Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

El acuerdo agua-por-energía entre Jordania e Israel: Del interés jordano ante una oposición popular


Caricatura en diario jordano: El acuerdo del agua con Israel es una trampa (Al-Ghad, Jordania, 26 de noviembre, 2021)

Introducción

El 22 de noviembre del presente año 2021, en la periferia de la Expo en Dubái, Jordania, Israel y los Emiratos Árabes Unidos firmaron un memorando de intención con el propósito de cooperar en áreas de energía solar y desalinización de agua como parte de la lucha contra el cambio climático. Según la declaración, la cual fue firmada por el ministro de Agricultura y Riego de Jordania Muhammad Al-Najjar, la ministra de Energía de Israel Karine Elharrar y la ministra de Seguridad de Alimentos y Agua de los Emiratos Maryam Bint Muhammad Al-Mahiri en presencia del Enviado del tema Climático de los Estados Unidos John Kerry, una empresa emiratí construirá una planta de energía solar en Jordania que exportará 600 MW de energía a Israel, mientras que Israel le suministrará a Jordania 200 millones de metros cúbicos de agua desalinizada para paliar su grave escasez de agua.[1] Por lo tanto, el acuerdo emergente ha sido denominado el «acuerdo agua-por-energía».

La población jordana se sorprendió al enterarse del acuerdo emergente partiendo de informes en los medios de comunicación israelíes y del mundo. Los medios de comunicación jordanos informaron sobre el evento solo después de la firma de la carta de intención. Además, solo unas horas antes de la ceremonia de la firma, el ministro de Estado de Asuntos en los Medios de Comunicación de Jordania y portavoz del gobierno Faisal Al-Shboul, concedió una entrevista de radio en la que negó los informes en Israel y el mundo sobre un acuerdo trilateral y dijo que las partes celebraban solamente consultas.[2]

La noticia sobre el acuerdo provocó una ola de ira en Jordania, la cual estalló en protestas en las calles y generó críticas por parte de políticos y figuras públicas, así como también en las redes sociales y en la prensa. El arresto de gente por protestar contra el acuerdo enfureció aún más a la población. Los oponentes al acuerdo lo describieron como otra expresión de normalización de relaciones con Israel e incluso lo llamaron «traición» y una amenaza para los intereses del reino y para la seguridad nacional y advirtieron contra la dependencia del suministro de agua de Jordania por parte de la «entidad hostil» Israel. Estos también lo denominaron implementación del componente económico del llamado Acuerdo del Siglo, el plan promovido por la administración Trump como una solución al conflicto israelí-palestino,[3] al que Jordania se opuso firmemente.[4]

Cabe señalar que la protesta contra el acuerdo de agua-por-energía se suma a las continuas protestas contra la importación de gas natural de Israel por parte de Jordania, que no han disminuido en años. Según este acuerdo – firmado en el año 2016 entre la Compañía Nacional de Energía Eléctrica de Jordania y la Noble Energy, el operador del campo de gas costero de Israel Leviatán – Jordania recibirá gas de este campo durante un período de 15 años. La protesta pública contra este acuerdo, que comenzó incluso antes de su firma, es expresada por muchas figuras y fuerzas políticas y tribales en Jordania, incluyendo a la Hermandad Musulmana y varios parlamentarios, que se oponen a cualquier cooperación con el «hostil» estado de Israel.[5]

En respuesta a las ya generalizadas protestas contra el acuerdo agua-por-energía, funcionarios jordanos minimizaron la importancia de la carta de intención y enfatizaron que esta no es vinculante en lo absoluto. Al mismo tiempo, enfatizaron la severa escasez de agua en Jordania y aclararon que el acuerdo no evitará que el reino busque soluciones alternas a la crisis del agua, tales como el proyecto nacional para cavar un canal desde el mar Rojo hasta el mar Muerto y construir una planta desalinizadora. Incluso el rey de Jordania aludió implícitamente al tema, diciendo que «el interés de la patria excede todo lo demás».

