Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 18, 2022

Una guerra de TikTok y un enriquecimiento de uranio de grado armamentístico


El Jefe de la División de Investigación de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel, Brig. general Amir Sa’ar (imagen) habla con Israel Hayom y comparte parte de lo que se esconde detrás de las acciones recientes de Hamás, Hezbollah e Irán. “A Irán le faltan unas semanas para acumular una cantidad suficiente de uranio para hacer una bomba nuclear”, dice Amit Sa’ar. “Todavía no han llegado, pero se están acercando y eso es muy preocupante. Es la posición más avanzada que han alcanzado en términos de acumulación de materiales”, dice Sa’ar. En una entrevista especial a Israel Hayom, Sa’ar dice que los iraníes continúan enriqueciendo uranio en tres niveles: 4%, 20% y 6%, y que la transición de esto al 90% de material nuclear apto para hacer armas es sólo cuestión de poco tiempo. “No tienen un problema tecnológico. Solo se trata de la decisión. Han logrado el control total de la tecnología centrífuga avanzada. Saben cómo producirlas y operarlas [las centrífugas], e incluso si hay un acuerdo como antes, necesitarán poco tiempo desde el momento en que llega a su fin hasta que vuelvan a acumular suficiente material para una bomba”. Sin embargo, dice Sa’ar, los iraníes necesitan otros dos años antes de que puedan producir una bomba, ya que aún no dominan la metalurgia o la producción del artefacto explosivo. “Pero el elemento crítico para hacerlo, que es el componente de enriquecimiento, lo han logrado. Es muy dramático”.

P: ¿Y si intentan sorprender, como Corea del Norte, y crear hechos consumados?

“No creo que Irán quiera ser Corea del Norte. No quiere ser un leproso. Quiere ser un país influyente en el mundo y parte de él. Desde su perspectiva, la [bomba] nuclear es una herramienta para lograr su concepto de seguridad, pero son muy cuidadosos porque entienden el alto precio de ir por una bomba y volverse leprosos”.

Irán preocupa a Sa’ar de muchas maneras. El tema nuclear es, por supuesto, el más importante, pero también está el terrorismo, y la preocupante distribución de armas. “Hoy hay una ampliación de las arenas y una ampliación de las amenazas”, dice. “En este momento tenemos un evento que es principalmente palestino. En el pasado, miráramos a Gaza, Judea, Samaria y tal vez a Jerusalén. Hoy, también debemos mirar el sector norte y Yemen e Irak, y administrar alertas e investigación, porque algo podría surgir desde allí. Estamos haciendo un seguimiento y preparándonos tanto con inteligencia como operativamente”.

Sa’ar dice que hay una gran industria en Irán que tiene sucursales en toda la región. “Me gusta dar el ejemplo de la Unidad 340 de la Fuerza Quds, que diseñan armas teniendo en cuenta el costo de las mismas. Entienden que no se puede construir un misil con tecnología iraní y esperar que los yemenitas lo reciban y lo operen, por lo que adaptan un planta de producción relevante para los yemenitas”.

El uso de misiles de crucero y vehículos aéreos no tripulados comenzó, según Sa’ar, debido a la angustia iraní. “Los cohetes son un acto de guerra. Puedes identificar de inmediato quién los lanzó y desde dónde. Los UAV son fáciles de lanzar y fáciles de negar. Comenzaron a usarlos contra barcos, entendieron que era bueno y comenzaron a inundar el mercado. Intentaron actuar contra nosotros, pero tienen cuidado porque entienden que es muy difícil penetrar [Israel] y que responderemos”.

P: ¿Cree que Israel necesita atacar más a Irán en Irán?

“Irán es disuadido por Israel, y no necesitamos limitarnos a dónde le hacemos daño. Cada lugar en el que les hacemos daño es doloroso para ellos, y si les preguntas, están en un equilibrio negativo contra nosotros, y no estoy hablando de ataques emprendidos como parte de la ‘campaña entre guerras’ [un esfuerzo continuo de inteligencia militar e israelí para interrumpir la acumulación de fuerzas del eje iraní-chiita en todo el Medio Oriente] sino también de ataques que según a los informes de los medios extranjeros que tuvieron lugar en Teherán, desde vehículos aéreos no tripulados y ataques a instalaciones nucleares. Pero no debemos olvidar que Irán es un país enorme, y está muy lejos, y operar allí no es como operar aquí. Requiere diferentes capacidades, y ambos lados entienden que las actividades abiertas contra el otro nos llevarán rápidamente a una escalada”.

