Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

Lo que los israelíes saben y los árabes deben aprender


Los seis pecados más grandes de los líderes árabes y palestinos nos ofrecen oportunidades y ventajas.

El legendario diplomático israelí Abba Eban observó después de la fallida conferencia de paz de Ginebra de 1973: “Los árabes nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad” para poner fin al conflicto árabe-israelí. La evaluación irónica de Eban suena cierta casi 50 años después. Perder una oportunidad es un error; no dejar nunca de perder una oportunidad es un pecado contra uno mismo. Los errores, repetidos sin cesar, se convierten en pecados fatales cuando los usa un oponente inteligente en su beneficio. Vamos a contar seis de ellos.

El primer pecado es no aceptar al pueblo judío como un componente antiguo y valioso del Medio Oriente. Los judíos fueron directamente responsables de ayudar al Imperio Otomano a florecer desde su fundación a principios del siglo XIV hasta su desaparición al final de la Primera Guerra Mundial. Fueron recibidos como ciudadanos igualitarios y se les proporcionó un refugio seguro cuando fueron expulsados ​​de Europa occidental por las masacres y la persecución.

No fue hasta el siglo XIX que la situación de las minorías judías dispersas en casi todos los países árabes comenzó a empeorar. Si sus hermanos árabes hubieran seguido abrazándolos como iguales, no habrían emigrado de la región en masa, no habrían sentido la necesidad de establecer un estado independiente y sus logros posteriores no se limitarían solo a Israel.

En un discurso del 15 de octubre ante la Knesset sobre “10 grandes mentiras” contra Israel, el ex primer ministro Benjamin Netanyahu dijo la más grande de todas: el Holocausto fue una creación del gran mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini. Netanyahu afirmó que cuando al-Husseini se reunió con Hitler en 1941, “Hitler no quería exterminar a los judíos en ese momento, quería expulsar a los judíos”, hasta que el gran mufti le aconsejó a Hitler: “Quémalos”.

La simple verdad es que la conversación que describió Netanyahu nunca sucedió. El registro completo alemán de la reunión del 28 de noviembre muestra claramente que al-Husseini solo buscaba el apoyo alemán para la independencia árabe del dominio colonial y una declaración formal de apoyo a la independencia de Palestina, Siria e Irak. El gran mufti quería la destrucción de los asentamientos judíos en Palestina, no la destrucción del pueblo judío. Desafortunadamente, en política, mentiras escandalosas como las de Netanyahu a menudo cosechan los mismos frutos que la simple honestidad, y quizás más.

El segundo pecado es elegir las alianzas equivocadas para promover la causa palestina. Desde la alianza con el nazismo y el fascismo hasta la dependencia de los soviéticos y los líderes árabes para quienes la causa palestina no es más que una herramienta para lograr sus propios propósitos, los líderes palestinos casi siempre han elegido a los aliados más dañinos para su causa.

Por ejemplo, los líderes palestinos apoyaron al presidente egipcio Gamal Abdel Nasser en el bloqueo del Estrecho de Tirán contra el transporte marítimo israelí en 1967. Israel aprovechó rápidamente la oportunidad para invadir el Sinaí egipcio, los Altos del Golán sirio y Cisjordania jordana. Y cuando la entonces primera ministra Golda Meir ofreció devolver prácticamente todos los territorios que acababa de capturar a cambio del reconocimiento y la paz, los estados palestinos y árabes no perdieron la oportunidad de perder una oportunidad y respondieron: sin reconocimiento, sin negociación, sin paz.

Los líderes palestinos también apoyaron la invasión de Kuwait por el presidente iraquí Saddam Hussein en 1990, que llevó a Kuwait a expulsar a 400.000 palestinos después de que una coalición liderada por Estados Unidos en 1991 obligó a las tropas de Hussein a abandonar el emirato.

A lo largo de sus 73 años, la elección de aliados de Israel ha sido más estratégica e influyente. Sus aliados nunca lo han empujado a conflictos que no sirvan a los intereses de Israel ni lo han empujado a guerras que no puede ganar. Hoy, mientras Israel disfruta de buenas relaciones con todas las potencias principales, tanto occidentales como orientales, los palestinos están atrapados en alianzas inútiles que solo brindan aislamiento internacional como extremistas religiosos y terroristas.

Con el liderazgo palestino – Hamás, en particular – aliado con Irán y Turquía, los países más desestabilizadores y anti-occidentales de la región, no es de extrañar que Occidente vea a Israel como un guardián leal y dedicado de los intereses y valores de la cultura occidental. Esta alianza con Irán y Turquía afecta y agrava el cuarto y quinto pecado. Sin embargo, antes de discutirlos, es necesario abordar primero los pecados del más influyente de todos los líderes palestinos.

