Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

En medio de las sombras, insisto: hay luz


 

Esta foto la saque arriba de un autobus en Beer Sheva donde la convivencia diaria es notoria. Una kipa al lado de una kefiah. Dori Lustron

Quienes me leen con mayor o menos asiduidad, saben que estoy convencida de que la mejor forma de vivir es en paz-nada original mi línea por cierto- y que ello se puede lograr únicamente con un Israel fuerte y capaz de defenderse. Que soy consciente de los extremismos y odios con los que hay que lidiar, y que palabras de paz en inglés no valen, si los discursos en árabe incitan a la violencia y demonizan a Israel.

Habiendo dejado en claro este marco de fondo, tan básico y fundamental, relativo al entorno en el que vive Israel, es ineludible ser consciente también del escenario interno, no exento por cierto de tensiones. Basta con recordar los enfrentamientos entre árabes y judíos dentro de Israel en determinadas zonas hace medio año, durante la guerra entre Israel y Hamas “Guardián de los Muros”, para tener eso bien claro.

Pero aún sin minimizar en absoluto la gravedad de lo sucedido-espero que todos los responsables de lo sucedido, sean árabes o judíos, estén ya en prisión- estoy convencida de que en medio de las sombras, hay mucha luz.

Entiendo que haya razones para ser escépticos, más que nada cuando uno escucha los discursos de los parlamentarios árabes de la Lista Conjunta, que suelen pintar un cuadro negativo del país. Critican a viva voz, claro está, desde el podio de oradores del Parlamento del Estado judío…en fin…

Pero estos días sentí directamente la luz. Y es fuerte, aún cuando quedan sombras con las que lidiar.

En camino de Jerusalem a Modiin este jueves de tarde, escuché como tantas otras veces al excelente periodista de la radio israelí Eran Singer, al que admiro totalmente, en su gran programa “Marhabet”. El nombre es una combinación de la palabra “marhaba” que en árabe significa “hola”, el saludo al encontrarse con alguien, con “bet”, porque él transmite en la onda llamada “reshet bet”, de la radio pública KAN. También reporta en el canal 11 de KAN en la televisión. El mencionado programa está enteramente dedicado a la temática de la ciudadanía árabe israelí. Aborda una múltiple y variadísima gama de temas, con gran sapiencia, hablando directamente con la gente , entrevistando a los protagonistas de las historias de todos los días. Combina política, religión, cultura, historias humanas, sociales, música, temas duros y otros “light”. Excelente e interesante es decir poco. Pues hoy trajo dos ejemplos de iniciativas en pro de la convivencia y mejor diálogo entre árabes y judíos.

Eran Singer en el estudio de KAN en Haifa

 

Una de ellas fue lanzada por Ofer, un docente de Tanaj, Biblia, judío, que se dijo consciente de la importancia del dominio del idioma hebreo para avanzar en distintas áreas de la vida en sociedad, y de la carencia al respecto en jovencitos árabes en secundaria que estudian el hebreo como segundo idioma y no tanto el nivel de idioma necesario para la vida de todos los días. Pues la idea de Ofer es que maestros judíos se voluntaricen a hablar por lo menos 10 minutos con estudiantes árabes jóvenes de secundarios en distintas partes del país, para ayudarlos en el idioma coloquial de todos los días, el que uno precisa para la universidad, para buscar trabajo y demás. El Ministerio de Educación apoyó, se entabló un contacto ya con el liceo A-Najjah de la ciudad de Taybe y por ahora unos 30 jovencitos, todos ciudadanos árabes israelíes, están participando y mejorando su hebreo. De paso, Ofer está aprendiendo mucho sobre la cultura árabe. Y esto, por cierto, es sólo el comienzo.

Yo ya me contacté con él a preguntar si también quien no es docente y desea voluntarizarse puede participar. Quedamos en hablar el domingo. Espero ansiosa su “sí”.

En el mismo programa, Eran Singer entrevistó a dos jóvenes israelíes, uno árabe y otro judío, que tiempo atrás lanzaron un apasionante video en las redes, bajo el título “Hablemos dugri”, una palabra en árabe que se usa mucho también en hebreo, que significa “derecho”, o sea hablar sin tapujos. Con estilo de raperos, en base al conocido clip de Joyner Lucas “No soy racista” referente a las relaciones entre negros y blancos en Estados Unidos, cada uno lanza al otro las críticas más duras, poniendo todo sobre la mesa en el tema de las relaciones entre judíos y árabes.  También ellos intercalan todo el tiempo el “no soy racista” y cada uno continúa con su acusación al “otro”. Y su conclusión final es : “Ninguno de los dos tiene otra tierra. Y aquí comienza el cambio”.

Ahora lanzan una nueva iniciativa en la que buscan destacar qué tienen en común los jóvenes árabes y judíos en Israel, a los que les interesa avanzar, ser buenos profesionalmente, tener buenos trabajos  y desarrollarse.

Nadie vive aquí en un limbo idílico en el que las tensiones y discrepancias desaparecen porque uno esté de acuerdo con fortalecer la convivencia pacífica. Pero partiendo de la base que judíos y árabes ciudadanos de Israel son parte del país, se puede avanzar.

Y escucho todo esto pocas horas después de haber estado en el hospital Ichilov de Tel Aviv, entrevistando a la Dra. Marian Khatib, quien desde el mes de octubre es la nueva Directora del Centro de Cáncer de Mama. Es la única cirujana de todo Israel que hace tanto la operación de la mama misma para extirpar un tumor-o si es necesario, una mastectomía completa-y también la parte de cirugía plástica. O sea que en una operación llamada “oncoplástica”, ella hace el trabajo de dos cirujanos. Es la única del país.

Dra. Marian Khatib

 

Marian es árabe, musulmana, y es consciente de que el tema de su identidad despierta interés, pero nos aclara que para ella, eso nunca fue una limitación de ningún tipo. Explica que en realidad, el desafío más grande era el de género, ya que el mundo de la cirugía es mucho más “de hombres” que de mujeres, pero que ello está cambiando en los últimos años.

La entrevista con la Dra. Marian Khatib será publicada por separado en estos días.

Mientras, sin olvidar las sombras, me aferro a la luz.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.