Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

GADEER KAMAL MREEH, Primera enviada drusa de la Agencia Judia


La bandera drusa y la israelí juntas. Foto Facebook Gadeer Kamal Mreeh

Oriente Medio News – Eres una política israelí de origen druso y en América Latina aún no se entiende bien qué significa que una minoría étnica esté representada en el estado judío. Cuéntanos un poco sobre los drusos de Israel y cómo se insertan como comunidad en la dinámica israelí contemporánea.

Gadeer Kamal Mreeh – Hoy en día hay 1,5 millones de drusos en el mundo. Somos un grupo etno religioso esotérico. Nuestra fe se originó hace unos 1000 años en Egipto. Aunque hemos experimentado varias persecuciones, sobrevivimos y desempeñamos un papel esencial en la configuración del nuevo Medio Oriente. El líder sirio que dirigió la revolución siria en 1925 contra los franceses era un druso, el sultán Basha el Atrash. Kamal Jumblatt, el líder libanés, también era druso. Como minoría, vivimos hoy en el Medio Oriente en Israel, Jordania, Siria y Líbano. También hay drusos en la diáspora (América del Norte y del Sur). Aunque somos minorías en nuestros países en el Medio Oriente, somos ciudadanos muy involucrados, ocupando puestos de alto rango en la diplomacia política y los medios de comunicación. Tenemos matrimonios internos y creemos en la reencarnación. En nuestra religión, una mujer puede divorciarse sin la aprobación de su esposo.

Hombre druso sirviendo café. Foto: Itamar Grinberg

Hombre druso sirviendo café. Foto: Itamar Grinberg

Hay 150.000 miembros drusos viven en Israel en 16 aldeas (2% de la población). La ley de reclutamiento militar obligatorio se aplicó a los drusos en 1956. Se nos considera la minoría leal en Israel. No tenemos aspiraciones territoriales ni nacionales. No está escrito en nuestra religión que tendremos nuestro propio estado prometido, a diferencia de otras minorías. Por eso somos leales al principio al país en el que nacemos; es por eso que en el pasado, en Israel, en diferentes ocasiones y durante las guerras, los soldados drusos israelíes lucharon contra sus «hermanos», soldados drusos sirios o libaneses.

Hoy estamos muy bien integrados en la sociedad israelí entre todos los ámbitos de la vida. En los últimos años, aunque somos una sociedad conservadora, tenemos muchas historias de increíbles mujeres drusas que rompen techos de cristal y lideran carreras exitosas en muchos campos.

OMN.- Las identidades de los grupos minoritarios y las comunidades divididas en más de dos estados nacionales (en el caso druso, Líbano, Israel y Siria) son complejas. Brevemente, ¿cuáles serían las características de identidad de los drusos israelíes?

GKM.– Normalmente me presento a otras personas diciendo: “Hola, mi nombre es Gadeer. Soy israelí pero no judía; soy árabe pero no musulmana; soy una minoría dentro de una minoría. Mi religión es la drusa, mi lengua materna es el árabe y soy una orgullosa ciudadana israelí. Buena suerte con eso. Tengo una identidad compleja, que es muy sofisticada, pero muy única”. El pueblo druso, en general, está muy conectado y es leal al estado de Israel.

Desde una etapa muy temprana, nuestros líderes drusos se dieron cuenta de una similitud en los valores entre los drusos y los judíos. Una relación única, valiente y robusta floreció entre los drusos y los judíos incluso antes del establecimiento del estado.

 

Como una minoría que ya vivía en esta tierra, apoyamos y ayudamos al pueblo judío a establecer el Estado de Israel. La relación entre los drusos y los judíos es bien conocida en Israel como el «pacto de sangre» y es descrita como una hermandad.

OMN.- Eres la primera drusa en servir como emisaria israelí para la Agencia Judía, ¿qué significa para ti como ciudadana israelí no judía representar a una institución como la Agencia Judía? ¿Qué estrategias has implementado para conectar a Israel con las comunidades judías del mundo?

GKM.- Como Enviada Principal de «La Agencia Judía para Israel» a «La Federación Judía de Washington D.C.», trabajamos con Hillel International en universidades, con organizaciones judías y no judías, y con federaciones judías en América del Norte a nivel nacional.

Esta es la primera vez que una persona no judía, específicamente una mujer drusa, ocupa esta posición. Represento la diversidad de la sociedad israelí. Estoy aquí para traer al verdadero Israel y hablar sobre la belleza y complejidad de Israel desde mi punto de vista auténtico como una mujer perteneciente a una minoría, que vivía en la periferia de Israel.

El 21% de los ciudadanos israelíes son árabes. Algunas personas observan erróneamente a este segmento de la sociedad como un ente homogéneo. Entre el sector árabe, tenemos musulmanes, cristianos, drusos y circasianos. Cada grupo tiene su singularidad y desafíos.

Estoy aquí para educar y fomentar diálogos constructivos sobre Israel y conectar a personas, judías y no judías con Israel. Educamos a estudiantes y educadores, desarrollamos jóvenes líderes y los alentamos a involucrarse en el fortalecimiento de la relación entre ellos y en la construcción de un futuro mejor.

