Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

Informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU acusa a Israel de Apartheid


Foto: UNWatch

El Relator Especial de la ONU, Michael Lynk (foto), hace un llamado a la comunidad internacional para que implemente medidas de asociabilidad para poner fin a tales prácticas. El informe ha sido rechazado por la misión israelí ante la CDHNU, cuyos portavoces afirman que Lynk es “bien conocido por sus descaradas e inquietantes opiniones contra Israel. Este informe no es diferente”.

“El relator especial recomienda que la comunidad internacional acepte y adopte las conclusiones… de que Israel está practicando un apartheid en el territorio palestino ocupado y más allá”, escribió. Lynk, cuyo título oficial es “Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967”, publicará formalmente el informe este jueves, antes de un debate del Consejo de Derechos Humanos sobre el tema 7 de la agenda, un debate permanente reservado para discutir sobre Israel y sus “abusos” sobre derechos humanos contra los palestinos.

En el informe, Lynk acusó a Israel de seguir una estrategia de “fragmentación estratégica del territorio palestino” y dijo que el “sistema político de gobierno arraigado en el territorio palestino ocupado que otorga a un grupo étnico-nacional-racial derechos, beneficios y privilegios mientras somete intencionalmente a otro grupo a vivir detrás de muros, puestos de control y bajo un régimen militar permanente”. Este académico canadiense, que deja el cargo, hizo un llamado a la comunidad internacional para que implemente medidas de asociabilidad para acabar con las prácticas del apartheid en Israel. Escribió que las Naciones Unidas deberían “restablecer el Comité Especial contra el Apartheid” para investigar “las acusaciones de apartheid contra cualquier gobierno”.

El informe llega inmediatamente después de la presentación del informe de Amnistía Internacional del mes pasado que también acusó a Israel de apartheid.

“Los hallazgos del relator especial son una adición importante y oportuna al creciente consenso internacional que las autoridades israelíes están cometiendo apartheid contra el pueblo palestino”, dijo Saleh Higazi, director adjunto para Medio Oriente y África del Norte de Amnistía Internacional. “El informe detalla cómo Israel ha establecido un sistema de opresión por motivos raciales contra los palestinos, diseñado explícitamente para mantener la dominación judía israelí y haciendo graves violaciones de derechos humanos”.

La Misión de Israel ante las Naciones Unidas en Ginebra criticó el informe y dijo que Lynk es “bien conocido por sus descaradas e inquietantes opiniones contra Israel. Este informe no es diferente”. “El relator especial Michael Lynk ha estado distorsionando los hechos con respecto al conflicto palestino-israelí durante los últimos seis años en las Naciones Unidas y lo vuelve a hacer en su informe final”. “Este informe recicla calumnias infundadas e indignantes publicadas previamente por ONG que comparten el mismo objetivo que el autor de este informe: deslegitimar y criminalizar al Estado de Israel por lo que es: el Estado-nación del pueblo judío, con igualdad de derechos para todos sus ciudadanos, independientemente de su religión, raza o sexo”, dijo el embajador israelí Meirav Eilon Shahar.

Shahar dijo que “ningún informe sobre el conflicto israelí-palestino puede tomarse en serio si no se consideran los desafíos y amenazas de seguridad que enfrentan todos los israelíes a diario, incluido el 20% de la minoría no judía”. Continuó señalando que el informe no menciona ni condena al grupo terrorista palestino Hamás en la Franja de Gaza, ni a la Autoridad Palestina y sus obligaciones legales con su propio pueblo. “Una vez más, el Consejo de Derechos Humanos y sus mecanismos han encontrado una manera de inflamar aún más la región y el conflicto”, dijo. “Una vez más, han demostrado ser perjudiciales para la causa de la paz y la reconciliación”.

Mientras tanto, un nuevo informe de la ONG Monitor desacredita la acusación de apartheid contra Israel y evalúa si el apartheid, como se definió anteriormente, es aplicable a Israel y los territorios bajo su administración militar. Este nuevo informe, titulado “Neo-Orientalism: Deconstructing Claims of Apartheid in the Palestina-Israeli Conflict” escrito por el experto legal Joshua Kern, y el asesor legal y representante ante la ONU de la ONG Monitor Anne Herzberg, amplía un informe anterior publicado en diciembre que trató de rectificar la falta de una definición coherente y fundamentada legalmente del crimen de apartheid.

Según NGO Monitor, “históricamente, poderosas ONG como Human Rights Watch (HRW), B’Tselem y, más recientemente, Amnistía Internacional, han formulado acusaciones de este crimen contra la humanidad contra el Estado de Israel y sus funcionarios. La falta de una definición aceptada del crimen de apartheid ha sido aprovechada por actores centrales en la campaña para deslegitimar a Israel, quienes aplican el término para caracterizar la naturaleza política y legal del gobierno de Israel, y en muchos casos para deslegitimar la noción de la identidad de Israel como estado judío”. “Nuestro informe es para profesionales del derecho, académicos, profesionales y funcionarios gubernamentales”, dijo Herzberg a JNS, “pero también es para aquellos que buscan respuestas a los cargos falsos y a menudo maliciosos de las ONG y los relatores de la ONU que tergiversan groseramente la historia del conflicto árabe-israelí, la base legal de Israel como estado judío y la naturaleza de la democracia y el sistema legal de Israel”.

En el informe “A Threshold Crossed”, publicado en abril de 2021, HRW acusó a Israel de “crímenes de lesa humanidad de apartheid y persecución”. Para no quedarse atrás, Amnistía Internacional llevó esta acusación más lejos el 1 de febrero, cuando publicó su propio informe, “El apartheid de Israel contra los palestinos: sistema cruel de dominación y crimen contra la humanidad”.