La firma de un nuevo acuerdo nuclear, dice, está siendo impedida por razones políticas. “La gran mayoría de los problemas están resueltos. El problema principal que impide que se firme el acuerdo son las sanciones. Este problema no estaba allí al principio, y es principalmente simbólico, porque hay presión en ambos lados para hacer una concesión. Creo que en al final, se resolverá”.

Sa’ar ve muchas desventajas y dos ventajas en el acuerdo nuclear con Irán: “Estimo que el acuerdo va a ser un factor moderador, porque van a querer darse cuenta de sus beneficios, por otro lado, según el acuerdo actual, dentro de unos años van a tener un programa nuclear legítimo, que es algo muy malo loco. Y lo más grave del acuerdo es que no hay ningún mecanismo para evitarlo. Estamos obligados a asegurarnos de que no suceda”.

P: ¿Es posible recuperar la opción militar discutida hace una década? 

“Tres cosas siempre han funcionado con los iraníes: la presión militar, la angustia interna y la presión política. Cuando se usaron, impulsaron a los iraníes a tomar sus decisiones más importantes. Se puede disuadir a Irán y debemos tener la capacidad de operar contra ellos”

Sa’ar está ocupado con el esperado cambio de gobierno en Irán y las decisiones que tomará el próximo líder. “En última instancia, en Irán solo ha habido un cambio de líder, y cada líder tomó una decisión estratégica sobre el tema nuclear. [El ex ayatolá] Khomeini tomó la decisión estratégica de detenerse, y Khameini decidió ir con un programa militar de armas nucleares, y después lo cambió por las crisis que atravesó el país. Ellos dos tomaron la decisión apenas llegaron al poder y me preocupa la decisión que tomará el próximo líder”.

P: ¿El presidente iraní Ebrahim Raisi?

“Creo que están preparando a Raisi para ser el próximo líder. Lo vemos, tanto en la forma en que fue elegido como en los roles que le están dando en este momento. Parece que lo están entrenando para el posición”.

P: ¿Y es bueno o malo para Israel?

“Está en el extremo extremadamente conservador del sistema iraní y, por lo tanto, es una figura extremadamente problemática [para Israel]”.

Sa’ar piensa que los cambios estratégicos en la región, principalmente los Acuerdos de Abraham, son extremadamente significativos para disuadir a Irán. Según él, se espera que estos acuerdos se endurezcan y se amplíen con otros países. “Existe la posibilidad de que veamos a más países formar parte de él. Tal vez no todos sigan el camino de un acuerdo, pero algunos de ellos ya han indicado la necesidad de mejorar las relaciones con Israel, y eso cambia toda la dinámica regional”.

P: Explique el cambio de postura del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Después de todo, no se ha convertido repentinamente en sionista.

“Turquía es un país complicado que tiene problemas económicos y regionales, y en el caso de Erdogan, también problemas políticos. Llegó al frío cálculo de que, en este momento, las relaciones con Israel son más una ventaja que una carga. También es importante para nosotros tener relaciones con tantos países de la región como sea posible, y debemos ser capaces de manejar estos juegos complicados, incluso con los griegos, los chipriotas y los turcos, sin tener que elegir”.

P: La inteligencia militar no identifica una mano guía en la actual ola de terror.

“Dudo que pueda definirse como una ‘ola’, como en el pasado”, dice Sa’ar. “Estamos en un período muy tenso, que sabíamos que vendría. Comenzó con los ataques terroristas de los árabes israelíes y rápidamente se conectó con el tema de los terroristas en el norte de Samaria, lo que nos obligó a atacar elementos problemáticos. frustraron tres o cuatro ataques terroristas de escuadrones armados que ya estaban en camino para llevarlos a cabo. La agencia de seguridad Shin Bet y el Comando Central de las FDI merecen mucho crédito por esto”.

