Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

Israel debe ayudar a los refugiados, pero la inmigración desenfrenada no es la respuesta

Las políticas generales de inmigración ilimitada desde Ucrania, Etiopía o cualquier otro estado podrían conducir a una sociedad conflictiva y alienada.


Acoger refugiados en tiempos de crisis parece ser un consenso universal. “Todos son bienvenidos”, dicen los defensores de la libre inmigración que predican por una sociedad abierta, diversa y multicultural. Cuando se trata de aquellos que escaparon para salvar sus vidas, no hay debate: nuestras puertas deben estar abiertas para ellos.

En cuanto a todos los demás, la inmigración ilimitada puede representar una amenaza para la comunidad local a la que ingresan y, finalmente, para la nación. Esto se debe al consenso de que el estado de bienestar es un derivado del estado nación: cuanto más heterogénea es una sociedad, menos solidaridad puede sostener.

 

En 2004, el periodista británico David Goodhart publicó un artículo en la revista Prospect, titulado «Incomodidad de los extraños», que causó gran revuelo.

El fondo del artículo era que en el pasado éramos una sociedad homogénea, con valores comunes. Por eso fuimos bendecidos con la solidaridad que dio paso a los estados de bienestar. Las olas de inmigración crearon diversidad. Cuanto más diversos nos volvíamos, más nos olvidábamos del ethos común, en ausencia del cual se erosiona la solidaridad entre las personas en un país determinado.

El profesor Robert Putnam, de la Universidad de Harvard, fue aún más determinante al describir los efectos negativos de sociedades diversas. «Cuanto más diverso es el grupo que nos rodea étnicamente, menos confiamos en quienes nos rodean, incluidas las personas que se parecen a nosotros», escribió.

Esto también se conoce como la «paradoja liberal»: cuanto más homogénea es una sociedad, más solidaria es; cuanto más heterogénea es una sociedad, más alienada está.

Al examinar a los inmigrantes de segunda y tercera generación en Europa, queda claro que mientras algunos de ellos se están adaptando e integrando, otros siguen siendo forasteros.

Por ejemplo, aquellos que emigraron a Gran Bretaña desde el subcontinente indio se integraron bien y, a partir de hoy, son el grupo étnico más educado del país. Sin embargo, algunos de los musulmanes que llegaron de la misma región, principalmente de Pakistán, optaron por mantener algunos de los valores, obsoletos según los estándares occidentales, y tuvieron menos éxito en la integración.

Israel ahora enfrenta dilemas similares. Israel votó la semana pasada para aprobar la llamada ley de ciudadanía que pretende minimizar la inmigración de países que tienen «elementos hostiles». Hay que estar loco para aceptar la inmigración de un lugar en el que la mayoría de la población apoya a Hamás.

Existe una correlación entre la ley de ciudadanía recién aprobada y la inmigración de Etiopía y Ucrania. Por ejemplo, muchos de los inmigrantes de Etiopía en los últimos tiempos no han sido elegibles para cumplir con la Ley de Retorno de Israel debido a que son cristianos. Pero ellos, sin embargo, lograron llegar gracias a que estaban vinculados legalmente a los judíos de una forma u otra, algo que la ley de ciudadanía pretende evitar.

Por lo tanto, cuanto más generoso se vuelva Israel, más grandes y frecuentes serán las olas de inmigración no judía, y por cada diez mil inmigrantes no elegibles a los que se les permita entrar, decenas de miles de sus familiares buscarán unirse a ellos.

Aun así, ningún gobierno israelí está dispuesto a decir que sólo aquellos elegibles para la Ley del Retorno pueden hacer aliá.

En cuanto a Ucrania, no hay que preocuparse por la inmigración masiva. Los que vienen aquí ya pasaron por otros países en su camino. Se puede suponer que preferirían quedarse en Alemania o Francia, en lugar de dirigirse a Israel. Si están en Israel es porque tienen familia aquí. Israel necesita ofrecer asilo temporal. No hay riesgo de desbordamiento.

Cuando se trata de nuestros problemas domésticos con la diversidad, Israel necesita hacer dos cosas para tratar de crear una solidaridad entre la gente. En primer lugar, igualdad para todas las minorías árabes. Los judíos han sido una minoría en otros países durante siglos, y lo que más odiamos no se lo impondremos a los demás.

Segundo, una revolución de conversión que permitiría a cientos de miles de israelíes que vinieron de Europa del Este pasar por una rápida conversión al judaísmo. Ellos ataron su fe a la nación judía, se integrarán. Sirven aquí como soldados, ingenieros y médicos. Esta es una oportunidad única para romper el monopolio ultraortodoxo de las conversiones.

Israel es un estado nación, no un estado de inmigración. Si Canadá tiene derecho a decidir ser un estado de inmigración, Israel tiene derecho a no admitir a musulmanes y cristianos, que tienen muchos otros estados a los que emigrar.

Sólo hay un estado judío, que se estableció como refugio seguro y hogar nacional para el pueblo judío. La diversidad no funcionó en Yugoslavia, que se dispersó en siete entidades diferentes con identidades nacionales, culturas, etnias y religiones distinguidas. La Unión Soviética también se dividió en 15 entidades, cada una reclamando el derecho a la autodeterminación.

Aquellos que quieren inundar Israel con inmigrantes ilegales y solicitantes de asilo amenazan su autodeterminación y presionan para crear «diversidad» con efectos potencialmente perjudiciales a largo plazo.

No sucederá debido a los pocos miles de refugiados que llegan de Ucrania. Pero si escuchamos a los partidos progresistas y permitimos la libre inmigración –de palestinos, ucranianos y solicitantes de asilo africanos– estamos destinados a perder nuestra solidaridad y convertirnos en una sociedad conflictiva y alienada.

 
Comentarios

Israel debe ser solidário con los refugiados, atendiendo siempre a su capacidad de acogida …nadie está en derecho de «exigírle» mas …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.