Según NGO Monitor, “el informe de 280 páginas de Amnistía se hace eco en gran medida de los del HSRC [Consejo de Investigación de Ciencias Humanas] y HRW. Sin embargo, expresa (mientras que HRW y HSRC solo lo hicieron implícitamente) la tesis de que el establecimiento y mantenimiento de Israel como estado judío institucionalizó el apartheid”. El informe de Amnistía acusó a Israel no solo de apartheid en Cisjordania y Gaza, sino también en Israel propiamente dicho, y de haber sido institucionalizado desde la fundación del estado judío.

Arsen Ostrovsky, presidente y director ejecutivo del Foro Legal Internacional, que ha desempeñado un papel de liderazgo en la lucha contra las acusaciones de apartheid en el ámbito legal internacional, dijo a JNS : “Es insondable que, con todas las grandes crisis de derechos humanos que nos rodean – del brutal asalto de Rusia a Ucrania y la limpieza étnica de los uigures en China – que algunos en la comunidad internacional, como las Naciones Unidas y las ONG de la sociedad civil, deberían optar por priorizar y señalar a Israel como oprobio en este momento histórico”. “Sin embargo”, continuó, “eso también es muy revelador, ya que indica que estas calumnias falsas y maliciosas del apartheid y las distorsiones de la verdad no se basan en la ley ni están motivadas por el deseo de promover la paz, sino más bien por la deshonestidad intelectual y la simple negativa a aceptar el derecho mismo de Israel a existir como el estado-nación del pueblo judío”.

Los principales hallazgos del informe de NGO Monitor son preocupantes. Entre otros, encontró que “el discurso del apartheid no es simplemente una crítica o un intento de mejorar la política israelí. Más bien, las ONG y los funcionarios de la ONU lo utilizan para construir una narrativa que presenta la existencia misma de Israel como un estado judío como ilegítimo”. También encontró que los informes de las ONG y las Naciones Unidas “presentan una narrativa ahistórica y descontextualizada para presionar la tesis que existe un apartheid. Las publicaciones borran el respaldo de la comunidad internacional a la creación de un estado judío, junto con los estados árabes; la agresión militar árabe y el actual el rechazo palestino a cualquier acuerdo final hasta la fecha; las divisiones políticas palestinas y las causas fundamentales de la fragmentación; y cómo el conflicto armado en curso ha dado forma a la política en la región”. Además, encontró que las publicaciones de las ONG y la ONU “adoptan abrumadoramente un enfoque neoorientalista hacia el sionismo y el judaísmo. Sus afirmaciones se basan en caricaturas y estereotipos antisemitas, que trivializan cómo los judíos, durante miles de años, han definido su pueblo y su religión”.

NGO Monitor insistió en su propio informe que “cualquier evaluación razonable de las políticas de Israel debe verse a través de la lente de su dilema de seguridad y el contexto del conflicto armado en el que se implementan. Los informes de las ONG y la ONU fallan constantemente en abordar estos problemas”.  Según la ONG Monitor, su análisis “ha demostrado que no existe una base razonable para respaldar las acusaciones de apartheid contra Israel y sus funcionarios. Todos los países del mundo luchan por proteger el principio de igualdad y erradicar la discriminación racial y de otro tipo. Israel no es una excepción”. Recomendó en su informe que el gobierno israelí establezca una “Institución Nacional de Derechos Humanos” para abordar el problema de la discriminación que afecta a la población, incluidos los palestinos. Según la organización, tales medidas, si se implementan, podrían “atenuar los ataques de aquellas ONG y relatores de la ONU” que podrían usar el discurso del apartheid para atacar la legitimidad de la existencia de Israel como estado judío.

“Israel nunca prevalecerá en los espacios de la ONU en un futuro cercano”, dijo Herzberg. “La ONU es institucionalmente antisemita y debido a la política, la baraja está completamente en contra del país. Los funcionarios que podrían hacer algo frente a esta dinámica, como los funcionarios europeos, se niegan. Además, las ONG y los relatores de la ONU encargados de inventar y difundir la acusación de apartheid ejerce una tremenda influencia en la ONU”. “Sin embargo”, dijo, “es imperativo que no cedamos el espacio legal y fáctico a estos actores. Tenemos que llevar la lucha directamente a los lugares donde se libra la guerra política contra Israel. No se les puede permitir monopolizar el debate, aunque es difícil y puede que no tengamos éxito. También es importante exponer los motivos de quienes promueven la calumnia del apartheid, y nombrar y avergonzar a sus financiadores, que, en este caso, es la Unión Europea, Irlanda, gobiernos escandinavos y agencias de la ONU”.

Con tantos actores poderosos que buscan activamente deslegitimar a Israel, es fácil perder la esperanza de que Israel pueda ganar esta batalla. No obstante, Herzberg se mantiene optimista y le dijo a JNS: “Creemos que nuestro informe puede cambiar y está cambiando el discurso. Nuestro primer informe ya ha puesto a HRW y Amnistía a la defensiva al exponer la agenda de 1948 que subyace en sus informes y sus normas legales inventadas”.

 
Comentarios

Israel debe pese a ello, seguir ocupando su escaño en la sede de esta organizacion, con el fin por una parte, de hacer oir su voz, y de la otra de denunciar las calúmnias y los actos de boicot de los que es víctima por parte de aquellos paises que SI practican el apartheid étnico y religioso sobre minorias oprimidas y en ocasiones exterminadas, durante décadas , cuando no siglos …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.