“El público palestino no formó parte de esto por un momento. Hay cansancio entre ellos, así como una falta de comprensión de cuál es exactamente el problema. El grito ‘Al-Aqsa está en peligro’ no resuena entre la población [palestina] en Judea y Samaria. Es un evento del este de Jerusalén, un poco árabe israelí, pero no tiene nada que ver con Judea y Samaria”.

P: ¿No hubiera sido correcto haber llevado a cabo estas operaciones antes en el norte de Samaria y posiblemente haber evitado los ataques terroristas?

“Comenzamos incluso antes, pero tomó tiempo para que la inteligencia madurara. Hubo un aumento en la inspiración, que es algo que es difícil de explicar. Simplemente existe. En el momento en que un ataque terrorista tuvo éxito, la gente quería tomar un rifle y para ir a una ciudad israelí y… para detenerlo, necesitábamos llevar a cabo acciones agresivas, ingresar a pueblos en el norte de Samaria, hacer arrestos, cerrar la zona de separación [un término utilizado para referirse a las áreas al este de la Línea Verde y al oeste de Jerusalén -valla de seguridad adyacente], y eso nos permitió llegar a un lugar mejor”.

P: La Autoridad Palestina está luchando por restaurar la gobernabilidad en el norte de Samaria.

“Están tomando medidas. Es posible que tengamos que ingresar al norte de Samaria para una operación más importante en el futuro”. Israel, dice, tiene interés en que la vida cotidiana en Judea y Samaria continúe como de costumbre, con gente trabajando y ganándose la vida.

“Cuanto más puedas separar a la población inocente, que realmente quiere trabajar y vivir, del terrorismo, y asegurarte de que tiene un costo [el terror], mejor. Es cierto en Judea y Samaria y es cierto en Gaza. “La gente es la gente. Un gazatí que trabaja en Israel significa seis familias que dependen del dinero que gana. Nos interesa asegurarnos de que la mayor cantidad posible de palestinos normativos vengan a trabajar con nosotros”.

Sa’ar está preocupado por el éxito de Hamás en posicionarse como el amo del Monte del Templo. “Es algo difícil de manejar, porque pertenece al mundo de la psicología. No significa que sea imposible de manejar con el tiempo; este año ya hemos tenido más éxito que durante la Operación Guardián de los Muros el año pasado”. Recién un mes después de este evento, Hamás aún no ha tenido éxito en un solo ataque terrorista. Ni en Judea y Samaria, ni en el Monte del Templo, ni en Gaza. “La gente entiende que grandes declaraciones como ‘Defensores de Al- Aqsa’ no está siendo respaldado. Aun así, es imposible ignorar el hecho de que hay banderas de Hamás allí y que Hamás ha logrado crear una afinidad entre diferentes sectores”.

Sa’ar llama a los eventos en el Monte del Templo la “Guerra TikTok” y dice: “Esta es la primera vez que lo encontramos con toda su fuerza. Saben cómo se representa. La mayoría de los que ondean banderas de Hamás no son partidarios de Hamás. Son habitantes del este de Jerusalén que nunca han visto un Hamasnik (un activista de Hamás). Pero, como los fanáticos del fútbol, ​​saben lo que lastima al otro equipo cuando cantan. Entonces cantan para [los héroes de Hamás] Mohammed Deif y Yahya Sinwar. Es malo, y nosotros todos entienden que debemos pensar con mucho cuidado sobre cómo asegurarnos de que el próximo Ramadán sea diferente”.

P: ¿Qué se puede hacer diferente?

“Ya se han hecho cambios sobre el terreno. La policía está haciendo un trabajo excepcional. Pero también tenemos que aprovechar los cambios en la región, que ahora hay países árabes que quieren tranquilidad y tienen un poco más de coraje para hablar que en el pasado. Tal vez poner en acción más elementos interreligiosos. Es algo que requerirá que trabajemos todo el año”. “Pero enfatiza que, en su mayor parte, el Ramadán ha sido un éxito para Israel. Se evitó la ola de terrorismo y se permitió a los palestinos una libertad de culto casi total. “El hecho de que la gente pudiera celebrar es un factor tranquilizador. El viernes pasado, había 90.000 personas en el Monte del Templo y estaba tranquilo. Tenemos un problema con 500 personas que deben ser atendidas”.

P: Pagamos un precio político con Jordania, con las críticas sin precedentes del primer ministro jordano.