Al mismo tiempo, artículos que reflejan la postura del régimen, tales como un editorial del diario de gobierno Al-Rai y un artículo del ex-portavoz del gobierno Muhammad Al-Mu’mani, defendieron el acuerdo y criticaron el discurso populista en su contra. Estos destacaron sus ventajas y señalaron que solo sirve a los intereses de Jordania y de hecho, es vital ante la grave crisis de agua que sufre actualmente el país. Estos también enfatizaron que Jordania continuará defendiendo la causa palestina, que también considera de interés nacional supremo.

 

Este informe dará un repaso a las protestas en Jordania contra el acuerdo emergente agua-por-energía con Israel y los intentos por parte de elementos de la institución de frustrarlo.

Opositores al acuerdo: La normalización de relaciones con Israel es traición y una amenaza para la seguridad nacional; agua-por-energía es parte de implementar del «Acuerdo del Siglo»

Entre los políticos jordanos que se opusieron al acuerdo se encontraba el parlamentario Khalil ‘Attiya, quien recurrió a Facebook y acusó al gobierno de crear deliberadamente la crisis de agua, por ejemplo, bloqueando pozos y vaciando las represas, «con el propósito de aprobar el maldito acuerdo de energía y agua» con Israel.[6] El ex-parlamentario Rula Al-Farra advirtió que la firma de la carta de intención equivalía a «ratificar el Acuerdo del Siglo de manera sutil e implícita, a fin de imponer soluciones políticas a Jordania y Palestina en contra de la voluntad de sus pueblos».[7]

El mayor movimiento de oposición de Jordania, la Hermandad Musulmana, emitió un comunicado contra el acuerdo, que leía lo siguiente: «Recalcamos nuestra firme postura en contra de la normalización de relaciones con la entidad sionista que comete los peores tipos de terrorismo contra nuestro pueblo y contra nuestros hermanos en la Palestina ocupada… El movimiento de la Hermandad Musulmana condena y se opone en colocar los sectores vitales y estratégicos del agua y energía de Jordania en manos de una entidad hostil que no respeta ningún acuerdo ni convenciones internacionales, una acción que expondrá la seguridad nacional de Jordania a un gran peligro. Además, cualquier normalización de relaciones con la entidad ocupante perjudica la lucha del pueblo palestino para liberar su tierra de esta entidad colonialista usurpadora… Esta entidad seguirá siendo un enemigo usurpador, que puede ser abordado en un solo idioma: el idioma de la resistencia y el yihad hasta que se libere cada centímetro de la Palestina ocupada…»[8]

Murad ‘Adaileh, secretario general del Frente de Acción Islámica, el brazo político de la Hermandad Musulmana jordana, calificó el acuerdo como «traición contra la sangre que el ejército árabe jordano derramó en Jerusalén y Palestina en defensa de Jordania».[9] Este también afirmó que el gobierno jordano, el cual se opuso al Acuerdo del Siglo, ahora lo implementaba en la práctica.[10] Este añadió: «Si nuestros hermanos en los Emiratos Árabes Unidos desean ayudar al pueblo jordano a obtener agua, ¿por qué no apoyar la construcción de una planta desalinizadora en el mar Rojo?»[11]

El 15 de diciembre, 2021 tras varios aplazamientos, el parlamento jordano celebró un debate sobre el acuerdo agua-por-energía en presencia del primer ministro Bisher Al-Khasawneh y varios de sus ministros. La abrumadora mayoría de parlamentarios rechazaron con firmeza la carta de intención y todas las expresiones de normalización de relaciones con Israel, condenaron al gobierno por ocultar su plan para firmar la carta y exigieron buscar otras soluciones a la crisis del agua. Incluso amenazaron con realizar un voto de censura al gobierno.[12] El parlamentario jordano circasiano ‘Adnan Mashoqah dijo durante el debate del parlamento que el acuerdo socavará gravemente la soberanía de Jordania, «saquen dinero de los bolsillos jordanos para apoyar la economía de la ocupación» y constituyan una implementación de facto ante el Acuerdo del Siglo.[13] El parlamentario Firas Al-‘Ajarmeh, del Bloque Popular, también dijo que el acuerdo agua-por-energía era político y un resultado del Acuerdo del Siglo. Este afirmó que, si el gobierno comenzaba a recaudar fondos para el proyecto del canal mar Rojo-mar Muerto, pudiera recaudar el dinero en un solo día de los jordanos que se oponen al acuerdo con Israel.[14] El parlamentario Ahmad Al-Qatawneh de la Hermandad Musulmana dijo que quienes firmaron el acuerdo eran «traidores contra Alá, la patria y contra los mártires».[15]

