Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

La lucha contra el antisemitismo como ganadores, no como víctimas


No solo debemos luchar contra el antisemitismo, sino también promover el “pro-semitismo”. ¿Es posible que nuestra lucha contra el antisemitismo se haya vuelto tan ruidosa y alarmista que podría resultar contraproducente? Raramente hacemos esta pregunta, quizás porque el imperativo de combatir el odio a los judíos parece tan obvio. ¿Por qué alguien lo cuestionaría?

De hecho, recibo un sinfín de correos electrónicos de varias organizaciones judías instándome a “unirme a la lucha” contra el aumento del antisemitismo. Esta lucha se ha vuelto tan omnipresente que ha comenzado a definir, de muchas maneras, la identidad judía en Estados Unidos. Cada vez más, lo que realmente anima a los judíos no es su judaísmo, sino la lucha contra los que odian.

Amo una buena pelea tanto como a cualquiera, en particular cuando significa defender a mi pueblo. Pero para ser efectiva, ¿Cómo debería ser esta pelea? Me gustaría sugerir que en lugar de ser ruidosos y alarmistas, nuestra lucha contra el odio a los judíos debería ser menos ruidosa y más estratégica.

Actuar en silencio, por supuesto, no se ajusta al estilo estadounidense. En Estados Unidos, cuando vemos algo que no nos gusta, nuestro reflejo es gritar, condenar, manifestar, hacer ruido, contraatacar. Los judíos que luchan contra el antisemitismo hacen lo mismo: levantamos el infierno.

Esto puede hacernos sentir bien, pero en realidad no funciona. No importa lo que digan las consignas sobre “terminar” con este o aquel mal, el odio más antiguo del mundo no desaparecerá hasta que aparezca el Mesías. Eso no significa que abandonemos la lucha; significa que giramos para luchar desde una posición de fuerza. Una posición de fuerza significa ser más tranquilo, estratégico y legal.

¿Por qué callado? Porque cuanto más ruidoso hacemos y más alboroto, más débiles nos vemos. Les recordamos a los que odian que tienen el poder de asustarnos e irritarnos. Los judíos no son perdedores. Criticarnos y protestar porque la gente nos odia socava nuestras cualidades ganadoras. Perdemos nuestro encanto, nuestra confianza, nuestro sentido del humor, todos esos rasgos admirables que han ayudado a los judíos a contribuir tanto al mundo.

Seamos realistas: los judíos estadounidenses nunca ganarán las Olimpiadas de las Víctimas. Dado que el mundo ya nos ve como ganadores exitosos y de alto rendimiento, ¿por qué no hacer que funcione a nuestro favor? Si la gente no nos da la simpatía que dan a las víctimas, ¿qué tal el respeto que dan a los ganadores?

¿Por qué estratégica? Porque no podemos perder de vista el panorama general: reforzar la identidad judía y nutrir el orgullo judío. Una identidad fuerte se basa en lo que estamos a favor, no en lo que estamos en contra. Es cierto que los activistas pueden recaudar más dinero luchando contra algo, pero no podemos permitir que nuestros enemigos definan nuestras identidades judías.

Protegernos físicamente a nosotros mismos y a nuestros espacios judíos es estratégico y debe continuar. Pero no construirá la identidad judía. Todas las medidas de protección y las manifestaciones ruidosas no pueden nutrir nuestra identidad tanto como una experiencia de Shabat esclarecedora e inspiradora.

¿Por qué legal? Porque si vamos a pelear, también podríamos apuntar al impacto. ¿Ha notado cómo no importa cuántos millones invertimos en la lucha contra el antisemitismo a través de métodos tradicionales, las cosas solo parecen empeorar? Mis luchadores favoritos son las mentes legales: luchan de manera clara y precisa, con consecuencias legales que se aplican mediante un sistema de leyes.

Iniciativas como Lawfare Project, Shurat HaDin y el Departamento Legal de StandWithUs Saidoff, entre muchas otras, son buenos ejemplos de un enfoque discreto y estratégico. O el Proyecto Deborah, un bufete de abogados sin fines de lucro que ha iniciado una demanda para combatir y exponer los elementos antijudíos y antiisraelíes del plan de estudios, y cómo estos elementos se infiltran sigilosamente en nuestras escuelas.

Hablando de escuelas, asistí esta semana a los premios anuales de Educación Judía, patrocinados por la Fundación de la Familia Milken y Constructores de Educación Judía. Todas las denominaciones judías estaban presentes. Orador tras orador hablaron sobre el poder de la educación judía, sobre infundir orgullo y conocimiento de nuestra herencia, sobre el milagro del pueblo judío.

Como estaba trabajando en esta columna en ese momento, no pude evitar notar que, a pesar del incesante ruido exterior sobre el antisemitismo, nadie mencionó la necesidad de combatirlo. No tenían que hacerlo. Los educadores judíos luchan contra el antisemitismo a su manera, defendiendo el pro-semitismo.

Todos queremos prevalecer contra la plaga del odio a los judíos. Tendremos mejores probabilidades si luchamos como orgullosos ganadores en lugar de como víctimas defensivas.

Reimpreso con permiso de JNS.org.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.