Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes agosto 12, 2022

Matty Zwaig: “Ucrania ha quedado sola y con ello, el terreno libre para Putin”


La tensión entre Rusia y Ucrania en claro crecimiento nos instó a dialogar nuevamente esta semana con el analista internacional y ex diplomático israelí de origen uruguayo, Matty Zwaig , para que nos brindara su mirada sobre lo que ahora está sucediendo.

“Lo que hablábamos hace algunos días, se cumplió: amenazas, desmoronamiento económico de Ucrania por la presión rusa; y la declaración del gobierno de Putin de que las provincias prorrusas tienen derecho a ser independientes, y la entrada de fuerzas eslavas a esas provincias para demostrar, en el terreno -tal como habían hecho en Crimea en 2014- que ‘esto es nuestro y no pertenece a la esfera de Occidente y olvídense”.  “Eso es lo que está sucediendo por encima de todas las declaraciones, de que quieran sentarse a charlar, y de todo lo que estamos viendo”.

Sobre la mediación del presidente francés Emanuel Macron, opinó, “sin querer ser cínico”, piensa que sus intenciones fuera de querer llegar como todo gran estadista a querer ser más grande que su propia estatura, de ser recordado por traer la paz; sus verdaderos propósitos quedaron demostrados en dos cosas. La primera, que están cerca las elecciones en Francia; la segunda, la desesperación para mostrarse como líder de Europa, ahora que no está Merkel.

El hecho de que él corra una y otra vez a Moscú, tratando de acercar a las partes entre Putin y Biden, no quiere decir necesariamente que vaya a cambiar las cosas: Putin ya tenía las razones para hacer lo que estaba haciendo, conociendo las consecuencias, y lo que quiere ver es “quien arranca primero”.

Eso es lo que está ocurriendo, a Rusia le es claro que le van a caber más sanciones, más problemas, un montón de cosas que son muy duras a nivel económico, y, sin embargo, lo está haciendo, porque sabe que es algo que transcurrirá a corto plazo y que luego, el mundo seguirá girando y todo va a seguir como antes. Lo que hay que ver ahora, es cuánto de duro se pone Occidente frente a Rusia, “para que le duela más de lo que Putin suponía que le iba a doler”.

En estos momentos, a raíz del diálogo que mantuvo Macron con Vladimir Putin, que derivó en el retiro de tropas occidentales, Ucrania ha quedado sola y con ello, el terreno libre para Putin, sobre ello, el analista señaló que se retiraron soldados canadienses y algunos otros, para demostrar que no hay soldados occidentales adentro. Pero, por otro lado, hay países como Estonia, que en los últimos días le ha pasado misiles javelin a Ucrania, o todo un equipo que le ha pasado en cantidades Holanda, incluso asesores europeos que han entrado a Ucrania. “De alguna manera tienen que estar listos para los ataques que vienen de Donbass, y de los que, por supuesto los rusos niegan su autoría”, sostuvo. Y agregó que ellos señalan a los independentistas como responsables, que se defienden de ataques ucranianos. “Es un poco ilógico que quieran atacar cuando tienen a los rusos con 150 mil soldados, tropas y tranques a su alrededor”, opinó.

Zwaig cree que Putin está viendo las reacciones para saber hasta dónde pone la línea, si hasta Donbass, la provincia del este, o si continúa avanzando para sacar más provecho para cuando deba retirarse de su ataque.

Sobre la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones, que está presidido curiosamente por Ucrania, en donde hay condena de todos los países occidentales a Rusia, con algunas abstenciones, como la de China, Zwaig explicó que las resoluciones de este organismo son de “consejo” y que no todos las cumplen, y en el caso de Rusia, que también es parte del Consejo, tiene menos efecto.

En cuanto a China y Rusia, indicó que ellos tienen cooperación en muchos temas, incluso en un asunto álgido, que es que está por llegar en forma paralela, que es el de un arreglo con Irán y en el que están de acuerdo en imponer condiciones. Entonces, justamente, si Estados Unidos va a dar concesiones, también va a ser para que se pueda firmar el tema nuclear, y luego demostrar como que él está a favor de llegar a concesiones para tener “pastando” tanto con el tema nuclear como con lo que está sucediendo con el país eslavo. Pero Rusia le está rompiendo los esquemas al entrar al Donbass, y por otro lado, está tratando de ver hasta dónde puede “estirar la cuerda” para poder llegar a conseguir lo mejor para las aspiraciones de Putin.

Zwaig cree que Putin está viendo las reacciones para saber hasta dónde pone la línea, si hasta Donbass, la provincia del este, o si continúa avanzando para sacar más provecho para cuando deba retirarse de su ataque.
Zwaig cree que Putin está viendo las reacciones para saber hasta dónde pone la línea, si hasta Donbass, la provincia del este, o si continúa avanzando para sacar más provecho para cuando deba retirarse de su ataque.

Acerca de las críticas del mundo occidental, por la manera en que Ucrania se desempañó a lo largo de los últimos años, como, por ejemplo, sobre ciertos compromisos que había tomado en el tratado de Minsk, refrendado por países occidentales, que no habría cumplido, y si eso también habría exacerbado la vocación imperial de Putin.

Hay que mirar los hechos desde 2014 hasta hoy, que las provincias de Donetsk y Lugansk son parte integral de Ucrania, luego de que se desmembrara la Unión Soviética, pero está integrada en un 60 por ciento o más, con gente de origen étnico ruso. Lo que hubo allí fue un proceso de rusización de Putin de darle a más de medio millón de personas pasaportes rusos, pagarle a cientos de miles la jubilación como si fueran sus ciudadanos.

“Si Ucrania no actuó ciento por ciento bien, fue porque trataron de influir sobre una zona que no era suya, y estaba dejando de serlo por influencia de Rusia”. Más allá de quién es más o menos culpable; el lugar, desde el punto de vista geográfico, es integral del país ucraniano, el que ahora está pasando a ser parte de Rusia. “Las críticas son para los libros. Hay que mirar en los hechos para ver lo que está sucediendo”, declaró.

Israel anunció el lunes su decisión de desplazar su embajada en Ucrania de Kiev a Lviv, en el oeste del país, tras el peligro inminente de una invasión rusa de Ucrania y que lo que en un principio se había hecho solo para los familiares de los diplomáticos, se extendió a todo el personal.

Fue muy común que en la zona se desdibujaran las fronteras en los últimos cien años, y en eso se basa Putin para decir que “los cambios se toman en esa zona por la fuerza, ya que las poblaciones tienen que ir según esferas de influencia”. Por eso estamos volviendo a una situación pre Primera Guerra Mundial, en la que los distintos imperios tratan de mover sus fronteras. Pero en realidad, el único que lo está haciendo en los hechos, es Putin. O sea, volver a conquistar los territorios o hacer que su país modifique fronteras, algo que no se veía hacía muchísimos años y que convierte a Putin en un depredador, una persona que dirige un país que, en lugar de ocuparse de su desarrollo económico, se ocupa de la tropa y de sus soldados. Lo peligroso, es que otros países sigan su ejemplo, como China con Taiwan, o tal vez mover fronteras en África, haciendo que se peleen poblaciones mientras diseñan nuevos territorios. “Es peligroso todo lo que sucede y también las consecuencias lo serán” alertó.

“No se trata de hablar ahora de justicia, ni de justicia histórica, sino realmente de lo que está sucediendo en el terreno, lo que se debería parar de alguna manera”. ” Y esperamos que haya paz”.

 

 

Redacción gentileza de la Profesora Cita Litvak

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.