Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles enero 26, 2022

Hamas y el Frente Palestino para la Liberación malversaron y lavaron millones de dólares a través de ONG de ayuda humanitaria

Una investigación internacional reveló cómo grupos islamistas infiltraron y secuestraron estructuras de organizaciones benéficas


Más allá de sus diferencias políticas y estratégicas en la lucha contra Israel, el grupo Hamas y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) han trabajado juntos en la busqueda de fondos a través del lavado y la sustracción de dinero proveniente de organizaciones humanitarias que luego destinaron a sus actividades terroristas.

Según un informe publicado por la prensa israelí, funcionarios de su gobierno designaron a cinco organizaciones de beneficencia palestinas como grupos terroristas y parte integrante de una red que malversó y lavó activos por millones de dólares. La noticia se conoció en los últimos días, pero la investigación llevaba más de tres años, hasta que en octubre, los israelíes corroboraron el accionar de ambos grupos con organizaciones no gubernamentales europeas y estadounidenses.

El expediente de la investigación caratulado como secreto y reservado está en manos de altos funcionarios del gobierno israelí y muestra cómo las estructuras de organizaciones benéficas son infiltradas y secuestradas por grupos islamistas cuya responsabilidad en secuestros y asesinatos de civiles es conocida desde hace varios años.

La investigación llegó a manos de la prensa estadounidense que aún no la dio a conocer por el grado de confidencialidad y en virtud de que el gobierno israelí no confirmó ni negó su autenticidad. Sin embargo, el expediente lleva el logo de la Shin Bet (Agencia de Seguridad Interior de Israel) y de él se desprende un corpus probatorio solido que sindica al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), designado por la UE y EE.UU. como organización terrorista por ser responsable de una docena de ataques entre 1965 y 1980, y de operar una red de ONG´s europeas para lavar y malversar millones de dólares derivados por la UE a la ayuda humanitaria del pueblo palestino. El grupo Hamas, también calificado como terrorista por los organismos supranacionales, aparece en la investigación junto al FPLP como responsable activo de desviar dinero donado y lavar activos en beneficios de sus actividades violentas.

Los israelies acusan tambien a varias organizaciones de beneficencia por falsificación de resúmenes bancarios y documentos de donantes que fueron estafados en relación al desvío de donaciones humanitarias y dinero. El expediente de la investigación describe cómo los miembros de Hamas lavaron dinero a traves de distintas organizaciones humanitarias y derivaron luego los fondos obtenidos al financiamiento de sus accionar terrorista dentro del que se incluye el ataque ocurrido en Cisjordania en 2019, donde un civil israelí resultó asesinado.

Una de las organizaciones benéficas palestinas detectada como la principal encargada de canalizar el dinero derivado del lavado a Gaza, cuyo nombre se mantiene en reserva para preservar el expediente judicial, está integrada por activistas anti-israelíes europeos y tiene domicilio legal en Larnaka, Chipre. La mayoría de sus integrantes estan identificados y son de nacionalidad española, sueca y turca. Todos ellos están relacionados de forma directa al Instituto Open Society, el que según agencias de inteligencia occidentales es financiado por un importante millonario estadounidense que es conocido internacionalmente en el mundo de los laboratorios y otros negocios.

Varias donaciones que han sido malversadas fueron remitidas por gobiernos de Francia, Dinamarca e Italia. En estos casos, para las autoridades israelíes, el accionar de Hamas y el FPLP, ha sido lisa y llanamente de robo y sustracción de los fondos girados para fines humanitarios y usados para financiar acciones de los dos ambos grupos. Sin embargo, las autoridades israelies sospechan que los gobiernos europeos fueron engañados por los grupos palestinos al enviar durante 2020 y 2021 cerca de 200 millones de dólares sin fiscalizar correctamente las regulaciones anti-terroristas.

Varios especialistas de ONG´s, cuya área de expertis es la investigación y el seguimiento de donaciones humanitarias declararon a la prensa israelí expresando su deseo de que la investigación ponga en evidencia el problema del lavado y la malversación de fondos para que todos los gobiernos fiscalicen de forma correcta a que manos va el dinero que envían, como también las actividades de los bancos intervinientes para neutralizar esa modalidad de financiación que acaba en las arcas de organizaciones terroristas.