La oposición al acuerdo también fue expresada en las redes sociales. Poco después de que se conociera la noticia de la firma de la carta de intención, el hashtag «normalización es traición» se volvió viral entre los usuarios de las redes sociales jordanas.[16] Samir Mashhour, activista de los derechos humanos de ‘Aqaba y miembro de la Asociación de Ingenieros de Jordania tuiteó una fotografía de la ceremonia de firma en Dubái, junto al mensaje: «Vergüenza debería darles a todos los que profanaron la bandera de Jordania y tomaron parte en esta nueva traición contra su soberanía y seguridad nacional y contra los jordanos y palestinos martirizados y encarcelados. Poner las llaves de nuestro sector de agua en manos de Israel, luego que las llaves del sector energético ya estén en sus manos mediante la firma del acuerdo de gas del año 2016, es un acto de traición que sólo cometería un agente corrupto del colonialismo junto a sus aparatos. #NormalizationIsTreason».[17]

El tuit de Samir Mashhour
El tuit de Samir Mashhour

El activista político de la Hermandad Musulmana Khaled Al-Juhani tuiteó lo siguiente: «El agua que Jordania importará desde Israel no extinguirá el deseo de venganza contra Israel ni lavará la sangre de los mártires. La rabia de quienes sacrificaron y libraron el yihad no será mitigada con tratos humillantes con el asesino. La promesa de Alá de que la ocupación terminará finalmente será cumplida. #NormalizationIsTreason».[18]

Una foto de un chico jordano llamado Suka orinando sobre una bandera israelí y sobre las fotos de varios líderes israelíes se volvió viral entre los jordanos en las redes sociales bajo el hashtag «Suka me representa».[19]

Foto del chico Suka que se volvió viral en las redes sociales
Foto del chico Suka que se volvió viral en las redes sociales

Arresto de activistas que manifestaron contra el acuerdo agravan la protesta

La rabia por el acuerdo muy pronto se extendió a las calles. El 23 de noviembre, un día después de la firma de la carta de intención, estallaron protestas espontáneas en varias partes de Jordania y en algunas universidades jordanas. Las fuerzas de seguridad arrestaron a varios jóvenes activistas que convocaron protestas contra el acuerdo frente al Ministerio del Interior en Ammán. El gobernador de Ammán ordenó el arresto de 14 activistas adicionales que criticaron el acuerdo y convocaron protestas en su contra.[20] Estos arrestos solo provocaron más protestas. Estos también recibieron críticas de políticos, quienes afirmaron que contradecían los esfuerzos realizados por el reino en promulgar reformas políticas destinadas, entre otras cosas, a empoderar a los jóvenes y alentar su participación sobre los temas políticos.[21]

El 26 de noviembre, un video fue distribuido en las redes sociales en el que el jeque Ahmad Al-Quraishat de ‘Ajloun, al norte de Jordania, se dirigió al rey afirmando que una de las razones por el «deterioro de la situación en el país» es que «los recursos de la patria están siendo vendidos y se están firmando acuerdos muy seguidos de normalización de relaciones con el enemigo sionista». Este condenó la detención de los activistas, diciendo que las autoridades ignoraban la opinión de la mayoría en el país y advirtió ante «un muy posible levantamiento popular total».[22]

