Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles enero 26, 2022

La solución de dos Estados sigue siendo la única opción de Israel


Jerusalem Post

No hay alternativa a la solución de dos estados a menos que usted apoye un estado de apartheid o no le importe tener un estado con mayoría judía.

De repente se ha vuelto muy popular entre la izquierda y la derecha declarar muerta la solución de dos estados. De hecho, estadísticas recientes refuerzan tales afirmaciones, y la popularidad y el apoyo a la solución de dos estados disminuyen con el tiempo.

La semana pasada, el ex asesor del ex primer ministro Binyamín Netanyahu, Mark Regev, escribió sobre cómo la solución de dos estados es problemática cuando los palestinos se niegan a aceptar la legitimidad de un estado judío. No se equivoca, pero tampoco ofrece soluciones realistas para lo que eso significa.

Aquí les presento la realidad: No hay alternativa a la solución de dos estados a menos que usted apoye un estado de apartheid o no le importe tener un estado con mayoría judía. La única opción para la supervivencia de un estado judío y democrático de Israel es una solución de dos estados donde habrá que hacer compromisos por la paz. Tanto israelíes como palestinos se niegan a aceptar la realidad cuando se trata de una solución a largo plazo y, al hacerlo, han hecho que sea aún más complicado y desagradable encontrar un acuerdo duradero que respete los derechos a la autodeterminación de ambos pueblos.

El rechazo palestino, creo, es la razón principal de la falta de paz y de una solución a largo plazo. Es absolutamente cierto que los palestinos han rechazado todas las oportunidades de paz, y que la opinión pública está muy en contra de un compromiso que permita al estado de Israel coexistir en paz con los palestinos. Es por eso que Fatah y el presidente palestino Mahmoud Abbas son maldecidos y criticados como “colaboradores” de Israel. Dicho esto, tampoco importa que sea impopular porque no hay alternativa.

Los palestinos que se niegan a aceptar que el estado de Israel no va a ninguna parte están perpetuando una fantasía que les impide avanzar en una sociedad sana y próspera, y esto continuará mientras la opinión pública impulse esta narrativa en las escuelas, la televisión, los periódicos, y gobierno. Quizás más problemático para los palestinos que para los israelíes, cuanto más esperen para negociar realmente de buena fe, menos tienen que negociar, un hecho con el que incluso Mahmoud Abbas estuvo de acuerdo cuando declaró en una entrevista que los palestinos se equivocaron al rechazar el Plan de Partición de la ONU.

Del lado israelí, aquellos que abordan el conflicto con una actitud de compromiso cero sobre los asentamientos se niegan a reconocer la realidad de que los palestinos no se irán a ninguna parte. La idea de que los palestinos deberían simplemente levantarse y marcharse a Jordania o a cualquier otro estado árabe es tan ofensiva como poco realista. Independientemente de que la tierra pertenezca históricamente a los judíos, y de que sea incuestionablemente parte del Israel histórico, nada de eso significa que debamos exigirla y liquidarla por completo en estos momentos. Si bien la izquierda exagera el papel de los asentamientos en el conflicto, es importante señalar que si bien los nuevos asentamientos (no los bloques de asentamientos) no son un obstáculo para la paz, son una traba.

Sí, los palestinos se niegan a reconocer el derecho del Estado de Israel a existir como un estado judío (y democrático), pero usar eso como una excusa para desarrollar aún más los asentamientos, o impulsar políticas que dificulten una eventual división, está allanando el camino hacia el conflicto y el derramamiento de sangre en ambos lados. Además, negarse a reconocer el daño inimaginable que la anexión (con o sin derechos civiles plenos a los palestinos) causaría al estado de Israel es una irresponsabilidad, sin importar cuán lejana o impopular sea la solución de dos estados hoy.

Quienes se oponen a mis argumentos señalarían con razón que cuando Israel entregó la tierra por la paz, todo lo que obtuvo a cambio fue violencia, como en Gaza. Aún más relevante, se podría argumentar que si retirarse a las líneas de 1967 fuera la clave para la paz, ¿por qué hubo violencia antes de 1967?

No estoy afirmando que una solución de dos Estados traerá una paz cálida entre dos pueblos. Seguirá habiendo conflicto, probablemente durante mucho tiempo. Pero el status quo tampoco ha traído la paz. Israel ha tenido una ola tras otra de violencia y terrorismo, con o sin ocupación, y al continuar impulsando políticas que hacen que la solución de dos estados sea más difícil de lograr, estamos sentando las bases para un conflicto peor en el futuro. Israel puede invertir en recursos que protegerán al estado judío y democrático con menos territorio en lugar de tomar medidas para empeorar el conflicto en el futuro.

En cierto momento, no importa quién tenga razón o de quién sea la culpa, importa lo que se pueda hacer al respecto. Obsesionarse con los palestinos que abrazan el terrorismo y rechazar el derecho de Israel a existir no nos va a acercar más a la paz como israelíes.

La realidad es que para Israel y los palestinos, se necesitará un líder que esté dispuesto a suicidarse políticamente para implementar una solución de dos estados, y no va a ser un camino fácil. Sin embargo, será aún peor si ambas partes continúan en la dirección que han estado durante las últimas décadas.

No importa cuán impopular sea la solución de dos estados, sigue siendo la única oportunidad que tiene Israel de seguir siendo tanto democrático como judío. Israel no puede controlar lo que piensan los palestinos o que no reconocen la legitimidad de Israel, pero puede asumir la responsabilidad de su propio futuro y perseguir a dos estados. En última instancia, Israel debe decidir lo que quiere.

La escritora es directora ejecutiva de Social Lite Creative LLC.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.