Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

La lección de Ucrania para Israel: Confiar solamente en ella


La invasión rusa de Ucrania plantea peligros que podrían extenderse más allá del campo de batalla inmediato, cambiando potencialmente el orden de seguridad mundial… para peor.

Este es ciertamente el sentido en todos los países que alguna vez formaron parte de la antigua Unión Soviética y, más ampliamente, de todo el bloque soviético. Aunque Putin actualmente solo se enfoca en Ucrania, es justo preguntarse si la debilidad exhibida por Occidente no lo envalentonará aún más. Y Rusia no está sola, por supuesto; China también, que el jueves expresó su apoyo a Rusia, está observando de cerca, lo que podría afectar directamente el futuro de Taiwán.

Estos son desarrollos desconcertantes, también para Israel. Quienes criticaron el jueves al ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, por apoyar a Ucrania se equivocaron por tres razones: primero, porque Israel, que resurgió de las cenizas del Holocausto, siempre debe posicionarse en el lado correcto de la historia; segundo porque necesita estar al lado de Estados Unidos y Occidente; y tercero porque Putin ha demostrado una y otra vez que está motivado únicamente por el interés ruso. Su cooperación con Israel en Siria se basa en sus intereses locales allí, que podrían cambiar rápidamente. Basta con ver cómo Rusia coopera simultáneamente con Irán en una serie de temas, incluido el nuclear, para comprender que Rusia no es un pilar estable y, ciertamente, no es una alternativa al liderazgo de Estados Unidos.

Aún así, en el futuro, podemos suponer que Israel buscará permanecer lo menos involucrado posible en este lío. La mayor parte de su energía ahora se centrará en rescatar a israelíes y a los judíos de Ucrania que quieren irse. Muchos ya han pedido ayuda para salir. Es justo preguntarse por qué ignoraron las numerosas advertencias hechas en voz alta durante las últimas semanas para que abandonaran el país antes de que comenzara la guerra.

También es razonable suponer que la mayoría de los judíos e israelíes en Ucrania querrán quedarse. No son el objetivo de la guerra: Rusia quiere Ucrania y la está tomando con relativa tranquilidad. El ejército ucraniano ha ofrecido poca resistencia, y el camino del ejército ruso hacia Kiev, y más allá, parecía estar pavimentado a partir del jueves por la noche. No es que esto haya estado alguna vez en duda; la brecha entre los dos ejércitos es inmensa, y en el momento en que Occidente declaró que no intervendría, la guerra estaba prácticamente ganada.

La falta de determinación occidental es muy preocupante. El presidente de EE.UU., Joe Biden, en efecto, agitó la bandera blanca en el momento en que asumió el cargo, cuando dejó en claro que no enviaría tropas estadounidenses a campos de batalla extranjeros y luego lideró la retirada de EE.UU. (en pánico) de Afganistán. La disuasión estadounidense, ergo, estaba tremendamente debilitada. Como se dijo, ahora podríamos estar presenciando los primeros síntomas de esta enfermedad, que muy bien podría extenderse a Israel si Irán y sus representantes sienten que son libres y seguros para actuar.

La lección inmediata para Israel es obvia: solo puede confiar en sí misma. La lección para el mundo es más amplia: sin resolución, el conocido orden de seguridad global se romperá. Aunque los estadounidenses y los europeos han impuesto fuertes sanciones a Rusia, es demasiado poco y demasiado tarde, ciertamente para Ucrania. Quien quiera vivir en un mundo libre debe recordar, al igual que en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, que a veces el precio debe pagarse con sangre, sudor y lágrimas.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.