El tercer pecado es el paradigma de Yasser Arafat. Muchos se sorprenderán al encontrar al exjefe del Ejército de Liberación Palestino y la Autoridad Palestina en esta lista. Sin embargo, es el hombre que estableció el principio de resistencia violenta que siguen hoy las organizaciones armadas no estatales: si el precio es la sangre de los árabes palestinos, entonces no hay nada de malo en pagarlo para derrotar a la ocupación.

En un discurso de 1995 para, curiosamente, celebrar el nacimiento de su hija, Arafat prometió: “El pueblo palestino está preparado para sacrificar al último niño y a la última niña para que la bandera palestina ondee sobre los muros, las iglesias y las mezquitas de Jerusalén”. Esta retórica exagerada transmite una imagen distorsionada al mundo de que los árabes no se afligen realmente como lo hacen los israelíes y los occidentales, y que las vidas de los palestinos son inútiles, incluso para los padres de los niños palestinos muertos.

El líder que firmó el histórico acuerdo de paz de Oslo en 1993, que él mismo allanó el camino en un discurso de 1988 ante las Naciones Unidas en el que reconoció el derecho de Israel a existir, condenó el terrorismo en todas sus formas y anunció una iniciativa de paz que pedía la derecho de los países de Oriente Medio, incluidos Palestina e Israel, a vivir en paz – también rechazó la oferta del ex primer ministro Ehud Barak y el entonces presidente de los Estados Unidos Bill Clinton en 2000 que habría creado un próspero estado palestino que incluyera toda Gaza y 91% de Cisjordania. Arafat no solo rechazó el trato, sino que desató la Segunda Intifada que dejó la infraestructura y las ciudades de los palestinos en ruinas. Además, le facilitó al ex primer ministro Ariel Sharon los argumentos para convencer al presidente estadounidense George W. Bush de que “Arafat es la clave del terrorismo” al dar luz verde a organizaciones palestinas fundamentalistas radicales como la Yihad Islámica y Hamás para llevar a cabo operaciones suicidas contra objetivos civiles israelíes, legitimando así cualquier respuesta israelí, sin importar cuán violenta, injusta y excesivamente desproporcionada sea.

En cuanto a sus vecinos, Arafat tampoco dudó en establecer un estado palestino dentro de los países árabes que acogiera a la OLP dentro de sus fronteras. El ejemplo más claro de esto ocurrió en Jordania, donde múltiples intentos de derrocar e incluso asesinar al rey jordano culminaron en los hechos de 1970 conocidos como “Septiembre Negro”. No es de extrañar que, con la excepción de Jordania, ningún país árabe haya ofrecido jamás la ciudadanía a los árabes palestinos. Comprensiblemente, Septiembre Negro dejó una desconfianza legítima y duradera entre los jordanos que temen que la historia se repita si las dos orillas del río Jordán se unen nuevamente. Abordé este punto en un artículo reciente sobre política exterior en el que consideré la unificación de los dos bancos como una teoría digna de consideración como solución al conflicto árabe-israelí.

El cuarto pecado es que el pueblo palestino sufre más por las decisiones de sus líderes y aliados que por las acciones de Israel. Al igual que Arafat, los aliados de los líderes políticos islámicos de Hamás están demasiado ansiosos por luchar contra Israel hasta que el último palestino caiga muerto. Estos líderes son, en gran parte, responsables de la islamización del conflicto árabe-israelí, empujándolo al extremismo actual mucho más allá del realismo político y el pragmatismo. Esto aviva el fuego del populismo islámico e inflama a la derecha radical de Israel, que siempre está lista para aprovechar las oportunidades para atacar mientras se hace la víctima ante una audiencia internacional.

Ya es hora de que los palestinos abandonen a sus aliados para quienes su causa no es más que una herramienta para desafiar a las potencias regionales e internacionales y expandir su influencia en la región. Son los valientes líderes de los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Egipto, con quizás Arabia Saudita y Siria que pronto se unirán a ellos, en quienes encuentro la mayor esperanza de que los pecados de nuestros antepasados ​​no manchen de sangre un futuro mejor para nuestros hijos y nietos.

El quinto pecado es ver el conflicto con Israel como una guerra de “todo o nada” a muerte. Entre los palestinos que obtienen cualquiera de sus derechos legales y morales está su grito de batalla para satisfacer todos los agravios históricos, reclamar toda la tierra, expulsar a todos los israelíes y eliminar al Estado de Israel. ¿Qué ha logrado el enfoque de todo o nada? Muy poco, si es que algo.