Según un funcionario de la seguridad de israelí al que pudo consultar Infobae y que solicitó anonimato, su gobierno todavía no hizo público el expediente para no entorpecer su avance, pero aseguró que cuenta con abundante plexo probatorio sobre financiamiento del terrorismo. Las evidencia judicial incluye grabaciones y audios impactantes de personalidades del mundo de las finanzas y ONG´s europeas, estadounidenses y palestinas que incluyen años de investigación sobre funcionarios de Hamas y el FPLP sospechados de lavado y otras actividades que ayudan a derivar fondos de la UE y países occidentales donantes a ambos grupos terroristas.

La fuente confirmó que Israel compartió el expediente con varios países, incluidos los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido a efectos de obtener apoyo en la investigación y pidió la designación como terroristas de cinco funcionarios de Hamas y tres del FPLP. Washington y Londres respondieron los exhortos diplomáticos a finales de noviembre y se comprometieron a trabajar juntos sobre la información remitida por Israel para avanzar en las designaciones y profundizar la información.

La investigación expone a varios grupos de ayuda a los palestinos apoyados por la comunidad anti-israelí, la extrema izquierda estadounidense y Europa; todos conocidos por su visión militante sesgada en materia de derechos de humanos. Las ONG que figuran en el expediente judicial son el grupo Al-Haqq, un sector militante favorable al boicot económico contra Israel; la organización Addameer, una entidad sin fines de lucro que brinda asesoramiento legal a los palestinos de Gaza detenidos por ataques terroristas en Israel; la organización para la Defensa de la Niñez Palestina, que dispone de una oficina en Ginebra, Suiza y es la que más involucrada se encuentra y el Comité Unido de Mujeres Palestinas, que promueve desde Gaza y Cisjordania los derechos de la mujer islámica bajo la ocupación. Todos estos grupos durante mucho tiempo han sido acusados por sospechas de ONG´s de tener vínculos con el terrorismo, aunque el expediente de la investigación actual del gobierno israelí proporciona la prueba más completa y definitiva que se conozca hasta la fecha de que efectivamente, cada uno de ellos sirven como fachada para el lavado y la malversación de fondos de Hamas y el FPLP.

La fuente israelí indicó que la investigación judicial pondrá en evidencia lo que siempre se sospechó pero hasta aquí no se había podido corroborar fehacientemente sobre la modalidad de financiación de ambas organizaciones terroristas a través de ONG´s, y lo mismo para los grupos de ayuda palestinos que son utilizados como fachada para sus esquemas de lavado, cuyos montos superaron los 50 millones de dólares en los últimos dos años.

El mayor golpe a esos grupos se produjo en noviembre, cuando una mujer palestina de nombre Juana Rishmawi, nacionalizada española y que trabajo varios años para ONG´s en Madrid y Barcelona se declaró culpable de participar en el financiamiento de redes terroristas en Cisjordania y Gaza, Rishmawi fue condenada a pesar que su defensa alegó en el juicio que su accionar fue una respuesta a los crímenes que Israel lleva adelante contra los palestinos y sus derechos humanos.

Mientras tanto, en Estados Unidos, la representante demócrata de Minnesota, Betty McCollum y otros congresistas pro-palestinos están trabajando para que la administración Biden amplíe a 20 millones de dólares anuales el fondo de ayuda a las organizaciones humanitarias para el pueblo palestino. Ese fondo es manejado discrecionalmente por la Asociación Canaán, que está estrechamente ligada a grupos terroristas en Gaza y ocultó información financiera al Citibank y otras instituciones bancarias por lo que en 2018, varios bancos estadounidenses pusieron fin a la recepción de donaciones al grupo.

Cuando la investigación judicial israelí salga a la luz, el escándalo internacional puede adquirir ribetes impensados, hay informacion que aún no ha trascendido pero que está en manos de agencias en Washington, Londres y Jerusalém, en ella, abundan nombres de personalidades muy conocidas de la política internacional y el mundo de las finanzas de extensa y conocida militancia en favor de grupos palestinos, pero también de políticos estadounidenses como Rashida Tlaib, representante demócrata por Michigan e Ilhan Omar, quien representa al partido demócrata en Minnesota y es amiga intima de Michel Obama, esposa del ex-presidente Barack Obama, ambas mujeres son reconocidas por estar cercanas y estrechamente ligadas a las organizaciones investigadas.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.