“Creo que eso proviene de problemas internos de Jordania. Enfrentamos críticas casi pavlovianas, sin relacionarnos con el problema en sí, que, como se mencionó, creo que proviene de sus razones y dificultades internas. Tenemos derecho a ser críticos en respuesta, pero [nosotros deberíamos] recordar que las relaciones con Jordania son buenas, y después de que terminemos este Ramadán, estaremos de vuelta en el mismo lugar”.

P: ¿Y no identifica tendencias en Jordania que nos puedan molestar?

“El público jordano todavía vive la historia por la que ha pasado la mayor parte de la región. Crea un dilema para Jordania, que quiere ser un poco más abierta pero todavía está lidiando con el problema palestino y con Jerusalén. Ellos entienden su estatus en el Monte del Templo ha sido dañado, están más preocupados que nosotros por Hamás, y creo que debemos entender esto y no entusiasmarnos demasiado con sus críticas. No es algo que vaya a desestabilizar las relaciones”.

Egipto, por su parte, ha sacado a la luz recientemente sus relaciones con Israel, con visitas abiertas y el inicio de vuelos directos a Sharm el-Sheikh. Sa’ar explica esto en el contexto de los cambios regionales, y el hecho de que “los egipcios vieron a los estados del Golfo navegando cómodamente en el mundo abiertamente con nosotros, y sin pagar un precio. No querían ser ignorados, y entienden los beneficios de estas relaciones. El presidente Abel-Fattah el-Sissi está impresionantemente comprometido con los problemas reales de Egipto (la economía, la infraestructura) y entiende que no se beneficiará si mantiene relaciones con nosotros en el nivel de seguridad, y “El gesto hacia nuestro ministro de energía en la conferencia regional de gas en El Cairo [en febrero] envió un mensaje muy claro. Sabía que era la única foto que se publicaría de ahí, y para él era importante que fuera sobre temas energéticos. Fue un gesto humano que nos enseñó mucho sobre el cambio significativo”.

P: ¿Cuál es su visión?

“Transformar a Egipto en un país con una economía más estable y con mayor influencia en la región”.

P: ¿Y para nosotros?

“La paz es una piedra angular muy fuerte en la política egipcia. La paz les da tranquilidad, y creo que Egipto hoy ve a Israel como un elemento positivo en la región. No creo que el liderazgo egipcio actual vea a Israel como un enemigo. ¿La población egipcia también piensa eso? Por supuesto que no. Pero no es parte de la percepción de los líderes”.

Sa’ar dice que Egipto es un factor importante en la restricción de la Franja de Gaza. “Durante años, solíamos decir que éramos el tubo de respiración de Gaza. Hoy Egipto no es menos importante y, a veces, incluso más importante. Pueden darle zanahorias o palos a Gaza. Definitivamente son un elemento estabilizador. No permiten la transferencia de armas a Gaza. Este es un interés que compartimos, porque tuvieron una mala experiencia con elementos conectados con ISIS dentro de Egipto, y no quieren que las armas provengan de ellos”.

Hamás, está convencido, no quiere otra guerra en Gaza. “Esto no es una estimación, es información muy sólida. ¿Por qué no quieren la guerra? Por varias razones, no solo por la disuasión. Estamos, por supuesto, disuadiendo en Gaza, y ellos no tienen un interés en una guerra cada año, especialmente cuando todavía están en el proceso de rehabilitación militar y civil, pero hay límites para la disuasión. Después de Guardian de las Murallas, trabajamos correctamente para crear amortiguadores civiles. La rehabilitación civil y el trabajo en Israel influir en los residentes y crear algo para que Hamás pierda. La gente de Gaza quiere tranquilidad, y Hamás, en contraste con su imagen, los escucha atentamente. Por lo tanto, están interesados ​​en incendiar Judea y Samaria y el este de Jerusalén, siempre y cuando no llegue a Gaza“.

P: Pero podría, como sucedió en Margen Protector (2014) y Guardian de las Murallas (2021).

“Ellos entienden esto y están tomando riesgos. Organizaciones como estas están en conflicto, porque su ancla religiosa e ideológica es muy estable. Así que tenemos que actuar a partir de la suposición de que podríamos ser arrastrados a Gaza. ¿Qué podría cambiar su política? en el Monte del Templo, o algo más a lo que tendrían que responder”.