Al rechazar los compromisos capaces de poner fin al conflicto sin presentar alternativas, los palestinos se han presentado a sí mismos como el obstáculo para la paz, logrando así los intereses israelíes a expensas de los suyos. Esto permite a Israel presentar a los palestinos como villanos insaciables y a sí mismos como valientes desvalidos en una obra escrita, producida y dirigida por Israel. De hecho, la maquinaria de propaganda israelí no es menos importante que el ejército israelí en su guerra con los árabes, e incluso la supera en influencia en muchos casos.

La mayor oportunidad perdida puede haber sido rechazar la Resolución 181 de la ONU, que dividió Palestina en dos estados, árabe y judío, con una Jerusalén internacionalizada como una entidad separada. Sin embargo, como Natasha Gill señaló tan elocuentemente, “Lo que ellos [los árabes palestinos] dijeron que no fue la idea de que la difícil situación humanitaria de los judíos les otorgaba derechos políticos y nacionales especiales en Palestina, y que esos derechos judíos deberían prevalecer sobre los derechos árabes. Los árabes dijeron “No” a la idea de que debían pagar el precio de la persecución cristiana de los judíos durante mucho tiempo, y expresaron un profundo resentimiento por la hipocresía de los europeos, que estaban promoviendo un hogar para los judíos en Palestina mientras cerraban el suyo. puertas a las víctimas del antisemitismo cristiano/europeo”.

Si bien todo esto es cierto, uno solo puede imaginar cuán fuerte y unificada sería la región hoy si los líderes árabes y palestinos hubieran aceptado el plan de partición en lugar de rechazarlo por injusto y en violación de los principios de autodeterminación nacional de la Carta de las Naciones Unidas que, por cierto, ciertamente lo fue. Sin embargo, si nuestros antepasados ​​hubieran aceptado una pequeña injusticia por el bien mayor de la paz, la prosperidad y el progreso mutuamente asegurados, podríamos haber evitado el costo de todos los desastres que no han cesado hasta el día de hoy.

El antiguo filósofo chino Sun Tzu observó: “Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no debes temer el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo, pero no al enemigo, por cada victoria obtenida también sufrirás una derrota. Si no conoces al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás en cada batalla “. ¿Conocen los árabes a Israel? ¿Nos conocemos a nosotros mismos? Pregunto porque hemos probado el juego de la hostilidad y la intransigencia, y hemos demostrado que no somos buenos en eso. Va en contra de nuestra naturaleza, nuestros valores culturales y nuestros propios intereses.

El sexto pecado es explotar la causa palestina para obtener beneficios políticos. No todos, gracias a Dios, pero algunos líderes políticos árabes de la región e incluso algunos gobiernos utilizan el conflicto árabe-israelí como una cortina de humo para ocultar sus propias deficiencias, fracasos y agenda oculta. ¿No hay paz en el Medio Oriente? ¿Sin estado de Palestina? ¿No hay seguridad económica o prosperidad para todos los ciudadanos? ¿Disturbios y levantamientos? No nos culpes, culpe a Israel. Si Israel no existiera, no tendríamos problemas sociales o económicos, los palestinos tendrían su propio estado y la región sería un paraíso en la tierra.

Argumentan que los israelíes habrían sido expulsados ​​de la tierra al mar hace décadas si no fuera por el apoyo occidental y estadounidense. También argumentan que a pesar de este apoyo, Israel puede y será derrotado porque no es inherentemente una nación fuerte. La victoria es inevitable.

La victoria nunca es inevitable. Los líderes de los países de la región que aceptan esta verdad (Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Jordania, Arabia Saudita, Bahrein, Sudán, Marruecos y Qatar) reconocen a Israel. Otros no lo hacen o no pueden. O no lo harán porque Israel es vital como chivo expiatorio de cuestiones que de otro modo recaerían directamente sobre sus hombros para resolver o una distracción demasiado conveniente de cualquier examen de sus propias ambiciones y agenda.

Para concluir, ha llegado el momento de ser franco con nuestro pueblo en el sentido de que la opción de la paz con Israel y Occidente mediante una hábil negociación es la mejor solución para garantizar una coexistencia pacífica y un futuro próspero para nuestra región. Hasta que lo hagamos, estaremos librando una guerra interminable en la que nosotros mismos somos nuestro peor enemigo.

El escritor es un empresario jordano y un escritor con columnas semanales en la prensa árabe.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.