Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

Ley Dreher. Vergúenza Alemana .

Criminales Nazis- Alemanes Impunes.


En los Juicios de Nüremberg realizados (Nümberger Prozesse) entre el 20/11/1945 y el 1/10/1946 se juzgaron los crímenes cometidos por los dirigentes, funcionarios, colaboradores y alemanes nazis  durante el Tercer Reich Alemán( período  1/9/1939 hasta el 8/5/1945) en que fue la caída del régimen nazi en Alemania. Como resultado de estos juicios , algunos fueron condenados y ejecutados, otros de ellos condenados a prisión y muchos criminales nazis escaparon a diferentes a países y algunos de ellos fueron encontrados y extraditados.  Los cargos de los Juicios de Nüremberg estaban tipificados bajo los siguientes cargos:

1)-Crímenes contra la paz.

2)-Crímenes de guerra.

3)-Crímenes contra la humanidad.

4)-Conspiración contra la paz.

Muchos creen que como resultado de los Juicios de Nüremberg, la mayoría de los criminales implicados directa o indirectamente en este horror de la humanidad hubieran merecido su castigo, pero el desarrollo de los hechos demuestra que no fue así. Hubieron enorme cantidad de nazis que en diferentes puestos del Tercer Reich Alemán también cometieron diferentes tipo de crímenes y no fueron juzgados.  Me quiero referir en este artículo  especialmente a abogados , fiscales y jueces que actuaron durante el Tercer Reich Alemán pero que incluso después de la caída del nazismo, y con procesos que se conocieron con el nombre de “desnazificación” les fue otorgado el certificado de indemnidad para poder seguir trabajando normalmente. En definitiva la desnazificación  (en alemán Entnazifizierung) era una iniciativa de los aliados después de la victoria en mayo de 1945 sobre Alemania, para depurar  la cultura, prensa ,  política y la  justicia de la sociedad alemana y austríaca del nazismo. Si alguno era reputado después de la guerra como nazi, y exhibía su antecedente de “desnazificado”, podía seguir trabajando y ejerciendo sus tareas normalmente aún cuando hubiera trabajado para el Tercer Reich Alemán anteriormente. Con posterioridad a la Segunda  Guerra Mundial, y ya constituída la República Federal Alemana, la casi totalidad de los jueces y los abogados durante la era nazi seguían en sus funciones sin ningún tipo de problemas y administrando “justicia” en los Tribunales Alemanes. Cuando estos jueces nazis ejercían como jueces en la Republica Federal Alemana y les tocaba juzgar a otros criminales nazis, raramente los acusaron y muchas veces los absolvieron minimizando y justificando sus crímenes a través de formalidades legales que lo único que hacían era entregar impunidad a los nazis de ayer que seguían siendo los nazis de hoy. En otras palabras, jueces nazis juzgando a criminales nazis. La justificación legal que estos jueces esgrimían  para eximir y absolver a criminales nazis ,  era que Alemania era un estado legal y constitucional en aquel momento. Para tener una idea de la enormidad de los criminales que no fueron investigados se habla de 150.000 y solo 6.494  de los criminales nazis fueron castigados en el año 1998.

En el año 1963 , el Sr. Wolfgang Koppel publicó un catálogo llamado “Justiz im Zwielicht”   (Justicia Sospechosa o Justicia a Media Luz)  en el que expone que los jueces nazis alemanes estaban activos en el poder judicial en ese año y eso destroza la historia oficial de que los únicos que habían cometidos crímenes horrendos eran oficiales de las SS (Schtzstaffel) . La verdad es que el nazismo era una mancha enorme putrefacta que corroía y era aceptada por una  enorme parte de la sociedad alemana.

Había un abogado alemán llamado Eduard Dreher  (29/4/1907 – 13/9/1996) , que llegó a ser uno de los abogados penalistas más importantes e influyentes en la década de 1960 y fue famoso por sus comentarios sobe el Código Penal Alemán. Este abogado se incorporó al partido nazi alemán (Nazionalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei  o  NSDAP) el 1/5/1937. Fué fiscal en el Tribunal Regional de Leipzig, luego en el Tribunal Regional de Dresde y llega en 1943 a ser  Primer Fiscal del Tribunal Especial de Innsbruck donde “eliminaba legalmente a los opositores políticos”. Cuando me refiero a opositores políticos, estoy señalando a los que estaban en contra del régimen nazi en cualquiera de sus aspectos. Para tener una mínima idea de lo que esta “bestia nazi” solicitaba de penas para los acusados, el 15/4/1942 en el Tribunal Especial de Innsbruck el Fiscal Dreher solicita la “pena de muerte” para una vendedora ambulante austríaca llamada Karoline Hauser por considerarla una plaga y peligrosa delincuente habitual. Si bien el Tribunal Especial no siguió su recomendación de pena de muerte, condena a esta mujer a 15 años de prisión. Pero no contento con el fallo del Tribunal Especial de Innsbruck, Dreher apela la sentencia del Tribunal Especial y solicita su anulación. Finalmente Dreher hizo que Karoline Hauser fuera llevada a un campo de “educación laboral”, o sea un campo de concentración. (número de expediente  Kls 37/42).  En realidad no fue el primer caso en el que Dreher solicita penas de muerte para delincuentes comunes. Otra víctima de Dreher fue el jardinero Josef Knoflacht para quien solicita la pena de muerte al Tribunal Especial de Innsbruck, por haber robado una bicicleta y víveres. Finalmente la pena de esta persona fue cambiada a 8 años de prisión. En el año 2016 salieron a la luz otros 17 casos en los que Dreher solicitó penas de muerte. El 11/7/1947 Eduard Dreher fue “desnazificado” y finalmente logra reincorporarse  como abogado en el Tribunal de Distrito de Stuttgart después de Mayo de 1949 e hizo carrera en el Ministerio de Justicia desde 1951 a 1969.