El 26 de noviembre, el primer viernes después de la firma de la carta de intención, la Hermandad Musulmana jordana y otras fuerzas políticas realizaron una manifestación de protesta a gran escala en Ammán luego de transcurrir los rezos en las mezquitas. A estos asistieron miles de personas, quienes pidieron al gobierno revocar el acuerdo y buscar una solución alterna a la crisis del agua en el país. También exigieron la liberación de los activistas detenidos y corearon juntos consignas en contra de Israel y en contra de la normalización de relaciones, incluyendo el «no queremos gas ni agua, queremos honor y libertad», «la normalización de relaciones es traición», «revocar el Acuerdo Wadi Araba (es decir, el tratado de paz entre Israel y Jordania)» y «mejor es la muerte que ser humillado».[23] También se llevaron a cabo protestas en varias partes del reino, incluso en Al-Zarqa, Irbid, Ma’an y Karak.[24]

El viernes siguiente (3 de diciembre), nuevamente se realizaron protestas luego de transcurrir los rezos en las mezquitas. La Hermandad Musulmana organizó una protesta en Al-Baqa’a, el mayor campo de refugiados palestinos de Jordania, en la que los participantes enfatizaron que «la resistencia es la única forma de liberar Palestina y expulsar a la ocupación» y corearon juntos: «Levanten la voz para que se escuche en Palestina, mi pueblo está retornando por millones. Infórmenle a Tel Aviv para que el extranjero se marche. ¡Sin embajadas ni embajadores, puercos judíos!»[25]

Protesta masiva en Ammán el día 26 de noviembre, 2021. La pancarta lee: "No a la normalización de relaciones con el enemigo sionista" (Al-Arabi Al-Jadid, Londres, 26 de noviembre, 2021)
Protesta masiva en Ammán el día 26 de noviembre, 2021. La pancarta lee: «No a la normalización de relaciones con el enemigo sionista» (Al-Arabi Al-Jadid, Londres, 26 de noviembre, 2021)

Artículos en la prensa jordana: El acuerdo amenaza la soberanía y la identidad de Jordania junto a desafiar toda lógica

Junto a las protestas públicas, la prensa jordana también expresó su oposición al acuerdo con Israel y a la normalización de relaciones con este. El 22 de noviembre, pocas horas después de la firma de la carta de intención, el periodista Hazem ‘Ayyad criticó severamente el trato en su columna en assabeel.net, el diario en la red de la Hermandad Musulmana jordana. Escribiendo bajo el título «La carta de intención firmada en la Expo Dubái – Una amenaza a la soberanía y premio a la ocupación», este afirmó: «Existen muchas soluciones posibles para la escasez de agua que son factibles, más baratas y no amenazan la soberanía, la seguridad, el orden público y la estabilidad de Jordania. A diferencia del acuerdo con Israel, estas soluciones no implican cláusulas de penalización inverosímiles y no darán lugar a cierto chantaje político y económico. Lo que sí ha sucedido (es decir, el acuerdo) y sucederá (es decir, su implementación) es un desastre que debe ser evitado, porque es un premio para la ocupación y una grave amenaza a nuestra soberanía e independencia».[26]

El columnista Ibrahim ‘Abd Al-Majid Al-Qaisi escribió el 28 de noviembre en su columna en el diario Al-Dustour: «Siempre que comparamos la postura del pueblo jordano respecto al tema de la ocupación sionista con la postura de otros pueblos árabes, encontramos que los jordanos son los mayores oponentes a esta odiada ocupación. Los jordanos tienen mil razones para oponerse a cualquier tipo de contacto con los sionistas, y consideran a Israel como un estado ocupante y criminal hasta el día de hoy. Así todos los árabes lo reconozcan, los jordanos hallarán difícil hacerlo, a pesar de la existencia de un acuerdo de paz entre Jordania y la entidad ocupante usurpadora…

«‘No hay normalización con la entidad criminal sionista’ – para los jordanos esto no es un eslogan, sino una consigna existencial. Es un componente importante de la identidad jordana hachemita. Cualquier normalización de relaciones con Israel hoy significa renunciar a la identidad jordana hachemita, cuya singularidad, importancia y excepcionalidad se derivan de su honorable historia y su postura sobre Palestina, la causa palestina y el pueblo palestino… «[27]

