Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

¿Por qué algunos judíos defienden a la Guardia Revolucionaria Iraní. (IRGC)?

Hasta ahora, la administración Biden ha resistido la tentación de sacarlo de la lista de grupos terroristas. Pero los judíos de izquierda creen que pueden persuadir al presidente para que ceda.


Para aquellos que piensan que la administración Biden podría estar volviendo a una posición más realista sobre Irán, el anuncio que los aviones de reabastecimiento de combustible estadounidenses participarán en un próximo ejercicio militar israelí fue una buena noticia. En un movimiento sin precedentes, los aviones estadounidenses se unirán a los cazabombarderos israelíes en lo que se considera una sesión de práctica para bombardear Irán.

Esto debe considerarse un mensaje a Irán  que Estados Unidos tiene otras opciones además de las negociaciones infructuosas para prevenir sus ambiciones nucleares. El primer ministro israelí, Naftali Bennett, espera que signifique que la intransigente falta de voluntad de Teherán para volver a entrar en el débil acuerdo nuclear que concluyó con el expresidente Barack Obama ha obligado a los estadounidenses, lo quieran o no, a reafirmar su alianza con el estado judío.

Pero no es tan simple como eso.

Eso se debe a que las negociaciones reales sobre un nuevo acuerdo nuclear con Irán no se están llevando a cabo en Viena con los rusos, con quienes la administración demócrata cree que está “en guerra” por la invasión de Ucrania, actuando como intermediarios entre los estadounidenses y los iraníes. Las conversaciones decisivas se están llevando a cabo en Washington mientras la administración Biden y sus aliados progresistas llevan a cabo un debate interno sobre si deben ceder a una de las demandas de Teherán.

El equipo de política exterior de Biden, que está dirigido por el negociador principal de Irán y apaciguador veterano Robert Malley, ya ha aceptado muchas de las estipulaciones del régimen teocrático sobre una versión nueva y más débil del Plan de Acción Integral Conjunto que fue el logro característico de la política exterior de la administración Obama. En lugar de simplemente volver a entrar en el antiguo pacto, que los enriqueció y empoderó, los iraníes han resistido por términos aún más flexibles y más recompensas en efectivo. Pero una de sus demandas, al menos hasta ahora, ha sido un puente demasiado lejano para Biden: eliminar al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de la lista estadounidense de Organizaciones Terroristas Extranjeras designadas .

 

El IRGC es parte de las fuerzas armadas de Irán. Pero también dirige una red de grupos terroristas internacionales. El IRGC organiza la financiación y el entrenamiento de Hezbolá, la Yihad Islámica Palestina, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), Hamás y los terroristas Houthi, y por lo tanto es responsable de sus numerosos crímenesTambién ha masacrado a innumerables ciudadanos iraníes que entraron en conflicto con su gobierno tiránico. Su poder también se extiende a partes de la economía iraní, lo que la convierte en la columna vertebral de la teocracia.

Pero hasta la administración Trump, evitó la designación como grupo terrorista en gran medida porque las administraciones estadounidenses estaban ansiosas por mantener mejores relaciones con Teherán. Si bien se han impuesto otras sanciones al IRGC y su liderazgo, la designación de terrorista también tiene un gran valor simbólico. La etiqueta deja en claro que Estados Unidos no se deja engañar por los intentos de Irán de desvincular al grupo y/o su llamada ala militar del régimen al que sirve. Si fuera eliminado de esa lista, haría más que reivindicar los esfuerzos iraníes para encubrir sus actividades criminales. Sería una señal que a Estados Unidos no le preocupan los continuos esfuerzos de Teherán por desestabilizar la región y establecer su hegemonía.

Hasta ahora, el presidente Joe Biden, apoyado por el ala más moderada de su partido, se ha resistido al llamamiento de levantar la etiqueta de terrorismo del IRGC. Entiende, como quizás sus aliados progresistas no, que este es el tipo de gesto que el pueblo estadounidense entendería como una confirmación de su debilidad e incapacidad para hacer frente a los enemigos del país y los regímenes rebeldes.

Pero con cada semana que pasa, el coro de disidencia sobre esta decisión de los progresistas se ha vuelto más fuerte. Y, para disgusto de quienes esperan que Biden se mantenga firme, incluso los funcionarios más importantes de la administración han expresado su ambivalencia acerca de mantener esta postura.

