Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 18, 2022

Florida tiene un vínculo especial con Israel, nuestro mayor aliado en el Medio Oriente


Mi fe ha sido una luz inextinguible en mi vida. Hay momentos en los que, sí, parpadea y se atenúa, pero hay momentos en los que esa luz brilla con tanta intensidad.

 

Recientemente, tuve el privilegio de visitar Israel, nuestro mayor aliado en el Medio Oriente, junto con otros cinco vicegobernadores de todo el país. Intercambiamos ideas con líderes de la industria israelí, nos reunimos con funcionarios gubernamentales y líderes militares, visitamos la Embajada en Jerusalén, la Cúpula de Hierro, todo mientras exploramos sitios culturales y bíblicos que datan de hace más de 3000 años.

 

Israel es un país vibrante donde la fe es palpable y el calor emana a cada paso. Llegamos durante la festividad de Purim, una muestra más de la tenacidad del pueblo judío. Recuerdo que Ester y Mardoqueo arriesgaron sus vidas para salvar las de sus hermanos judíos. Todos estamos llamados a servir, sin duda en diferentes capacidades.

 

No hay lugar para la indiferencia cuando se trata de Israel. «Para un momento como este». El orgullo está claramente en el ADN de los israelíes. No se disculpan por su celo. Lo promueven. No reflexionan sobre sus pruebas y se lamentan; ellos perciben el triunfo a través de sus batallas. No se revuelcan en la derrota; aprenden y surgen en victoria.

 

Mientras caminaba por los pasillos de Yad Vashem viendo retratos de esas almas inocentes perdidas, pensé en nuestros sobrevivientes del Holocausto en Florida y reflexioné sobre mi propia responsabilidad moral como servidor público. La frase “nunca más” nos obliga a luchar contra el odio en todas sus formas y nos desafía a enfrentar la polarización actual para construir comunidades más fuertes, seguras y unidas.

 

Tuvimos el privilegio de escuchar a algunos de los diplomáticos y líderes más destacados del mundo, incluidos los embajadores Ron Dermer, David Friedman y Dore Gold, así como a los primeros ministros anteriores y actuales. Nuestras discusiones se centraron en cómo podemos proteger nuestros intereses mutuos de seguridad nacional manteniendo alianzas sólidas.

UN VÍNCULO FUERTE
El vínculo inquebrantable de Estados Unidos con Israel es esencial si queremos ver la paz en la región y más allá. Además, la preocupación por las negociaciones en curso con el mayor patrocinador estatal del terrorismo en el mundo, Irán, me desanimó que la administración Biden una vez más se dejara engañar al pensar que podemos negociar con terroristas. Lo que alguna vez se vio como la paz de Estados Unidos a través de la diplomacia de la fuerza se ha convertido en un caos a través de la traición. Uno de los otros temas en cada una de nuestras discusiones es la innovación de Israel en las industrias de alta tecnología. En Florida, nos hemos beneficiado de varias empresas israelíes que impulsan la investigación de vanguardia en todo, desde la atención médica hasta la cibernética y la exploración espacial. Además de ser un faro para la innovación y la democracia, Israel alberga los sitios religiosos más importantes del mundo, como la Iglesia del Santo Sepulcro y el Muro Occidental. Estamos llamados a ser las manos y los pies de Jesús, y en Israel pude seguir sus pasos y los de sus discípulos mientras difundían la buena noticia. Estoy envalentonado y encendido en mi fe.

 

¿Cómo puedo describir las emociones de ser bautizado en el río Jordán; orando en los muros del Monte del Templo; visitando las tumbas de la matriarca y los patriarcas; caminando por el camino de peregrinación? Simplemente no hay palabras.

 

Al crecer en una ciudad como Miami, estamos inmersos en la religión judía. Tenemos amigos, familiares y vecinos que son judíos. De hecho, mi tía estaba casada con un hombre judío, a quien cariñosamente llamábamos tío Kenny. Pero ver a Israel a través de los ojos de los demás es alejarse un paso de las maravillas de Tierra Santa. La capital eterna, Jerusalén, significa la ciudad de la paz. Lamentablemente, debido a los agresores que han buscado destruir, aniquilar y oprimir durante miles de años, no han experimentado el tipo de paz duradera que merecen.

 

Elie Wiesel declaró que, “Incluso en la oscuridad es posible crear luz”. Mientras reflexiono sobre las muchas reuniones de negocios y sesiones informativas con líderes políticos, mis compañeros vicegobernadores y yo tenemos un renovado sentido de propósito. Nuestros estados deben estar a la altura de las circunstancias. Debemos alentar a los líderes en todos los niveles a reevaluar de cerca las políticas, como el desastroso acuerdo con Irán. No debemos permitir que el BDS y el antisemitismo de ninguna forma se afiancen. Nunca debemos olvidar los horrores del Holocausto.

 

Juntos, tenemos la responsabilidad de llevar la antorcha, de ser la luz, como tantos antes que nosotros. Esta visita ha sido un encuentro como ningún otro: un encuentro con la belleza, la luz y la resiliencia. Israel, aunque pequeño geográficamente, es un país con un enorme impacto. La calidez de una cena de Shabat se yuxtapone con la gravedad de Yad Vashem. El auge tecnológico de Haifa y Tel Aviv contrastaba con la Ciudad Vieja de David. La historia, en el presente, forjando el futuro.

 

Jeanette Nuñez es la vicegobernadora de Florida.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.miamiherald.com/opinion/op-ed/article261023347.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.