Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado agosto 13, 2022

La toma del poder de Hamás en Gaza acabó con la solución de dos Estados

La presión estadounidense contra el proyecto de viviendas Atarot al norte de Jerusalén tenía probablemente como objetivo mantener la posibilidad de la solución de dos estados.


Israel pospuso un gran proyecto de viviendas en Atarot, al norte de Jerusalén, a principios de este mes, donde alguna vez hubo un asentamiento judío.

El comité de planificación israelí retrasó el proyecto para la comunidad ultraortodoxa (haredí) y la construcción de hasta 9.000 viviendas. La medida se produjo después de una conversación sobre el proyecto entre el primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

La presión estadounidense contra el proyecto de viviendas en Atarot, que está más cerca de Ramallah que de Jerusalén, pretendía probablemente mantener la posibilidad de una solución de dos estados. Sin embargo, esa posibilidad es una ilusión.

La administración Biden sabe muy bien que la solución de dos estados terminó en 2007 cuando Hamas tomó el control de la Franja de Gaza. No fue Israel o el movimiento de colonos en Judea y Samaria quienes lo dejaron moribundo, sino la sangrienta toma de posesión del enclave costero que estaba en manos de la Autoridad Palestina (AP).

En todo caso, Estados Unidos tuvo un papel más importante en la desaparición de la solución de dos estados que el oficialismo israelí o los colonos. La administración de George W. Bush, embelesada por el sueño neoconservador de democratizar el Medio Oriente, presionó a Israel y a la Autoridad Palestina para que celebraran elecciones en 2006 para el Consejo Legislativo palestino.

En Judea, Samaria y Gaza (especialmente en esta última), los palestinos hartos de la violencia entre las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y los miembros de la milicia Fatah Tanzim dieron su voto al partido Cambio y Reforma controlado por Hamas. El partido minimizó hábilmente el fundamentalismo del movimiento y presentó candidatos con credenciales profesionales y de servicio público en contraste con los «matones» que presentaron las dos listas rivales de Fatah.

Una vez en el poder, Hamas decidió formar una milicia, que Mahmud Abbas, como presidente de la Autoridad Palestina, anuló, iniciando una serie de rondas de combates en Gaza entre Hamas, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y Fatah que terminaron en la derrota total de las fuerzas de la Autoridad Palestina.

La división interna palestina se ha convirtido en el factor más decisivo y duradero de la vida política palestina. Las numerosas rondas de «conversaciones de unidad» fallidas entre la Autoridad Palestina y Hamas solo reforzaron la división.

Pocos se dan cuenta de hasta qué punto los palestinos están divididos en dos “estados” palestinos rivales (un término acuñado por un ex corresponsal del Washington Post en Israel). Además, la sociedad palestina está dividida por la política tribal de la familia y el clan. Hamás y la Autoridad Palestina tienen cada uno su propio liderazgo, legislatura, fuerzas de seguridad y leyes.

Gaza está dominada a nivel de liderazgo exclusivamente por los líderes de Hamas, Ismail Haniyeh y Yehya Al-Sinwar. En el nivel administrativo, el Ministerio del Interior y Seguridad Nacional, cuyo ministro es un incondicional de Hamas, tiene un gran control. El ministerio dirige la agencia de seguridad interna, la gendarmería armada y la policía.

En numerosas ocasiones, cuando el brazo militar – las Brigadas Izz al-Din al-Qassam – anuncia el martirio de sus combatientes, éstos son identificados simultáneamente como miembros del Ministerio del Interior y Seguridad Nacional. A menudo, la historia es al revés: los mártires son identificados como ex combatientes de Qassam y empleados del ministerio.

Casi la misma relación prevalece entre Fatah y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina. El denominador común entre la Gaza dominada por Hamas y la Autoridad Palestina es que son una milicia de un partido único con la percepción de que el otro lado, Fatah en Gaza y Hamas en Cisjordania, es una amenaza existencial que debe ser monitoreada, castigada y doblegada.

Las dimensiones regionales e internacionales que refuerzan la división palestina están cimentando esta partición palestina que entierra las perspectivas de una solución de dos Estados. La existencia continua de la Autoridad Palestina se debe a la ayuda monetaria y política occidental y al apoyo de los estados árabes moderados: Arabia Saudita y Egipto.

Por último, y ciertamente no menos importante, está la coordinación de seguridad con Israel, con Israel realizando la mayoría de los arrestos preventivos que mantienen a Hamas y la Jihad Islámica, los feroces enemigos de la Autoridad Palestina, a raya en las áreas controladas por la Autoridad Palestina. Para Hamas, sus aliados regionales son diferentes: Irán, Turquía y Qatar.

En resumen, la solución de dos estados difícilmente puede verse amenazada por la construcción en Judea y Samaria o en otros lugares. La solución de dos Estados murió en 2007. Se le debe permitir que descanse en paz.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.