Él piensa que los ataques de Israel la semana pasada en Gaza, en respuesta a los cohetes disparados contra Israel, también ayudaron a calmar las cosas. “Fueron ataques muy poderosos, como en la guerra. Después de ellos, Hamás tomó medidas para evitar más lanzamientos, con arrestos, registros y confiscación de armas. Es un hecho que no hay eventos todos los días. Está utilizando muchos medios de contención. Aun así, en Gaza hay decenas de facciones, cada una tiene un cohete, y si no, te roban uno”.

Según Sa’ar, 10.000 palestinos que ingresan a Israel para trabajar todos los días también es un activo importante.

P: ¿Aumentaría el número de trabajadores?

“Sí. Cuantos más trabajadores normativos, a quienes puedas filtrar, mejor. A nivel humanitario, la gente de allí necesita comida. Necesita vivir… No resolverá todos los problemas para nosotros, pero nos da otra herramienta. Solo hay dos limitaciones: la situación en Gaza no debe ser mejor que la situación en Judea y Samaria, y la entrada de trabajadores no debe representar un problema de seguridad”.

Hamás, dice, ha estado luchando para rehabilitarse militarmente desde Guardian e las Murallas. “Algunas de las cosas que están reconstruyendo, y otras con las que están luchando, y están trabajando en la cantidad, no en la calidad. No todos en el sistema de seguridad están de acuerdo conmigo, pero creo que les llevará años rehabilitarlos”.

P: ¿Están reconstruyendo los túneles?

“Uno de nuestros logros es que Hamás ha perdido la confianza en el túnel como herramienta militar. Habrá túneles, porque no tienen otra opción, pero no los usarán como pensaban que lo harían”.

P: ¿Cuáles de sus armas se están volviendo más poderosas?

“Principalmente cohetes. No están teniendo éxito en aumentar el alcance o mejorar la calidad. Se trata principalmente de reponer los números, pero aun así, si no sabemos cómo reducir su velocidad de disparo, incluso si no es exacto o efectivo, no lo hará”. Realmente no importa, porque lo importante es que nuestra gente sienta que se está deteniendo”.

El líder de Hamas en Gaza, Yahya Sinwar, dice, se ve a sí mismo como un experto en la sociedad israelí. “Ten en cuenta que Sinwar lee todo lo que escribes. Juega con nuestras cabezas para demostrar que nos conoce. Pero lo convertimos en un súper villano con demasiada frecuencia. No funciona así. Es una figura única, pero Hamás es un sistema”.

P: ¿Necesitamos sacarlo?

“Pongo menos énfasis en eliminar a una persona como una forma de lidiar con un sistema. ¿Necesita ser un objetivo en la próxima guerra? Por supuesto. ¿Necesita ser un objetivo fuera de la guerra? Eliminarlo de la ecuación sería, por supuesto, dramático, pero hay una gran incertidumbre. La herramienta de eliminación existe, pero no es una solución mágica para nada, aparte del hecho de que proporciona una imagen de heroísmo”.

Cuando se trata del norte, Sa’ar llama a Hezbollah una “organización terrorista que tomó el control de un estado”. Él piensa que el líder de Hezbollah, el jeque Hassan Nasrallah, también quiere tranquilidad en la región norte, especialmente ahora que el Líbano va a las elecciones. “Hezbollah es actualmente una organización extremadamente restringida y responsable en el uso de su fuerza”. Esta estabilidad también tiene un precio, principalmente en la construcción de poder de Hezbollah. “No tiene sentido pensar que se puede evitar que Hezbollah se vuelva más fuerte. Necesitamos identificar dónde no queremos que ganen fuerza y ​​enfocar el esfuerzo allí. Encontrar puntos débiles y trabajar en ellos. Creo que somos capaces de hacer esto bien: observar todo el sistema, desde las industrias de armas en Irán hasta quién las recibe en Hezbollah”.

P: ¿Hay objetivos que te propusiste y no has logrado alcanzar, como sus misiles de precisión?