Por ejemplo, cuando el Secretario de Estado Antony Blinken testificó ante el Congreso recientemente sobre las negociaciones con Irán, dio motivos para preocuparse a ambos lados del argumento. Aseguró al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara que la designación no se levantaría a menos que Irán modificara su comportamiento, presumiblemente para detener la actividad terrorista que ha sido parte integral de la existencia del IRGC desde que se fundó poco después de que el régimen islamista se hiciera cargo del país en 1979. Sin embargo, siguió diciendo que pensaba que la designación no tenía sentido.

Otros en la izquierda se han hecho eco de este argumento, incluido Matt Duss, el asesor de política exterior del senador Bernie Sanders (I-Vt.), quien dijo que al apegarse a la designación terrorista del IRGC, Biden había caído en una trampa tendida para Trump lo hizo con la intención de dificultar la reactivación del JCPOA.

Pero entre las voces más fuertes sobre la designación se encuentran los críticos judíos estadounidenses de Israel.

El cabildeo de izquierda de J Street está ansioso por que el IRGC salga de la lista y ha argumentado que Biden se equivoca al pensar que pagará algún precio político por hacerlo. El polemista antisionista Peter Beinart escribió en The New York Times que al tener “miedo a la política” de kasherizar al IRGC, Biden está fallando en “hacer que el mundo sea más seguro”.

Ese argumento es particularmente falso. Un nuevo acuerdo con Irán en realidad haría que el mundo fuera mucho menos seguro ya que, lejos de impedir que Irán obtenga un arma, el JCPOA original y una versión nueva y más débil en realidad garantizarían que obtendría una una vez que expiraran los términos en unos pocos años. Mientras tanto, el dinero que obtendría del levantamiento de las sanciones y el conocimiento que Estados Unidos estaba abandonando los intereses de seguridad de Israel y sus aliados árabes haría que Irán fuera aún más peligroso.

¿Por qué, entonces, J Street y algunos de sus aliados antisionistas aún más radicales en la izquierda presionan con fuerza en nombre del IRGC?

Parte de esto es un reflejo instintivo de defender cualquier cosa asociada con la administración Obama y rechazar las políticas más sensatas de Trump, quien entendió correctamente que, tarde o temprano, el acuerdo de su predecesor tendría que ser descartado y reemplazado por algo más duro que en realidad despojar a Irán de sus crecientes capacidades nucleares.

Esta lucha demuestra cómo los instintos partidistas, cuando se combinan con la antipatía por los intereses de seguridad de Israel, han creado un electorado, incluso entre los judíos, que está dispuesto a racionalizar una política que señala un realineamiento de la política exterior estadounidense lejos de sus aliados tradicionales y hacia un acercamiento con  Irán.

¿Tendrán éxito? La presión sobre Biden para que ceda con el IRGC está creciendo, ayudada por las señales de los iraníes  que si no se firma un nuevo acuerdo, se acercarán aún más al estado de umbral nuclear. Habiendo fanfarroneado en muchas concesiones antes de esto, Teherán tiene todas las razones para pensar que eventualmente se saldrán con la suya en el IRGC. Y, como en el pasado, la voluntad de los grupos judíos de brindar cobertura a los apaciguadores de Irán podría marcar la diferencia.

Que los grupos judíos estén preparados para pretender que una entidad que ya ha derramado tanta sangre judía no es un grupo terrorista es espantoso. Uno pensaría que actuar para legitimar al IRGC sería demasiado lejos incluso para aquellos grupos que están más comprometidos con el mito que Obama detuvo el programa nuclear de Irán y que Trump les permitió avanzar hacia un arma al desechar el acuerdo. Por mucho que a algunos de estos grupos les guste afirmar que están «pro-paz», lo que más les interesa es debilitar a Israel y fortalecer a aquellas entidades que realmente están comprometidas con la extinción de Israel. Lo mismo ocurre con los progresistas judíos como Malley, que ocupan algunos de los puestos más influyentes dentro de la administración.

En ese sentido, el debate sobre el IRGC tiene el tipo de valor simbólico que es, contrariamente a la ambivalencia de Blinken, indicativo  que no hay concesión demasiado humillante para los Estados Unidos que no están dispuestos a apoyar siempre que se perciba que ayuda a Irán. y lastimando a Israel.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS (Jewish News Syndicate)

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/why-are-some-jews-defending-the-irgc

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.