OMN.- ¿Crees que Israel hace lo suficiente para hacer visible la diversidad étnica y religiosa del país en todo el mundo? ¿Qué piensas como israelí del creciente antisemitismo en el mundo y las posturas negacionistas de Israel?

GKM.- Mírame; estoy aquí, ya lo estamos haciendo, pero todavía queda un largo camino por recorrer. Israel contiene una notable cornucopia de etnias, y ahora es el momento de llevar esas voces al mundo y compartir sus historias.

El sentimiento antiisraelí y el antisemitismo, en general, están creciendo entre nosotros en todas partes. Desafortunadamente, se convirtió en una tendencia que ganó muchos seguidores en todo el mundo. Es peligroso y serio, y la historia nos ha enseñado lo que podría suceder si no combatimos esas percepciones oscuras y erróneas. Estamos trabajando muy duro para educar al público sobre los fundamentos de la región, el conflicto y nuestro derecho como estado a existir, como nación independiente. Uno de los ejemplos que vimos hace dos meses en Canadá es la gente que protestó contra Israel y cantaba: «Vuelta al 48», regresar a las fronteras de 1948. Puedo garantizarte que la mayoría de esas personas que protestaban no entienden realmente el significado del año 1948. Significa que no desean que exista Israel. De esto estamos hablando. Algunas personas son impulsadas por creencias fundamentalistas y radicales. No entienden o no quieren entender los significados o ramificaciones de sus posturas y opiniones. Simplemente no reconocen nuestro derecho a existir. No hay negociación, no hay solución de dos estados, simplemente no más Israel.

OMN.- ¿Cuáles son los objetivos y proyectos de la Agencia Judía hacia América Latina? ¿Puedes hablarnos de algunos de esos proyectos?

GMK.- En agosto de 2021, los principales líderes visitaron Argentina y Uruguay para reunirse con miembros de la comunidad y jóvenes líderes. Reafirmaron su apoyo a la plataforma BAMÁ (Beit Hamejanej Hayehudí o Hogar del Educador Judío), que capacita anualmente a más de 1.000 educadores en 54 escuelas de Argentina. Para mayor información, puede visitar esta página del sitio de la Agencia Judía.

Mujer drusa preparando la clásica pita

Mujer drusa preparando la clásica pita

Casi al mismo tiempo, la Agencia Judía inició un programa de aprendizaje-servicio en Chimalhuacán, Ciudad de México llamado Proyecto TEN. Una colaboración entre la Agencia Judía y CADENA, con el apoyo de Keren Hayesod, trae voluntarios de Israel y de todo el mundo para llevar a cabo proyectos de tres meses centrados en la comunidad, que van desde el empoderamiento de los niños locales en la Ciudad de México hasta las actividades educativas en la periferia. El proyecto anteriormente operaba fuera de la Ciudad de México, en el Estado de Oaxaca, pero fue cerrado durante la pandemia. Sobre el proyecto, se puede leer aquí.

OMN.- Para terminar la entrevista, ¿qué opinas de la crisis social y política en Israel? ¿Cómo te afecta como política drusa, o como israelí no judía?

GKM.- Después de más de dos años de crisis sin precedentes en la arena política, en las que tuvimos cuatro elecciones sin presupuesto y sin gobierno en funcionamiento, logramos el año pasado estabilizar el sistema y formar un nuevo gobierno. Nuestro nuevo gobierno, aunque complejo, es único. Tenemos un partido árabe, La Lista Árabe Unida (no confundir con Lista Árabe Conjunta, N. de R.), en el gobierno por primera vez.

Las personas que forman este gobierno consisten en árabes y judíos, de derecha e izquierda, y algunos de ellos provienen de puntos de vista totalmente diferentes. Pero este gobierno es frágil. Hasta hace unas semanas, dependía de 61 representantes, de un total de 120, para formar una mayoría. Nos hemos enfrentado a una ola de terror en los últimos meses, y tenemos nuevos desafíos políticos internos: después de que uno de los miembros del parlamento decidiera cruzar las líneas políticas, esto ha impedido que el gobierno forme una mayoría, con un punto muerto de 60-60. En esas circunstancias, es difícil predecir si el gobierno tendrá éxito en sobrevivir. Lo más importante que hay que saber desde que se formó en junio pasado es que este gobierno nos demostró a todos como israelíes al principio y al mundo entero, que sí, que podemos. Podemos trabajar juntos como árabes y judíos en el gobierno.

En el aspecto social, las minorías en Israel se enfrentan a múltiples desafíos. Hay muchos problemas domésticos que estamos trabajando arduamente para resolver y muchas brechas que estamos trabajando arduamente para cerrar.

Aunque nuestro estado todavía es joven, tiene 74 años, hoy somos una superpotencia regional y un imperio de alta tecnología. La singularidad de Israel, a mis ojos, es su increíble capacidad para «controlarse a sí mismo» y aprender de sus errores a lo largo de los años. Creo que nosotros, los israelíes, somos lo suficientemente robustos y fuertes como para construir y desarrollar nuestro estado, identidades, objetivos y relaciones.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.