“Una vez que los [misiles] de precisión eran solo para las superpotencias. Con la tecnología actual, es más simple. Desde el momento en que los iraníes los lograron y supieron cómo enseñarlos, quedó claro que no podríamos evitarlo para siempre. Pero nosotros los estamos interrumpiendo y retrasando al mismo tiempo que construimos soluciones, desde la defensa hasta la ofensiva”.

Nasrallah, dice, está principalmente preocupado por la situación político-económica interna en el Líbano. “Él no tiene ningún deseo de rozarse con Israel o aguijonearnos. Está dispuesto a vivir con el hecho de que lo estamos atacando en Siria siempre y cuando no lo ataquemos en el Líbano. Responde y es proporcional. Responderá a lo que estamos haciendo, y si cambiamos la ecuación hacia él, él responderá. “Nasrallah está muy dedicado a la estabilidad, pero no debemos confundirnos: con el tiempo, los iraníes están construyendo un sistema en su visión, en algún momento en el futuro sabrán cómo contrarrestarnos. Necesitamos evitar eso”.

Sa’ar cree que Israel tiene una visión “loca, exageradamente glorificada” de Nasrallah. “Decimos que no miente, que no comete errores. Miente y comete muchos errores. En mi opinión, su única ventaja es su experiencia.

P: ¿Y si los iraníes exigen que actúe?

“Esa no es la forma en que funciona su relación. Nasrallah no es un protegido iraní. Es parte del sistema iraní. No recibe instrucciones de ellos, es un socio en las decisiones que se toman en Irán. Pero no es solo iraní o solo libanés. Es iraní, chiíta, libanés y la figura más importante en el eje chiíta, después de [Ali] Khamenei.

En la próxima guerra, piensa Sa’ar, Khamenei intentará crear un “quemado significativo” que dañará el estatus de Israel en la región. “Una experiencia difícil para el público israelí, daños tremendos, eventos sorprendentes. Por supuesto, él no ocupará Galilea, pero es consciente del efecto que tendría una fuerza de Hezbollah tomando el control de una comunidad durante unas horas. Eso es lo que él quiere. En su opinión, otro golpe y otro golpe, más grietas en la imagen nacional y la resiliencia, nos romperán con el tiempo”.

Israel también deberá continuar con las operaciones contra objetivos iraníes en la arena del norte en el futuro previsible, dice. “Mientras haya un eje chiíta activo… tendremos fricción con él, pero debemos asegurarnos de que nuestro público no pague un precio. Pero el acto mismo de operar esta fuerza en esta región, en este vecindario, es importante, algunos de los activos que nos atribuyen en la región provienen de que no permitimos que las fuerzas operen en nuestra contra, y no nos quedamos de brazos cruzados ante las amenazas”.

Desde que Rusia invadió Ucrania, la División de Investigación de Inteligencia Militar ha estado estudiando los acontecimientos allí. “Este es un tipo de guerra que pensamos que nunca volveríamos a ver. Estamos tratando de entender qué causó el bajo desempeño del ejército ruso y qué los interrumpió. Creo que tenían expectativas completamente equivocadas de esta guerra, del nivel de oposición. enfrentarían en Ucrania. Creo que se prepararon para algo completamente diferente”.

P: ¿Y qué ha aprendido Israel?

“Que es importante prepararse y entender qué tipo de guerra estás peleando. Porque si no lo haces, no importa cuáles sean tus capacidades, empiezas con el pie izquierdo y es muy difícil recuperarse”.

La inteligencia militar también se ocupa de las implicaciones de la guerra de Ucrania para nuestra región. “Hay países que no tienen la capacidad de resistir los choques. Que dependen casi en un 100% de las importaciones de alimentos, algunos de los cuales provienen de Rusia y Ucrania. El aumento de los precios ya ha tenido ramificaciones dramáticas para Egipto y el Líbano. Es un importante evento”.

P: ¿Ve otra Primavera Árabe en el horizonte?

“En nuestras evaluaciones de inteligencia anuales, notamos dos eventos que podrían ser ‘rinocerontes grises’: problemas que vemos e identificamos, pero no sabemos cuándo atacarán. El primero es Judea y Samaria, y el segundo es Líbano. Ambos pueden convertirse en eventos caóticos. No sé cuándo sucederá, pero debemos estar preparados para la posibilidad de que el Líbano se derrumbe y comprender lo que eso significa y cómo nos afectará”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.