones distintas a las se cree

Guiora Eiland es ex comandante general de las FDIex comandante general de las FDI


Irán representa una amenaza existencial para Israel, sobre todo por su potencial para obtener pronto un arma nuclear. El desarrollo de capacidades contra la República Islámica servirá para mostrar a la comunidad internacional que Jerusalem no exagera.

En la última década Irán fue la fuente del 80% de los problemas de seguridad de Israel. Además del grupo terrorista libanés Hezbollah, que está bajo control iraní, hay al menos otras cuatro amenazas detrás de las cuales está el régimen persa.

La primera es el intento de establecer una fuerza militar similar a Hezbollah en Siria. La segunda son sus posibles ataques cibernéticos contra objetivos israelíes; la tercera es su capacidad para atacar con misiles de crucero y drones armados que podrían provenir de Siria, Irak y Yemen. Y la cuarta, y la mayor de todas, es la posibilidad de producir próximamente armas nucleares.

Desde hace una década Israel cuenta con la capacidad para llevar a cabo un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes. El ex primer ministro Benjamín Netanyahu estimó en ese momento que un ataque israelí era no solo posible sino también necesario. Netanyahu asumió que si Irán hubiese respondido, las fuerzas estadounidenses se unirían a la batalla.

Desde hace una década Israel cuenta con la capacidad para llevar a cabo un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes

Por varias razones, Israel finalmente evitó lanzar un ataque y el plan fue suspendido definitivamente en 2013. A eso se sumo dos años más tarde, en 2015, la firma del acuerdo nuclear entre las potencias mundiales e Irán, haciendo aún más inconcebible el ataque.

Volviendo a 2021, el acuerdo nuclear no da signos de vida. A pesar de la propuesta de las dos partes de volver al acuerdo, la grieta entre Estados Unidos e Irán parece infranqueable.

Irán insiste en tres elementos como condicionantes para volver al acuerdo: el levantamiento de todas las sanciones de Estados Unidos; la posibilidad de conservar toda la tecnología y el uranio obtenidos hasta ahora; y que todo el tiempo en el cual el acuerdo estuvo congelado, sea considerado como tiempo en el cuál Teherán cumplió con su parte en el tratado.

 

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y su administración, tienden a comprometerse en muchos temas. Pero en este caso parece que no están dispuestos a someterse a las duras demandas de Irán. Hoy son mayores las posibilidades de que no se alcance un nuevo acuerdo a que se resuelvan estas disputas.

La importancia de contar con la capacidad de realizar una acción contra Irán es central para mostrar a la comunidad internacional que la amenaza de un ataque israelí es real

Esto nos retrotrae a 2011, cuando el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó que Irán había estado realizando experimentos destinados a desarrollar un arma nuclear. Sin embargo, en 2021 esa no es la única amenaza que Irán tiene para mostrar: Israel debe estar preparado para al menos dos escenarios de conflicto militar abierto y directo.

El primero es el de un ataque con misiles de crucero y drones armados operados por Irán o por las milicias bajo su dominio. Una ofensiva de este tipo se llevó a cabo hace dos años contra la infraestructura petrolera saudí. Si bien Israel tiene mejores capacidades defensivas que Arabia Saudita, tal ataque requeriría una represalia israelí en suelo iraní.

Avión israelí F-35.
(Unidad del Portavoz de las FDI)

El segundo escenario implica que Israel ataque las instalaciones nucleares de Irán si el régimen viola el acuerdo nuclear, si reanima o acelera su plan de desarrollo de una bomba nuclear.

La importancia de contar con la capacidad de realizar tales acciones es central para mostrar a la comunidad internacional que la amenaza de un ataque israelí es real. El resultado sería que las potencias se esfuercen aún más por alcanzar un acuerdo que mantendrá a Israel a salvo, o endurecerá las sanciones contra la República Islámica o incluso la obligará a preparar sus propias opciones militares.

Una de las razones por las que Irán se permite ser tan irreverente con Estados Unidos es el triste hecho de que Washington aún no ha demostrado que también tenga una opción militar creíble.

Las posibilidades de una confrontación militar directa entre Israel e Irán, o incluso entre Israel y Hezbollah, siguen siendo escasas. Pero Israel no tiene más remedio que mejorar sus capacidades de defensa y ataque, incluidas sus unidades cibernéticas.

La parálisis de las estaciones de servicio de Irán a principios de esta semana puede indicar que Israel no está descuidando esta área vital de operaciones.

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/sylb11m3ly

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.