Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

La demonización de los judíos es la causa de los disturbios en Jerusalem

Quienes afirman que la Marcha de las Banderas es el catalizador de varios de los disturbios con palestinos, deben recordar que el desacreditado lema "Al Aqsa está en peligro" se utilizó como incitación contra judíos durante siglos.


Desfile del Día de Jerusalén – Jaffa Road, 44 , en la esquina con la calle Ha-Rav Kook – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 2.0
Siempre ha habido incitación a la violencia contra los judíos. La afirmación de que la Marcha de las Banderas del Día de Jerusalem sirve como catalizador de la violencia entre los musulmanes en general y los palestinos en particular, es simplemente indignante. Más aún si se tiene en cuenta que este sentimiento suele ser repetido por personas bien informadas.
Sí, los palestinos están indignados, pero no necesitaban la marcha para llegar a ese punto. En marcado contraste con años anteriores, el mundo musulmán ha permanecido mayoritariamente indiferente a la marcha este año, aparte de la condena de Jordania y el habitual intento de Al-Jazeera de incitar al caos.
Este tipo específico de incitación y odio no es nada nuevo. Comenzó mucho antes de que existiera la Marcha de las Banderas, e incluso antes de la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que Israel amplió sus fronteras.
Podemos remontarnos a la década de 1930, a la época del jeque Mohammed Amin al-Husseini. Por aquel entonces el dominio de la tierra, parte de la cual se convertiría en el futuro en el Estado de Israel, estaba arraigado en el Islam. Este hecho no impidió a los renombrados líderes musulmanes afirmar que los judíos quieren destruir la mezquita de Al Aqsa y erigir el tercer templo en su lugar.
Si nos remontamos aún más atrás, encontraremos que Jerusalem era una de las ciudades más olvidadas del mundo musulmán. Es cierto que es la tercera más sagrada del Islam y, sin embargo, durante siglos no pensaron en ella. Los ojos del mundo musulmán se posaron en Jerusalem sólo después de que los judíos -que eran perseguidos en todas partes, incluso en los países musulmanes- exigieran un hogar nacional al que llamar propio. Los judíos no trataron de apoderarse de la mezquita sagrada y, sin embargo, estallaron regularmente violentos disturbios contra ellos.
En la segunda mitad del siglo XIX los judíos eran mayoría en Jerusalem. Pero una mayoría que en realidad era una minoría pisoteada y humillada. «Los judíos y otros [no musulmanes] eran frecuentemente atacados y heridos, e incluso asesinados por los musulmanes locales y los soldados turcos… Estos ataques se llevaban a cabo por cuestiones insignificantes», escribió el historiador británico Tudor Parfitt.
El jeque Amin al-Husseini, por su parte, se convirtió en una especie de fascista. Fue él quien causó estragos entre los árabes palestinos cuando luchó contra el Plan de Partición de la ONU de 1947, que pretendía formar un gran Estado palestino junto a un minúsculo Estado judío.
La cuestión es que los palestinos no olvidaron, pero tampoco aprendieron. Incluso hoy en día, muchos líderes musulmanes -incluido el sucesor de al-Husseini, Raed Salah; y el muftí de Jerusalem, Muhammad Ahmad Hussein- siguen difundiendo la mentira de que al-Aqsa está en peligro.
Marcha de las Banderas en Jerusalén Foto Policía de Israel vía Twitter -  Aurora
Por supuesto, no es más que una conspiración, pero ¿desde cuándo los antisemitas necesitan algún tipo de prueba real? No todo el mundo se cree estas afirmaciones absurdas, pero no es necesario que sean masivas, ni siquiera mayoritarias.
Hoy vemos cómo miles de árabes israelíes y residentes de Jerusalem Este afectados por estos instigadores se embarcan en violentos disturbios contra los israelíes. Antes del sionismo, antes de la creación de Israel, antes de la liberación de Jerusalem en 1967, siempre hubo musulmanes que se dedicaron a la incitación y a los disturbios contra los judíos.
Y sin embargo, debemos recordar que hay musulmanes -tanto dentro como fuera de Israel- que no participan de la ideología asesina del muftí y sus sucesores. Tampoco podemos ignorar a los grupos de ‘hooligans’ judíos, como La Familia, que asisten a la Marcha de la Bandera para fomentar la violencia. Sin embargo, no es lo mismo. Entre los palestinos, hay líderes religiosos que alientan el derramamiento de sangre. Entre los judíos son grupos marginales.

Soldados religiosos sirven en el ejército israelí.

Soldados religiosos sirven en el ejército israelí.
(Prensa FDI)
El mundo árabe está en vías de someterse a un proceso de rehabilitación del antisemitismo. Pero ese camino es largo y tortuoso. Una cosa debe quedar clara para los intelectuales -al menos los israelíes-: no es necesario señalar con el dedo a Israel y reforzar a quienes aborrecen al pueblo judío. Muchos en el mundo árabe ya lo entienden. Es hora de que nosotros también lo entendamos.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.