Un hecho terrible fue la sanción en el año 1968 de la Ley de Introducción a la Ley de Delitos Administrativos (EGOWIG) que si bien no se aplicaba a la plana mayor del Tercer Reich Alemán, posibilitó que a  la mayoría de los perpetradores involucrados en asesinatos durante el régimen nazi , se les aplicara la prescripción. Ello fue posible al trabajo de Dreher durante su tarea en el Ministerio de Justicia de Alemania. En consecuencia, jueces y fiscales nazis se protegían a sí mismos y a sus secuaces por el ejercicio de sus funciones judiciales en el Ministerio de Justicia. Para estos perpetradores , a partir de la sanción de esa ley, se les aplicaba la prescripción y no pudieron ser llevados a la justicia. Estoy refiriéndome a miles de asesinos nazis que fueron protegidos por esta “Ley Dreher”. La excusa fue siempre la misma y era la “OBEDIENCIA DEBIDA” por medio de la cual estos perpetradores solamente cumplían órdenes. Esta ley se aplicó en “El Caso Collini”(sobre el caso de Fabrizio Collini)  que dio lugar a una novela publicada en el año 2011 y escrita por el jurista y escritor alemán Ferdinand Von Schirach y sobre la cual se filmó una película.

Existe un acta llamada “Acta Rosenburg” , que es un estudio que fuera encargado por el  Ministerio de Justicia Alemán en el año 2012 y   cuyas conclusiones fueron presentadas por el socialdemócrata Heiko Mass. El objetivo del Ministerio de Justicia Alemán era averiguar la incidencia del nazismo en el Ministerio de Justicia y lo que encontraron sus autores no fue agradable para las autoridades alemanas. Los autores del trabajo, Sres. Christoph Safferling y Manfred Görtemajer encontraron que hasta el año 1957 el número de afiliados al partido nazi  que trabajaban en el Ministerio de Justicia Alemán no había decrecido desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial hasta el año 1957, sino todo lo contrario. En el año 1957, el 77% de las personas que trabajaban en el Ministerio de Justicia Alemán eran antiguos nazis confesos y/o afiliados al partido, incluso con participación activa en implementación de las políticas criminales del régimen nazi. El Ministerio de Justicia Alemán era un verdadero “nido de nazis” también en el año 1957.  El número de nazis  recién  comienza a bajar poco a partir de los años 1970. El número de nazis en este Ministerio era mayor que en otras carteras. En el año 2005 el Ministerio de Exteriores encargó un estudio similar y el Ministerio del Interior de Alemania encargó en el año 2014 un estudio parecido, pero todavía no se conocen sus conclusiones. Se terminó la guerra para Alemania con su derrota, pero no se derrotó el nazismo dentro de parte de su población.

Justificar la Obediencia Debida para exculpar a los criminales de guerra nazis enfrentó a dos Escuelas de Pensamiento del Derecho, uno es la Escuela Positivista que dice que la ley es para ser aplicada independientemente de su ética o moral, en consecuencia los que aplican y siguen la ley a rajatabla no pueden ser considerados culpables . La otra Escuela es la Ius Naturalis, que  establece que el ser humano tiene derechos naturales y universales y  ninguna ley puede contradecir ni anular esos derechos por ser inalienables, propios e intrínsecos de la naturaleza humana y contradecir esos derechos sería ilegal e injusto. Los Tribunales de Nüremberg se guiaron por esta doctrina del derecho “Ius Naturalis” y no por la doctrina del Derecho Positivo, que hubiera permitido  justificar a casi todos los criminales nazis y no castigarlos .

 

CONCLUSIONES:

– Los Nazis no estuvieron solos para perpetrar sus crímenes. En esta categoría entran también los jueces, fiscales, abogados y también estuvieron en la complicidad banqueros, empresarios, Industriales, pensadores, intelectuales , docentes, etc. En pocas palabras casi toda la sociedad alemana. Millones de nazis no desaparecieron por el solo hecho de haber terminado la Segunda Guerra Mundial. Siguieron y siguen allí amenazando a la Sociedad.

– La República Federal Alemana fundada posteriormente a la terminación de la Segunda Guerra Mundial, tenía entre sus  funcionarios gran cantidad de nazis que supuestamente fueron “desnazificados” y otros que sin ser detectados siguieron formando parte de Alemania de la post-guerra.

– Las sociedades pueden ser capaces de aniquilar al diferente y ninguna de estas sociedades están exentas del odio. La educación y la memoria deben ser agentes de prevención permanente y nunca hay que bajar los brazos porque el monstruo del nazismo sigue latiendo. El mal puede volver a suceder.

– No se puede ser indiferente ante la muerte y persecución del diferente, porque ello abona la semilla de la aniquilación y la destrucción de la humanidad.

“Nos dejaron sin dejar rastro, y nosotros somos ese rastro. Contamos estas historias porque sabemos que no escuchar ni desear saber lleva a la indiferencia, y la indiferencia nunca es una respuesta.” (Elie  Wiesel)

Dr. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-Escritor-Analista Internacional

1/2/2022

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.