«El ex-parlamentario Jamil Al-Nimri, también columnista del diario Al-Dustour, se preguntó el cómo beneficiaría a Jordania este acuerdo con Israel y también propuso soluciones alternas a la crisis del agua, tales como la construcción de una planta desalinizadora en Aqaba. Insinuando que el acuerdo fue impulsado por consideraciones externas, este escribió: «Dejemos de lado los temas de política y normalización de relaciones y preguntémosle a nuestro ministro de riego y agua sobre los aspectos estratégicos económicos y profesionales. Porque, además del misterio que rodea este proyecto y sus detalles, pareciera artificial y forzado y se encuentra fuera de los límites de las necesidades y planes de agua y energía para Jordania… Parece ser que nos enfrentamos a un proyecto que nos obliga a producir electricidad que no necesitamos, nos impide obtener el agua que necesitamos y nos encadena, en ambos sentidos, a la entidad ocupante – una medida que desafía toda lógica y todos los intereses nacionales y estratégicos. ¡Dejemos que el ministro de riego y agua venga y nos explique toda esta situación!»[28]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/water-energy-deal-between-jordan-and-israel-jordanian-interest-amid-popular-opposition

*Z. Harel es compañero de investigaciones en MEMRI.


[1] Esta agua será provista además del suministro regular de agua de Israel hacia Jordania estipulado en el tratado de paz entre los dos países. Wam.ae, 22 de noviembre, 2021.

[2] Albosala.com, 22 de noviembre, 2021.

[3] Fuentes «conocedoras» le dijeron recientemente al diario en la red Raialyoum.com que el acuerdo agua -por-energía fue una de las iniciativas económicas regionales promovidas con avidez por el asesor y yerno de Trump Jared Kushner en la conferencia Manama del mes de junio, 2019 celebrada antes de la publicación del Acuerdo del Siglo. Véase Raialyoum.com, 26 de noviembre, 2021.

[4] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1448 -Preocupación en Jordania por el ‘Acuerdo del Siglo’, posible daño a la condición especial de Jordania en Jerusalén – 8 de abril, 2019; serie Despacho Especial No. 8079 – artículos en la prensa jordana exigen nueva intifada en Cisjordania, para frustrar el ‘Acuerdo del Siglo’- 22 de mayo, 2019.

[5] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 8182 – Llamado del parlamentario jordano a bombardear el gasoducto Israel-Jordania genera respuestas airadas en el reino: ‘Este es el lenguaje de las milicias y no de una acción política’, 18 de julio, 2019.

[6] Facebook.com/Khalil.H.Atieh, 22 de noviembre, 2021.

[7] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 24 de noviembre, 2021.

[8] Assabeel.net, 22 de noviembre, 2021.

[9] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 24 de noviembre, 2021.

[10] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 24 de noviembre, 2021.

[11] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 30 de noviembre, 2021.

[12] Al-Ghad (Jordania), 16 de diciembre, 2021.

[13] Assabeel.net, 15 de diciembre, 2021.

[14] Amonnews.net, 15 de diciembre, 2021.

[15] Albosala.com, 15 de diciembre, 2021.

[16] Albosala.com, 15 de diciembre, 2021, 22 de noviembre, 2021; Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 23 de noviembre, 2021.

[17] Twitter.com/Sameermashhour, 22 de noviembre, 2021.

[18] Twitter.com/KhaledEljuhani, 22 de noviembre, 2021.

[19] Twitter.com/MahaOmari7, 28 de noviembre, 2021; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 30 de noviembre, 2021.

[20] Sawaleif.com, 23 de noviembre, 2021; Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 24 de noviembre, 2021; assabeel.net, 25 de noviembre, 2021.

[21] Raialyoum.com, 1 de diciembre, 2021, 29 de noviembre, 2021.

[22] Raialyoum.com, 26 de noviembre, 2021.

[23] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 26 de noviembre, 2021.

[24] Assabeel.net, albosala.com, 25 de noviembre, 2021; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 27 de noviembre, 2021.

[25] Raialyoum.com, 4 de diciembre, 2021.

[26] Assabeel.net, 22 de noviembre, 2021.

[27] Al-Dustour (Jordania), 28 de noviembre, 2021

[28] Al-Dustour (Jordania), 28 de noviembre, 2021

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.